Nª Sª la Real de la Almudena y España

El 9 de noviembre se conmemora en Madrid la fiesta mariana de Nuestra Señora de la Almudena.

La imagen de Santa María la Mayor, hoy conocida como Santa María de la Real de la Almudena, fue encontrada en el año 1085, tras la conquista de Madrid (Magerit [1]) por Alfonso VI El Bravo. La fecha de esta reconquista no se sabe con certeza y tampoco los detalles de la misma, aunque hay versiones de la intervención de los nobles segovianos Fernán García de la Torre y Díaz Sanz de Quesada en su conquista; también del Cid Campeador en su descubrimiento. Hoy existen mal nacidos españoles que dicen que fue solo “conquista” por los agresivos recién nacidos reinos cristianos que atacaban al centenario Al-Ándalus; Dios los confunda. Posiblemente Madrid cayó en manos cristianas en 1083, antes de la toma de Toledo, pero no fue hasta dos años después cuando se descubrió la imagen

Monumento en la Cuesta de la Vega

La tradición dice que Alfonso VI hizo voto de buscar incansablemente la imagen que se sabía había sido escondida por los antiguos pobladores antes de la conquista musulmana, por orden del Obispo de Toledo, D. Raimundo [2]. Una tradición apunta a que la imagen había sido traída por el Apóstol Santiago, o uno de sus discípulos, y se custodiaba, como tantos otros tesoros cristianos en la Sede Primada de Toledo, muchos de los cuales terminarían en la Cámara Santa de Oviedo y otros lugares, huyendo de su destrucción por los sarracenos. Pero no se lograba ese descubrimiento de la imagen oculta. Por ello mandó pintar una imagen sobre los muros de la antigua mezquita musulmana, la cual tenía en su mano una flor ¿de lis?

Tras la caída de Toledo el rey leonés insistió en la búsqueda, organizándose una rogativa pidiendo por su descubrimiento.  Al final de la misma se celebró una procesión, durante la cual, al pasar, el 9 de noviembre de 1085 frente a la alhóndiga (Almudith, al-mudy o almudín, es decir, depósito de cereales), o bien junto a una torre de la muralla (al-mudayna, o ciudadela) próxima a la puerta que daba a la vega del Manzanares, se desplomaron unas piedras. Como resultado, quedó al descubierto la Imagen, y es tradición que aún conservaba encendidas dos velas, con las cuales había sido “emparedada” casi 370 años antes, en el 712, para evitar su profanación.

La imagen fue llevada solemnemente a la Iglesia de Santa María, donde fue colocada en el Altar mayor y permaneció hasta el día 25 de octubre de 1868, cuando fue demolido del Templo. Entonces fue trasladada Convento de las Religiosas Bernardas del Santísimo Sacramento (hoy Iglesia Arzobispal Castrense), en cuya Iglesia estuvo expuesta al culto hasta el 29 de mayo de 1911, momento en el que fue solemnemente trasladada a la Cripta de la Nueva Catedral que se construía en honor de su Advocación.

Durante La Cruzada de 1936-39, la imagen milagrosamente permaneció intacta en la Cripta.

Y, ya que hablamos de aquellos trágicos y gloriosos años, tan malignamente tergiversados, no olvidemos que en las proximidades de la Catedral, y seguramente muy cerca de donde apareció la imagen, fueron fusilados muchos creyentes “caídos por Dios y por España”, como hasta hace muy pocos años aún se recordaba. Las obras del bodrio arquitectónico adosado a la catedral, levantado para guardar las colecciones reales, fue la excusa perfecta para hacerlo desaparecer.

Hagamos memoria, en este mes de noviembre, de aquellos buenos españoles, pidiendo por ellos y por que, a su vez, los caídos intercedan por esta agónica e irreconocible España.

[1] Jaime Oliver Asín, Historia del nombre de Madrid, 1958
[2] Jesús Junquera Prat: S. M. de la Almudena Única Patrona de Madrid (https://catedraldelaalmudena.es/Unica_patrona/default.htm). Consultado el 10 de enero de 2012.

3 respuestas a «Nª Sª la Real de la Almudena y España»

  1. Pues precisamente esa Virgen María (la Virgen María) es la prueba de la Reconquista. Y encima ha resistido a las 3 hordas gordas de orcos que hemos padecido: el sarraceno, el déspota ilustrado y el bolchevique. Gran fe tuvieron aquellos que la escondieron, y los que la buscaron.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad