Más de lo mismo igual a peor o… todo es susceptible de empeorar

Dicen, incluso el propio dictador Sánchez, que hay nuevo Gobierno. Pues no es verdad. Dicen, incluso el dictador Sánchez, que se ha renovado a varios ministros, incluso bastantes. Pues no es verdad. Porque aunque lo parezca y sea verdad que han salido unos y entrado otros, la verdad, la pura verdad, es que todo sigue igual o mejor decir peor, porque más de lo mismo es siempre igual a peor.

Recuerden siempre algo que se está pasando por alto incluso por parte de los más informados y avispados: el problema no es el dictador Sánchez, que también, claro, el problema es el PSOE (y los comunistas de Podemos, bien que entre éstos y aquéllos sólo meras diferencias digamos… formales).

Lo que viene ocurriendo desde que a Carrero Blanco, que en paz descanse, se le ocurrió la «brillante» idea de resucitar al PSOE con la intención de combatir al PCE, es que resucitó a la bestia; posteriormente se le dio de comer aquí y por parte de las organizaciones internacionales de todos conocidas y… ahora el monstruo campa a sus anchas.

El  dictador Sánchez sólo ha maquillado su desGobierno para tintar aquellas partes que más habían quedado en evidencia y… en ridículo, con el fin de sostener su proyecto que no es otro que el del PSOE de siempre, organización criminal desde que nació allá por finales del siglo XIX de la mano del enajenado Pablo Iglesias Posse. Los perfiles de los nuevos ministros son igualitos a los de los salientes, e iguales a los de los desgobiernos del PSOE de antes y de los del siglo pasado: mindundis, sectarios, ineptos, corruptos, degenerados, falsos, etc.

Lo que estamos viendo, a lo que estamos asistiendo, es a la imposición, pasito a pasito desde hace ya medio siglo para evitar la pasada de velocidad de los años treinta del siglo pasado, del modelo marxista-leninista revolucionario y totalitario del PSOE de siempre, de sus jefes, sean cuales sean y de sus votantes. Por eso, fuera presidente Felipe González o Rodríguez Zapatero, y ahora Sánchez: más de lo mismo igual a peor. Porque fíjense en el dato: el primero nunca renegó, ni abjuró, de la historia criminal del PSOE, sino que la consagró con aquel famoso «100 años de honradez»… ergo… todo está más claro que el agua.

El dictador Sánchez es lo mismo que Rodríguez Zapatero, que Felipe González, que Largo Caballero, que Indalecio Prieto, que Negrín, que… porque el socialismo «español» es lo que es y nunca ha variado ni puede variar. Por eso, con la remodelación de su desGobierno, aunque sea para intentar agotar la legislatura y a pesar del caos y la anarquía  que ya ahoga toda España en todo, nada va a cambiar: más de lo mismo igual a peor e incluso vamos a ver que todo, hasta lo que vemos, que ya es decir, es susceptible de empeorar. También, todo hay que decirlo, a) porque no hay oposición de verdad porque la «derecha» es, también, la misma sed siempre y no puede cambiar: cobarde, egoísta, rastrera, acomplejada, etc. y b) porque los españolitos han caído en la idiocia, la peor de las enfermedades que pueden afectar al ser humano, compañera inseparable de la corrupción moral y espiritual, cóctel que aboca a la decadencia y degeneración insuperables que vemos.

El PSOE es una organización marxista-leninista revolucionaria y criminal que tiene un proyecto básico desde sus comienzos cuyo lema es: odio-poder-dinero y su única razón de ser es imponerlo a los demás por las buenas o por las malas. El marxismo-leninismo imprime carácter, lo que significa que quien cae en semejante barbaridad es imposible, salvo escasísimas excepciones que confirman esta regla, que se cure.

Da igual quien forme un Gobierno del PSOE, así como de Podemos o de los separatistas de todo pelaje. Da Igual, porque el problema es la ideología y el fin que los anima. Para mal de España ahí está el problema real, no en quién ocupa tal o cual cartera ministerial o cargo o su perfil. El otro gran problema, todo hay que decirlo, es esa «derecha» que reza a un Dios en el que no cree, y se envuelve en una bandera por la que no está dispuesta a morir para defenderla. Por eso, más de lo mismo igual a peor, y todo seguirá empeorando.


Una respuesta a «Más de lo mismo igual a peor o… todo es susceptible de empeorar»

  1. En España, hay partidocracia, el partido, dentro del estado, gobierna,hace leyes,nombra jueces , etc etc y obedece a intereses que van contra la nación.- son los hechos.- ( y los diputados, etc…… son del partido, no representan al ciudadano, que se limita a identificarse, como borregos que sostienen la mentira )

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad