Mártir Julián Mellado Noblejas (158)

Julián Mellado

Julián Mellado Noblejas (Manzanares/Ciudad Real 1917 – 1936). Fueron sus padres Francisco Mellado y Nieves Noblejas. Un tío carnal, D. Tomás Mellado y Pérez Valiente, que era sacerdote, fue quien le bautizó. Quedó huérfano de madre en 1925 cuando tenía 7 años (por tal motivo hizo entonces la Primera Comunión con traje de luto). Familia, por lo tanto, de profunda fe y religiosidad. Sus dos hermanas, María Dolores y María del Carmen, se hicieron monjas después de la guerra.

Julián Mellado, tras terminar el bachillerato, se licenció en Magisterio, procediendo a continuación a matricularse en Derecho. Soltero, vivía con su padre y hermanas en el domicilio familiar.

Fue socio cofundador de la Juventud Católica de Manzanares siendo uno de los más activos miembros. En 1935 desempeñó el cargo de tesorero y en 1936 era el vocal de «Piedad». De carácter afable y simpático, siempre estaba en disposición de prestar su ayuda o consejo a todas las personas que lo necesitaban sin tener jamás presente su condición.

Vivió los años anteriores al estallido de la contienda consciente de que el panorama para los católicos practicantes y más para los que ejercían actividades como él (proselitismo y obras de caridad) se enrarecía por momentos hasta el extremo de volverse cada día más peligroso, lo que nunca le amilanó.

El 13 de Julio de 1.936, a las 19,30 horas, y a su salida de un local de la Juventud Católica, se le acercó un grupo de frentepopulistas que le exigieron que se identificara, a lo que él respondió: «¡Soy católico, me llamo Julián Mellado y esta es mi documentación!», mostrando al mismo tiempo un crucifijo, motivo por el cual se lo llevaron detenido encerrándolo en los calabozos del Ayuntamiento, donde esa noche ya fue objeto de malos tratos. Al día siguiente, 14 de Julio, fue trasladado a la cárcel de Manzanares.

Al día siguiente, 15 de Julio, fueron a visitarle su padre y su tío sacerdote, junto con sus dos hermanas. Su hermana María Dolores le preguntó: «¿Te han pegado?», a lo que él contestó: «¡No, no me han pegado!», replicado entonces su amigo D. José Díaz, presidente de Acción Católica, detenido como Julián y allí presente: «¡¡Sí, nos han pegado una paliza grande!!; entonces Julián esbozó una sonrisa.

El 3 de Agosto, Julián vio unirse a él a su padre y tío, ambos también detenidos por los frentepopulistas, así como a prácticamente todos los jóvenes de Acción Católica.

Julián Mellado permaneció preso en la cárcel de Manzanares 26 días, del 14 de Julio a 18 de Agosto de 1936. Durante tal periodo de tiempo, fueron constantes las palizas que le propinaron, pretendiendo siempre que renegara de la Fe, así como que delatara a otros, lo que nunca consiguieron a pesar de los esfuerzos puestos por los frentepopulistas en ello. Su respuesta a los insultos, amenazas y golpes fue siempre la misma: «Yo no delato a nadie».

A pesar de sus sufrimientos, Julián Mellado dirigía el rezo del Rosario en voz alta todos los días.

Cuando en la noche del 7 de Agosto le comunicaron su inminente ejecución, contestó: «¡No sabéis el gran favor que me hacéis, dar la vida por Dios!». Entonces, él, así como los otros sentenciados, procedieron a confesarse con los sacerdotes allí detenidos, haciéndolo él con su tío, pasando después la noche en oración.

Al día siguiente, 8 de Agosto, sobre las 13,30 h., se les ordenó a todos los recluidos que fueran saliendo al patio en fila pero separados.

Cuando le tocó el turno a Julián Mellado, y visto que a los anteriores al llegar a un punto del patio los abatían, gritó: ¡¡Matadme, quiero correr la misma suerte de mi padre!!, momento en que una descarga le hizo caer. Malherido sobre todo en las piernas, aún tuvo fuerzas para gritar a sus asesinos, segundos antes de ser rematado, un potente «¡Viva Cristo Rey!». Tenía 19 años.

Anterior // Siguiente

NOTA.- Esta serie está dedicada a los mártires de la persecución anticatólica entre 1936 y 1939 del Frente Popular, coalición marxista-leninista revolucionaria formada por el PSOE, PCE, CNT, PNV y ERC.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad