Mons. Argüello: más de lo mismo igual a peor

Al nuevo Secretario de la CEE, Mons. Luis Argüello, hay que recordarle aquello de que lo que mal empieza, mal acaba… en este caso para nosotros, claro. Otro que tal baila, otro del que nada, nada, podemos esperar los católicos, sino más mundanidad y componendas con nuestros enemigos.

Compartir
mm

Tras las correspondientes intrigas y conciliábulos, que los hubo y hay, la plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha designado como su nuevo Secretario, y a la vez portavoz, a Mons. Luis Argüello García, hasta el momento obispo auxiliar de Valladolid, de cuya biografía podemos destacar que después de coquetear con el marxismo-comunista en su juventud, sintió la llamada del Dios –pecadores arrepentidos quiere el Señor– y decidió apartarse del mundo para hacerse sacerdote, ejercicio durante el cual volvió al mundo del que había, al parecer, renegado. De esa forma, y prácticamente siempre a la sombra del buen árbol de Mons. Blázquez, corona su trayectoria con este nombramiento.

Mons. Argüello

Sobre el nuevo Secretario de la CEE, viniendo de donde viene, sólo hay que decir que «más de lo mismo igual a peor», y vamos, rápidamente, a demostrarlo.

Si leen en cualquiera de los medios, pues todos, lógicamente, las han sacado, sus primeras declaraciones, y por ello puede que las más importantes para catalogarle, porque suelen ser las menos meditadas, las más espontáneas, esas en las que suele traicionarles a todos el subconsciente, verán lo que sigue:

* Una mentira gorda, porque alardea de que la cosa le ha sorprendido, de que no tenía ni idea, ni siquiera lo sospechaba, y no sólo eso no se lo cree nadie, porque siempre hay conversaciones previas, sino que él mismo se delata cundo dice que la noche de ayer, o sea, la previa a su designación, no pudo dormir, luego sabía por dónde iban a ir los tiros, máxime siendo el candidato, el valido, de Blázquez, cuya penosa influencia entre los obispos sigue en alza; y es que todos están hoy en día y desde hace mucho cortados por el mismo patrón.

* Ni una sola palabra sobre Dios, Nuestro Señor, Nuestra Santísima Madre, a la necesidad urgente e imperiosa de oración, de penitencia, de predicar el Evangelio en su totalidad, con valentía y perseverancia, sin adulterarlo, sin tergiversarlo.

* Y mucha, muchísima porquería mundana y clerical repitiendo hasta la saciedad esa cantidad de tópicos modernistas, vacíos, estúpidos, incomprensibles, inexplicables, penosos, zafios y bochornosos, como lo de la «Iglesia de salida» (¿?) –será porque van quedando pocos en ella–, que la Iglesia no son sólo los obispos, «escuchar» (¿?), diálogo –¿de sordos y besugos?–, etcétera.

La barca española de Pedro sigue en manos de malos barqueros, por lo que Nuestro  Señor prefiere seguir haciéndose el dormido, ya que lo que ve nada le gusta. Obispos mundanos que todo lo fían en la Constitución –atea y perseguidora de Dios y su Iglesia–, en los hombres y en ellos mismos. Por eso lo dicho: Mons. Argüello nuevo Secretario de la CEE: más de lo mismo igual a peor. Ya lo verán.

Sigamos nosotros obedeciendo antes a Dios que a estos hombres, por muy obispos que sean; seamos fieles a Cristo, el verdadero pastor que nunca nos abandona, ni nos engaña; confiemos en la maravillosa intercesión de Nuestra Santísima Madre, que vela por nosotros y a cuyo Inmaculado Corazón todo se concede; mantengamos nuestra Santa Fe, esa que ellos han perdido hace mucho, y así, nada nos turbará, nada nos espantará, ni siquiera esta clase de malos pastores que dispersan las ovejas tras convertirlas en borregos.

Compartir

2 thoughts on “Mons. Argüello: más de lo mismo igual a peor”

    1. Estimado seguidor: mil gracias por la corrección en cuanto a la designación oficial del cargo, que ya hemos incorporado. Y mil gracias por su comentario, porque si del artículo y análisis lo único que ha encontrado equivocado es eso, viniendo de alguien «bien informado» como parece usted nos congratula y anima a seguir en la línea. Saludos cordiales

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*