Mártir Josefina Moscardó Montalvá (182)

Josefina Moscardó

Josefina Moscardó Montalvá (Alzira/Valencia 1880 – 1936). Persona de extremada religiosidad fruto de haber recibido una muy buena instrucción católica en varios institutos religiosos. Al principio vivió con sus padres y tras quedarse huérfana con su hermana en casa de una tía.

Soltera, siempre estuvo implicada en el apostolado de su parroquia. Josefina Moscardó era mujer muy sencilla y amable. Muy devota de la Virgen María, se hizo terciaria carmelita y se unió a la iniciativa de la Adoración Nocturna a María en los sagrarios.

Siempre se distinguió por su devoción y asistencia diaria a la Santa Misa, el rezo del Rosario y un gran espíritu misionero, así como caritativo con los más necesitados. Trabajó muy duro para recaudar fondos para la Obra de la Propagación de la Fe. También fue activista y militante de la Acción Católica.

Al poco de estallar la guerra, se presentaron en su domicilio un grupo de frentepopulistas con la intención de detener a su hermana Antonia, ofreciéndose Josefina voluntariamente para acompañarla, siendo así detenidas las dos.

En la cárcel fue modeldo de consuelo y ánimo para todos los presos, utilizando el tiempo disponible para catequizarlos y prepararlos a la muerte, también para soportar los padecimientos y malos tratos, así como para, llegado el caso, morir por Cristo y ganar la Gloria.

Josefina Moscardó fue finalmente fusilada el 22 de Noviembre mientras gritaba con todas sus fuerzas ¡Viva Cristo Rey! Tenía 56 años.

Anterior // Siguiente

NOTA.- Esta serie está dedicada a los mártires de la persecución anticatólica entre 1936 y 1939 del Frente Popular, coalición marxista-leninista revolucionaria formada por el PSOE, UGT, PCE, CNT, PNV y ERC.


6 respuestas a «Mártir Josefina Moscardó Montalvá (182)»

    1. Los mártires de la locura comunista siempre en nuestras oraciones y a sus verdugos también por su conversión (si fuese en vida). Si no perdonamos a nuestros enemigos, N. S. JESUCRISTO no perdonará nuestros incontables pecados. Si fuésemos plenamente conscientes del castigo eterno que les espera a estos dementes asesinos y, por otra parte, que aquellos fidelisimos mártires a CRISTO resucitarán en glorioso cuerpo y alma, seguramente los perdonaríamos con mayor compasión. DIOS, que es todo Amor y Vida, nos lo exige.

      1. Hay pecados que no merecen ser perdonados, los de estos canallas no por supuesto
        Si para retener sus crímenes tienen que tenerme mis pecados, que me sean retenidos, yo no tengo miedo, yo tengo sed de Justicia

        1. Otra cosa es que actuemos en una muy legítima defensa propia o, posteriormente, actúe y se aplique en todo su rigor la justicia humana (me refiero a los Tribunales de Justicia y, en este caso concreto, los del Régimen de Franco). Tal vez me explique mal.

        1. Sin ánimo de sentar cátedra, pero tenemos que tenerlo claro, el único Creador es DIOS; eso sí, el Padre de la Mentira (pues en un principio NO existía), el odio, la maldad es Satanás, con lo que Belcebú viene a ser lo mismo pues todos estos demonios coinciden en el infierno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad