Marruecos nos vuelve a escupir en la cara y aquí…

Durante la semana pasada, la primera del mes de Marzo, los EEUU y Marruecos llevaron a cabo el denominado ejercicio Lightning Handshake 2021 («apretó de manos 2021»), significativa denominación para lo que han sido unas importantes maniobras militares conjuntas entre ambos países. En las maniobras participó una muy importante y amplia representación de la 6ª Flota estadounidense con el emblemático portaaviones Eisenhower al frente. Por parte marroquí figuró como buque insignia la fragata Tarik Ben Ziyad. El  objetivo de las maniobras declarado por los EEUU fue «mejorar las operaciones entre ambos países en múltiples áreas (…) guerra de superficie, guerra antisubmarina, guerra aérea y de ataque, apoyo logístico combinado e interceptación de operaciones marítimas”, así como «el apoyo continuo de nuestro compromiso a largo plazo para con la seguridad en la región”.

El hecho de unas maniobras militares conjuntas norteamericanas con Marruecos, y de lo más vistosas, ya es preocupante para España, porque, como bien indica el nombre elegido para tal ocasión, supone estrechar, apretar, aún más, las manos entre quien se supone que es nuestro aliado, los EEUU, y quien, desde luego, es nuestro enemigo declarado, o sea Marruecos.

Pero más preocupante ha sido el hecho de haber elegido las aguas del Atlántico entre Lanzarote y Agadir para ello, llegando a sobrevolar los aviones, al parecer sólo los estadounidenses, el espacio aéreo español a tan sólo 50 millas de La Graciosa, nuestra isla canaria más al norte. Así, la cosa, si ya de por sí preocupante, como hemos dicho, se torna amenazante, muy peligrosa. Porque nuestro «aliado» se vuelca (y revuelca) con nuestro enemigo, y además lo hace en nuestras propias narices y en una parte de ellas especialmente delicada en relación con ese enemigo, Marruecos, que hace no mucho amplió unilateralmente sus aguas territoriales comiéndose parte de las nuestras sin que nuestras autoridades, ni nuestros «aguerridos» militares, hayan reaccionado convenientemente; no sabemos si porque los primeros no salen de su asombro o les importa un bledo, o porque los segundos andan tan atareados «defendiendo» a España en el Líbano, Letonia, Afganistán o Rumanía, o sea, cuanto más lejos mejor, o porque son unos cobardes, y también les importa un bledo y lo único que les interesa es «hacer la carrera».

Lo que en realidad pasa, según nuestra opinión, es evidente. El espectáculo que viene dando al mundo España desde hace décadas, tiene a todos ojipláticos. Nadie puede comprender cómo una nación puede regodearse en autodestruirse sin que nadie, ni las FAS que han jurado defender su soberanía, independencia y ordenamiento constitucional, contemplen hieráticos tamaña barbaridad. Nadie puede comprender cómo España se sumerge cada día más en una dictadura marxista-leninista al más rancio estilo stalinista auspiciada por una izquierda revolucionaria, radical, el PSOE de siempre; como se desintegra por secesiones regionalistas múltiples amparadas desde el poder, esté en él esa izquierda o la derecha acomplejada, cobarde y estúpida, y menos aún pueden comprender cómo unas FAS, última razón, pero al fin y al cabo razón legal, legítima y constitucional, pueden «laissez faire et laissez passer» impasible el ademán.

Marruecos consiguió de Trump –y de Israel ¡ojo al dato!– el reconocimiento de su soberanía sobre el Sáhara, territorio del que aún hoy oficialmente según la ONU España es administradora, lo que supuso una patada más en nuestra boca, sin que nadie aquí dijera ni ¡ay! Ahora es Biden, en quien tantas esperanzas había puesto el paleto rojerío español, quien con estas maniobras sella definitivamente lo hecho por su odiado antecesor. Y es que una España como la actual, que no hay por donde cogerla, que huele que apesta por todos sitios, no da para más, ni mucho menos inspira nada a nadie. Llegado el momento, Marruecos lo va a tener muy fácil para hacerse, por fin, con Ceuta y Melilla, pero también para amenazar seriamente a las Canarias, algo que muchos creen hoy imposible, pero cosas veredes, amigo Sancho, que faran fablar las piedras.

PD-1.- Claro que dada la actitud de nuestros compatriotas canarios desde hace también décadas, tal vez se tengan merecido que, un día de estos, a ellos les pongan mirando a la Meca y a ellas en un harén en Marrakech.

PD-2.- Durante las maniobras, descendió sustancialmente el numero de invasores subsaharianos y marroquíes a canarias, lo que deja en evidencia otra vez al Almirante «Memo» López Calderón, hoy JEMAD, que cuando era AJEMA dijo que la Armada no estaba para combatir dicha invasión migratoria, sino para todo lo contrario, o sea para facilitarla. El mero despliegue de fuerzas aeronavales marroquíes, unido al aviso de dichas autoridades a sus redes migratorias, pues la invasión la dirige Mohamed VI, como todo en Marruecos, ha bastado para congelar dicha invasión. A buen entendedor pocas palabras bastan.


4 respuestas a «Marruecos nos vuelve a escupir en la cara y aquí…»

  1. Se está preparando otro «Desastre del 98», pero esta vez más a cámara lenta que el primero, y aún así, ni por esas, se están tomado las contramedidas, para evitarlo.
    Si algo demuestra la inacción y la incapacidad de todos es que
    – el Rey, como Rey no vale un pimiento, es otra madre de Alfonso XIII. No es que este Rey en la Batalla de las Navas de Tolosa habría sido incapaz de cargar contra los imesebelen o guardia negra o es que hubiera salido corriendo. No, mucho peor: es que ni si quiera habría acudido a la batalla. Que sistemáticamente los militares lo tengo a éste y antes a su padre como ídolo sólo demuestra dos cosas, o la mediocridad de los militares, o que sirven a un tonto a sabiendas para así asegurarse una vida burguesa y evitar los peligros y los riesgos de la vida militar.
    – es que el Gobierno y los partidos políticos que sustentan al Gobierno, trabajan para el enemigo.
    – La incapacidad de las FFAA para hacerse valer en este tema, aunque sólo fuera porque les toca ser usadas como carne de cañón aunque capitulemos sin combatir, pero ello no evitará el deshonor ni los ataques terroristas del enemigo envalentonado porque el contrario es incapaz de articular una defensa de ninguna clase, menos, eficaz
    – que el resto de partidos políticos, incluido VOX, no están a la altura del peligro que se cierne sobre España otra vez como cuando la Guerra de Cuba. Menos brindis de los «tercios», de arriba, abajo, al centro y al medio, que con eso y con la leche de pantera no se va a ningún lado, y más sentido de Estado y realismo político.
    – La complicidad de los medios de comunicación que se encargan de tapar todo esto, para que la opinión pública esté en sus adulterios, en sus compras de teléfonos móviles por internet, en sus tatuajes y en sus cosas.
    – Y luego la basura moral de una sociedad que le están quitando la cartera y se queda mirando como si no fuera con ella, porque claro que el PSOE siga siendo el partido con más expectativa de voto, sólo indica lo bajo que ha caído y se sitúa la sociedad en otro tiempo española, hoy ni eso.

    Extraordinario artículo.

  2. Un curioso salibazo más: Táriq, Táreq, Táric o Ṭāriq ibn Ziyād al-Layti fue un general, perteneciente a los bereberes, que dirigió la conquista musulmana de la península ibérica

  3. Excelente y documentadísimo artículo, que suscribo plenamente, y por el que felicito tanto asl autor como a El Español Digital, por publicarlo.
    VAMOS A ACABAR MAL, MUY MAL, CON MARRUECOS, Y SOLO ES CUESTIÓN DE TIEMPO.
    Y ya vemos todos los días como USA apoya a Marruecos, y no a esta España actual, regida pore un gobierno de comunistas -que son los que llevan la voz cantante-, y socialistas y que por lo tanto, NO ES NADA DE FIAR.
    Los españoles en el pecado (votar a partidos escoria), llevaremos la penitencia (desaparecer como nación y como sociedad con un futuro digno para nuestros hijos y nietos, que van a tener que trabajar de camareros y de putas, y eso en el mejor de los casos…).
    Siento ser tan agorero, pero es lo que hay.

  4. Solo un pequeño comentario: En el siglo XIX, bastó un Fernando VII para hundir a España durante décadas. Ahora tenemos dos «fernandoséptimos»: uno en La Zarzuela y otro en La Moncloa. Y de la sociedad española en conjunto… mejor no hablar.

    ¿Qué país puede respetar a España, si no se respeta ella misma?

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad