¿Morir por Gayropa?

Supongo al lector enterado de la creciente intervención de la OTAN en Ucrania, escenario favorito de la Guerra de Biden. La destrucción de Rusia, su división en el mayor número de Estados imaginables y la obtención a precio de saldo de una energía que ahora el gobierno de Moscú vende como le conviene, son los sueños dorados de la plutocracia atlantista, pues lleva acariciando tal escenario desde 1918, por lo menos, cuando el presidente Wilson pensaba que Rusia era demasiado grande. Y es cierto, Rusia es muy grande, ocupa una porción enorme del espacio eurasiático y está llamada por su simple extensión a ser una gran potencia, un imperio.

Al gayropeo medio le resulta difícil comprender que un país económicamente pobre, no muy desarrollado, con unos índices de consumo y de bienestar social más bajos que los de la Unión mal llamada “Europea”, pueda ejercer un papel tan decisivo en la escena internacional. No merece la pena explicarle al gayropeo que la potencia de una nación (el propio término “nación” le suena antiguo, obsoleto, reaccionario) no depende de los dólares por habitante, sino de su potencial militar y de su capacidad de afirmación política. Si el interlocutor es un español, la situación se vuelve desesperada. ¿Cómo explicarle estas cosas al obtuso súbdito de un Estado fallido, de un chiringuito en quiebra? Hace tiempo que la soberanía española es un fantasma del franquismo y que la política exterior es algo que nos dictan desde Bruselas, Berlín o Rabat. ¿Cómo una antigua nación que ha renunciado a toda política propia, que deja que sus aguas territoriales se las apropien Marruecos y Argelia, puede entender la firmeza de los rusos a la hora de defender su espacio estratégico? ¿Cómo una España que es incapaz de ejercer su soberanía dentro de sus fronteras va a compartir la determinación de Vladímir Putin de defenderse? Bastante tenemos con mantener en su zozobra este pseudo Estado de tente mientras cobro.

Pero dejemos al español con su ovina ignorancia de res inoculada: no tiene remedio. Pensemos, sin embargo, como europeos de los de antes, de los de verdad, como herederos de la tradición cristiana y clásica, como nietos de Atenas, hijos de Roma y amantes de Florencia, como oyentes de Bach y de Mozart, como lectores de Goethe y de Balzac, como discípulos de Platón y de Schopenhauer, como fieles de aquel mundo que se suicidó en 1918 y que ha sido suplantado por una bárbara corporación de usureros, picapleitos y contables con sede en Bruselas. Imaginemos, por ejemplo, que Biden consigue su guerra, que Putin pica el anzuelo y tenemos un conflicto a gran escala en Europa. Con las estadísticas en la mano, no cabe duda de que la OTAN es la más fuerte y que su ejército de mercenarios, cyborgs, drones y robots vencería sobre el papel a una Rusia defendida por soldados de carne y hueso, con una patria y un Dios. Pero la guerra no es un videojuego: la todopoderosa OTAN acaba de ser humillada en Afganistán por una horda de aldeanos creyentes en el Corán y en su tradición tribal. El mundo es más grande y complejo que un campus de la Ivy League, señor Biden. ¿Y son estos generalísimos de gameboy los que pretenden invadir y despedazar a la Santa Rusia? ¿Van a triunfar el caduco Biden y el ambiguo Macron donde fracasaron Ladislao de Polonia, Carlos XII, Napoleón y Hitler? ¿Es el ejército de autómatas arcoiris  superior en valor, dureza y resistencia a los drabants suecos, a los grognards del Gran Corso, a las legiones prusianas? Permítasenos expresar nuestro escepticismo.

Lo primero que debemos preguntarnos es quién representa los valores europeos. ¿Acaso lo hace la Unión mal llamada “Europea”? ¿La Gayropa del borrado de la identidad cristiana de nuestro continente? ¿La que persigue y discrimina positivamente al europeo nativo frente a los seres de luz recién llegados de África? ¿ La que “reinterpreta” y “resignifica” nuestro pasado para condenarlo y escupir sobre nuestros muertos, sobre nuestras glorias, sobre nuestra Tradición? ¿Merece la pena que movamos un dedo por defender la dictadura de la ideología de género, el aborto libre, la extinción la familia tradicional, el cambio de sexo de los menores de edad y las agendas veganas, multiculturales y animalistas? ¿Alguien que merezca el nombre de europeo va a luchar y morir por defender el feudo de Irene Montero, de Alberto Garzón y del doctor Sánchez, por mantener en el poder a quienes tienen como objetivo islamizar y africanizar a Europa? ¿Luchar por los que han violado la tumba de Franco y deshonrado la memoria de media España? ¿Dar la vida por quienes excluyen a los hombres “demasiado heteros” y “demasiado blancos” de los puestos de trabajo? ¿Ir a la guerra por Greenpeace, Black Lives Matter, el papa Francisco, la niña Greta, Bill Gates, Zuckerberg y el lobby lgtbi?

Si eres hombre, heterosexual, nativo europeo, cristiano, amante de tu tradición, la OTAN es tu enemigo, el agente de tu extinción, el enemigo declarado de tu tradición cultural, de tu nación, de la supervivencia de tu pueblo y de tu cultura. La OTAN es el brazo armado de la Gran Sustitución y del alud migratorio. La OTAN es la ideología de género, el aborto, el capitalismo transnacional. La OTAN es la mezquita que se construye y la catedral que se convierte en supermercado.

Europeo: ¿de verdad vas a morir por Gayropa? Si queremos que lo que hasta hace una generación hemos llamado civilización europea tenga algún futuro, más nos vale que la OTAN, la Unión mal llamada “Europea” y los plutócratas que las sustentan sufran en Rusia la misma suerte que las divisiones de Hitler.

Para El Manifiesto


4 respuestas a «¿Morir por Gayropa?»

  1. Es un negocio , un juego de intereses, si el Presidente de Rusia, es un freno para los dueños del dinero y sus planes de corromper la humanidad, entonces, la guerra hibrida esta servida y esto no es un concepto nuevo, se lleva haciendo siglos.- Y ojo la infiltración, en Rusia, también es total.-

    1. Pienso que el mayor enemigo del mundo civilizado es China, que rápidamente se va expandiendoi por África y Asia, colonizando las materias primas, etc.
      Hoy por hoy, creo que USA y RUSIA deberían hacer frente común para poner a China, con más del veinte por ciento de la población mundial, etc., en su sitio…
      En otras palabras, estas luchas intestinas creo que perjudicarán a USA, a Europa, o lo que queda de ella,k y a Rusia, en beneficio de China.

  2. Que jodan a la OTAN -que no es sino el BRAZO ARMADO de la puta SINAGOGA DE SATANÁS-; y, por supuesto, que jodan a la DEMONÍACA Unión anti-Europea.
    ¡Que jodan al maldito sistema!.

    Primero, Ucrania, me importa un CARAJO. Y segundo, a mí, Putin, NO me ha hecho nada.

    NO quiero saber absolutamente nada de las guerras MASÓNICAS de los cochinos HIJOS DE LA VIUDA.

  3. Yo pienso que Estados Unidos está intentando montarle a Rusia un nuevo «afganistán» (trampa en la que cayó la antigua U.R.S.S.) y con el mismo objetivo: hundirla económicamente. Si lo consiguieran, el desmembramiento de Rusia podría venir asociado a la consiguiente ruina económica.

    Espero que el imperio «angloca» no lo consiga. Es más, me encantaría que Rusia le ganara este pulso a los EE.UU.-OTAN sin disparar un solo tiro. Lo cual sería doblemente conveniente, no solo para Rusia, sino también para Ucrania y el resto del mundo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad