Los tatuajes: una moda maléfica

Según el padre Amorth en los exorcismos los demonios confiesan que todo tatuado está consagrado a Satanás.

El diablo confiesa repetidamente, por boca de los poseídos, que cualquiera que se tatúa es su persona consagrada y que independientemente de lo que uno decida tatuarse, su influencia en la vida del tatuado es real y continuo.

P. Amorth

El tatuaje es una verdadera consagración indirecta a satanás. Quien se tatúa corre el riesgo de entrar en dolores indecibles, momentos oscuros y depresivos, así como y hechizos mismos, a decir de las experiencias del padre Amorth.

El tatuado, por lo tanto, permite que el diablo tenga influencias sobre él. Muchos problemas con la depresión, el alcoholismo, las drogas y, más a menudo, aparecen justo después de hacerse un tatuaje.

Este discurso también podría ser tomado a la ligera por muchos  sacerdotes, pero la verdadera contradicción es que Anton La Vey, fundador de la iglesia de satanás en América, confiesa públicamente (en el libro Modern Primitives) lo dicho, admitiendo que detrás de cada tatuaje (ya sea una flor o un dragón) hay satanismo de hecho.

Un sacerdote de satanás tiene la obligación de consagrarse con el tatuaje. Cuando en cambio te tatúas ángeles, rostros de santos, imágenes de Jesús o María, Dios se ofende dos veces, no es un discurso para reírse.

En muchos exorcismos, los poseídos conscientes durante el rito decían sentir un tremendo fuego arder justo en la piel donde estaban tatuados. Un solo tatuaje es suficiente para correr el riesgo de tener trastornos por posesión como demuestran los numerosos casos estudiados por los exorcistas.

Entre otras cosas, los tatuajes tribales contienen el 666, el número del anticristo. Así que, si decides hacerte un tatuaje, recuerda que mientras el hombre mira la apariencia exterior, Dios mira el corazón.

CONSEJOS

  1. No te hagas ningún tatuaje
  2. Si ya lo has hecho,  acude a un sacerdote exorcista, y te bendiga la piel tatuada y ore por ti.
  3. Quítatelo.

La  Biblia, Dios es muy claro : “mi pueblo perece por falta de conocimiento”. (Oseas; 4-6)

Nuestro cuerpo es el templo de Dios.

Y los exorcistas han descubierto que pueden ser un portal que permitan los ataques y las posesiones demoníacas.

Aquí hablaremos sobre lo que saben los exorcistas sobre los tatuajes y su vinculación con los demonios.

La investigación histórica ha confirmado que los tatuajes llevan la marca del demonismo, la adoración a Baal, el chamanismo, el canibalismo, el ocultismo y muchas creencias y prácticas paganas.

Tatuarse es un rito mágico en las culturas paganas.

El tatuador en muchas culturas paganas es un hechicero, un sacerdote, un chamán, o sea un intermediario entre el mundo natural y el sobrenatural.

Utiliza la magia para curar enfermedades, predecir el futuro, controlar las fuerzas espirituales.

Y el tatuaje forma parte de esto originalmente.

La Biblia por su parte menciona los tatuajes una sola vez, en Levítico 19:28, donde dice que “No deben ponerse marcas de tatuaje».

ORACIÓN PARA DESACTIVACIÓN DE TATUAJES (PARA LAICOS)

En el Santo Nombre de Jesús, a través de la autoridad de la ley natural y mi bautismo, a través de los méritos de la Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión de nuestro Señor Jesús y Su envío del Espíritu Santo, retiro este tatuaje y rompo y corto todas las conexiones entre este tatuaje y el Maligno y sus asociados.

Te pido, Padre Celestial, que expulses a los demonios que puedan haberse adherido a mí debido a este tatuaje y que purifiques la tinta que se usó para hacerlo.

Te pido que rompas todas las conexiones entre la imagen y todos los demonios que puedan haberse adherido a mí debido al tatuaje.

En el nombre de Jesús, anulo todo reclamo o derechos que los demonios puedan afirmar tener sobre mí debido a cualquier imagen mágica, símbolo o escritura incorporada en el tatuaje.

Y a través de la señal de la Cruz (haz la señal de la cruz sobre el tatuaje. Usa aceite exorcizado si es posible), me consagro a nuestro Señor Jesucristo a través de las manos Inmaculadas de la Santísima Virgen María. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.


12 respuestas a «Los tatuajes: una moda maléfica»

  1. L0 bueno del asunto este de los tatuajes es que NO es una moda
    El estúpido que se tatúa morira con ese tatuaje y si es perverso, toda su vida sera un paria con un tatuaje con el careto y los cuernos de Belcebu
    No le arriendo las ganancias

    1. Gracias por tu comentario Nicomedes. Un amigo sacerdote lo ha llegado a calificar de epidemia diabólica. Sea como fuere o se califique como se quiera, creo que lo importante es poner de relieve que es algo que está mal y de origen diabólico. Investigué lo más que suficiente con respecto al tema como para poder afirmar ésto con rotundidad. Como con cualquier asunto se puede decir y debatir mucho al respecto, siempre que uno este abierto a la verdad. Un cordial saludo

      1. Mucha enfermedad o trastorno mental (enfermedades de el alma) en este tiempo, puedan venir de la proliferación de tanto tatuaje. No solo la posesión diabólica que parece lejana, si no la influencia demoniaca en el ser, como depresiones, iras descontroladas, maltratos, bipolaridad, esquizofrenias, adicciones con el alcohol, sexo o deogas etc…etc… esto último más sibilino, pero que no dejan de ser influencias demoníacas de nuestro tiempo.. un saludo. Paz y bien.

        1. Si, al ponerse tatuajes es muy probable que se caiga en cualquier tipo de desorden de personalidad o de vida, incluso vicios y pecados, esclavitudes al pecado

  2. A parte de satánicos, los tatuajes tienen un origen en el mundo occidental de la gente del ámbito carcelario, los marineros rudos de antaño etc. Veo por desgracia que muchos futbolistas, por no decir la gran mayoría, llevan todo tipo de tatuajes al cual más horrendo, por ende los adolescentes imitan de sus «ídolos» esta asquerosa y repugnante moda.

  3. Cómo si fuéramos Evangélicos, inventando normas y pecados. Por favor, rigurosidad en los artículos. No hay ni una pequeña biografía de los articulistas que aquí escriben y hay artículos copiados de otros medios de comunicación

    1. Estimado señor: por favor, rigurosidad en los comentarios: a) de todos los «colaboradores» hay una breve presentación que es la que ellos han querido, b) de los autores que no son “colaboradores” no se insertan porque de estar, y no siempre, ni mucho menos, están en los medios en los que han publicado originalmente el artículo, c) es habitual en TODOS LOS MEDIOS «rebotar» o publicar los artículos de otros que consideran especiales por el motivo que sea, por lo que aquí no se hace nada distinto, si leyera otros lo sabría, d) la mayoría de los articulists envían sus trabajos a varios medios por sistema, pues quieren darles la máxima difusión ¿no lo sabía? Y es que la época de internet es así, e) si los «enemigos» emplean la técnica de repetir mil veces la mentira hasta hacerla parecer verdad, aunque no lo sea, ¿por qué los que intentamos expandir la verdad no vamos a repetirla mil veces hasta que triunfe? o, dicho de otra forma: los que leen un medio no leen otro, pero si ambos publican lo mismo cuando es interesante o importante lo leerán muchos más, y aún más: ¿por qué no publicar, por ejemplo, una entrevista con Marcelo Gullo en mil medios? ¿mejor dejarla sólo en uno? ¿cómo entonces se enteraría usted si no leyera ese único medio en el que se ha publicado? En cuanto a lo primero que dice debería, por rigurosidad, argumentarlo, porque el articulista sí dice, en lo que considera, por qué podría ser pecado, desde su punto de vista y con algunos argumentos, los tatuajes, otra cosa es que usted no esté de acuerdo, pero en tal caso debe dar sus argumentos, no limitarse a descalificar. Saludos cordiales

    2. Para un católico debería bastar que hubo un Papa, Adriano I, que prohibió la práctica del tatuaje por considerar un sacrilegio desfigurar la semejanza que uno tiene respecto a Dios. También para cristianos de otras confesiones que a veces tienen buenas intuiciones o saben algo respecto al tema. Por si no lo sabía las tres grandes religiones monoteístas, al menos en sus tradiciones más genuinas no ven con buenos ésta práctica, y en el fondo saben que no se esconde una sana espiritualidad detrás de ésta práctica, lamentable y tristemente cada vez más normalizada y muy mal síntoma de una sociedad cada vez más decadente. Un cordial saludo y que Dios le bendiga

    1. Exacto, y la normalización y la expansión de «moda» tan procaz, inmunda y barriobajera es fiel reflejo del nivel cultural y moral de la sociedad. Así nos va.

  4. Gracias Sr. Bendala por publicar este magnífico artículo.
    Hace meses leí algo de Navascués al respecto, pero ahora me queda todo mucho más claro

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad