«Masonería vaticana: Los enemigos internos de la Iglesia al descubierto», por José Antonio Bielsa Albiol

José Antonio Bielsa

José Antonio Bielsa Arbiol acaba de presentar su último libro: Masonería vaticana: Los enemigos internos de la Iglesia al descubierto (AQUÍ). Este historiador y ensayista aragonés está considerado uno de los expertos y estudiosos más destacados en lengua española sobre el llamado Nuevo Orden Mundial y autor de numerosos best-seller entre los que destacan Agenda 2030: Las trampas de la Nueva Normalidad (AQUÍ) o Geoingeniería 2: Un infame pacto de silencio (AQUÍ).

Redacción: ¿Qué es exactamente la masonería?

José Antonio Bielsa Arbiol: La definición convencional acostumbra siluetearla como una institución filantrópica de carácter iniciático, otrora sociedad secreta y hoy sociedad discreta. Esta descripción, tan pedestre, parece obviar que la francmasonería ha sido durante los tres últimos siglos del Occidente uno de los más pujantes caballos de Troya destinados a demoler el Viejo Orden Cristiano, impulsando una cosmovisión antitética a los intereses de la extinta Cristiandad. Por cierto que sobre este espinoso asunto, en absoluto baladí, publiqué en 2020 un libro titulado Satanocracia: La destrucción del Viejo Orden Cristiano (AQUÍ) con la editorial Letras Inquietas. En cualquier caso, es importante subrayar que no hay una masonería propiamente dicha, sino múltiples ramas masónicas vinculadas al mismo tronco-árbol, simbólicamente identificado con la acacia. Sea como fuere, la masonería ha sido hasta hoy la más completa y efectiva de las redes de tráfico de influencias y poderes mundanos en los campos de la política, el mundo empresarial y la «alta sociedad». Otra cosa bien distinta sería su real dimensión esotérica, sobre la que se han escrito piladas de libros, no siempre ecuánimes y casi siempre propagandísticos.

¿Cuál es el papel y qué importancia tiene la masonería en la sociedad actual?

Muy mermado, paradójicamente. Y esto es así porque vivimos (en el Occidente, claro) en un mundo masonizado hasta la rebaba. Digamos que la francmasonería, tiempo atrás tan determinante en el concierto internacional, ya fue amortizada, y hoy asistimos a su entierro prematuro tras tres siglos de acciones ejecutadas desde la sombra. Lo que queda del aparato institucional masónico es poco más que un folclore para recalcitrantes o novísimos de última hornada. De hecho, lo propiamente «ritual» de la masonería sobrevive en las logias del mundo más como tributo a una concepción gnóstica de la vida, que como a un plan de acción ya consumado. El triunfo del programa masónico, es decir la instauración y normalización del orden masónico en el que estamos inmersos, torna prescindible la acción masónica misma una vez que el plan acelerador del llamado «Nuevo Orden» entró en su fase postrimera. Curiosamente, los espurios y demonizados Protocolos de los Sabios de Sión (AQUÍ) ya anunciaban que, una vez la masonería fuera amortizada, se procedería a su desmantelamiento.

¿Se ha sobredimensionado la influencia de la masonería en los asuntos públicos o, al contrario, la importancia de esta sociedad, según ellos, discreta que no secreta, es mayor de la que pensamos?

Desde los neblinosos días del llamado «Siglo de las Luces», siempre ha estado ahí, latente o revolucionada, como si de una dinamo se tratara. Pensemos en los Estados Unidos de América, un Estado de fundación netamente masónica, una suerte de sociedad-laboratorio pensada en términos deístas (culto al GADU) y liberales, bien reconocible en sus formas de pensar y obrar, en su grosero pragmatismo, todo lo cual tiene mucho que ver con una concepción materialista de la vida, en la que el orden horizontal abolió la subsistencia del orden vertical, que es el prevalente y sin el cual la vida espiritual languidece y muere. La España del Régimen del 78, este despropósito político-social que padecemos y que no termina de pudrirse, no es otra cosa que un modelo de Estado de cuño masónico, neoliberal y anticatólico: su influencia ha terminado por afectar casi todos los órdenes de nuestra existencia, aunque pocos sean sensibles a sus efectos destructivos.

¿Por qué el libro Masonería vaticana: Los enemigos internos de la Iglesia al descubierto? ¿Cómo ha sido el proceso de elaboración del mismo?

Durante los últimos años he ido publicado algunos libros, opúsculos y artículos de corte teológico y orientación católica, de los que me gustaría destacar al menos dos trabajos: Cristofobia y Cristocentrismo. Con el presente libro, titulado Masonería vaticana: Los enemigos internos de la Iglesia al descubierto (AQUÍ), cierro por así decir el círculo, concluyendo mi contribución a este vital campo. En cuanto al propio proceso de elaboración, ha sido considerablemente más largo que el de escritura, y no se ha basado tanto en la mera investigación, como en el discernimiento escalonado a partir del estudio de las fuentes de la Tradición y el Magisterio Pontificio. Imputaré esta dedicación a mi pasado neomodernista, postconciliar, tras pasar unos años en el Seminario, donde malos sacerdotes y peores teólogos terminaron por destruir mi fe católica. Al abandonar dicha «fábrica de incrédulos» tardé una larga década en reconstruir la casa tras el terremoto. Fue un proceso de discernimiento a la luz del fuego de la Tradición, cierto, pero también una acto libre y voluntario surgido como por mera necesidad interior.

¿Cuándo comienza la infiltración de la masonería en la Iglesia católica? ¿Cuál es el objetivo que persiguen?

La infiltración masónica arranca prácticamente desde los inicios de la masonería operativa. Fue el florentino Rainiero Delci (ordenado sacerdote en 1699 y finado en 1761) el primer cardenal masón reconocido, y como tal estaba afiliado a una logia romana. Él fue el primero de una bastarda e interminable prole. Hoy por hoy, y aunque mucha disidencia controlada pretenda aparentar lo contrario, masonería e iglesia postconciliar son casi indisociables, de puro cohesionadas en su misión acatólica y disolvente: esto es, alejar de un modo u otro a las gentes del reinado social de Cristo, difundiendo bajo pretexto ecuménico auténticos disparates y aberraciones, y todo esto como si de «doctrina católica» se tratase. Tomemos como botón de muestra un ejemplo reciente: el pasado 16 de febrero, en Milán, la Fundación Cultural Ambrosiana organizó el seminario «Iglesia Católica y Masonería».

Dado su carácter conciliador, templagaitas, abiertamente masonizante, no cabe sino inferir que quien pilota la barca no es quien debería ser. Para postre, el cardenal Francesco Coccopalmerio, quien fuera presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos, dijo dos meses antes, el 16 de febrero y en una reunión con representantes masones en Milán, que existe una «evolución de la comprensión mutua» entre los «católicos» y los francmasones. Este tipo de cosas serían impensables unas décadas atrás. Hoy son común divisa. ¿Qué se pretende con ello? Es obvio: normalizar los vínculos existentes entre «Iglesia» (léase Contra-Iglesia) y Masonería, para así afianzar el sueño masónico de la fraternidad universal, un sincretismo de filiación gnóstica que repugnaría a los propios gnósticos, para quienes la vía del conocimiento requiere de una práctica iniciática vetada para las masas de perdición. Y es que la vía esotérica no es para todos, sino para una élite escogida.

¿En qué medida es el Concilio Vaticano II un triunfo para la masonería «católica»?

