Mártir María Dolores Sobrino Cabrera (175)

María Dolores Sobrino

María Dolores Sobrino Cabrera (Constantina/Sevilla 1868 – 1936). Sus padres fueron Manuel Sobrino Ibáñez y María de la Concepción Cabrera Iglesias, personas de esmerada religiosidad, poseedoras de cierto patrimonio económico.

María Dolores Sobrino contrajo matrimonio en 1891 con Rafael Cabezas Ruival de Flores, funcionario, no teniendo descendencia.

María de los Dolores Sobrino era persona de muy religiosa, dedicada por entero a colaborar con su parroquia en cuya iglesia pasaba mucho tiempo en recogimiento y oración; además, siempre fue muy activa en cuantas obras de piedad desarrollaba su párroco, al que le unió siempre una gran amistad. Por todo ello, así como por su modestia y discreción, era persona muy conocida y apreciada en el pueblo.

El estallido de la contienda le cogió, aquel 18 de Julio, en oración, como tantas otras veces, en la iglesia, donde peremanecía tras asistir a Misa, en su tan reverenciada Capilla de San José, dónde fue interrumpida por una vecina que le comunió lo que acaba de oir por la radio.

Nada más conocerse ya los hechos, los frentepopulistas desataron en Constantina una ola de asaltos, profanaciones y detenciones. Entre estas últimas, y además de otras personas, fueron detenidos el párroco y el marido de María Dolores Sobrino, que ejercía como Depositario de los Fondos Municipales del Ayuntamiento, quien fue asesiando inmediatamente. Además de la profanación de la iglesia y su incendio, que la dejó reducida a los muros, fue saqueada la casa de María Dolores Sobrino lo que la obligó, además ya viuda, a trasladarse a la de unos familiares.

El 23 de Julio, el párroco fue trasladado de vuelta a las ruinas de la iglesia donde, tras crueles malos tratos, terminó por ser asesinado. Entonces, los frentepopulistas fueron a buscar a María Dolores Sobrino a la cual pasearon en oprobiosa procesión por las calles del pueblo sufriendo insultos y vejaciones, llevándola hasta las ruinas de la iglesia. Una vez allí, los dirigentes frentepopulostas mandaron desalojar del lugar a todo aquel que no tuviera armas. Tras ello, mostraron a María Dolores Sobrino el cadáver del párroco que yacía en el suelo en lamentables condiciones, procediendo a golpear y vejar a la mujer que terminó siendo asesinada de varios tiros a bocajarro. No contentos con lo realizado, ambos cadáveres fueron ultrajados y profanados brutalmente, siendo después abandonados en el cementerio del pueblo.

María Dolores Sobrino tenía 68 años.

Anterior // Siguiente

NOTA.- Esta serie está dedicada a los mártires de la persecución anticatólica entre 1936 y 1939 del Frente Popular, coalición marxista-leninista revolucionaria formada por el PSOE, UGT, PCE, CNT, PNV y ERC.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad