Masa crítica

La ciudadanía occidental y la española en particular, se encuentran inmersas en un preocupante proceso de pérdida paulatina de libertades individuales, víctimas de una amenaza de la que la mayor parte de la población no es consciente.

Deliberadamente se fuerza a la sociedad a consumir exclusivamente determinada información, teóricamente ya contrastada para evitar al receptor la tentación de reflexionar, confiado en que los verificadores de noticias supuestamente creados para proteger la verdad, hagan su trabajo. Hoy ya es de sobra conocido el verdadero propósito de estas agencias, precisamente a sueldo de las mismas élites que diseñan, programan y dirigen las campañas de desinformación generalizada.

Un ejemplo muy reciente lo encontramos en la desinformación dosificada que de manera premeditada ha sido remitida a los hogares durante los últimos meses, logrando que una inmensa mayoría de la población se dejase inocular voluntariamente  un suero experimental y solo autorizado en emergencia, nunca aprobado por las autoridades sanitarias precisamente por no haber seguido los protocolos estándar en medicina y por existir tratamientos alternativos eficaces y económicos que curasen la enfermedad. La sospecha de la intencionalidad última ha quedado patente en la inquina con la que se ha perseguido inocular también a los niños con este experimento, cuyo riesgo de padecer la enfermedad siempre ha sido mínimo y a pesar de los graves efectos adversos que ya se conociesen.

Pero quizás lo más llamativo haya sido que esta seducción generalizada haya tenido lugar bajo una férrea censura a todo debate científico, etiquetando rápidamente como negacionista a cualquier experto que hubiera osado alzar su voz con la intención de alertar a la población en base a su reconocida experiencia profesional. La misma prohibición fue aplicada a cualquier intento de controlar la calidad de los viales. Ya es reconocido que ni a nivel europeo ni estatal se esté llevando a cabo control alguno, confiando ciegamente en la opaca documentación escrita ofrecida por las farmacéuticas.

En esta estrategia por teledirigir el consumo de información, hemos asistido en los últimos días a un brusco salto de página, sustituyendo en todos los telediarios el miedo a un virus fantasma por el miedo a las consecuencias de la guerra en Ucrania. Un conflicto cuyas raíces profundas deliberadamente se ocultan para sospechosamente proteger los nombres de quienes realmente están obteniendo beneficio en este sangriento enfrentamiento.  Por supuesto, una vez más, forzando a que toda la sociedad focalice su ira contra un único culpable, que sin duda lo es pero no el único.

La eficacia en la manipulación mediática está impidiendo que la ciudadanía pueda percatarse de cómo simultáneamente se van desmontando los pilares del Estado, que lo eran de la civilización cristiana, con ataques a la familia, al derecho a la vida, a la libertad de expresión, al propio Estado de Derecho, a la defensa de nuestras fronteras, etc. Mientras se vacían las arcas del Estado, hipotecando ya el futuro de nuestros nietos, si llegaran.

Todo ello debería hacer reflexionar a más de uno antes de que fuera demasiado tarde.

Preguntémonos por ejemplo, como se ha podido producir ese abrazo masivo y confiado de los ciudadanos a las vacunas covid. El psicólogo belga Matías Desmet, aporta varias claves en su obra “Psicosis de formación de masas” sobre el fenómeno de la neurosis colectiva. Explica cómo se puede llegar a hipnotizar a toda una sociedad a través de unos sencillos pasos, siendo el primero lograr dividirla física y moralmente. No cabe duda de que con el aislamiento sufrido durante el confinamiento se logró desvincular a la sociedad, provocando rotura de lazos familiares y abandono de nuestros mayores. Pero la división más profunda vino de la mano de leyes ideológicas que han fomentado la radicalización de la sociedad y el consiguiente enfrentamiento del pueblo al que previamente se le ha ido vaciando de valores durante años. Todo ello ha permitido desarrollar entre los ciudadanos un creciente sentimiento de falta de propósito y sentido en sus vidas. En estas circunstancias, donde los niveles de miedo y ansiedad latentes llegan a ser alarmantes precisamente por la pertinaz labor de los medios de comunicación dirigidos, según Desmet, solo faltaría un último paso para lograr el estado de hipnosis colectiva: fijar toda la atención de la sociedad en un mismo foco de terror.  Si la vida de los ciudadanos gira día tras día en ese único punto de preocupación compartida y hábilmente se les señala un causante o provocador del problema  – los no inoculados, en este caso –  donde poder canalizar la ira, es muy fácil que quien aparezca vendiendo una solución mesiánica en forma de vacunas sea acogido con toda confianza.

En la ansiedad por recuperar cuanto antes la “nueva normalidad” nadie recapacitará acerca de que las elites que provocaron el problema, manipularon la información y controlaron nuestras mentes, pudieran ser las mismas que nos ofrecieran la solución.

En resumen, una sociedad entera llega a caer en un estado de neurosis colectiva cuando los individuos totalmente enajenados y habiendo renunciado a su capacidad de razonar, le piden en masa a sus gobernantes que instauren una tiranía. Mientras su ira quede apaciguada descargando contra los no vacunados, aceptarán todas las dosis de sueros experimentales que las televisiones propongan, sin pararse a meditar las múltiples evidencias que no encajan en el  relato.

Tomar conciencia de este engaño colectivo que lleva años produciéndose es fundamental para vencer esta guerra, así como despertar y recuperar nuestros valores como sociedad y una mínima capacidad de análisis. Para romper esa esclavitud es primordial conocer la verdad, la realidad. Como afirmase Fernando del Pino[1], la libertad va unida a la verdad y esta es sinónimo de realidad. El ser humano no se desarrolla en plenitud si no conoce la realidad que le rodea. Para que una persona crezca en valores, primero necesita tener la opción de elegir libremente entre el bien o el mal. Dios Creador nos dio esa posibilidad para que el mérito de sumarse a su Obra fuese de cada individuo. Y esa libre elección lleva también pareja una responsabilidad que es de cada uno y no puede adjudicársela el Estado. Las agendas globalistas intentan sustituir las responsabilidades individuales por una responsabilidad colectiva que paulatinamente vaya restringiendo al ciudadano su libertad de poder elegir.

Hay que impedir que una minoría controle a la inmensa mayoría de la humanidad y para ello es urgente que exista una masa crítica de ciudadanos que tomen conciencia de esta situación y, libremente con valentía, decidan pensar por sí mismos; recuperar su capacidad de reflexión y análisis. Es necesario romper con el conformismo que nos hace comulgar con ciertos postulados a sabiendas de que sean injustos, solo porque  estén socialmente aceptados por una mayoría.

Necesitamos igualmente recuperar nuestro verdadero compromiso con la sociedad y con los valores que hicieron grande el proyecto España. Respeto infinito por la memoria de nuestros antepasados que con su esfuerzo, ilusión y sacrificio construyeron la gran nación que hemos heredado. Y por último, al menos para los hijos de María, compromiso con la Fe de nuestros padres, que lo es y será de España hasta el final de los siglos, como le fuera prometido al Padre Hoyos en 1731. Sencillamente, todo se resume en impedir que se siga ofendiendo a Dios.

Una sociedad manipulada no es una sociedad libre. Afortunadamente el juramento que hacemos los militares de defender a nuestra sociedad no es manipulable. Recuperando el espíritu de nuestras Reales Ordenanzas, siempre es oportuno recordar que “mandar es servir, que no servirse” y cuando se pierde el honor, no se recupera jamás.

[1] Fernando del Pino Calvo-Sotelo, “La libertad, ¿un lejano recuerdo?”. Conferencia pronunciada ante la Asociación Madrileña de la Empresa Familiar (AMEF) 23 de sep. de 2021.  p.1: “Esta libertad está indisolublemente unida a la verdad, esto es, a la realidad, porque si no conocemos la realidad, si no conocemos y reconocemos la verdad, ¿cómo podremos elegir libremente? De ahí que quienes buscan esclavizar al hombre busquen también oscurecer y tapar la verdad”.

15 respuestas a «Masa crítica»

    1. Respondiendo a SS:
      Nuestros abuelos tuvieron que luchar para que en una España Grande y Libre prevaleciera la verdad sobre la mentira y sobre la tiranía impuesta -entonces como ahora- por las fuerzas oscuras de la rosa y el mandil.
      Nuestros padres “se durmieron en los laureles”…
      Y nuestros hijos y nietos pagarán las consecuencias de haber dilapidado la herencia conseguida con sangre, sudor y lágrimas.
      Manipulados -cabría decirse- por las mismas fuerzas oscuras del globalismo internacionalista y sus permanentemente reinventadas estrategias de control y manipulación social.

  1. Así es.
    Pero, además del amor a la verdad y la valentía de buscarla y defenderla, hay que ser conscientes de que esta es una batalla, la última, de la permanente lucha de la humanidad para inclinarse al bien o al mal.
    Estamos en el Final de los Tiempos.
    Así, es. Ya que hablamos de grandísimos problemas, debemos hablar claro.
    Recomiendo, muy mucho, este trabajo de Damián Galerón (pues la verdad y la manipulación están en el objetivo Covid y en el de Ucrania):
    https://ayl.tv/video/atentos-estreno-solo-en-ayl-tv-la-caida-por-damian-galeron-sobre-ucrania-y-mucho-mas/
    Y felicito, también muchísimo, al autor de este.
    Dios guarde a ambos y a los demás nos de valor para ver y actuar.

    1. Gracias José María, esa es la clave, tomar conciencia del momento histórico que vivimos y del enemigo espiritual al que nos enfrentamos. Que Dios nos guarde a todos como dices y
      que humildemente sepamos invocarlo.

  2. Felicito efusivamente al autor de “Masa Crítica” porque de forma clara y valiente apunta los procesos de esa manipulación mediática.
    En las “democracias” quienes controlan la información tienen la llave de los votos por la vía electoral… y con esa “herramienta” les resulta sumamente sencillo “pastorear” las a las sociedades.
    Es cierto que el poder económico es el que controla la información que “debe llegar” al ciudadano… pero eso solamente significa que los hilos del guiñol están en las mismas manos.
    Y para quienes no traguen con las ruedas de molino, ahora -como antaño- el viejo anatema ¡¡¡ha blasfemado!!! ¿Qué más pruebas necesitamos para condenarlo?
    Para el caso que nos ocupa, y en otros no tan lejanos, es calificarlos -descalificarlos- llamándolos ¡¡¡negacionistas!!!

    1. Gracias Lorenzo,
      «pastorear» es el verbo correcto toda vez que nos dejamos aborregar. Siempre se aprende leyéndote, y sobretodo agradezco que seas un referente en valores castrenses para los compañeros que amamos a España de corazón.

  3. En estos tiempos de ignominia y mentira, el proclamar la verdad como lo hace el Coronel Vara del Rey, es un acto heroico.
    También suscribo al ciento por ciento el artículo y TODOS los comentarios, porque los autores, lectores y comentaristas de El Español Digital tenemos la misma ideología de DIOS y PATRIA, sin duda nuestra PATRIA es España, sin distinguir si somos o no franquistas (yo no lo soy), falangistas o carlistas (yo SÍ lo soy) y tenemos que contemplar que son muchísimas más las ideas que nos unen que las que nos separan.
    Y, por supuesto, que el antes llamado Movimiento Revolucionario Mundial, ahora Nuevo Orden Mundial, existe desde antes de la Revolución Americana (guerra de la independencia) y la Revolución Francesa y es obra de la Masonería Illuminati que sigue planificando el MAL en nombre de la Sinagoga de Satán.
    El eje del MAL se encuentra en los Estados Unidos y los demás estados y gobiernos son títeres de los poderosos Illuminati que alcanzan, por desgracia, a todo el mundo, incluido el Vaticano.
    La Historia es la de la lucha del BIEN, representado por la Iglesia de Cristo, NUESTRA IGLESIA, contra el MAL, representado por Lucifer. Y en eso estamos ahora y siempre.
    Saludos a todos y gracias por aguantarme.
    Íñigo Caballero
    Donostiarra y carlista por la Gracia de Dios

    1. Gracias Íñigo,
      Con la Gracia de Dios que mencionas venceremos está guerra! ! Tendrémos que arrimar el hombro, pero ya nos han soplado quién triunfará.

  4. ¡Qué bien , qué bien, me ha encantado todo , el artículo maravilloso y los comentarios también! . Sigan así que hacen ustedes mucho bien. Mil gracias.

  5. POR EJEMPLO , en Usa , tienen de verdad constitución, que es separación de poderes , eso si, mandan las oligarquías, pero , se defienden de los dictadores, internos.

    En España, no hay libertad, son derechos, que te dan y te quitan, basta observar los últimos meses.

  6. Toda la educación actual, va dirigida, desde la más tierna infancia, a que las nuevas generaciones no tengan un rango de valores morales, así son borregos perfectos, que además están obsesionados con la sexualidad desde los 0 años.
    No tienen ni el más mínimo sentido crítico.

  7. Muy buen trabajo, extraordinario.
    Sin información íntegra y veraz no hay democracia, ni el pensamiento de la gente es cabal sino manipulado, ni el voto es libre sino teledirigido por esta manipulación que ejercen las televisiones.

    Veo que hay familias, que por generaciones, y sin solución de continuidad, vienen sirviendo a España, generación tras generación, otras por el contrario, también por generaciones se han dedicado a venderse a los enemigos de España, los Borbones, entre ellas pero me refiero a otros muchos que visten uniforme.

  8. AL hilo de Steiner en el sentido de la manipulación del voto por los Mierdas de Comunicación hay un video que explica cómo se manipulan los votantes, es en Sud Radio y el entrevistado Michel Onfray, filósofo comunista que, por lo menos es honesto y no comprometido con partidos de izquierda es un defensor a ultranza de la «civilización cristiana»:

    https://www.youtube.com/watch?v=R3aWEZKCbG0
    Merece la pena verlo

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad