Mártir María del Pilar Jordá Botella

María del Pilar Jordá Botella

María del Pilar Jordá Botella (Benifallín/Alicante 1905 – Benifallín 1936). Había nacido en Alcoy. Alumna del colegio de San Vicente de Paúl, recibió una muy esmerada educación católica. A los 11 años fue admitida como Hija de María, cuyas obligaciones cumplía siempre con extremo cuidado y celo a pesar de su juventud. Después, ingresó como interna en el colegio de la Pureza, en la localidad de Onteniente. Ya de niña destacó por su extraordinaria belleza que se acentuó con la edad.

Concluida su formación, regresó a casa de sus padres en Benifallín, llevando siempre una vida ejemplar, militando en la Acción Católica y en otras asociaciones, como el Patronato de las Obreras de San Mauro, en el que desplegó un gran celo apostólico y un magnífico sentido social católico, realizando una intensa y eficacísima labor social entre los más necesitados, por todo lo cual, así como por su amabilidad, sencillez y dulzura era de todos conocida, levantando no obstante, o precisamente por eso, una gran inquina entre los militantes izquierdistas. A pesar de los varios pretendientes que tuvo permaneció soltera.

Cuando estalló la guerra, y ante la situación revolucionaria extrema en que quedó sumida su localidad y comarca natal, Benifallín, María del Pilar Jordá se marchó a Madrid a casa de uno de sus hermano, con tan mala fortuna que hasta allí llegó la inquina de los frentepopulistas de su pueblo que, sabedores del hecho, así como de la dirección, la denunciaron y reclamaron repetidamente. Detenida a mediados de Septiembre de 1936, fue trasladada a Alcoy siendo encarcelada en el colegio de las Esclavas de María convertido en prisión.

Tras unos pocos días, el 26 de Septiembre por la tarde, el comité frentepopulista de Benifallín consiguió que se la entregaran.

En el traslado de Alcoy a Benifallin, cuando anochecía y se acercaban al pueblo, sus captores intentaron violarla, pero tal fue la defensa que hizo María del Pilar Jordá de su honra y pureza que, al serles imposible colmar sus instintos, se apoderó de sus captores una furia tal que los cegó optando entonces por propinarle una paliza brutal y durante largos minutos que no cesó hasta darle muerte a golpes rematando su terrible agonía con varios disparos, quedando su hermoso rostro, así como su cuerpo, completamente desfigurados. Tenía 31 años.


Una respuesta a «Mártir María del Pilar Jordá Botella»

  1. ¿Qué persona bien nacida, si hubiese estado en conocimiento de este y otros tristísimos hechos, hubiera votado nunca jamás a un partido de izquierda?

    Dios la bendiga y la tenga en Su Santa Gloria, desde el mismo momento de su tránsito. Amén.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad