Mártir Juan Roig Diggle

Juan Roig Diggle

Uno de su asesinos testimoniaría más tarde: «Aquel joven rubio era un valiente… murió predicando, diciendo que me perdonaba y que rogaría a Dios porque también me perdonara. Casi me conmovió».

Juan Roig Diggle nace en Barcelona en 1917, de padre español y madre inglesa. Fue bautizado en la iglesia de la Inmaculada Concepción de Barcelona. Recibe la Primera Comunión a los 7 años. En 1927 ingresa en el colegio de los Escolapios de la calle de la Diputación para iniciar el bachillerato. Sin embargo, en 1934, toda la familia se traslada a El Masnou y él debe dejar la escuela para ponerse a trabajar. El motivo es que su padre sufre un grave problema económico y queda prácticamente arruinado. Es un golpe muy fuerte para la familia y para él, que ve truncadas sus ilusiones de futuro.

La familia al completo

Es en El Masnou donde Juan comienza a vivir a fondo su fe, su relación con Dios. A pesar de trabajar durante el día en Barcelona y estudiar por las noches, no deja de ir a Misa ningún día, y también pasa largos ratos rezando en la capilla. Empieza a dar catequesis a los niños de la parroquia de San Pedro de El Masnou y se integra a la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña. Se desborda en un gran deseo evangelizador y de mejora de las condiciones de vida de los más desfavorecidos. Estudia la doctrina social de la Iglesia convencido de que es el único camino válido para combatir la desigualdad social y promover la dignidad de las personas.

Iglesia de San Pedro donde Juan Roig asistía diariamente a Misa

En 1936 estalla la Guerra Civil española, que lleva a la quema generalizada de iglesias y la persecución hasta la muerte de religiosos, sacerdotes y «cristianos de Misa». Juan queda desolado al no poder evitar la quema de la iglesia de San Pedro. Aunque la situación es extremadamente peligrosa, decide no esconderse y seguir trabajando para mantener a su familia. Cada día se expone yendo y viniendo en tren y recibiendo la Eucaristía a escondidas.

El 11 de Septiembre su director espiritual, P. Pedro Llumá, le confía la Eucaristía para que pueda llevar la comunión a algunos vecinos de El Masnou y «por lo que pueda pasar». Aquella misma noche es apresado. Las últimas palabras a su madre fueron «God is with me», con una sonrisa en los labios. Al poco es asesinado de seis tiros a quemarropa, no sin antes consumir totalmente el Cuerpo de Cristo, que le dio la fuerza necesaria para perdonar a sus verdugos y afrontar con serenidad el martirio.


3 respuestas a «Mártir Juan Roig Diggle»

  1. Espero que sea Beatificado, pues murió por su FE, que es también la nuestra, y tiene Derecho a ello.
    ¡Aunque del actual OKUPA DEL VATICANO no espero nada. Nada bueno, quiero decir!

  2. Con lo fácil que hubiera sido, poner placas con nombres y fechas , de asesinados, y punto.
    El enterarte después de 85 años, demuestra que el régimen era, de tibios de derecha. Y es el resultado del actual régimen.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad