Margarita Robles: la represión marxista que no cesa

De Margarita Robles (a) «la mofletes» hemos dicho mucho… y todo verdad, claro. De alguno de sus adláteres, como el Tte. Gral. Villarroya Vilalta también, porque en algunos de los más turbios asuntos de la primera anda enlodado el segundo. Pues bien, ahora toca dar cuenta de uno de los peores.

** Por haber firmado la «Declaración en favor de la figura militar de Francisco Franco» (ver enlaces al final), en la que nada ilícito había según demostramos tras consulta con juristas de reconocido e imparcial prestigio, han sido represaliados cuatro de los cinco jefes y oficiales encausados en un primer momento; hubo algunos más, pero por su condición de estar en la «reserva transitoria» no han podido, aunque ganas, irregularidades y prevaricaciones no faltaron.

El castigo impuesto al final, tras un año de instrucción del expediente disciplinario, ha sido de suspensión de ocho días de sueldo. Los «agraciados» por el «tribunal frentepopulista» encabezado por Robles han sido un Teniente Coronel, un Comandante y dos Capitanes (todos del Ejército de Tierra menos uno de los Capitanes que lo es del Aire).

El quinto encartado está pendiente de comprobar si aún le pueden represaliar, toda vez que durante el proceso su condición administrativa ha cambiado de forma significativa.

** El Tte. Col. Area Sacristán, también ha sido represaliado con la misma pena por haber publicado un artículo en el que simplemente recordaba a Robles y a sus adláteres lo que dice la Constitución en relación con la revolución que asola Cataluña y que ellos no quieren parar; esa Carta Magna que «la mofletes» y sus esbirros incumplen cada día. En ella es normal porque la quiere al más puro estilo stalinista; en los otros, los mandos superiores, es demencial, porque además incurren en flagrante perjuro.

Se consuma así una nueva bellaquería a anotar en el más rancio, involucionista y torticero marxismo, vivo sólo en España, para nuestra desgracia, de la mano de la extrema izquierda que en nuestra patria lo es toda ella, desde el PSOE hasta el más alucinado podemita.

El caso es que de Robles esperábamos todo lo dicho y aún esperamos más, pues su trayectoria como juez tintado de rojo lo hacía suponer –de ahí que sea su color preferido, por cierto, aunque le sienta como un tiro (con perdón)–; no había que ser muy listo. Para qué decir de su trayectoria política, émula de la del peor de los chequistas que aún recuerdan los que tienen memoria histórica de verdad.

Lo penoso no es, con todo, lo anterior, sino la actuación, ojo nada sorprendente, de sus adláteres, o sea, de los mandos militares, especialmente los superiores, que la rodean o, mejor decir, que la bisagrean, le dan vaselina, untan de aceite, abanican y satisfacen sus peores instintos.

Porque sólo por la cobardía, el apego al cargo y a salir en la foto de tales «militares» –incluidos los jurídicos– ha sido posible que se consume esta tropelía. A todos los intervinientes, comenzando por el Tte. Gral. Villarroya Vilalta, director del Gabinete Técnico de la ministro, se les la visto una vez más el plumero y la pluma, porque ellos pudieron negarse a ser cómplices necesarios y decirle a tan desorejada marxista que no… pero no lo hicieron ni en estos casos ni, por recordar algún otro, en el injusto cese del Almirante Fernández de Córdoba al que los tribunales dieron la razón y hubo que reponer, lo cual, en cualquier país democrático de verdad, y entre políticos y militares que también lo fueran, hubiera sido causa de inmediata dimisión o… de tardar la misma dos minutos de cese.

España camina –en realidad ya se encuentra– en franca involución a ese régimen socialista-soviético que intentaron clavarnos en los años treinta del siglo pasado los antecesores ideológicos de Margarita Robles, y que no se impuso sólo por el verdadero patriotismo de muchos que dieron su vida y hacienda para evitarlo y luego supieron administrar esa absoluta victoria de forma que todos, hasta los que fueron enemigos durante algún tiempo, se beneficiaron y lo reconocieron. Ahora, en cambio, sobre la base de la más absoluta falsedad, sobre la base del típico lavado de cerebro marxista, sobre la base de la acción del aparato de agit-prop de siempre, cae ya sobre España un nuevo telón de acero del que nadie va a poder escapar a no ser con los pies por delante… y si no al tiempo.

Vaya para los represaliados nuestro respeto y admiración. Vaya para Robles, y más aún para sus adláteres militares, nuestro más grosero escupitajo. Nos veremos en las trincheras. Esta vez ni perdonaremos ni olvidaremos, que es lo que de buena fe se hizo la otra.

Carta abierta a la Ministro de Defensa (en funciones)

Carta abierta al Tte. Gral. Villarroya Vilalta

https://www.elespañoldigital.com/tte-gral-villarroya-coctel-ineptitud-cobardia-infamia/

https://www.elespañoldigital.com/margarita-robles-gral-villarroya-estan-liados/

https://www.elespañoldigital.com/margarita-robles-gral-villarroya-corruptos/

https://www.elespañoldigital.com/margarita-robles-tte-gral-villarroya-picota/

https://www.elespañoldigital.com/ineptitud-negligencia-y-mala-fe-i-ii/

https://www.elespañoldigital.com/ineptitud-negligencia-y-mala-fe-ii-ii/

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*