Más Adoración Perpetua: ahora también en San Dionisio en Valencia

Eufemio Romano

Eufemio Romano Molina, 78 años de edad, viudo, con 3 hijos y cuatro nietos. Jubilado. Adorador perpetuo en la Capilla Arzobispal de la Inmaculada en Toledo, desde su apertura, actualmente coordinador general de dicha capilla. Colaborador del Padre Justo Antonio Lofeudo, MSE, como misionero seglar, junto a otros dos seglares más, para la apertura de capillas de Adoración Eucarística Perpetua en España, desde 2016. Actualmente hay 72 capillas ya abiertas en España, y en Valencia, y desde hoy ya también, una nueva capilla en la parroquia de San Dionisio que será la 73. De ellas ha colaborado con el P. Justo y otros misioneros en 15 capillas, y llevado la apertura de otras 15 en alguna de ellas también con la colaboración de sus compañeros seglares, y actualmente he colaborado con el P. Justo en la de El Maresme.

¿Qué supone para ustedes abrir una nueva capilla de adoración perpetua en Valencia?

Abrir una Capilla de Adoración Eucarística Perpetua (CAEP) en Valencia y en cualquier otra ciudad supone una gran alegría y un gran gozo, porque es participar en la extensión del Reinado Eucarístico de Cristo, de una forma silenciosa pero constante. La adoración eucarística se está extendiendo progresivamente.

Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece, dice un proverbio, y eso está ocurriendo en España. En 2023 se ha promovido la apertura de siete capillas en España: LUCENA, HERENCIA, GERONA, MADRIDEJOS, MALAGA, VILASSAR DE MAR y VALENCIA, que se inaugura el próximo día 26. Los medios no se hacen eco, ocupados en airear lo negativo de la Iglesia,- si no a falsearlo- pero (excepto Vds. y algún otro medio católico) del crecimiento del bosque de las capillas (ya hay 73 en España y hace 20 años no había ninguna) y del aumento de adoración al Santísimo nadie se ocupa.

Valencia es una ciudad privilegiada al contar ya con dos capillas…

Es un gran privilegio para una ciudad tener una CAEP, y acogerla es el mayor honor que sus ciudadanos le pueden hacer al Señor.

Ver cómo aumentan los “SANTUARIOS EUCARISTICOS”, -así los denomina la Congregación para el Clero- en un lugar es una gracia inmensa del Señor, para esa ciudad. Tener dos, indica un cariño especial del Señor, pues es Él quien elige y promueve. Esperamos que sigan abriéndose más en Valencia y en la archidiócesis.

Esto debería animar a otras ciudades que no tienen siquiera una.

Por supuesto, aún hay muchas diócesis en España que no tienen capilla. Muchas desean tenerla, pero tienen miedos de no conseguirlo o no saben cómo hacerlo. No hay que tener miedos porque no es obra de hombres sino del Espíritu Santo. No hay que hacer cálculos humanos. En los lugares más insospechados y a veces con poca religiosidad se han abierto y se abren nuevas capillas.

Para ayudar a abrirlas están los Misioneros de la Santísima Eucaristía. Invitamos a visitar la página AQUÍ o escribiendo a AQUÍ.

¿Por qué es importante contar con la presencia del arzobispo de Valencia en la Misa de inauguración?

Un acontecimiento importantísimo para una ciudad es abrir una CAEP, la Eucaristía es el núcleo de la vida de la Iglesia y la inauguración de una capilla merece toda la solemnidad que se pueda y el apoyo del Sr. Arzobispo, su Pastor.

¿Por qué han decidido dedicar la capilla a San José?

Por varias razones, la primera porque San José era el custodio del Señor, por lo cual, tenía la misión de velar por el niño Jesús.

Por otro lado, en el comienzo del proyecto, el párroco lo puso todo en manos del Señor por intercesión de San José.

Además cada adorador, con la asistencia de su hora semanal, es un eslabón en una cadena de amor en torno a Jesús Sacramentado que rodea y abraza al mundo. Los dos primeros eslabones de esa cadena son María y José, primeros y únicos adoradores perpetuos de Jesús.

Igualmente es una garantía que sea atendida por los Siervos del Hogar de la Madre…

Entre los carismas de los Siervos, los principales son la Eucaristía y María Santísima. La parroquia de San Dionisio ya tenía adoración eucarística cada día y fruto de estas horas de adoración es el resultado de la gracia de tener en la parroquia una CAEP.

Ya se han inscrito más de 250 personas. ¿Cómo se puede uno inscribir y dónde está ubicada la capilla?

Bueno acabo de conocer que ya son 280 los inscritos y por supuesto quien quiera puede inscribirse, bien pasando por la parroquia y la capilla donde habrá hojas de inscripción o bien en: AQUÍ.

¿Quiere añadir algo sobre los frutos que esperan y sobre este apostolado en general?

Allá donde se establece una CAEP, las gracias que el Señor derrama son imposibles de conocer todas. Nos llegan testimonios de conversiones, algunas fulminantes, también de gracias recibidas.

Una parroquia es, antes que nada, una comunidad eucarística, o debe serlo, y mediante la adoración surge un vínculo más fuerte entre todos los fieles de la parroquia. El Señor desde la capilla donde es adorado, día y noche, sin interrupción, irradia sus gracias sobre todo el entorno y entre ellas la paz. Algunas zonas conflictivas han dejado de serlo, la piedad eucarística aumenta, con ella la participación activa de la Santa Misa. Por otra parte, se vuelve evidente la necesidad de la confesión periódica y se recupera la actitud adorante, reverencial en la celebración de la Santa Misa y en la recepción de la Sagrada comunión, recibida con amor, reverencia, humildad y sobre todo en esa actitud adorante que antes comentaba.

Las vocaciones al sacerdocio, a la vida consagrada y al matrimonio aumentan donde hay capillas, la paz personal y de la comunidad.

Hay que tener en cuenta que: Adorar es dejarse abrazar por el amor de Dios. En la adoración es el Señor quien sale al encuentro de cada persona para acompañarla en su camino. La soledad se disuelve en su abrazo. Nadie está solo cuando se encuentra con Jesús, presente, vivo en la Eucaristía.

La adoración del único Dios libera al hombre del repliegue sobre sí mismo, de la esclavitud del pecado y de la idolatría del mundo. Adorar es cumplir, vivir el Primer Mandamiento. Es anticipar el Paraíso.

Y eso trae necesariamente la paz y la serenidad interior, no sólo del que está adorando sino de toda la comunidad, de toda la Iglesia. Quien está en adoración, no está en su solo nombre, no, está representando y orando por toda la iglesia, por toda la comunidad por el mundo. Aunque no sea consciente de ello.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad