Miley, Ayuso y el supuesto Jefe del  Estado

Siento mucho lo que voy a decir, pero mi conciencia y principios, me obligan a ello.

El Rey está desnudo, y alguien lo tiene que decir…

La Constitución, que ahora el régimen sanchista, comunista y bolivariano, está derogando, por la gatera, establece en su artículo 56 que “El Rey es el Jefe del  Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el  funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales,  especialmente con las naciones de su comunidad histórica…”, etc.

¿Y qué ha hecho el Rey  ante los continuos desplantes a don Javier Milei, presidente argentino, elegido democráticamente, y por amplia mayoría…?

Pues negarse a recibirle en su penúltima visita a España, para recibir una medalla de la comunidad de Madrid, y otras distinciones y reconocimientos.

Es decir, que Felipe VI actúa en total sintonía con el régimen sanchista, y no deja de ser un apéndice del   mismo.

Ignorando  sus deberes como  Jefe del Estado, que le impone y exige el  artículo 56 de la Constitución.

Ha pasado a ser un jarrón chino, en acertada expresión de Felipe González sobre los ex presidentes del gobierno.

Aunque hay uno, Zapatero, que más que un jarrón chino, es un forúnculo en el culo de la nación española, por el mal que da.

Y otro, Rajoy, que se empeña en escribir unos libros que nadie lee, donde intenta justificar su injustificable gobierno, y cobardía congénita, que nos ha llevado al actual estado de  cosas.

La señora Ayuso ha intentado templar gaitas con la gran república argentina,  nación a la que tanto debe nuestra Patria, ya desde los tiempos del general Perón, que nos abastecía de carne y trigo, después de la guerra incivil, y cuando España tenía todos los mercados cerrados, básicamente por falta de dinero para importar.

Los generales Franco y Perón, en total sintonía, se apoyaron mutuamente, y no nos faltaron los productos básicos, a crédito, que huelga decirlo, España pagó religiosamente.

Yo he estado en Argentina, y me he sentido como  en casa.

Argentina es una prolongación de nuestra Patria, y los españoles se sienten argentinos, y los argentinos españoles.

Y es algo que ningún presidente del  gobierno, por maniqueo que sea,  conseguirá impedir nunca, pues son sentimientos naturales, forjados durante siglos.

Felipe VI tenía una ocasión magnífica de demostrar que es alguien, que pinta algo, y que cumple con  sus deberes constitucionales, establecidos en el artículo citado previamente.

Pero ha preferido no hacerlo, y quedar como  lo que es, un apéndice del gobierno.

Desgraciadamente, tendrá el mismo destino que suelen tener los apéndices, ser extirpados.

Académico, jurista y escritor.   https://www.graueditores.com


6 respuestas a «Miley, Ayuso y el supuesto Jefe del  Estado»

  1. Si algo demuestran esto 10 años de ausencia de reinado de Felipe VI, es lo falso que ha resultado ese apelativo de «el Preparao».
    La preparación no es solamente hablar idiomas o saber para qué es cada cubierto o copa en la mesa, y el Rey uno de los grandes problemas que tiene es que carece de un mínimo de formación en cuestiones básicas de política, de España, de decoro nacional etc etc. Le llaman «el Preparao» cuando en los temas nacionales en realidad es «el analfabeto».
    Alguien le debería regalar el libro que en el siglo XVII Juan de Mariana le escribió a Felipe III para que fuera un buen Rey.

  2. Felipe va a la guerra, de la mano de Pedro Sánchez, y viaja a tres repúblicas «tapón», donde vamos a emplazar parte de nuestro débil ejército…
    Mientras tanto, estamos siendo invadidos y okupados por los moros, pero, para detener esa invasión, por lo visto NO TENEMOS EJÉRCITO.
    ¡Vaya m… de gobierno, y vaya…Rey!

  3. Que es EL REY DE ESPAÑA, nadie lo duda, pues es público y notorio, al menos hasta que le den la patada en el culo…
    ¿Pero Jefe del Estado…?
    NO LO TENGO NADA CLARO.
    Es un 0 a la izquierda, y, realmente, NO PINTA NADA.
    El régimen comunista sanchista le menosprecia, un día sí, y otro también, l,e manda de recadero al extranjero, sin acompañamiento alguno de un ministro, etc.
    Y ÉL SE DEJA.
    Veámos que dice la Constitución al respecto:
    ART. 56, 3.: «La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendadps en la forma establecida en el artícuclo 64, CARECIENDO DE VALIDEZ SIN DICHO REFRENDO…».
    ART. 64, 1.: «Los actos del Rey SERÁN REFRENDADOS por el Presidente del Gobierno y, en su caso, por los Ministros competentes…».
    2. De los actos del Rey SERÁN RESPONSABLES LAS PERSONAS QUE LOS REFRENDAN».
    Al enviarle solo, acompañado únicamente por un alto jefe militar, que ni siquiera es el JEFE DEL ALTO ESTADO MAYOR, que sólo tiene RANGO DE SECRETARIO DE ESTADO, le colocan en una difícil posición, PUES LE HACEN RESPONSABLE DE LA POSIBLE GUERRA CONTRA RUSIA, REPRESALIAS CONTRA ESPAÑA, ETC., lavándose las manos, como Pilatos, PEDRO SÁNCHEZ Y SU BANDA.
    (Y digo banda, por no decir organización criminal).

  4. Mucha visita, a Estonia (*) donde no se nos ha perdido nada ¡¡¡y no tiene h… para visitar Ceuta y Melilla!!!

    (*) en Estonia, en la ciudad de Tallin (Reval en alemán) estuvo la redacción de la, «Hoja de Campaña» de la División Azul, apoyada supongo por los servicios de la Compañía de Propaganda asignada al 18º Ejército alemán del Grupo de, Ejércitos Norte.

  5. El «rey», por si alguien lo dudaba, está demostrando que es una marioneta en manos de Sánchez, quien le maneja a su antojo.
    ¡Si hasta le ha «desahuciad» de la residencia real de LA MARETA, en LANZAROTE, para instalarse él allí, con Begoña, conseguidora del dinero público que él adjudica libremente, y sus socios y amiguetes!
    Será rey, al menos sobre el papel -el papel lo aguanta todo-, PERO NO PINTA NADA…

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad