M. Ángel Quintana Paz: la verdad detrás de las «ciudades de 15 minutos»

Miguel Ángel Quintana Paz es licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca, donde tras disfrutar en el curso 1995-96 de una beca de colaboración del Gobierno Vasco, alcanzó en 1996 el Premio Nacional de Terminación de Estudios en Filosofía. También en la Universidad de Salamanca realizó sus estudios de postgrado, gracias a la beca de Formación de Personal Investigador de esa Universidad (1997-2001) y a una beca doctoral de la Fundación Caja Madrid (2001), con las que logró el entonces llamado «Título de suficiencia investigadora» (equivalente a los títulos de máster actuales) tanto en el entonces denominado Departamento de Filosofía y Lógica y Filosofía de la Ciencia como en el Departamento de Historia del Derecho y Filosofía Jurídica, Moral y Política.

Se doctoró en 2002 en Filosofía por la Universidad de Salamanca, y obtuvo el Premio Extraordinario de Doctorado de ese año gracias a su tesis doctoral Normatidad, interpretación y praxis: Wittgenstein en un giro hermenéutico nihilistaEs profesor y director académico en el Instituto Superior de Sociología, Economía y Política desde 2021. Ha sido profesor agregado en la Universidad Europea Miguel de Cervantes entre 2007 y 2021; y profesor adjunto en la misma entre 2006 y 2007. Fue profesor adjunto en la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca entre 2004 y 2006.

Miguel Ángel Quintana Paz

Autor de numerosos libros y publicaciones es asiduo en los medios de comunicación como brillante contertulio. En esta entrevista analiza un tema cada vez más actual como las ciudades de 15 minutos y nos advierte de sus peligros y de su maldad intrínseca.

¿Qué son las ciudades de 15 minutos? ¿Cuál es el gran engaño que encierran, tras la apariencia de mejorar la calidad de vida?

Como toda propuesta del mercado político, las «ciudades de 15 minutos» son ante todo un eslogan bien sonante. ¿Quién va a negarse a tener a solo 15 minutitos de casa todo lo que necesita para su día a día? Ahora bien, como toda propuesta política de nuestras élites mundiales, este eslogan esconde una realidad menos benévola para la mayoría de nosotros. Porque lo que en realidad se está proponiendo es dificultar al máximo el transporte de un lado a otro de las grandes ciudades: alguien ha decidido que los vecinos normales y corrientes contaminamos demasiado por esa manía que tenemos de desplazarnos libremente. Primero nos subieron el coste del combustible para la calefacción, luego los viajes en avión, y ahora van a por nuestros desplazamientos cotidianos.

Por ello, las ciudades de 15 minutos en realidad deberían llamarse las ciudades de solo 15 minutos. Es decir, ciudades donde si quieres moverte fuera de tu barrio o ir más allá del perímetro que puedas hacer caminando, arrostres serias dificultades. Por ejemplo, si quieres llevar a tus hijos a un colegio que refleje tu ideario (y que quizá quede algo lejos de casa), el proyecto es que tengas que hacerlo solo en bicicleta o transporte público, pues en el momento en que quieras usar cualquier otro medio (un coche, por ejemplo, que es lo más cómodo si tienes familia numerosa) se te penalizaría con tasas especiales. O directamente se te prohibirá usarlo más de seis o siete veces al mes.

¿Hasta qué punto serían graves las restricciones a la libre circulación? ¿Podríamos decir que quedaríamos encerrados por tanto en una especie de ratoneras?

El intento más cercano que tenemos de imponer estas «ciudades de solo 15 minutos» es el de Oxford, que ha cosechado hace poco tal protesta por parte de sus vecinos que logró acceder a la prensa internacional. Su plan incluye cerrar numerosas calles al tráfico de los no residentes, implantar filtros para que por algunas calzadas solo puedas pasar unas pocas veces al año, limitar también las horas en que se puede circular por ciertas vías. Todo un enmarañado conjunto de normas que, para empezar, será difícil de recordar por el ciudadano corriente y, por tanto, le acarreará inevitables infracciones por descuido, con el consiguiente incremento suculento de ingresos por multas para los ayuntamientos.

Otro aspecto que no hay que olvidar es que todas esas medidas se controlarán mediante cámaras que sabrán en cada momento dónde nos encontramos cada uno: habrá que despedirse del antiguo privilegio de poderte mover por tu ciudad sin que tus gobernantes supieran si estás aquí o allá. Hay que remontarse a distopías como la de la novela 1984, de George Orwell, para captar la magnitud de toda la privacidad que perderemos.

Por otra parte, lo que está claro es que se implantarían todas esas prohibiciones y vigilancia ipso facto, mientras que la añagaza de que todos tendríamos todo lo necesario (hospitales, colegio, comercios, parques, administraciones…) a 15 minutos de casa sabemos que no se cumpliría con tanta eficacia como nos quieren hacer creer. Pero al que proteste por sus dificultades de acceso a esos recursos básicos se le tildará enseguida de enemigo del Medio Ambiente. Así que, aparte de perjudicado, se convertirá en un paria moral de la nueva sociedad.

¿Por qué muchas personas se niegan a ver este perverso plan?

La verdad es que tenemos un experimento reciente, el de la pandemia de covid, durante el cual se demostró que era fácil mantener a la gente encerrada en su casa, su barrio o su ciudad y sin demasiada oposición, siempre y cuando lo justificaras todo bajo la excusa de la Salud o la Seguridad. Ahora la nueva excusa será el Cambio Climático. Recordemos además que llegamos a vivir hace poco experiencias tan absurdas como las de que se nos permitiera caminar solo en un 1 kilómetro a la redonda de nuestro domicilio, cuando sabido es que un virus se contagia igual a 1000 que a 1200 metros de cualquier vivienda. Ninguna de esas medidas tenía fundamento científico alguno, como ya entonces se podía fácilmente comprobar. Pero todas fueron acogidas sin dificultad por una población acrítica, que incluso se puso a ejercer de vigilante o delatora de aquellos congéneres que nos negábamos a acatar estupideces.

El experimento social sin duda salió bien. El ser humano demostró ser, en este siglo XXI, tan manipulable como si no hubiera aprendido nada de los experimentos totalitarios del siglo XX. De hecho, hay una pregunta que nuestros antepasados apenas se hicieron (¿es legítima una orden estúpida?) y que cada vez urge más afrontar si queremos seguir siendo libres.

¿Cree que esto es algo a largo plazo o no es un plazo tan lejano?

El caso de Oxford, que acabo de citar, se aprobó en noviembre pasado. Para estas elecciones municipales de mayo en España ya hay partidos, como Más País, que exhiben este eslogan como la joya de la corona de sus programas. La Historia nos enseña que siempre que el poder ha tenido ocasión de tenernos controlados a sus súbditos, se ha apresurado a hacerlo. Rita Maestre, por ejemplo, candidata de Más Madrid a la alcaldía, se estuvo riendo el otro día en su Twitter de mis advertencias contra esta medida. No tengo duda de que, si llegara a alcaldesa, le encantaría tenerme controlado a mí, o a cualquier ciudadano que le lleve la contraria, cada vez que salimos de casa o si nos movemos de un lado para otro de la ciudad. Y que le encantaría hacerlo lo antes posible.

¿Puede haber resistencia ante estas imposiciones globalistas?

Puede haberla y la habrá. Pero será tildada de «conspiracionista», «enemiga del medio ambiente», «insolidaria», «populista». Los habituales adjetivos que emplean nuestras élites cada vez que nos resistimos a que crezca esta nueva desigualdad: la que les separa a ellas (que seguirán viviendo en lugares sin restricciones, o que podrán pagarse el incumplirlas) y nosotros, el pueblo. Por eso la defensa de ese pueblo, el populismo, es una opción política a tener cada vez más en cuenta.

Esto enlaza con el eslogan de Davos «No tendrás nada y serás feliz» o con la imposición de comer insectos, etc…

Sí, esos son ejemplos de otras medidas que nuestras élites han decidido que pronto marquen nuestras vidas. Si nos fijamos, todas apuntan en la misma dirección: desposeernos. Desposeernos de nuestra libertad de movimientos (durante la pandemia o en las «ciudades de solo 15 minutos»). Desposeernos de elegir nuestra dieta (cambiar la carne por comida sintética o insectos). Desposeernos de nuestros vínculos familiares o nacionales (la familia o la nación se publicitan cada vez más como entidades «opresivas»). Desposeernos, al fin, incluso de nuestras mínimas propiedades físicas («no tendrás nada»), esas que nos dan un reducto de seguridad, para que seamos siempre dependientes de un poder que se presenta como bondadoso (el que quieren aumentar ellos), pero que la historia demuestra que, siempre que se acumula, siempre acaba siendo despótico.

¿Quiénes están realmente detrás de esta dictadura totalitaria encubierta?¿Se podría decir que en el fondo buscan un cambio de paradigma, un nuevo modelo de sociedad?

Siempre digo que cuando la gente señala a tan solo un individuo o grupo de personas como los beneficiados de estos planes, ¡se me quedan cortos! ¡Ojalá fuera solo George Soros, o Bill Gates, o los ricos de Beverly Hills los que están detrás de estos planes!

En realidad nos encontramos ante élites muy diversas (luego volveré sobre esto) que han perdido la fe que ha marcado nuestra civilización judeocristiana-grecolatina durante los últimos 1700 años. La fe en que el ser humano es lo más precioso de la tierra (no somos solo un animal más, ni mucho menos un virus que esté malogrando el medioambiente; somos más bien imagen de Dios). La fe en que un rico privilegiado, por serlo, no es mejor persona que un pobre (algo que hoy, cuando solo los ricos puedan permitirse pagar las altas tasas ecologistas o vivir de modo «sostenible», también se va perdiendo). La fe en que tus obligaciones principales son hacia tu prójimo, tu próximo, tu convecino o tu familia (mientras que hoy se estimula la delación ante aquel que vive a tu lado y la obediencia a poderes lejanos, como el estatal o el supranacional).

En suma, se trata de todo un intento de cambio civilizacional. Adiós a Grecia, Roma y Jerusalén; hola a Davos, Bruselas y la ONU de Manhattan. A favor de este cambio están desde las élites empresariales (que favorecen lo que muchos llamamos un capitalismo moralista) a las del mundo del entretenimiento (hoy cada serie de televisión o película nos tratan de inculcar estos mismos valores). A favor están desde las élites periodísticas (que coinciden a menudo en un mismo relato, solo desafiado por fortuna desde las redes sociales) a las élites académicas (casi toda la universidad estadounidense está ya imbuida de esta misma ideología, y en España no le andamos a la zaga). Y a favor de este proyecto están, por supuesto, las élites políticas, que en realidad solo siguen a las otras cuatro citadas.

¿Hay salida ante un desafío similar?

Se trata de un envite contra nuestro modo de vida habitual, pero también contra el espíritu que lo anima, que nos anima desde hace siglos a los herederos de la Cristiandad. Así que solo podremos defendernos con las armas de nuestro espíritu. En especial con una, la fortaleza, que no en vano hoy está denostada con respecto a valores más blanditos: resiliencia, adaptabilidad, aquiescencia, «buenrollismo». ¡Incluso dentro de la Iglesia católica! Frente a todo ello, hay que recordar el cántico de Ana en el libro primero de Samuel: «Mi fortaleza en el Señor se exalta y mi boca sin temor habla contra mis enemigos».


6 respuestas a «M. Ángel Quintana Paz: la verdad detrás de las «ciudades de 15 minutos»»

  1. Observando la ilustración que acompaña la entrevista se pueden obtener algunas ideas. Por ejemplo, ¿dentro del concepto «educación» estarian contenidos los centros de los diferentes niveles del recorrido educativo? O sea, desde educación infantil hasta universidad. Difícil ¿verdad? Pero se puede incrementar la complejidad de la idea ¿cómo? Pues si nos centramos en el tramo superior ¿habría facultades y escuelas superiores, así como de estudios técnicos para poder elegir, o unas «ciudades» contendrian unas especialidades y otras no? Como digo esta es una duda legítima y considero que razonable.

    Pero sí atendemos a una visión de conjunto de la idea es sencillo comprobar su irrealidad o, si se prefiere, lo absurdo de esta utopía, puesto que eso ha sido desde Mounier y otros socialistas utópicos.

    De momento y siguiendo el dibujo, si desde el trabajo decido ir a mi parque, por ejemplo, para distraerme y disfrutar del aire libre, estaré a 30 minutos porque mi casa es mi centro y se supone que tal eje lo es de un círculo de 30 minutos. Entonces, si voy andando el diámetro será de 2 a 3 kilómetros, puesto que una persona adulta y sana andando se desplaza entre 4 y 6 km por hora. Pero si el trayecto lo hago en bicicleta -las de paseo, no las de carrera-, según lo que indica la ciencia es que la marcha idónea es de 12 a 14 km por hora. En consecuencia, el diámetro de mi «ciudad de 15 minutos» será de 6 o 7 km. Resulta que vivo en el eje de Madrid en el sentido Norte-Sur, pues entre Plaza de Castilla y Glorieta de Atocha hay unos 7 kilómetros. O sea, en tal supuesto si resido en el entorno de la Plaza de Emilio Castelar, mi «ciudad de 15 minutos» en bicicleta es evidente cuál sería su dimensión, puesto que, siendo una idea perfectamente circular, el desplazamiento en bicicleta al final tiene por resultado una ciudad de un millón de habitantes, y es que tales ciudades no son horizontales de una sola altura, sino que siendo realidades se comprueba que los promedios están entre las cinco y las ocho alturas y en cada altura hay una casa eje de ciudad personalizada. A todo esto, mi primo vive cerca de la Plaza de Castilla y su radio de acción se solapa en parte con el mío, pero también tiene otro a su vez. A esto se le llama «teoría de conjuntos» y a efectos urbanos resulta totalmente absurdo.

    Tal vez podría hacerse como prototipo partiendo de cero, o mediante el desarrollo de poblaciones pequeñas rurales, pero nunca sobre ciudades ya constituidas, a no ser que estén refiriéndose a «guetos», pero en tal caso a quienes habrá que encerrar es a los promotores de esta absurda idea.

  2. La titulitis no le ha servido para ver la realidad antes de la plandemia y la agenda iniciada desde el 2014. Por lo tanto, lo que explica en este artículo significa que ha bebido de los que de verdad están despiertos e informados.

    Saludos cordiales

  3. Cuidado con dar tanta propaganda a este tema que tiene toda la pinta de terminar en «profecía autocumplida»
    Que por este camino nos las ponen…al tiempo

  4. …. En realidad nos encontramos ante élites muy diversas (luego volveré sobre esto) que han perdido la fe que ha marcado nuestra civilización judeocristiana-grecolatina durante los últimos 1700 años…
    La civilización occidental en los últimos 17 siglos no es judeocristiana, el cristianismo es antagónico con la religión judía. El tema de la Ilustración, Revolución Francesa, democracia, marxismo… es un producto relacionado con el judaísmo (controlado por una minoría sionista) origen de tantas desgracias y, que evidentemente, no tiene nada que ver con el cristianismo.
    Considero que las élites actuales (los sionistas, satánicos o como quiera llamarse) ya tenían en mente desde hace siglos apoderarse de esta sociedad cristiana.
    Las ciudades de 15 minutos es algo a lo «tiende» esta sociedad y ahora lo hace de forma acelerada con todo tipo de limitaciones y prohibiciones (prohibición de viajar y de acceso de los no vacunados en determinados medios o espacios e incluso de los vacunados, vehículos caducos, poder adquisitivo a la baja -limita salidas-,…).
    De todas formas, tal como está la situación en Ucrania y los de la OTAN en bancarrota, el que la guerra se extienda no sería algo de lo que no deberíamos sorprendernos. Entonces -y solo en esa situación extrema- percibiríamos las ciudades de 15 minutos como algo más apetecible. Vamos a un mundo muy poco halagüeño.

  5. Nos opondremos. Es nuestro sagrado deber ante semejantes atropellos, ante leyes tiránicas y mandarines criminales. No lo acataré, prefiero la cárcel. Antes que la disciplina está el Honor.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad