Los vuelos de la vergüenza

Nuevamente se vuelve a reproducir lo que ya Manos Limpias denunció en el año 2005, ante el Defensor del Pueblo, ante el Secretario General de Naciones Unidas, y ante la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, para los Derechos Humanos.

Ahora, decenas de inmigrantes ilegales nuevamente son lanzados a la deriva a la península, desde Canarias, utilizando aviones privados comerciales y dejándoles abandonados a su suerte.

Ninguno a su llegada a los distintos aeropuertos de la península, se acoge, les espera para darles un cobijo, ni alimento, se tiene que buscar la vida como puede. Por supuesto que buscar un trabajo siendo ilegales es imposible y no les queda otra alternativa que robar, atracar, y en algunos casos violar, esto es, delinquir para sobrevivir.

Es de un cinismo sin límites, hablar de xenofobia por denunciar estos actos, pero la xenofobia la están practicando las autoridades, al tratar de imponer por la fuerza y de maneara delictiva la convivencia de los ilegales por la sociedad española.

El rechazo no es por su condición de raza, sino por ser ilegales y potencialmente delincuentes, si a ello añadimos el rasgo de infecciones tendría el Gobierno un delito contra la salud pública, sin descartar otro relativo al tráfico humano

www.manos-limpias.es


3 respuestas a «Los vuelos de la vergüenza»

  1. Es tan absurdo, tan suicida, lo que está sucediendo que no tiene explicación.
    Pudiera ser que el Gobierno estuviera siendo subvencionado -económicamente o con apoyos mediáticos- por Soros, profeta del NOM.
    Para contrarrestar esta locura sería necesario que un “mecenas” de signo contrario pagara 1000 € a cinco senegaleses para que “okuparan” la mansión de los Marqueses de Galapagar.
    Con una prima adicional de 1000 € por cada día que resistieran al desalojo.
    Y por supuesto, amplia cobertura por los mcs cuando este tuviera lugar.
    El problema es que hay apoyo financiero internacional para destruir la Civilización Cristiana.
    Pero no para defenderla.

    1. Creo que es una forma de significar cuando la ocupación no es pacífica, por ejemplo, cuando hay un arrendamiento legal, sino violenta, por eso se utiliza la K.
      Respecto a los marqueses de Galapagar, o, mejor dicho, al marqués y a su querida actual, o concubina, como tienen una casa para el servicio, además de una caseta para el perro o los perror, supogo, estoy seguro de que en breve alojarán allí A UNA DOCENA DE INMIGRANTES ILEGALES. ¡Qué menos!
      (Entiéndase la ironía).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad