Mártires Teodora Celades García y Carlota Tena Fabregat (174)

Teodora Celades

Teodora Celades García (Villafranca del Cid/Castellón, 1878 – 1937). Nació en el seno de una familia muy humilde y con muy escasos recursos económicos. Casada y sin hijos, dedicaba su tiempo a las obras de piedad de la parroquia y a la caridad hacia los pobres. Aunque no tenía estudios, sus extraordinarias dotes naturales la capacitaban para participar en actos públicos cuando se trataba de defender a la Iglesia, así como también la justicia social. Fue durante varios años Celadora del Sagrado Corazón de Jesús de la parroquia de su pueblo.

Carlota Tena

Carlota Tena Fabregat (Villafranca del Cid/Castellón, 1892 – 1937). Estaba casada y era madre de dos hijos. Dotada de una gran cultura general -se educó en el Colegio de las Teresianas de Barcelona- puso sus cualidades al servicio de las obras asistenciales y evangelizadoras que se promovían en Villafranca. Enseñaba el catecismo a los niños.

Teodora y Carlota era muy amigas, viéndoselas siempre actuar juntas, pues además ambas profesaban el mismo empeño apostólico. Teodora era la colabora fiel de Carlota, pues ésta, dotada de un rico patrimonio, ejercía abundantes obras de caridad a través de Teodora ya que, al ser persona muy tímida, prefería pasar desapercibida. Al tiempo que eran muy queridas en el pueblo, también lo eran especialmente odiadas por los frentepopulistas del mismo.

Nada más iniciarse la contienda, el Comité Revolucionario ordenó la confiscación de la casa y propiedades de Carlota pasando a vivir a una casa más modesta, sufriendo mucho ambas mujeres cuando vieron la destrucción de la parroquia y la quema de sus imágenes y ornamentos sagrados.

Carlota fue detenida en un primer momento, bien que consiguió ser puesta en libertad. Pero no por ello dejó de ser objeto, así como su amiga, Teodora, de escarnio y amenazas por parte de los frentepopulistas del lugar.

Finalmente, a mediados de Marzo de 1937, se produjo una redada en el pueblo, siendo detenidas y encarceladas varias mujeres del mismo, entre ellas Carlota y Teodora, que fueron puestas en una celda aparte de las demás. Allí, Teodora se negó a quitarse el crucifijo que seguía llevando en el pecho, lo que causó las iras de los frentepopulistas que se lo arrancaron brutalmente, siendo ambas objeto de malos tratos y vejaciones durante unos días.

El 30 de tal mes y año, las sacaron de su encierro llevándolas al cementerio de Villafranca, fusilando primero a Carlota que instantes antes de caer perdonó a sus verdugos y dio un fortísimo grito de ¡Viva Cristo Rey!. Como quiera que al caer al suelo ya muerta, se le levantara la falda, Teodora, en un gesto de caridad y pudor, se agachó para taparla, momento que aprovecharon sus asesinos para disparar sobre ella por la espalda varias descargas acabando con su vida, cayendo su cuerpo ya inerte sobre el de Carlota. Teodora tenía 59 años y Carlota 45.

Anterior // Siguiente

NOTA.- Esta serie está dedicada a los mártires de la persecución anticatólica entre 1936 y 1939 del Frente Popular, coalición marxista-leninista revolucionaria formada por el PSOE, UGT, PCE, CNT, PNV y ERC.


2 respuestas a «Mártires Teodora Celades García y Carlota Tena Fabregat (174)»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad