Mali: el nuevo Afganistán

La imagen icónica que define los 20 años de «defensa de España» en Afganistán

Parece que no aprendemos o… que no queremos aprender. Ya hemos visto en qué quedó lo de Afganistán y eso que durante dos décadas nuestros respectivos desGobiernos, así como nuestros aguerridos militares, nos decían que estábamos haciendo una gran labor, que se defendía a España y se velaba por la paz mundial… ahí es nada, todo, como hemos visto, una sarta de mentiras cochinas. Y, claro, cómo no, tras la derrota estrepitosa y la debacle vergonzosa, el silencio y otro «aquí no ha pasado nada»… a pesar del roto de 4.000 millones de euros en nuestras arcas, de un centenar de muertos, que no «caídos», y de casi un millar de colaboracionistas, que no «colaboradores», que nos hemos comido a los cuales no bastó con pagarles en su día su colaboracionismo, sino que ahora se les mantiene y da prebendas que ya quisieran muchos españoles de bien a los cuales se les niega.

Pues bien, Mali es otro caso idéntico al afgano; y, si no, al tiempo.

Como aquí no nos informan, sino que incluso nos desinforman. Como tanto políticos como militares callan o mienten cual cochinos, vamos a ver lo que está pasando en Mali donde tenemos cerca de 500 efectivos en una «misión en el exterior» supuestamente de lucha contra el yihadismo (¿?), en defensa de España (¿?) y de la paz mundial (¿?) –¿les suena?–, junto con los franceses que son los que llevan la voz cantante pues no en balde aquella es tradicional zona de su influencia en la cual nada vamos a rascar, ni ellos nos van a dejar.

El Sahel, extensísima zona africana presunta justificación de la intervención en Mali

Según el Primer Ministro maliense, Choguel Maiga, en una entrevista concedida a RIA-Novosti, publicada el 8 de Octubre, Francia está instruyendo a los terroristas que dice combatir… ¿y nosotros con ellos también?:

Choguel Maiga

«Tenemos la prueba. En nuestra lengua hay una expresión que dice que si usted busca ‎una aguja en su habitación y alguien, que supuestamente está ayudando, se sienta ‎sobre ella, usted nunca encontrará la aguja. Esa es la situación actual en Mali y ‎no queremos soportarla (…) las tropas francesas nunca permitieron ‎al ejército nacional entrar en el enclave de Kidal, bastión de la revuelta tuareg (…) Yo no acuso. Lo que hago es dar hechos y que cada cual saque sus conclusiones (…) Los hechos son que Mali pidió a Francia ayuda para acabar con el terrorismo y recuperar ‎la totalidad de su territorio. Casi nueve años después, ¿qué podemos comprobar? ‎El terrorismo que estaba confinado en Kidal se ha extendido al 80% de nuestro ‎territorio (…) Desde el inicio de la intervención francesa en 2013, Francia frenó el avance de sus ‎propias tropas para que los qataríes que dirigían a los yihadistas malienses tuvieran tiempo de ‎ponerse a salvo (…) Francia afirma que su misión en Mali es impedir que se forme un emirato islámico en ‎el Sahel pero de hecho ha preservado la presencia de los yihadistas en la región de Kidal, donde ‎al parecer oficiales franceses forman a los terroristas del grupo Ansar el-Din, afiliado a al-Qaeda». ‎

En fin, creemos que no hace falta añadir mucho más, pues quien dice lo anterior no ofrece dudas. Eso sí, recordar un par de cosas: a) Francia siempre, e históricamente, nos ha traicionado: desde Lepanto, aliándose con el turco, hasta en la lucha contra ETA en la que fue su santuario, pasando por su ayuda al Frente Popular sovietizante durante nuestra Cruzada de Liberación Nacional y el proceso independentista marroquí en 1957, así como, claro, la invasión napoleónica que tanto nos costó rechazar, y, b) lo de Mali va ya por una década… ¿hará falta otra, como en Afganistán, para tener que salir de allí con el rabo entre las piernas?

Y la pregunta del millón: si Francia instruye terroristas, les permite un santuario, etc., como dice el Primer Ministro maliense ¿nuestros soldados también puesto que están a sus órdenes y servicio?

PD.- A nuestros «patriotas» militares lo de Mali –como lo de Afganistán mientras duró–, les sirve para justificar su lejanía, apartarse del polvorín en que se ha convertido nuestra Patria, hacer la carrera y facturar dietas. Y a nuestros políticos para mantenerlos lejos y ocupados jugando a los soldaditos, no sea que se les ocurra releer el Art. 8º de la Constitución y cumplirlo.


2 respuestas a «Mali: el nuevo Afganistán»

  1. Muy pocos entienden lo que es honor. Muy pocos entienden que no se puede ir contra DIOS y España. Estos militares y demás –me refiero a la Policía y Guardia Civil- actualmente se comportan como mercenarios y mercenarios de los baratos. Están permitiendo una entrada masiva de enemigos en España y no hacen nada; hace poco en Zaragoza uno, con acento parecido al marroquí, golpeó reiteradamente a un policía en un medio de transporte y el policía sin defenderse ¿tienen orden de no defenderse si es atacado por un no autóctono? Sin embargo hace unos meses en Madrid si llevabas una bandera Española eras multado. Lo dicho: son auténticos mercenarios vendidos a un sueldo, están dejando tirados a su pueblo, a su Patria y a su DIOS. No están dejando tirado su honor y orgullo, sencillamente porque hace ya mucho lo han perdido. Ahora a las 30 monedas le llaman salario.

  2. Don Eugenio …,
    Gracias por su gran aportación a la Gran España Universal, esté en el Polo Norte o en el Polo Sur.
    No hay Nación en el Mundo que haya sido tan eficiente y humana como España.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad