Mártir Luisa María Frías Cañizares

Luisa María Frías Cañizares

Luisa María Frías Cañizares (Valencia, 1896 – Paterna, 1936). Era persona de extraordinaria inteligencia, así como muy avanzada en mentalidad para su época. Terminados sus estudios elementales ingresó en la universidad de Valencia donde se licenció en Filosofía y Letras, Sección de Historia, tras de lo cual, y debido a su gran preparación, consiguió plaza como Catedrática Auxiliar en dicha Facultad.

Muy piadosa, a pesar del clima de persecución que se vivía en la universidad mantuvo sus principios y prácticas religiosas incólumes y sin ocultarlas en ningún momento, llamando la atención por ser, como se ha dicho, persona abierta a nuevas ideas, lo que hizo siempre compatible con su extraordinaria fe y piedad. De joven viajó a Lourdes, a Roma y a los Santos Lugares. Permaneció soltera.

Muy activa tanto en la enseñanza como en obras de caridad, fue miembro de Acción Católica y una de las fundadoras de la rama femenina de las Universitarias de Acción Católica en su parroquia de Santo Tomás Apóstol. Pasaba largas horas retirada en su habitación entregada a la oración. Era también muy activa en obras de caridad con los pobres y por sus ayudas a los enfermos.

Seminario Conciliar. C/. Trinitarios de Valencia donde se ubicó una de las varias checas de dicha ciudad

De sobra conocida por todo lo anterior, el 24 de Noviembre de 1936 fue detenida por un grupo de violentos frentepopulistas que la llevaron al Centro Anárquico de Valencia, donde desde su ingreso fue sometida a tremendas palizas. Trasladada a la checa del Seminario, permaneció en ella hasta el 5 de Diciembre, no dejando de ser constantemente maltratada a pesar de lo cual siempre procuró ayudar a los demás, de forma que sus compañeros de prisión la llamaron “el ángel que a todos socorría”.

En la madrugada del 5 al 6 de Diciembre fue trasladada a la localidad de Paterna. Sus asesinos, que le profesaban una inquina especial, intentaron que renegara de la Fe y blasfemara golpeándola sin piedad. Como no lo conseguían, sino que incluso Luisa María Frías encontraba la forma de no dejar de gritar ¡Viva Cristo Rey! procedieron a sacarle los ojos con un cuchillo y como quiera que aún entre sus gritos y llantos seguía insistiendo en sus alabanzas a Dios y perdonando a sus torturadores, le cortaron la lengua con unas tijeras. Finalmente, cuando Luisa María Frías no era si no un amasijo de carne sanguinolenta la remataron a tiros. Tenía 40 años.


Una respuesta a «Mártir Luisa María Frías Cañizares»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad