«Manuel García Morente», por Pedro José Grande Sánchez

Pedro José Grande Sánchez

Llega a nuestras manos un libro que hemos leído con gran imterés, entre otras cosas porque su protagonisat nos era persona, aunque sabida, desconocida. De la mano de SND Editores, hemos accedido a la vida y obra de uno de los mayores intelectuales españoles del sigo XX como fue Manuel García Morente, cuyo nombre da título a este magnífico trabajo cuyo autor es Pedro José Grande Sánchez.

Manuel García Morente (1886-1942), ilustre filósofo español y destacado miembro de la influyente «Escuela de Madrid», ha dejado una huella imborrable en la cultura española. En esta obra magistral, el profesor Pedro José Grande Sánchez ha compendiado meticulosamente su producción escrita con posterioridad a 1936, ofreciéndonos una visión exhaustiva y cronológica de su pensamiento filosófico.

Los textos aquí reunidos, incluyendo el famoso «Hecho extraordinario», se encuentran vertebrados por la idea central de España. Los escritos de García Morente representan una fascinante convergencia entre el pensamiento de José Ortega y Gasset y el de Ramiro de Maeztu, una perspectiva prometedora que abraza la necesidad esencial de mantener una confianza inquebrantable en el futuro de España.

Este libro constituye un testimonio muy valioso para conocer el pensamiento claro y profundo de Manuel García Morente, y un recurso esencial para aquellos que buscan comprender la riqueza histórica, cultural y espiritual de la Hispanidad desde una perspectiva filosófica única.

La vida de García Morente fue prolífica, pero de ella, y aún contodo, nos quedamos, si acaso, con eus final, porque creemos que el final de cuaqluier persona, es el momento cumbre y de cómo la afronte no sólo depende su eternidad, sino también la ´lñtima posibilidad de dar ejemplo a los demás y dejar su último recuerdo. En el caso que nos ocupa, así fueron sus últimos días:

La última etapa de la vida de García Morente, que transcurrió entre otoño de 1936 y 1942, fue principalmente religiosa. Durante este tiempo, viviendo en condiciones precarias en París mientras intentaba sacar a su familia de España, experimentó una serie de eventos que parecían tener un sentido coherente y que lo llevaron a considerar la existencia de Dios y su providencia en su vida. Este pensamiento lo llevó a reflexionar sobre la libertad humana y la posibilidad de dejarse guiar por la voluntad divina. En un momento de profunda reflexión, escuchando música de Berlioz, se abrió paso en su mente la idea del Dios encarnado en Jesucristo. Fue en esta atmósfera espiritual, en la noche del 29 al 30 de abril de 1937 en París, que García Morente experimentó una singular vivencia religiosa, que luego relató en su obra El Hecho extraordinario y que lo llevó a convertirse al cristianismo.

Finalmente, logró reunirse con su familia y aceptó una invitación inesperada para enseñar en una universidad en Argentina. En junio de 1937, partió hacia América y se hizo cargo del Departamento de Filosofía y Letras en la Universidad Nacional de Tucumán, donde dictó cursos de filosofía y psicología. Sus lecciones en Tucumán quedaron plasmadas en las célebres Lecciones Preliminares de Filosofía publicadas en 1938, donde expuso de manera coherente la historia de la filosofía desde los presocráticos hasta Husserl y Heidegger, culminando en una ontología de la vida inspirada en Ortega y Gasset. Durante su estancia en Argentina, también escribió ensayos importantes y ofreció conferencias en otras ciudades, abordando temas como la relación entre técnica, ciencia y ética, los orígenes del nacionalismo español y la idea de la Hispanidad.

En cuanto a su actitud religiosa, García Morente mantuvo en secreto su nueva situación interior desde el episodio en París en abril de 1937. Evitó mencionar el problema teológico en sus lecciones en Tucumán, aunque aludió brevemente a la religión cristiana en conferencias y en cartas. Sin embargo, en una carta extensa al obispo de Madrid-Alcalá en abril de 1938, reveló su intención de convertirse en sacerdote y solicitó ayuda para su regreso a España. Aunque expresó sus convicciones religiosas en conferencias posteriores, no se conserva registro de ellas. García Morente consideró prematuro publicar sus conferencias sobre Dios, ya que todavía estaba explorando los problemas teológicos dentro de la doctrina católica y buscando la forma adecuada de expresar sus convicciones religiosas en el contexto filosófico contemporáneo. Enfatizó su compromiso de presentar la verdad cristiana sin comprometerla, pero reconoció que aún no estaba en condiciones de hablar adecuadamente sobre Dios en 1940.

Después de su regreso a España y siguiendo la indicación del obispo Leopoldo Eijo y Garay, García Morente se retiró en el monasterio de Poyo, cerca de Pontevedra, desde septiembre de 1938 hasta junio de 1939. Durante este tiempo, García Morente comenzó a familiarizarse con la vida religiosa y a estudiar teología y filosofía cristiana, especialmente las obras de Santo Tomás de Aquino.

Después de su estancia en el monasterio, García Morente retomará su trabajo como catedrático en la Universidad Central, siendo el único profesor de la Facultad de Filosofía que había pertenecido a la Escuela de Madrid. Continuará impartiendo la asignatura de Ética, además de otras como Introducción a la Filosofía, Cosmología y Teodicea. Al mismo tiempo, ingresó como seminarista en el Seminario Conciliar de la ciudad, donde estudió Teología. Superó sus exámenes y, a los cincuenta y cuatro años, recibió las órdenes sagradas, siendo ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1940. Durante este período, escribió un Diario de los ejercicios espirituales en el que reflejaba su intensa vida espiritual.

Durante los dos años siguientes, García Morente desempeñó el papel de capellán en el Colegio de la Asunción en Madrid, mientras continuaba enseñando filosofía en la Universidad. Su labor principal se centró en la predicación y en su interés por profundizar en las relaciones entre la razón y la fe, abordando esta cuestión en destacados escritos y conferencias como La razón y la fe en santo Tomás de Aquino (1940), El clasicismo de santo Tomás (1941) y Análisis ontológico de la fe (1942). Pero también encontramos en sus últimos escritos diversos temas y reflexiones sobre una incipiente filosofía de la persona.

Además de su trabajo filosófico, García Morente también se interesó por la historia de España. Consideraba que la historia debía ser entendida desde una perspectiva vital y sus reflexiones fueron desarrolladas en Ideas para una Filosofía de la Historia de España (1942). Sostenía que el verdadero objeto de la historia es la persona y defendía la identidad y el sentido de la aventura histórica de España, enfatizando la figura del «caballero cristiano» como símbolo de la cultura hispánica.

Lamentablemente, la vida de Manuel García Morente fue breve. Falleció en la mañana del 7 de diciembre de 1942, su hija mayor le encontró en su lecho con la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino entre sus manos. Su partida ocurrió apenas dos meses después de publicar su último libro, dejando un legado como filósofo comprometido con la verdad, así como con la comprensión y valoración de la historia de España».

SND Editores, aplica a todos los que nos visitan una oferta especial al comprar sus libros: «un descuento del 5 por ciento y los gastos de envío gratis». Para ello, sólo tienen que ir a su web AQUÍ, seleccionar el libro que desean comprar, iniciar el proceso de compra, ir a la pestaña APLICAR CUPÓN DE DESCUENTO, entrar en ella y teclear El Español Digital y automáticamente el descuento citado se les aplicará cuando terminen de formalizar la compra del libro.


Una respuesta a ««Manuel García Morente», por Pedro José Grande Sánchez»

  1. Uy ese cura con la mano ahí, no creo que fuera por frio… mal rollo total. Y encima enseñando en la Universidad, así nos luce el pelo. Seguro que será de «los masones guenos»… si los hubiera. De los que desvían a los listos, a los que nos son escoria, y que necesitan de más sutilezas y mejores engaños; veinte de cal y una de arena.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad