Maldita estética vaticana

mm

Una prueba más de que el Vaticano desvaría la ha dado, cómo no, Francisco I –que se lleva la palma–, inaugurando un horrendo monumento, también cómo no, a esa invasión inmigratoria que sufrimos en buena medida porque el propio Papa y Vaticano olvidan la doctrina de la Iglesia sobre tal asunto.

No contento con ser socio de George Soros, que ya no esconde lo que hace y cuál es su objetivo, Francisco I ha roto la secular, sagrada y magistral estética de la plaza de San Pedro colocando e inaugurando un bodrio insufrible para los ojos e infecto para el alma.

Claro que miren también lo que ocurrió con sus antecesores.

 

 

Compartir

6 thoughts on “Maldita estética vaticana”

  1. Hay serios indicios de que la dimisión del buen papa benedicto XVI fue forzada por «alguien» por procedimientos chantagistas -recuerden los hechos que costaron la cárcel del mayordomo de su santidad llamado Paoletto- . Si esto fuera cierto, y si el actual papa hubiera tenido relación con ello, estaríamos ante un antipapa, ha habido otros en la historia de la Iglesia. Bien que me duele escribir esto..

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*