Este presunto «concilio», que haríamos mejor en llamar conciliábulo, supuso realmente el triunfo del proyecto masónico para infiltrar y usurpar desde dentro la Iglesia, imponiendo una Contra-Iglesia, y enviando así al desierto o a las catacumbas a la legítima y verdadera Iglesia, tal y como S.S. Pío XII la dejó al morir, el año de 1958. Cierto es que los defensores del Concilio Vaticano II, asidos a todo tipo de intereses no precisamente espirituales, son todavía legión, pero entre la feligresía «rasa» cada vez son más los detractores de este auténtico «golpe de mano» perpetrado por agentes anticatólicos al fin identificados. Para ratificar este hecho es importante leer bien a los enemigos internos de la Iglesia, especialmente a los teólogos neomodernistas, revolucionarios y herejes todos ellos, como fue el caso del P. Edward Schillebeeckx, O.P., quien con cuya crudeza habitual no tuvo empacho alguno en afirmar que «el Vaticano II fue […] un Concilio liberal, que ha consagrado los nuevos valores modernos de la democracia, de la tolerancia y de la libertad. Todas las grandes ideas de la revolución estadounidense y francesa, combatidas por generaciones de Papas, todos los valores democráticos fueron adoptados por el Concilio. Por otra parte, el Concilio no ha podido dar una respuesta a los fermentos de revuelta, que ya se preanunciaba […] Ha aceptado un poco nuestra teología, confirmándonos en nuestra investigación teológica. Nos hemos sentido libres como teólogos y liberados de sospechas, del espíritu de inquisición y condena. Pesaba sobre nosotros el espíritu de la Humáni Géneris (1950), la encíclica de Pío XII que condenó Le Saulchoir y Fourvière: las escuelas de los dominicos y los jesuitas. Todos nosotros estábamos bajo sospecha antes del Concilio y el Concilio nos ha liberado». Siempre he admirado la nada sospechosa claridad de Schillebeeckx, una de las mentes más penetrantes de la Nueva Teología.

¿Ha incorporado la Iglesia católica a su corpus ritual o teológico elementos de la masonería? ¿Cómo lo han conseguido?

Yo no diría que la Santa Iglesia Católica haya incorporado a su corpus ritual y teológico “elementos de la masonería”: semejante pretensión deviene imposible, bien por el hecho mismo de que la Iglesia, la única Iglesia de Cristo, se mantiene Una en el decurso de la Historia. Ahora bien, si aceptamos que toda la Contra-Iglesia surgida del conciliábulo es otra cosa, es decir una súper-estructura acatólica, una mega-secta paramasónica, iremos comprendiendo poco a poco la terrible entraña de estas mutaciones realizadas en apenas seis décadas de envenenamiento estructural. Y es que, para cualquier católico septuagenario con algo de memoria (¡y, desde luego, sensibilidad estética!), la percepción (de puro dolorosa) es patente, sobre todo al aproximarse al objeto de su Fe (es decir la Santa Misa, ahora “nueva misa”) desde lo externo: vemos así la reubicación del antaño altar, hogaño mesa de celebración, dando el celebrante la espalda al Sagrario; nos duele en grado sumo la supresión del latín (la lengua oficial de la Iglesia) por el idioma vernáculo en el contexto de la simplificación drástica de la liturgia; no podemos dejar de lamentar la desaparición de la figura genuina del predicador y, por tanto, del púlpito, que tanto bien hicieron en el aspecto didáctico, así como la abolición de la apologética como género literario esencial para convertir infieles y defender la doctrina de la Iglesia de ataques externos; ¿y qué decir de la progresiva omisión de las referencias de rigor al Infierno como lugar físico, o la mismísima falsificación de la realidad del pecado?; amén de una tendencia estética hacia el minimalismo no significativo (perceptible tanto en las horrendas nuevas arquitecturas postconciliares como en los mobiliarios masónico-deístas)… Todos estos «cambios», con razón, han ido vaciando las iglesias de medio mundo, lo cual es bien comprensible: lo que la feligresía necesita no es un sucedáneo paródico que el mismísimo Martín Lutero vituperaría, sino la Misa Católica de siempre, es decir la Misa Tridentina, impuesta a perpetuidad por el Papa San Pío V. Lamentablemente, el grueso de los feligreses creen que la misa «Novus Ordo» es la «católica», pero esto no es así: esta nueva «misa» fue diseñada por el nada pío y masón Annibale Bugnini, y ha logrado con creces su objetivo: acelerar la apostasía de las masas como nunca antes se hubiera previsto. Acudamos como bálsamo, en fin, a San Alfonso María de Ligorio, el Doctor de la Iglesia más odiado por la secta francmasónica, quien en su prospecto La Misa maltratada realiza observaciones tan sutiles como provechosas, y que hoy pasarían desapercibidas al grueso de los católicos más ortodoxos. La brutalización, obviamente, ha ido pareja al proceso de secularización.

La lectura de tu libro Masonería vaticana: Los enemigos internos de la Iglesia al descubierto (AQUÍ) es, sin duda, inquietante: de sus páginas podemos concluir que, a día de hoy, el Vaticano es algo más parecido a una logia masónica que al trono de Pedro…

Para ampliar AQUÍ

Así es: la Cátedra histórica fue arrasada y sobre sus cascotes se alzó la Logia de perdición. El preclaro filósofo argentino Patricio Shaw, firmante del epílogo de este libro, lo ha expresado magistralmente: «Roma está muerta y podrida, y la majestuosa fachada de Bernini es un cadáver. Se impone al mundo, bajo el disfraz de una legalidad que continuaría la legalidad histórica…».

Por último: ¿es el papa Francisco I masón o, simplemente, lo parece?

El heresiarca Bergoglio (a quien por respeto y obediencia a la bimilenaria institución del Papado declino reconocer como Papa) carga a sus espaldas con un fuerte pasado masónico. Es evidente que sus defensores, que todavía son muchos entre los neoconservadores, saldrán a defender la integridad del bueno del «Padre Jorge», pero las pruebas son flagrantes: en efecto, en su patria chica el jesuita Bergoglio fue masón, y actualmente es también rotario. Todo parece indicar que desde que usurpó la Silla de San Pedro estaría haciendo los trabajos de lo que se denominada un «masón durmiente». En Argentina es bien sabido que cuando Francisco todavía era el P. Jorge Mario Bergoglio Sívori, éste acostumbraba firmar como lo hacen sus amigachos los masones. Tomemos como ejemplo una misiva suya, fechada el 28 de octubre de 1977 y dirigida al obispo Mario Picchi, en la que podemos ver los inconfundibles tres puntos masónicos (∴) al final de su firma. Los hechos claman al cielo: por decencia y dignidad creemos firmemente que ya no es posible seguir negando lo abrasadoramente evidente, por muy doloroso que esto sea de asimilar y digerir.


22 respuestas a ««Masonería vaticana: Los enemigos internos de la Iglesia al descubierto», por José Antonio Bielsa Albiol»

  1. No leí este libro de José Antonio Bielsa Albiol pero, por los comentarios suyos recogidos en este artículo, parece acertar de pleno.
    He dejado de ir a Misa hace ya años pues empezaba a resultar obvio que era una gran farsa y gravísima ofensa a DIOS, ya no era que se estaba desviando, sino que, ya directamente era un aquelarre sutilmente dulcificado con un popurrí de incongruencias totales: “el Dios de los musulmanes, judíos y cristianos es el mismo”, … A finales del pasado diciembre me acerque a lo que hace años fue mi parroquia y distribuí unos “panfletos” sobre la siniestra y satánica declaración bergogliana Fiducia supplicans (muy bien renombrada por Miguel de S.M. como SODOMA SUPLICANS) y los efectos fueron que algunos de los “receptores del mensajito” dejaran de ponerme buena cara y acelerar el paso al cruzarse conmigo. Con lo cual quiero decir, que Satanás por medio de estos dementes masones ha realizado un trabajo de demolición impecable.
    Acerca de que la Masonería ya cumplió su función, decir que prácticamente no queda mucho más por destruir, y por cierto, ya lo hacen a cara descubierta. Solo añadir que el premio que les espera a estos masones satánicos será del mismo nivel o superior al de Judas Iscariote, Lutero y similares. De alguna manera, espero que venga rápido el día en que ya de una forma CONSCIENTE, CLARA, CONCISA e INEQUIVOCA se pida renunciar a N. S. JESUCRISTO y que, todos los cobardes y traidores, se marquen en la mano o en la frente ¡a ver si espabilamos de una vez!

    1. Eugenio, ¿acaso reconocer desde el altar a un satanista como vicario de Cristo no es escupir a Cristo? Y ya ves que no espabilan. Espabilemos nosotros y preparémonos para el martirio, por si nos toca.

      1. No sé, no sé, pero me da la impresión que aquí en este Mundo sin DIOS, todos, unos antes que otros, empezaremos a pasarlas canutas. Eso sí, a pesar de cometer errores, cabreos, caídas,… siempre defendiendo a CRISTO.
        Saludos.

      2. ¿acaso reconocer desde el altar a un satanista como vicario de Cristo no es escupir a Cristo?

        Está clarísimo que el Vicario de CRISTO no puede ser Bergoglio (lo amplío con Ratzinger, Wojtyla, Montini y Roncalli. De Luciani como que lo dejamos al margen por aquello que solo tuvo tiempo para tomar el té, ya no llegó a la campanilla).
        Con el paso del tiempo se hace más que evidente la puesta en práctica de un plan «siniestro» para hacerse con el control de la humanidad, en que se hacía imprescindible la toma de la figura del Papa por ser único opositor real, es por ello que la Iglesia se encuentre actualmente eclipsada -solo temporalmente-. Este Plan siniestro global está diseñado y dirigido por Satanás y permitido «por algún tiempo» por DIOS. Quién no lo vea o entienda de esta forma, se queda corto en su apreciación sobre lo que está sucediendo en estos «últimos tiempos».
        Por otra parte resulta sorprendente el enorme número de «supuestos» católicos despistados al respecto. No sé sí es más por cuestión de cobardía, de raciocinio bajo mínimos unido a indiferencia a la búsqueda de la Verdad -aunque solo sea por curiosidad- o de una total falta de honestidad. Posiblemente se dé todo conjuntamente.
        Ya desde Su presencia entre nosotros, JESÚS padeció cruel suplicio en su crucifixión, flagelación, golpes, escupitajos, falta de gratitud e indiferencia, todo ello se ha alargado a lo largo del tiempo hasta hoy en día. Que aprovechen estos hijos de Satanás pues les queda poco tiempo en su orgía de odio, locura y muerte.

        1. Chiquicientos millones de supuestos católicos no quieren reconocer los hechos y verdades que expones, Eugenio, porque se quedarían sin el falso consuelo de unos falsos sacramentos, sin la falsa seguridad que les brinda el falso clero, sin la falsa comodidad que pagan al precio de la fe. Y comprendo tanta falsedad porque Cristo nos ama con tal heroicidad que merece lo que tanto nos cuesta darle: a nosotros mismos.

          1. Muchos consideran a DIOS, en concreto a N. S. JESUCRISTO, como un ser implacable con su Justicia, es cierto pero puntualizando mucho. Lo que todo el género humano tiene que tener claro es que DIOS es Amor. No es un DIOS frío o un Juez cruel con condenas eternas a diestro y siniestro. DIOS es Amor; vuelvo a repetir, DIOS es Amor, es tan entregado a Nosotros que nos quiere para Sí.
            Hay una referencia capital en la escena de la Pasión: CRISTO crucificado en medio de otros dos condenados. Uno revolviéndose en su dolor increpando a Nuestro Señor, el otro suplicándole que se acuerde de él cuando vaya a su Reino. JESÚS como Rey y Señor de la Tierra (de todo el Universo) y del Cielo le dice: Hoy estarás Conmigo en el Paraíso.
            Tenemos igualmente a María Magdalena, una mujer al igual que Dimas que, para nosotros, son unos personajes para apartarnos por innata repulsa mundana. Y dichos personajes se vuelven desesperadamente hacia Él y Él lo acoge.
            Nosotros, somos una piltrafa como pecadores. Lo único que nos salva es nuestra esperanza (al igual que María Magdalena y Dimas) en N. S. JESUCRISTO y en su Santísima Madre la Inmaculada Virgen María.
            El algo tan sencillo como lo de nuestra salvación y, al mismo tiempo, nuestra condenación, que NO debemos tener ninguna duda en darlo todo y apostar por Ellos.
            ¡Viva CRISTO Rey! ¡Viva la Inmaculada Concepción!

    2. Le agradecería que me indicase el o los artículos del derecho canónico en los que se basa para dejar de ir a misa.

      Por otro lado ¿Vé mucha diferencia entre su postura y la de Lutero con su «libre examen»?

  2. Hemos pasado de la masonería personal a las organizaciones supranacionales masónicas que dirigen el mundo, el NOS/M( CFR, Trilateral, Bilderberg, ONU, OTAN, Banco Mundial, UE, Reserva Federal, City, por citar solo las primeras que se vienen a la memoria… pues toda organización internacional hoy en día, está tomada, así como cualquier gobierno del país más perdido o; como dicen los Protocolos de los amos para sus lacayos masones de izdas y dchas; cualquier partido con sus tendencias propias, etc etc etc… No obstante, la, digamos, primitiva, folclórica… simbólica, pervive, junto con sus amenazas y juramentos personales; especialmente como control a sus grados con responsabilidad. Como se cartearon Mazzini y Pike, hay otra masonería dentro de las masonerías, y oculta a las mismas, formada por algunos de los más altos grados de las normales, que rinde cuentas y obediencia a los que controlan todas y con ellas al mundo, como se dijo en esas cartas. Por ejemplo, a la logia B´nai B´irth, exclusiva de marranos anglosionistas( de donde ha salido toda la conspiración moderna a nivel mundial, con un océano de sangre ).
    Bergóglio no solo es el resultado de toda la serie de exabruptos vaticanos previos, sino de un antiquísimo proyecto, que, como avanzó el hereje Roca, no solo pretendía el control del papado, sino la adulteración/destrucción de la fe verdadera, en pro del demoníaco orden de Satanás/humanista.
    Bueno, resumiendo… hacer de menos a la masonería tradicional, forma parte de ‘su’ estrategia; pues nunca dejó su poder, sino que permanece, más oculto que nunca bajo una sociedad, toda, presa del sistema masón, al servicio de la granja marrana.
    Como siempre, si se quiere tener un visión clara; antes de perderse en el follaje de las palabras, hay que alejarse y ver el bosque. Alejarse, y no acercarse sin haberlo visto antes.

    1. Se dice, y no es descartable, vistos los hechos; que el Vaticano siempre, o casi siempre, estuvo tomado; pero, de una forma, como sólo podía estarlo por entonces, rodeado de una gran fe popular. Hoy abonada la ignorante cultura a una ingeniería de siglos, es inconsciente del grado de degeneración alcanzado; y el Vaticano ya está maduro para salir del armario. Se dice, que el dios de la Sixtina, pintado por el famoso humanista; no es tal, sino la visión simbolico-esotérica del predomino en la sombra de ‘la razón’ de Lucifer( Satanás, digan lo que digan ). Y, en realidad, sigue siendo una aberración representar al Creador, al Padre; no así al Hijo, única personalidad que tomó el Poder para sí, en relación con los humanos. Con todo, el Padre es inconmensurable y, por tanto, carece de forma u aspecto propio, pues puede tomar cualquiera. Es el espíritu( santo )del Padre, lo que habita en nosotros, cuando somos capaces, esporádicamente, de conseguirlo. Pues uno solo es el bueno, y no cabe( quiere caber )donde no habita el bien.
      Nada es ajeno al Padre( ni la nada ), nada es «fuera de» él. De hecho, fuera de; no tiene sentido. El espacio y el tiempo nos han sido dados por él. El Padre, no es solo el Universo, porque es lo que vemos y lo que no vemos; el pasado y el futuro no existen ante la ausencia del tiempo.
      Pero en fin, de lo dicho, mucho es conjetura, y es por culpa de conjeturas así( o más interesadas ), como se puede ir adulterando las escuetas palabras que pronunció el Hijo, y que son las que de verdad deberían preocuparnos.

  3. Antes de la masonería era la orden del Temple, y antes de esta orden, el druidismo, su inicio proviene de la Sumeria. Siempre han estado ahí, en las sombras cuando no gobiernan y al público cuando gobiernan. Se les conoce por sus rituales de sacrificio de sangre a su dios para sus objetivos. Cuando se habla de principados y potestades en el evangelio, significa que nuestra lucha está más allá de los cuerpos de carne humanos. Los han denominado ángeles para el bien y demonios para el mal, para no asustar, al no ser alcanzable a los ojos humanos, están en otros planos dimensionales fuera de nuestra realidad, los que duermen, solo creen que existe esta realidad y su creador. Entre el sesgo en la teología, la ingeniería social y tanta desinformación en la historia oficial, se ha creado un laberinto psicosocial muy difícil de salir.

    Saludos cordiales

    1. De hecho, el Cristo, al referirse al Bautista, dijo que era el mejor de los humanos nacido de madre… pero, a su vez, el último ‘mono'( sirva la expresión, y con perdón, Elías )en el Reino( de los Cielos, que el Elegido nos trajo, con su Verbo plasmado en el Evangelio… a ser posible, el de Leví ). En otra ocasión se dijo que el Padre, reina en el Cielo, y este mundo/vida, es el escabel de sus píes ). Jesús, por abundar en el tema, afirmó también que tenia reservada una de las moradas que le concedió el Padre, para su pequeño rebaño; creo recordar…
      Así que, resumiendo; en efecto, parece que hay otro mundo mejor donde la mies y la cizaña no están mezclados como en este. Pero, no es bueno cavilar, sin pruebas( y el Diablo es facilitador de abundantes bulos al respecto )al respecto, pues lo más fácil es caer en las trampas/tentaciones degenerantes del Malo. Y terminar inventándose uno cábalas y talmudes.

      1. Esa referencia de lo que dice Cristo, significa que el recipiente humano (Homo sapiens) es un híbrido de la parte del homínido (clave genética, matriz), con la parte espiritual endosada, que le permite crear cultura, que antes no podía. Despertar y orientarse al espíritu, aparte de controlar la parte anímica para que no se manifieste satanás, la parte del homínido (el pecado original de donde proceden todos los males), se va revelando todo lo demás que no alcanzan los ojos de carne. Valor se necesita para controlar la parte anímica, cuanto más alcanzas a ver, más comprensión tienes del reino del bien (espiritual) y también del reino del mal (material), es proporcional al estar hibridado en el recipiente humano. Por lo tanto, es más importante sentir el espíritu, el mejor guía, que confiar a ciegas en lo escrito por otros, el humano al no ser perfecto, el mensaje espiritual se mancilla al interpretarlo el humano y si este lo transmite con su verbo, así sucesivamente hasta imprimirlo en libros, evidentemente que habrá malas interpretaciones escritas y mucha desorientación interesada.

        Saludos cordiales

        1. La sabiduría lítica no procede de la masonería, por sino lo sabía. Evidentemente que hay una diferencia entre la masonería del siglo XVII y la masonería especulativa que denomina moderna, pero es astilla del mismo palo. La mejor obra de la masonería fue la Catedral de Chantres, se usó la cábala numérica sinárquica, una imitación a la cábala acústica Atlante del pasado. Los Atlantes dominaban la cábala acústica y lítica, esta sabiduría se ha perdido.

          Saludos

    1. Excelente entrevista, sublime respuesta a las preguntas, es un honor escucharte Sr. Bielsa, coincido con usted, con Pío XII, el último Papa antes de apoderarse la masonería. Desde mi punto de vista, y seguro que de muchos más, fue asesinado, y los Rothschild se adueñaron del Vaticano. Desde la City de Londres, Vaticano, Wall Street, la agenda de gobierno mundial, van de la mano con la subversión ideológica, Hollywood, drogas, eliminación del patrón oro, impresión dinero-deuda, guerras en nombre de Sion, expropiación de recursos y su expansión territorial, hasta dar con el armamento del control total del cerebro, para implantar el nuevo Ordo Novus Seclorum. Sus furcias mediáticas e inteligencia artificial, nos hacen creer que somos cuatro gatos, pues os digo que somos muchos y tenemos el apoyo del verdadero Dios. Hasta me río en gracia al saber el resultado de la batalla final espiritual inminente. Fuerza y Honor, que la batalla está ganada.

      Saludos cordiales

  4. El pueblo elegido fue adulterado por algunos pueblos con los que tuvo contacto, bien como conquistador, bien como conquistado. Esos pueblos basaban sus creencias en las primitivas creencias tribales: la adoración a los elementos naturales; o sea, pura superstición: el jefe y el brujo, para el mejor control de una tribu dócil; justo lo que se pretende actualmente, así de arcaico. En el fondo, esos rituales se basan en el predominio animal de la fuerza: la ley de las bestias, que es la que se quiere revivir con el NOS/M, por muy tecnológico que este sea. Sólo ha habido esa fuerza en el mundo, y va de la mano del instinto genético, la herencia animal que todos llevamos implícita. A esta constante solo se opuso una idea ajena a la dinámica de este mundo/vida. Anunciada por los profetas, se materializó en el Cristo: el humano no debe tratarse como un animal, por muy inferior que sea, ya que todos somos hermanos de un mismo PADRE. Por tanto, ‘abel’, se debe a la misericordia, y ‘caín’ al instinto materializado en el sacrificio.

    La fuerza, el sacrificio está en este mundo/vida desde que el hombre comenzó a serlo; antes que la misericordia. Tomó mil caras a lo largo del tiempo, pero nunca cambió su espíritu. Es el gnosticismo del becerro de oro, de baal, de todos los ídolos en el fondo. El gnosticismo/brujería/superstición de los primeros ataques marranos a la incipiente Iglesia de Jesús, donde fraguaron las actuales taras que hoy se promocionan sin medida. Siempre han llevado la batuta contra la Verdad los labradores arrendatarios asesinos( de turno )que desviaron al pueblo elegido; Sinagoga de Satanás; son sus excrecencias el islam, los protestantismos, la masonería simbólica( previa adulteración de la gremial ) y el desvío de la propia Iglesia. Todas estas ideas destructoras se basan hipócritamente en la mentira y el crimen.
    El notable impulso que surgió de la venida del Hijo, tablarasa sobre el clasicismo genocida, fue rapidamente contestado por el Mal, en un lento proceso de adulteración, que hoy explosiona desatado.
    La masonería gremial cristiana dio paso a la simbólica, que fue sustituida por los marranos mediante testaferros, oro y crimen. Los elementos marranos que aparecen en la obras de arquitectura del pasado y del presente, obedecen a la conspiración en la sombra de los de siempre, sea a titulo personal, sea como marca para sus iguales. Tomada la masonería, de inmediato se protestatizó, valga la expresión. A la masonería regular se enfrento desde la misma, la irregular para poder aplicar la estrategia de las antítesis relativas, mediante el engaño de los subordinados y profanos.
    A través de ambas, introducidas en las sociedades desde puestos de mando, se enfrentaron las naciones y los bloques de naciones. La masonería esotérica( satanismo )es otro engañabobos para masones y profanos, con la particularidad de que los que la idearon la imaginan burla, siendo realmente una oda a Satanás. A través de estos engaños barrocos, se ha desarrollado un amazónico follaje, el mejor pajar para esconder la aguja.
    El Cristianismo es claridad, va de frente; y si no va así, no lo es, por mucho que se lo haga llamar; y ya sabemos quien está detrás.
    El gnosticismo del brujo chamánico, del mago persa, del marrano ancestral, del masón simbólico, de todo tentáculos de Lucifer, engaña con la sonrisa buenista mientras apuñala por la espalda. Confunde, aturde, lía, y sonríe, como el toro Rockefeller.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad