Mártires Francisco Isidoro y Francisca Isidra

Francisco Isidoro y Francisca Isidra

Francisco Isidoro Fernández Rubio y Francisca Isidra Fernández Palomero. Ambos nacidos en Villaralto (Córdoba), fueron juntos al colegio local y recibieron una firme educación católica.

Contrajeron matrimonio en 1918 en la parroquia del pueblo, dedicándose ella a sus labores y él a trabajar como agricultor. Tuvieron tres hijos, dos varones y una hembra.

El 18 de Julio de 1936, Villaralto quedó bajo control frentepopulista. Ante el caos, el matrimonio, junto con otros habitantes del pueblo que se sentían amenazados, decidieron refugiarse en Pozoblanco porque estaba bajo control de la Guardia Civil; dejaron a sus hijos en Dos Torres con unos familiares.

Pasados unos días, la Guardia Civil abandonó Pozoblanco, ante lo cual, Isidoro e Isidra decidieron volver a Dos Torres a recoger a sus hijos, momento en que fueron detenidos por un grupo de milicianos frentepopulistas. El motivo que alegaron para la detención fue que Isidra era la Presidenta de la Acción Católica de Villaralto, así como porque junto con su marido seguían manifestándose públicamente como católicos.

Llevados ambos al pozo de la mina “Cantos Blancos”, sus captores los ataron con los brazos en forma de cruz en las rejas de su entrada, uno frente al otro. Fueron azotados en brazos, manos y muslos, así como sometidos a otros tormentos y vejaciones como clavarles en partes sensibles varas y cañas afiladas. Incluso Isidra fue violada repetidas veces por al menos cuatro de los milicianos y ello delante de su marido. Durante los tormentos, Isidra conservó siempre el ánimo, no dejando de exhortar a su esposo a mantenerse firme en la fe diciéndole constantemente: “Isidoro, di conmigo: ¡Viva Cristo Rey!” e “Isidoro, que nos matan, di: “¡Viva Cristo Rey!”.

Después de utilizarles como si de blancos de una feria se trataran, finalmente acabaron con ellos descerrajándoles varios tiros a quemarropa; incluso a ella la degollaron. Arrojados los cuerpos al pozo de la mina, el de él fue al fondo, pero el de ella permaneció sobre una viga que atravesaba dicho pozo hasta que fue rescatado al acabar la guerra, casi tres años después, comprobándose que aún conservaba el palo que le habían clavado en los muslos para que mantuviera las piernas abiertas.


4 respuestas a «Mártires Francisco Isidoro y Francisca Isidra»

  1. ¡A dónde hemos llegado en España!, para que el Gobierno y las Cortes Generales hagan leyes como la de Desmemoria, Falsificación y Manipulación Históricas, o la de Falsedad Antidemocrática, no sólo para ocultar hipócritamente estos crímenes, sino para encarcelar a todo el que se atreva a no echar un manto de silencio sobre estos crímenes y sus autores de los que ya no se podría hablar, ni el funcionario del Cuerpo de Profesores porque puede verse expulsado de la Función Pública, ni el ciudadano corriente porque puede verse en la cárcel. A este grado de degeneración como «Estado de Derecho» a «Estado de tiranía e Ignominia» hemos llegado y estamos ya situados, con la complicidad de todos:
    – de los Diputados que se han abstenido (que abstenerse en estos temas de grosera arbitrariedad es como abstenerse en una votación donde se vota si violar niñas de 11 años o sacarlo los ojos, y hubiera quienes como el Gobierno votan sí, pero otros que se abstienen, como si en una votación de esta naturaleza pudiera uno abstenerse, como si fuera indiferente que se pudiera violar o sacarle lo ojos a una niña),
    – de los medios de comunicación que presentan estas leyes como algo «natural», sin el menor reproche de su contenido falsario, sectario, y antidemocrático
    – de las asociaciones de Jueces y Fiscales, que todos ellos guardan vergonzoso silencio, y en el caso de «Jueces para el Comunismo» incluso aplauden y están conformes.
    – Y de todo tipo de Organizaciones y asociaciones académicas y no académicas, que guardan igualmente cómplice silencio.
    – La Iglesia corrupta de los Obispos y curas corruptos, que por el IBI es capaz de vender a sus mártires.

  2. Estos hechos de la barbarie socialista ¡del PSOE! y comunista, ¡del PCE y de las variadas piaras que ahora integran!, frentepopulista en definitiva, tienen que ser leídos y hechos públicos en el Congreso cuando se debata esa ley de «memoria democrática», esa infamia propia de los degenerados ladrones y criminales antiespañoles que se han hecho con el poder, y que lo único que pretende es hacer desaparecer los archivos donde se conservan los testimonios que dan fe de las salvajadas que los de su ralea perpetraron en los 30′ del siglo pasado. Si no se hace así, no sólo nombrando a las víctimas, sino mentando igualmente con nombre y apellidos a los autores de semejantes crueldades, cosa que en muchos casos se conoce y en los sumarios de las auditorías de guerra (que esta gentuza quiere hacer desaparecer) figuran, estaremos colaborando como cobardes en volver a matar y violar a aquellos españoles inocentes. Que eso es lo que pretende el desecho que se ha encaramado al poder en España: ¡Hacernos a todos cómplices de sus crímenes y salvajadas!

  3. Tras leer este escalofriante relato, de una salvajada muy similar a otras muchas cometidas por las cobardes hienas socialistas y comunistas que hoy quiere “blanquear” las infames leyes de “la memoria” se sienten unos irrefrenables deseos de hacer justicia a las víctimas.
    Y la única forma posible, transcurridos ochenta y cinco años, me la sugiere el comentario de Patricio Montero Martín: Que cuando se vaya a aprobar la nefanda ley de “La Memoria Democrática” se lea en la tribuna de oradores estos testimonios.
    Y si tras ello, los herederos ideológicos -y cómplices- de tales hienas, persisten en su empeño, habrá llegado el momento de repetir el 23F.
    Pero esta vez respetando el techo del Hemiciclo…. que ni tiene culpa de nada ni es cómplice de los abyectos asesinos de tantos mártires.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad