Mons. Víctor Manuel Fernández (a) «Tucho»: todo un modernista de manual

El papa Francisco I, que parecía muy calladito últimamente, ha vuelto a hacerlo. En esta ocasión nombrando nada más y nada menos que Prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, o sea, el guardián de la ortodoxia doctrinal católica, a Mons. Víctor Manuel Fernández (a) «Tucho», arzobispo de La Plata. ¿No tenía a otro menos heterodoxo? Pues se ve que no.

Sobre este personaje, bastan tres apuntes:

  • Que le guste y prefiera que le llamen «Tucho», sin más, ya lo dice todo.  Los cargos, y más los eclesiásticos, como los militares e institucionales, no pueden rebajarse a la vulgar condición de los apodos, porque pierden la autoridad, el respeto y la dignidad que le son inherentes. Igual con la moda del tuteo.
  • Fue autor de un patético y penoso panfletito titulado «Sáname con  tu boca» que trataba sobre el beso, o los besos, nada menos apropiado para un clérigo, sobre el cual, «Tucho» manifiesta aún hoy día: «…hay grupos contrarios a Francisco que están enfurecidos, y que llegan a usar medios poco éticos para perjudicarme. Por ejemplo, hace años que se refieren a un librito mío que ya no existe, que hablaba sobre el beso (…) En aquel momento yo era muy joven, era párroco, y trataba de llegar a los jóvenes. Entonces se me ocurrió escribir una catequesis para ellos a partir de lo que significa el beso (…) lo que hacen estos grupos extremos es decir: «Miren la baja calidad que tiene este teólogo, miren la tontería que escribió, miren el bajo nivel que tiene». Ya hace años que me humillan con citas de ese libro (…) Pero una catequesis para un grupo juvenil no es un libro de Teología (…) el Papa habla de mi currículum menciona que fui decano de la Facultad de Teología, pero al mismo tiempo dice que fui párroco de «Santa Teresita». Ya que para él es importante que un teólogo se meta en el barro…»; es decir, sostenella y no enmendalla, para nada aquello de que es de sabios, y humildes, rectificar.
  • Y ahora algunas de sus afirmaciones que no dejan lugar a dudas: respecto a cómo va a ejercer su nuevo cargo: «…debo tratar de no perseguir ni condenar. De hecho, mi predecesor el cardenal Ladaria no lo ha hecho. Pero sí puedo llamar a conversar, hacer un llamado de atención, pedir una clarificación, seguir un proceso de profundización de algo que no está claro….». Sobre la bendición a parejas sodomíticas: «…entiendo que «matrimonio» en sentido estricto es sólo una cosa: esa unión estable de dos seres tan diferentes como son el varón y la mujer, que en esa diferencia son capaces de engendrar nueva vida. No hay nada que pueda compararse con eso y usar ese nombre para expresar otra cosa no es bueno ni correcto. Al mismo tiempo creo que hay que evitar gestos o acciones que puedan expresar algo diferente. Por eso pienso que el mayor cuidado que hay que poner es en evitar ritos o bendiciones que puedan alimentar esa confusión. Ahora, si una bendición se da de tal manera que no provoque esa confusión, habrá que analizarlo y confirmarlo. Como verá, hay un punto en que se sale de una discusión propiamente teológica y se pasa a una cuestión que es más bien prudencial o disciplinar». En materia doctrinal, como prácticamente en todo en nuestra Santa Fe, eso de ni sí ni no, sino todo lo contrario se llama modernismo, herejía que ya un santo Papa detectó, definió como la herejía de las herejías y condenó, advirtiendo que es tan peligrosa, que cuando se detectara a uno caído en ella debía apartársele sin miramientos, pues no hay nada peor que el veneno que mata lenta, muy lentamente, sin enterarte, pero que te mata.
  • Por último, les dejamos con un vídeo de este personaje en el que creemos, también, que lo dice todo… él mismo: AQUÍ

5 respuestas a «Mons. Víctor Manuel Fernández (a) «Tucho»: todo un modernista de manual»

  1. Hay un aspecto positivo con todo lo que está pasando en la Iglesia y ¡cómo no! con este sujeto en particular –“Tucho”-: hace que sea tan evidente el desmadre y la ruptura total, ya no solo contra la sapientísima Tradición de la Doctrina de CRISTO, sino contra el más elemental sentido común. Este Tucho es un estafador barato calcado a imagen y semejanza del sumo bufón de Bergoglio.
    Cualquier fiel a CRISTO con un mínimo de sentido común se apartará de estos dementes.
    Quien insista defendiendo a estos demoledores de medio pelo, es evidente que dejaron hace tiempo de ser no solo cristianos, sino además personas que han entrado en barrena (en caída libre) contra la realidad, decencia, conocimiento y vida.

    1. De acuerdo Eugenio.
      Este «Tucho» sustituye «al» Ladaria, otro jesuita del mismo pelaje.
      No creo que la Iglesia de Bergoglio vaya de mal en peor sino que se ha instalado en el mal hace tiempo y nadie sabe quien es el peor.
      Saludos,
      DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

      1. Desde el CVII se pretende destruir la Iglesia, por lo que el Mal ya estaba instalado antes de Bergoglio. Lo que ocurre, es que los anteriores a Bergoglio, de alguna manera se guardaban las formas de cara al fiel de a pie. Ahora van a cara descubierta, lo cual (como dije en el anterior comentario) es bueno en el sentido de que ahora hasta los “fieles de a pie” son conscientes de tamaña deriva. Hoy en día, aquel que defienda a Bergoglio habrá que tenerlo como elemento totalmente hostil a CRISTO y a la humanidad ¡así de crudo! Estamos entrando en una etapa de la historia extremadamente difícil y el que no quiera verlo ya es una cuestión ajena al sentido común más elemental y ya no digamos a la Doctrina Cristiana.
        Lo del vídeo de Tucho ¡tela marinera!
        Saludos

    1. Parece que es cierto lo que escribes…. en el video los gestos de este impresentable…
      Y su aspecto NO es precisamente tranquilizador.
      DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad