Malditos. Me cisco en vosotros

Jerez de la Frontera. Iglesia de San Miguel. Ruedan en su interior un anuncio de una yeguada con permiso del párroco. El Obispado dice que «asume el escándalo» (¿?), que si les hubiera pedido permiso el párroco no lo habrían concedido.

Pues yo me cisco en el párroco y en el obispado que no controla a sus párrocos y que en vez de decir tonterías no lo ha secularizado ipso facto. Hipócritas, fariseos, sepulcros blanqueados. Y también me cisco en los idiotas que tuvieron la genial idea del anuncio y no consideraron hacerlo en otro sitio. Y en la entrevistadora que no tiene otra cosa mejor que hacer. Y en los propietarios de la yeguada.

Cuando os llegue a todos la hora, que os llegará, pagaréis a precio que no podréis pagar y que ya no tendrá remedio.

 


16 respuestas a «Malditos. Me cisco en vosotros»

  1. Juan, Juan…
    el enemigo ya gobierna en Roma y comete toda suerte de profanaciones urbi et orbe. El caso que relatas es muy triste pero, ay, nada es ya demasiado sorprendente. En todo caso comprendo tus sentimientos. Yo mismo he presenciado un número de circo en una iglesia de Alemania; casi le pego al párroco que ofició la falsa misa. Fui a hablar con el obispo. Este señor me dijo que no era nada fácil echar a un sacerdote y que se le habían rebelado ya quince de ellos, todos juntos. ¡Un motín en toda la regla! Mi párroco fue uno de aquellos amotinados y las consecuencias de su desobediencia fue que dudé seriamente de su autoridad espiritual y me busqué a otro cura para recibir los sacramentos.
    Ánimo, resistamos en la caridad. Cuando lo consigo en estos casos, es frecuente que me vengan las lágrimas; entonces comprendo que la ira sobreviene cuando no podemos o no queremos soportar una pena profunda e hiriente.

  2. Personalmente, como cristiano, no me siento escandalizado. Si es profanación o no, no tengo ni me corresponde la respuesta. Si hay normativa sobre este tema y no se siguió, debió seguirse. En ocasiones he visto entrar animales en los templos, por diversos motivos. Sí me escandalizan, en cambio, muchas otras cosas que ocurren y se dicen en algunos templos. Respecto al obispado, lo que dice a posteriori que hubiera hecho…pues eso, a posteriori. Y el tema principal, a mi modo de ver, no es si ha escandalizado a muchos fieles, sino determinar si ha habido una profanación del templo motivo de escándalo, respuesta que me gustaría conocer con claridad por parte del obispado, o mejor de autoridades de la iglesia distintas, no relacionadas con esta situación.

    1. Bueno, fesa, dices que eres cristiana (o cristiano) y acto seguido vienes a decir implícita pero CLARÍSIMAMENTE que no crees lo que enseña la Iglesia, a saber, que Dios está en el pan consagrado y que, por ende, el tabernáculo es un lugar santísimo. Lo mismo expresas diciendo que opinas esto o lo otro porque los cristianos no tenemos opiniones sobre las cosas santas sino la fe de la Iglesia. De nada te vale el intento de dar matute con el «obispado» porque «obispo» no significa ya nada necesariamente bueno ni mucho menos cristiano sino, más frecuentemente, cobarde obediente a Caifás-Bergoglione osea fariseo panzón y traidor a Cristo. Deja de engañarte y de engañar a otros con opiniones, trolas y respeto a la jerarquía de Satanás, que nadie te obliga a creer ni a que justifiques tu falta de fe. ¡Ah, y se te dice esto para tu bien, para que reacciones, para que te dejes de pirulas psicodélico-modernistas y no sufras las consecuencias de creértelas!

  3. Pues lo siento, pero el párroco de San Miguel no consideró que estaba profanándose el templo. Así que la opinión de un párroco, como jerarquía de la iglesia, es normal que la considere, y es normal que le de más valor que a la opinión de seglares. Ha lamentado que católicos se hayan escandalizado. Me gustaría saber su opinión, me reitero, y la del obispado y la de otras voces autorizadas de la iglesia, sobre si ha sido una profanación. Y nadie ha hablado, ni implícitamente, de no creer que el templo sea un lugar santo ni de que Dios no esté en el pan consagrado, eso son inventos, por mí que cada uno se invente lo que quiera, pero poco considero la opinión de quien responde de esa manera. Y me reitero en que las opiniones a psteriori son a posteriori. Y si uno de esta manera, tan superficial como «disparada», pero considerándose poseedor de la verdad, quiere atacar a un párroco es su problema.

    1. No cuela ni con calzador, fesa. Si pretendes pasar por persona católica, al menos debes ocultar tus opiniones de librepensador o masón o hereje, sobre todo aquellas que contradicen frontalmente el magisterio de la Iglesia. Y sí, en cierto sentido y en contra de lo que dices, cabe afirmar que el católico leal a Cristo tiene la Verdad, pues eso mismo es Cristo. ¿Envidia? No se puede tener todo en la vida sino que debes elegir entre tus opiniones nacidas de la soberbia y el amor a lo terreno, por una parte, y la fe de la Iglesia, que es un don del Cielo, por otra.

      1. Por suerte he tenido la fortuna de conocer otra clase de católicos. Poco, pero si he aprendido algo no ha sido de «talibanes» de la religión con ganas de pegar al párroco que realmente muestran soberbia y que parece aún no han comprendido porqué Dios se hizo hombre. Sí he aprendido mucho, algunos cientos de veces, en una iglesia pobre, sin siquiera electricidad en centroáfrica, compartiendo con hermanos en el hospicio de deshauciados que allí llevaban, conociendo las misiones de África occidental, conociendo católicos desde sudamérica hasta Yugoslavia, en la paz y en la guerra. Mas he aprendido charlando una tarde tomando té con una monja que llevaba treinta años asistiendo huérfano por media África que lo que podría aprender con treinta como ud. Así que no se preocupe de dar lecciones a otros de catolicismo, dudo que pueda darlas, y digo dudo porque no me considero en posesión de la verdad ni siquiera en un caso con tan poco margen para la duda como éste. Siga a lo suyo, siga escandalizándose, con ganas de pegar a párrocos y considerándose en posesión la verdad. No apostaría por qué puede agradar más a Dios delante de su altar, un caballo cartujano o un corazón sobervio.

        1. fesa, tengo que tratarte con dureza pero debo hacerlo ante todo con caridad. A ver si lo consigo…. No he tenido ganas de pegar a «párrocos» sino a un payaso sacrílego que profanó el altar de Cristo con un auténtico número de circo (no te imaginas lo tremendo de las ganas ni lo que me costó resistir la tentación). Y no pretendo darte clases sino que es la Iglesia la maestra a quien desobedeces y contradices. Eso es soberbia, no el advertirte de tus herejías, y es innecesario que me acuses de soberbio a mí porque todos somos pecadores. Ahora bien, no todos somos herejes y mis pecados no me deben a impedir denunciar el error, no digamos la impostura religiosa. En todo caso esto es una verdad objetiva: según el magisterio de la Iglesia no eres católico si no crees en la presencia del Señor en los dones consagrados. Justamente eso es lo que das a entender implícitamente, que no crees en la presencia del Señor en el tabernáculo.

  4. Pues nada, continúa adelante en tu torre de marfil y con tu falsa caridad, decidiendo «implicitamente» qué es lo que piensan los otros y quién es párroco o no. Y quien no vea tanta sabiduría, pues hereje, que conmigo no hacen falta jueces ni juicios, yo decido lo que piensan los demás y el veredicto. Quien no se justifica es porque no quiere. Todos tendremos un juicio final, y si no conmigo por no merecerlo, espero sea magnánimo con los demás. Buen día.

    1. bla bla bla… ¡Pero NO NIEGAS que contradices el magisterio de la Iglesia! Has podido deshacer toda sospecha de herejía desde el principio diciendo simplemente que crees en la presencia real del Señor en los santos dones consagrados. Eso hubiera sido muy fácil… ¡si verdaderamente creyeras! Y no se te recrimina que no creas sino la falsedad de hacerte pasar por creyente católico.

  5. Pero hombre! Mira que eres cansino, erre que erre. Vamos a ver, según lo que dices del Papa parece difícil que admitas al Papa como jefe infalible de la Iglesia, si es así no eres católico, o al menos no cumples los requisitos para considerarse católico. Lo dice la Iglesia, no yo. Supongo que habrás destituido al Papa, para tí el válido será Benedicto XVI, o lo que hayas decidido, pero eso es algo tuyo personal, no la Iglesia Católica. No te conozco, pero lo que expresas, cómo lo haces, dogmatizas, juzgas, decides, dictaminas, ganas de pegar que te entran….transmite la impresión de mucho confesarse pero muy poco perdonar. Lo siento pero admiro y respeto a muchos católicos a quienes ni tú ni yo llegamos a la suela del zapato, no creo que de tí haya nada que aprender, tranquilo y a lo tuyo.

    1. Claro que soy pesado, todo lo que haga falta para defender la doctrina católica y desenmascarar a un falso católico.
      No demientes tu falta de fe en la presencia del Señor en el tabernáculo, admites la autoridad de los obispos panzones, cobardes y traidores y, para remate de tu faena, defiendes que el vicario de Cristo sea Bergoglio osea un redomado y cínico siervo de Satanás. ¡Tus trolas no cuelan ni con calzador!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad