Monarquía vs República y viceversa

Conste que ni la monarquía (ni la república son per se ni problema ni solución, ni buena la una ni mala la otra, ni viceversa. Su eficacia o inutilidad depende de quiénes y cómo las lleven a la práctica. Ni hay que sacralizar o amar la primera, ni denostar o temer la segunda, ni viceversa.

La izquierda sigue soñando con una república sólo porque su odio a la monarquía es tan visceral e irracional como el que profesa a la propia España. El problema es que la república con la que sueña sólo la entiende revolucionaria, totalitaria y antinacional. Por eso destruyó la oportunidad que supuso la Segunda; de la Primera mejor ni hablar.

Por su parte, la derecha intenta defender una monarquía de nuevo aquejada gravemente de una de las dos enfermedades terminales de toda monarquía: la vaciedad; la otra, el absolutismo, está erradicada. El emérito fugado se encargó de vaciar a la monarquía “El rey reina, pero no gobierna” creyendo que la blindaba para siempre al hacerla irresponsable («inocente»); y además echándola en manos de sus enemigos seculares, la izquierda. Qué gran error. Lo que hizo fue dejarla hueca, sin raíces, ajena, incomprensible, injustificable y, por ello, prescindible sobre todo para las nuevas generaciones. Por eso defenderla, como intenta la derecha, es muy difícil; y en justicia imposible a tenor del ejemplo tan nauseabundo como destructivo, personal e institucional, de tal personaje. Su hijo ha heredado, por lo tanto, un trono virtual restringido al papel couché. (Sobre la monarquía actual AQUÍ una visión de Blas Piñar)

España debió acabar con la monarquía en 1814 no dejando regresar el rey felón por su traición manifiesta o en 1931 tras la huida cobarde de Alfonso XIII. En ambas ocasiones debió implantarse la república como inmunización contra la enfermedad borbónica, dinastía que tanto mal nos ha prodigado. El problema en ambos casos fue que la izquierda sólo entendía la república antinacional y revolucionaria, mientras la derecha se empeñó en hacerse cómplice de la monarquía en vez de corregirla y sanarla para consolidarla como piedra angular única, verdadera e insustituible de la unidad, soberanía e independencia de la Patria.

El periodo de gobierno del Caudillo fue una providencial y perfecta simbiosis entre monarquía y república. Monarquía porque  tuvo a su frente una cabeza, un “monarca”, y república presidencialista por coincidir la jefatura del Estado con la presidencia del gobierno en él; asistido además por una “aristocracia” imbuida de sus mismos valores e ideales, contando con el apoyo unánime del pueblo al cual se consultó, democráticamente, en lo esencial. Aquella etapa fue la materialización hasta lo humanamente posible de la mejor fórmula de gobierno defendida por Santo Tomás de Aquino; incluido el hecho de que las leyes fueron en lo posible inspiradas en la doctrina social y moral de la Iglesia. Sus resultados de todo tipo son incuestionables; por eso se vilipendia tan desaforadamente. Ahora bien, porque fue etapa providencial, tanto en la persona del “monarca” y “presidente republicano” como en las circunstancias de todo tipo, es irrepetible.

El problema actual sigue siendo el de siempre. La derecha, siempre egoísta y cobarde, se empeña –o se ve obligada– en intentar defender una monarquía vacua, sin arraigo, desacreditada, prescindible, que pende de un hilo, en vez de corregirla, la cual es, por ello, fácil blanco de la izquierda que esgrime contra ella una república utópica fácil y atractiva de vender como panacea y solución mágica de todos nuestros males, ocultando que en realidad sería el paso intermedio a la verdadera: totalitaria, opresiva, antinacional, destructiva de la nación y de la Patria, así como de la libertad, soberanía e independencia del pueblo español; en el colmo de la incoherencia, pretende una república en la que el presidente asuma el mismo vacuo papel que ahora el rey –gastos incluidos—, lo que sería sustituir al uno por el otro, o sea, cambiarlo todo para que todo siguiera igual… o peor aún, si imaginamos lo que sería una república presidencialista en la que un socialista desempeñara al tiempo la jefatura del Estado y la del Gobierno: una terrible dictadura. Así pues, la monarquía caduca por haber incumplido su principal papel, defendida injustamente por la derecha, no tiene alternativa republicana porque la izquierda sólo la entiende totalitaria y antinacional, y la derecha ni quiere oír su nombre.

España se encuentra de nuevo en la tesitura de sufrir una monarquía inane o caer en una república dictatorial. Y es que ni izquierda ni derecha serían capaces de llegar a un acuerdo sobre la implantación de una república nacional verdadera que sustituyera a la monarquía porque, aunque lo hicieran, la izquierda no tardaría en empujar a dicha república hacia la dictadura, proceso que la derecha no sabría ni sería capaz de neutralizar.

PD-1.- ¿Volveremos entonces a mirar, como casi siempre también, a las Fuerzas Armadas? Esta vez ni están ni se las espera, ausentes más que nunca antes, y peor aún, sin personalidad ni categoría para asumir el deber y la responsabilidad de enderezar la autodestructiva deriva nacional.

PD-2.- La bandera roja y gualda NO es monárquica, NI representa a la monarquía, es la de España, la de la Patria y la nación española.


22 respuestas a «Monarquía vs República y viceversa»

  1. Lo importante es que gobiernen personas decentes y competentes, y esto no lo tenemos en el actual régimen político, pero sí lo hemos vivido los que conocimos el régimen anterior, con mayores libertades individuales reales, y no formales.
    En cuanto a eso que se ha repetido machaconamente de que la democracia (para mí, «Demorragia») es el menos malo de los regímenes, porque garantiza «la alternancia». «Alternancia», ¿para quién y para qué? Será importante para los políticos (es decir, para esos seres que dicen que tienen «voluntad de servicio»; o sea, voluntad de servirse y representarse a sí mismos), porque, de esta manera, todos ellos tienen posibilidades de «tocar poder». Pero, para una persona normal, cuyas ambiciones se reducen a formar una familia, vivir con estabilidad y dejar un mundo mejor a sus hijos, ¿contribuye en algo poner patas arriba todos los panes cada 4 -o menos- años? ¿Es eso una forma de «progresar»? …
    Y no digo nada sobre la situación actual, en que los políticos no miran hacia quien los ha elegido (salvo durante las campañas electorales), sino hacia los «amos» (suyos y nuestros), que son los que les ponen como caciquillos o capataces, para que hagan méritos ante ellos, y no hacia quienes los han elegido «democráticamente».

  2. ¿Qué gran error? O, mejor, ¡que gran traición obediente a las logias e impulsada por el más sucio egoismo!
    Porque la secular revolución impulsada por la Sinagoga de Satanás (Nº.Sor. dixit a S. Lucas en el s. I) se sintetiza en la lucha contra “el Trono y el Altar”.
    El “trono” prácticamente cayó con las revoluciones francesa y americana, y las que siguieron, quedando ahora prácticamente solo uno, el inglés, trufado por el sionismo-masonerías desde Cromwell.
    Si se volviera a la monarquía tradicional, representativa del pueblo (de los pueblos, con sus “fueros y cortes”) y fiel a la religión católica, ese sería el ideal. Pero ese trono ya está abatido. Ahora Francisco están destrozando lo que quedaba del “altar”.

    1. Totalmente de acuerdo Juan.
      DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO
      En un reciente comentario publicado como artículo en el EED dejé muy claro que las casas reales actuales son TODAS Illuminatis y obedientes a la masonería.
      La inglesa, mal llamada Windsor es, además, homosexual y pedófila siendo su máximo exponente Carlos III, amigo íntimo del «gran» SIR James Savill… el mayor homosexual pedófilo de la historia de la humanidad.
      Esto es lo que hay.
      La Monarquía Católica Tradicional de los españoles de bien y, por supuesto de los carlistas, va a renacer sin Bergoglio y a pesar de él.
      Gracias, Juan

  3. «Los Borbones: ¡Jamás, jamás, jamás!. Dijo el masón de Prim, y los del mandil lo mataron.
    Los Borbones, supuestamente «reeducados», los volvieron a traer Franco y Carrero, y los mataron (a Carrero a las claras, a Franco en la cama)

    1. Cada cinco minutos escribo: «los Borbones son nuestros enemigos»… TODOS son masones Illuminatis y los de «Borbones de Franco» ni reeducados ni nada.
      Los «reeducadores» de Franco, eran, también, TODOS masones…
      Franco hubiera podido seguir con su «modelo»… pero desde 1953 su preferencia fueron las «bases americanas», Ike Eisenhower, la CIA…. todas las delicias de los masones americanos y, por supuesto esta puta «democracia» de la que disfrutamos ahora.
      El modelo HONESTO, SENSATO y HONORABLE era haber seguido con los que lucharon y murieron por DIOS y por la PATRIA, el Requeté -mayoritario – y la Falange…. pero NO eran del agrado de los Estados Unidos y el «jefe» se decide por vender su alma al diablo…. de forma voluntaria o amenazado… solo lo sabe DIOS NUESTRO SENOR.
      Pero ustedes pueden elegir… mi modesta y humilde idea es que lo hizo de forma voluntaria…
      El Evangelio nos lo indica muy claro…. por sus obras los conoceréis…
      Saludos a todos
      DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO
      Estoy de acuerdo contigo, ANONIMO, en lo de los Borbones, JAMAS, JAMAS, JAMAS y que lo mataron por eso, eso ya es harina de otro costal.
      La harina se entiende SIN INSECTOS…

      1. Lamentablemente, amigo Íñigo, los hechos históricos NUNCA son tan fáciles de entender ni de explicar como tu propones. Y de ahí que cada cual se incline a construir su propia opinión sobre los mismos. Debido, generalmente, a que ignoramos los motivos reales (ocultados, sistemáticamente, casi siempre) que inducen -o fuerzan- a cada gobernante de turno, previo sopesar de pros y contras, para tomar una determinada decisión sobre una cuestión cualquiera.

        1. Muy estimado y querido, JESUS, como la respuesta no se puede escribir en 10 minutos, intentaré contestar argumentando las muchas cosas que sé de Franco y que, pueden – pueden, repito – ser faciles de entender.
          Un abrazo, querido y admirado, JESUS.
          Nuestras diferencias NO son las ideas, sino los HECHOS.
          Solo escribir, lo que expresaba mi padre, buen conocedor de Franco y, su padre – mi abuelo -, idem de lo mismo, siempre siguiendo al gran militar de HONOR que era Mola…. si lo hubiéramos «pillado» en Pamplona el 19 de julio, otro gallo nos iba a estar cantando…
          Mola fue asesinado… seguro… y Sanjurjo, es probable.
          DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

  4. Nada que hacer … es un pueblo que desde hace siglos IDOLATRA a sus traidores
    “ si fueran extranjeros los enemigos de su dicha entonces sería el primero en combatirlos; pero todos los que agravan y perpetúan los males de la nación son españoles”
    Amadeo de Saboya al renunciar al trono de España

  5. Y si encima está al frente un psicópata, como en todas las dictaduras comunistas, apaga y vámonos. Y además títere de los psicópatas asesinos degenerados globalistas masónico-satánicos..
    Estamos apañados.

  6. Brillante artículo, que suscribo totalmente.
    Yo diría que las Fuerzas Armadas, ni están ni se las espera…
    Es más, me atrevería a decir que ni siquiera existen, pues hoy por hoy no son más que una ONG más.
    ¡Dios nos coja confesados cuando haya un conflicto con Marruecos, que lo habrá, y más pronto que tarde!

  7. Sólo un grupo de personas integras, de valores absolutos, dispuestas a dar sus vidas por el bien de sus gobernados, podría resistir, por poco tiempo, el acoso de quienes hoy ostentan el gobierno mundial, de los que hacen valer su fuerza acumulada y cohesionada superior, como único derecho real. Sin embargo solo encontraremos frágiles eslabones, uno o mil; por donde rompen la cadena de mando.
    No es casual el embrutecimiento progresivo desde las aulas, que les permite obtener esclavos (felices de serlo, y sin saber que lo son) sin incentivos ni valores, fácilmente manipulables desde los medios de ingeniería social.
    Si cuando mejor hemos estado es, con los RRCC y con Franco, creo que es porque si hay integridad moral (e inteligencia), es más difícil corromper a uno o dos que a varios, porque basta una manzana podrida entre un montón, para que se pudra todo el cesto.
    Si una de esas personas, una o dos, falla… se la quita y se pone otra. Para eso si podrían valer unos comicios, así como para ratificar cualquier decisión medianamente importante.

    1. Desde quitar un escudo/bandera con nocturnidad y alevosía, hasta empezar a volar presas, bloquear recursos, permitir invasiones y crímenes, arruinar a todos, etc etc etc Para eso entramos en la UE, para que nos roben y nos maten. Las decisiones ya vienen votadas de la Reserva Federal B´nai B´irth

  8. La patria la conforma la sangre del pueblo que pisa ese territorio que ha conquistado en soberanía nacional, con un líder carismático o rey de la sangre pura, donde el espíritu se manifiesta en la patria tan querida. No vale la pena perder más tiempo con el asunto, la patria ha muerto, porque ya no hay pueblo de sangre pura, por eso no tenemos Rey carismático. Solo queda sobrevivir a esta tribulación y unos pocos, aprovechar la oportunidad cuando se presente, en la vía de liberación espiritual que sigan.

    Saludos

  9. En mi modesta opinión la monarquía adolece de un defecto estructural gravísimo. A lo largo del tiempo (suponiendo que es hereditaria) es inevitable que produzca energúmenos como Carlos II El hechizado, Fernando VII el felón o Carlos I, el megalómano que supeditaba el bienestar de la Nación a su capricho personal y así siguiendo aparecería necesariamente3 un montón de inútiles

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad