Ministro Marlaska, exponente y representante del “mal gobierno”

mm

El pasado miércoles 4 de septiembre, los medios de comunicación dieron la noticia que, en Barcelona, una muchacha de 26 años había sido asesinada  de una puñalada asestada en el pecho en un local de ocio nocturno junto al puerto de la ciudad,  para robarle el teléfono móvil.

Por lo visto dos jóvenes delincuentes, que estaban igualmente en el local,  le habían quitado el móvil sin oponer resistencia, la muchacha acto seguido habría buscado a la seguridad privada del establecimiento, éste habría conseguido recuperar el móvil sin mayores problemas, pero al marcharse del local uno de los dos delincuentes habrían asestado una puñalada mortal en el pecho a la muchacha y otra en el abdomen al vigilante. La muchacha murió antes de llegar al hospital y el vigilante se recupera después de haber sido operado.

El suceso supone un nuevo episodio en la ola de homicidios y asaltos armados que se están cometiendo en Barcelona en los últimos meses, como consecuencia del deterioro del orden público que sufre la capital catalana en particular (y toda España en general),  desde que los podemitas con el apoyo de los socialistas del PSC-PSOE ocupan la alcaldía, y los separatistas el gobierno regional.

Resulta triste que la gente joven o de cualquier edad frecuente estos ambientes donde no se encuentra nada bueno, pero más triste aún que este error de ocio es que, por un mísero teléfono móvil, haya alguien tan canalla que sea capaz de apuñalar a una muchacha joven hasta matarla y también a un guarda de seguridad. Aquí me gustaría ver a los jueces cuando exigen “proporcionalidad” en la legítima defensa,  cómo se calibra ahora la proporcionalidad, cuando uno está muerto o en el hospital, porque la legítima defensa “proporcional” va a la zaga de la acción y de la iniciativa del agresor,  y si vas a la zaga y dejas la iniciativa al malhechor te puedes encontrar con que después de permitirle esta iniciativa y asestar él el primer golpe para responder luego “con proporcionalidad”,  ya no tienes capacidad de respuesta, porque estás muerto o camino del hospital. Y que conste que yo estoy a favor de la proporcionalidad pero cuando ello es posible, que no siempre lo es, o mejor dicho, con malhechores armados casi nunca lo es.

Lo que interesa destacar de este lamentable suceso ha sido la reacción desconsiderada e hipócrita del Ministro del Interior, muy lejos de hacerse cargo de la situación ha pretendido restarle importancia, como si la vida humana de una persona inocente careciera de ella.

Si triste ha sido el resultado de esta muerte, de una persona joven asesinada de esta forma tan absurda por un indeseable, tan lamentable o más ha sido después la reacción del Ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska, que en lugar de hacerse cargo de que este suceso es un daño irreparable para la víctima que es muerta en la flor de su vida, y para su familia, que ve salir a su hija por la puerta y ya no la vuelve a ver viva nunca más, y que entre sus competencias tiene la de la seguridad ciudadana de los ciudadanos, y esa muerte significa que él ha fallado como Ministro del Interior respecto de esta persona, y aquí no valen estadísticas porque cada vida es única.

Sin embargo, el Ministro en lugar de hacerse cargo de todo esto le faltó tiempo para salir en las noticias diciendo que según las estadísticas España era de los países donde menos crímenes de este tipo se producían, como si cuando se habla de una vida sirvieran de algo las estadísticas o como si con semejante sandez o semejante excusa la joven pudiera recobrar la vida y levantarse, y los padres recuperar a su hija.

Con frecuencia se habla que el PSOE tiene una gran desconsideración a las víctimas del terrorismo, pero con esta reacción y estas declaraciones del Ministro del Interior hay que añadir que la desconsideración es también a las víctimas de la delincuencia común y hacia sus familias que con el cuerpo presente de su hija tienen que soportar encima que el Ministro “responsable” de la lucha contra la delincuencia en lugar de sobrecogerse por lo sucedido y hacer una reflexión o un examen de conciencia sobre qué parte de culpa tiene él como Ministro del Interior de permitir que rufianes como estos campen a sus anchas por las calles amedrentando y agrediendo a la gente sin ninguna consecuencia, quiera restarle importancia recurriendo a las supuestas estadísticas.

Es posible que en otros países haya más crímenes, pero lo que es seguro es que en esos países no hay el altísimo grado de impunidad de la que gozan los criminales de toda índole en España.

El buen Gobierno es el conjunto de medidas de la acción de gobierno tendentes al bien común que satisfacen el interés general con eficacia, eficiencia, trasparencia, y honestidad, y en este sentido la acción del gobierno del PSOE en materia de seguridad ciudadana y orden público no puede ser más contraria al concepto de “Buen Gobierno”,  como los carteristas del Metro de Madrid saben muy bien y se aprovechan de ello día tras día.

Fernado Grande-Marlaska (izquierda), junto al DAO de la Policía Nacional, José Ángel González (centro) y al DAO de la Guardia Civil, Laurentino Ceña

“Democracia” etimológicamente significa el “gobierno del pueblo”, pero en el actual estado de cosas,  el pueblo no es el destinatario de la acción de gobierno, sino que indeseables como estos asesinos gozan de más derechos que los ciudadanos pacíficos, en un sistema político donde rufianes de esta calaña campan a sus anchas con toda impunidad,  y ello significa que el sistema no puede ser más antidemocrático, en cuanto que no está al servicio del pueblo frente a la delincuencia o para protegerlo de ella, sino contra el pueblo.

Lo saben muy bien no sólo los carteristas del Metro y del Museo del Prado, sino también esas personas que se han ausentado de su casa unos días por vacaciones, o esas mujeres mayores que viven solas y han salido por la mañana con el carrito de la compra al mercado, y cuando han regresado a su casa se han encontrado  que les han entrado en su piso y les han cambiado la cerradura y quedado a vivir ellos o incluso se lo han “traspasado” a un tercero, y la ley en lugar de amparar a esta mujer que se ha ausentado para salir a la compra, o a esta familia que ha dejado la casa vacía por unos días para disfrutar legítimamente de unas vacaciones, y que la policía llegara y sacara a los intrusos, -como sería lo lógico y normal si España fuera un Estado al servicio del Pueblo, es decir “democrático” y un Estado “de Derecho” es decir donde las leyes estuvieran orientadas al bien común y protegieran a quien tiene que proteger-, lo que hace es todo lo contrario, la familia que regresa de sus vacaciones o la señora mayor que vuelve con su carrito de hacer la compra, se queda en la calle y con lo puesto, porque la Ley no la ampara a ella, sino a los que le han reventado la puerta para colarse dentro. Y encima si la mujer o la familia le da de baja de la luz o del agua para no tenerles que pagar encima los recibos de todo lo que gasten, el juez los mete en la cárcel por cortarle los “servicios básicos”, que esto ya es el colmo del despropósito.

Ante este panorama de Ministro del interior que pretende justificar una muerte escudándose en las estadísticas, se me vienen a la mente 4 reflexiones:

1.- la primera que este es otro inepto más, que sólo por ser militante homosexual o por ser rojo o por ambas cosas a la vez fue encumbrado en su día por la propaganda de los medios de comunicación como un gran Juez, como ya hicieran también con el Juez Baltasar Garzón y con muchos más,  cuando no vale un duro. Los medios de comunicación fabrican “ídolos” de la nada, es el efecto de la propaganda roja y mentirosa (valga la redundancia) sobre las masas.

2.- La segunda reflexión es que si malo me parece como Ministro, cómo de malo no será igualmente como Juez, y así se explican algunos pronunciamientos judiciales de los Jueces y Tribunales, que muchas veces dices pero cómo es posible que sean tan injustos. ¿qué cómo? porque habrá otro inepto al frente que es incapaz de hacer una cosa como es debido. Zapatero o Perro Sanchez como Presidentes del gobierno son peores imposible, pero ¿qué pasaría si además fueran jueces? Y volvieran a su Juzgado o Tribunal, con ellos la iniquidad y la injusticia estaría garantizadas en ese tribunal.

3.- Si algo puede estar poniendo de manifiesto la alta concentración de Jueces y Fiscales en los Gobiernos del PSOE (de éste y de los anteriores) es que esto puede ser la punta del iceberg de un Poder Judicial en manos de la ultraizquierda. Todo el mundo advierte que el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo están en manos de la ultraizquierda (PSOE, Podemos, ERC, Bilduetarras, etc), pero podemos estar no advirtiendo que el Poder Judicial está igualmente en manos de los mismo, con lo cual no hay separación de poderes ni hay democracia, porque no habría garantía de legalidad y Justicia.

4.- Fernando Grande-Marlaska cuando fue nombrado Ministro del Interior por el Gobierno del PSOE de Perro Sanchez,  estaba desempeñando el cargo de Vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a propuesta del PP que lo había designado en noviembre de 2013. Este hecho pone de manifiesto la politización de la Justicia en la ultraizquierda y el papel del PP como Caballo de Troya de la ultraizquierda para engañar a su propia masa social. El famoso voto útil -que es el voto más inútil de todos- del PP aparece por aquí también como el Río Guadiana. ¿Y por qué digo esto? Parece evidente:

    1. a) Resulta que en el CGPJ todos los vocales son rojos, los que elige el PSOE pero también los que elige el PP que son igualmente lo que elegiría el PSOE si los eligiera a todos, porque el PP elige a Grande Marlaska, que tiene que ser muy del PSOE para que lo hayan nombrado Ministro después. No sé si es que los del PP son así de tontos o son así de Caballo de Troya para engañar a sus votantes.
    2. b) Y aquí se ve cómo el voto al PP es el voto más inútil de todos, porque entrega el Gobierno de los jueces en su integridad a la ultraizquierda, eligiendo vocales en la parte que le toca, que son tan del PSOE tan del PSOE, que acto seguido el PSOE los nombra Ministros de su Gobierno, que no es un cargo cualquiera. Los indecisos que sigan viendo en el PP el voto útil que ya veremos por dónde sale ese voto “útil”.

Todo esto lo que demuestra es el “mal gobierno” que impera en España, y hasta qué punto la propaganda roja tiene engañada a la gente. Esta joven lo ha pagado muy caro.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*