Los signos de los tiempos

«Al atardecer, decís que hará buen tiempo porque el cielo está rojizo, y por la mañana, que habrá tempestad porque el cielo está nublado y amenazante. Sabéis discernir el aspecto del cielo, pero no las señales de los tiempos». (Mateo 16: 2-3).

Las tres atletas keniatas con la bandera rumana

Tres corredoras keniatas han adquirido la ciudadanía rumana. Lo más probable es que representen a dicho país durante los Juegos Olímpicos de Tokio. A las tres mujeres se les ha concedido la ciudadanía porque «tanto los rumanos como los alemanes, los suecos o los franceses son una nación abierta». ¿Qué es una nación abierta? Una nación abierta es una unión cívica de personas no relacionadas por sangre, cultura, idioma, religión, nada. Puede convertirse en francés o rumano, estadounidense o sueco mediante una escritura legal, al igual que puede convertirse en miembro de un club, un partido, una organización. Aún más fácil. Después de todo, necesitas encajar de alguna manera en el perfil del club o identificarte con los principios de un Partido del cual quieres convertirte en miembro. Con naciones, asumiendo que la palabra nación es el término correcto aquí, es mucho más fácil.

Jodie Turner-Smith como Ana Bolena

Jodie Turner-Smith, una actriz negra de ascendencia jamaicana, es la última personificación de Ana Bolena. No importa que hasta hace muy poco no hubiera negros en las Islas Británicas; no importa que Ana Bolena sea una figura reconocible del pasado inglés que no plantea dudas sobre su raza, su color de piel, su origen étnico. Es cierto que hubo un momento en que los actores blancos se hicieron pasar por negros. La diferencia es que su apariencia se cambió sólo para parecerse lo más posible a los rasgos negroides. Lo más obvio es que se hizo cambiando el color de piel del actor. Los productores de “Ana Bolena” no se molestaron en hacer nada parecido. La consorte del rey es tan negra como ellos han querido hacerla.

Lori Lightfoot y Amy Eshleman

Lori Lightfoot, la alcaldesa negra de Chicago, se ha hecho famosa recientemente al negarse a dar entrevistas a periodistas blancos. Su decisión no ha escandalizado, al menos no la clase de escándalo que habría suscitado una declaración similar de parte de una persona blanca. Lori Lightfoot, que es negra, está «casada» con Amy Eshleman, que es blanca, y han adoptado una niña de color. Así tenemos una idea de una nación abierta, ¿por qué no tener una idea de un sexo abierto, una familia abierta, algo abierto?

Tengan en cuenta que las tres deportistas keniatas, ahora rumanas, o Jodie Turner-Smith como reina blanca no son de ninguna manera los únicos ejemplos de lo que está sucediendo. Los africanos que representan a las naciones europeas en eventos deportivos y los actores negros que se hacen pasar por personajes blancos históricos o legendarios son cada vez más, es la nueva normalidad.

¿Son estos y otros fenómenos similares espontáneos? ¿Coincidencias? Para responder a esa pregunta, realmente deberíamos dejar hablar al presidente de los Estados Unidos, el hombre más poderoso del mundo, como se dice a menudo. Esto es lo que tenía que decir, incluso antes de convertirse en presidente: “No solo nuestras comunidades musulmanas, sino también las comunidades africanas, las comunidades asiáticas, las comunidades hispanas y la ola aún continúa. No se detendrá. Tampoco deberíamos querer que se detenga. De hecho, es una de las cosas de las que creo que podemos estar más orgullosos. […] Un flujo incesante de inmigración. Sin escalas. Sin escalas. Las personas como yo, que son caucásicas de ascendencia europea por primera vez en 2017, serán una minoría absoluta en los Estados Unidos de América. Minoría absoluta. Menos del cincuenta por ciento de la población de América a partir de entonces será de raza blanca europea. No es nada malo. Esa es una fuente de nuestra fuerza «.

Los psicólogos clásicos, como Aristóteles (Sobre el alma) o Plutarco (Moralia), no las imitaciones modernas engendradas por Sigmund Freud, si pudieran volver a la vida, podrían plantear algunas preguntas y lidiar con algunos fenómenos.

Primero: la violación de la psique del hombre blanco. Los que mueven y sacuden el mundo profanan intencionalmente el sentido de pertenencia a la raza blanca, el vínculo del hombre blanco con sus parientes y ancestros, la percepción del mundo y la historia del hombre blanco, la moral cristiana del hombre blanco, el sentido del bien y del mal del hombre blanco.

Segundo: la actitud alegremente despreocupada de los africanos que no muestran ningún reparo en ser utilizados como ariete contra los blancos. Evidentemente, no se les ocurre que un día de estos puedan tener que pagar un precio por semejante impertinencia.

Tercero: damnatio memoriae, o el intento de controlar el pasado (porque, como sabemos, quien controla el pasado, controla el futuro). Evidentemente, los poderes fácticos desean sustituir un pasado propio por el pasado del que las naciones blancas se han empapado hasta ahora. Los blancos aceptarán más fácilmente a los africanos como sus hermanos si se les puede hacer creer que los africanos siempre han sido parte de las sociedades blancas de una forma u otra.

Cuarto: ¿qué tipo de mente se necesita para sentir alegría ante la expectativa de convertirse en una minoría en el propio país, sabiendo muy bien lo que probablemente significará para los miembros de la minoría? La declaración de la actual alcaldesa de Chicago, no la única de ese tipo por parte de los no blancos, disipa toda duda: «Al atardecer, decís que hará buen tiempo porque el cielo está rojizo, y por la mañana, que habrá tempestad porque el cielo está nublado y amenazante. Sabéis discernir el aspecto del cielo, pero no las señales de los tiempos».


6 respuestas a «Los signos de los tiempos»

  1. Muy buen artículo. Lo triste es que en España te pueden meter en la cárcel por decir esto, porque los poderes públicos trabajan, y muy militantemente, en el odio y para destruir el soporte cristiano y étnico autóctono de España, y nadie echa cuentas de las consecuencias que ello va a tener. El lavado de cerebro es a todos lo niveles, incluida la publicidad que no hay anuncio que la familia no sea interracial. Eso sí, el final de España será la ruina como en Rodesia y Suráfrica, sabemos por estos países cuál es el final de esta película.

  2. Certero artículo al que no obstante quiero hacer unas precisiones.
    Actores blancos, se hicieron pasar por negros, por fidelidad al personaje histórico representado… cuando no se disponía de un actor negro para encarnar el personaje.
    En el caso contrario se trata de una aberración histórica, consciente y buscada… en un tiempo dominado por las aberraciones.
    Lori Lightfoot no está “casada” con Amy Eshleman, forman un “concubinato contra natura” y en consecuencia nada tiene de extraño que quienes han traicionado a la naturaleza traicionen a sus razas.
    La señal de los tiempos también terminó por abatirse sobre Sodoma y Gomorra.

  3. Excelento artículo, que suscribo totalmente, al igual que los comentarios precedentes, todos de altísimo nivel.
    ¡Da gusto leer -más bien estudiar-, y colaborar con EL ESPAÑOL DIGITAL!

  4. Un español
    No tiene problemas raciales con la «vagina» y el «pene» extranjero, sea de la raza que sea.
    Un español
    No le gusta ser esclavo ni esclavizar…,
    es práctico…,
    un muerto huele mal, y un esclavo sudoroso vivo, huele todavía peor…,
    así que con hierbas aromáticas para el sudor de pies, folklore, ritmo, humor, chistes, espadachines, …
    Se acabó el esclavo, el muerto y el problema racial.
    Siempre hay que ponerse «Bajo Palio», con humildad y propósito de la enmienda.
    Y sobre todo, este español es defensor al ultranza del NO NACIDO, este ser inocente de un episodio con apariencia de amor y con visos de egoísmo.
    Aggg, nunca sé de mis errores,
    Padre me arrepiento de cometer más de 8 pecados al día.

  5. Si las «ecuaciones» de los signos de los tiempos se resuelven correctamente, siempre termina apareciendo este resultado:

    «Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas.»

    Efesios, 6 : 12.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad