Mártir Gerardo Pinero Díaz (154)

Gerardo Pinero Díaz

Gerardo Pinero Díaz (Belvís/Toledo 1922 – Calera/Toledo 1936). Hijo único del matrimonio formado por Heliodoro Pinero Cáceres (labrador) e Isabel Díaz Arroyo (ama de casa). Transcurrió su infancia, como la de todos los niños, entre la escuela y los juegos. Asistió a catequesis desde muy niño con el P. Inocente López Alonso, párroco de Belvís.

Hizo el preceptivo examen de Ingreso y el primer curso de Bachillerato en Plasencia. Para seguir sus estudios se trasladó en 1935 a Talavera de la Reina (Toledo), donde estudiaría el 2º curso de Bachillerato. “Íbamos juntos al Instituto -declaran los que fueron sus compañeros-, pero las clases particulares las dábamos con D. Nicéforo; y ahí, en un trato más distendido, empezamos a conocernos y nos hicimos amigos”. El P. Nicéforo Díaz Cabrerizo, además de profesor del Instituto de la Plaza del Pan, se dedicaba a atender a sus alumnos dándoles clases particulares. Era capellán de las MM. Bernardas.

Gerardo Pinero era «aspirante» de Acción Católica (aún no tenían edad para pertenecer a ella). El centro de Acción Católica estaba en la Plaza del Cardenal Tenorio de Talavera, entre San Prudencio y La Colegial. Allí había una casa y un salón grande donde se jugaba al parchís y a otros muchos juegos. Gerardo Pinero era “un buen muchacho, muy estudioso, muy responsable. Era alto y muy fuerte. Por otra parte, era muy formal; parece mentira que en esa edad, por regla general que es casi la adolescencia, éste era muy responsable. Muy buen chico, muy bueno, una gran persona…”.

Estallada la contienda, los frentepopulistas procedieron en Talavera, como en tantos lugares, contra la Iglesia, tanto contra las personas como contra sus propiedades. “El 23 de julio los milicianos sometieron a las monjas (Bernardas) a un registro general buscando armas… al llegar a la Iglesia tuvieron la osadía de abrir el Sagrario y desparramar las Sagradas Formas por el altar y el presbiterio. Cuando D. Nicéforo llegó al día siguiente las recogió una por una y se las distribuyó a las religiosas para que no hubiera una nueva profanación”. El día 25 las monjas fueron expulsadas del monasterio.

Asimismo, se registró el domicilio del arcipreste de Talavera encontrándose una lista de los miembros de Acción Católica, así como de los aspirantes; en ella estaba, por supuesto, Gerardo Pinero. Inmediatamente el Comité frentepopulista ordenó la detención de todos sin distinción alguna. Entre los detenidos estuvo él.

El puente «de Silos» (Calera/Toledo)

Sacado de la cárcel junto con otros el 16 de Agosto de 1936, uno de sus asesinos –apodado «el obispo»— declaró posteriormente que en el camión en que lo llevaban para ejecutarlo, iba rezando, pero a pesar de su juventud, muy sereno, haciendo gala de increíble presencia de ánimo. Tan sólo en un momento les dijo “No me matéis que mi madre va a llorar mucho”.

Llegados al puente llamado “de Silos”, próximo a la localidad toledana de Calera, fueron colocados de pie en su petril, disparándose contra ellos, cayendo uno por uno al río Tajo. El mismo asesino dijo también que Gerardo Pinero, viendo ya su final, se persignó, miró al cielo y… aquel criminal quedó impresionado por la expresión angelical y de absoluta paz del muchacho, tal fue la cosa, que siempre creyó que… debía haber visto algo allá arriba. Tenía 14 años.

PD.- Es uno de los mártires más jóvenes de que se tiene noticia. Días después, el 23 de Agosto, su padre, que también había sido detenido, pero que padecía desde hacía tiempo trastornos de cabeza, sufrió un ataque de locura en el camión que lo conducía a la muerte, de forma que el mismo que había matado a su hijo le asesinó a culatazos en el propio vehículo.

Anterior // Siguiente

NOTA.- Esta serie está dedicada a los mártires de la persecución anticatólica entre 1936 y 1939 del Frente Popular, coalición marxista-leninista revolucionaria formada por el PSOE, PCE, CNT, PNV y ERC.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad