Mártir José Augusto Córdoba Aguirregaviria (159)

José Augusto Córdoba Aguirregaviria

José Augusto Córdoba Aguirregaviria (Madrid 1896 – Guadalajara 1936). Hijo de Eugenio Córdoba y Hernando y de Carmen Aguirregaviria y Díaz de Berricano, ambos de tradición carlista, así como muy piadosos.

Siendo muy joven quedó huérfano, siendo designado como su tutor su hermano Gonzalo quien, junto con los otros, le pagaron la carrera militar. Con veintiséis años, en 1922, y estando destinado en Melilla como Teniente de Intendencia, contrajo matrimonio en Ávila con Cipriana Trujillano Araoz, enlace del que nacerían ocho hijos, uno de los cuales murió con tres años, siendo los otros: Carmen, José, Antonio, Ignacio, Teresa, Concepción y Sonsoles

José Augusto Córdoba era persona de gran religiosidad. Miembro de la Adoración Nocturna desde que fue destinado a Guadalajara y de la Asociación de Padres de Familia.

José Augusto Córdoba fue detenido en Julio de 1936 nada más comenzar la contienda, siendo encarcelado y procesado por un Tribunal Popular que, según propia declaración en una de sus cartas, le condenó por sus profundas convicciones católicas.

Tuvo ocasión de escribir una carta de la cual extraemos algunos párrafos que dan fe de su extrema religiosidad y aceptación de la voluntad de Dios en tan difíciles circunstancias:

“Mi queridísima Ciprita. Ya sabes cómo muero, por Dios y por España, así que tú mi mujercita a la que yo tanto he querido ya sabes cual debe ser tu norma en esta vida, educar a los hijos muy cristianamente y muy a lo español… Dios sabe lo que nos conviene y cuando permite que muera así, es porque conviene para la salvación de mi alma, tú que eres buena y cristiana, a serlo mejor cada día, para unirnos en el cielo y ya estar juntos para toda la eternidad y ya no hay quien nos separe. Te repito que te quiero muchísimo y te pido perdón por los disgustos y faltas que haya tenido contigo y te vuelvo a repetir que te quiero muchísimo”.

“Un crucifijo y el Sagrado Corazón de Jesús, que llevo en el bolsillo del chaleco, así como el Detente, que llevo cosido en el chaleco y la estampa de la Milagrosa, que tenía encima de mi cama guárdalos, pues sobre todo el crucifijo y el Sagrado Corazón los he besado muchas veces”.

Encomendó a su esposa la entrega de la lista de las cantidades (270 pesetas en total) de la Adoración Nocturna que tenía, a algún sacerdote, voluntad que cumplió su esposa el 19 de Noviembre de 1940. Asimismo, le encareció: “…En un sobre hay un dinero de gratificaciones de mando para devolverlas, las devolvéis al Estado, pues no me correspondían cobrarlas”.

“Y tú, Ciprita, mucha conformidad con la voluntad de Dios, pues como te decía hoy yo no estoy bien de salud, los disgustos de estos 3 meses, me han producido un desequilibrio grande y creo que hasta tengo algo en la columna vertebral, algo de médula, pues siento una molestia algunas veces, en estas condiciones, hubiera a lo mejor vivido enfermo y originándote gastos, sin haber ingresos, de esta manera que muero la Patria, los compañeros, te ayudarán económicamente y moralmente. Muchos besos para Carmencita, Pepe, Antonio, Tato, Teresa, Conchita, Sonsoles, y para ti muchos besos y muchos abrazos de tu maridito que mucho te ha querido y mucho te quiere”.

Finalmente agregaba una postdata: “Cuando se pueda decir misas, aplicar muchos sufragio por mi alma, misas gregorianas si puedes, sagradas comuniones, rosarios, etc.”.

El director de la prisión avisó a la esposa para que fuera a despedirse unos días antes de su ejecución, lo que hizo acompañada de sus hijos mayores. Al entrar en la celda, José Augusto Córdoba estaba confesando y comulgó a continuación, llevando colgado del cuello un crucifijo, un Corazón de Jesús y una medalla de la Virgen.

Fue ejecutado al amanecer del día 20 de Noviembre de 1936, junto a la tapia del cementerio de Guadalajara. Se colocó de cara al pelotón, con los brazos en cruz, y gritó con gran fuerza: “¡Viva Cristo Rey!”, tras de lo cual cayó fulminado. Tenía 40 años.

Anterior // Siguiente

NOTA.- Esta serie está dedicada a los mártires de la persecución anticatólica entre 1936 y 1939 del Frente Popular, coalición marxista-leninista revolucionaria formada por el PSOE, PCE, CNT, PNV y ERC.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad