«Nefarious», por el P. Javier Luzón (ex-exorcista)

P. Javier Luzón

P. Javier Luzón Peña (1952), es Premio Extraordinario de Licenciatura en Filosofía (1976). Becario del Ministerio de Educación y Ciencia, se dedicó entre 1974 y 1980 a la docencia universitaria y a la investigación en el campo de la Antropología Filosófica.

Sacerdote desde 1980, fue formador en dos seminarios, y trabajó como capellán en la pastoral universitaria y juvenil, colaborando en parroquias. En 1984 se doctora en Teología. Desde 1985, se ocupó preferentemente de la pastoral matrimonial, impartió ejercicios espirituales y cursos de formación a casados, a jóvenes y a sacerdotes, y colaboró en actividades de culto y formación organizadas por Hermandades y Cofradías.
Ha impartido abundantes cursos de Teología, y ha sido Profesor en el Centro diocesano de Teología de Getafe, de Antropología Teológica y de Sagrada Escritura. Actualmente imparte cursos de Biblia y de Patrología en parroquias de Madrid.

Fue exorcista entre 1995 y 2015 en las diócesis de Córdoba y de Madrid. Es Vicario parroquial y Capellán Coordinador de un Hospital, en Madrid.

¿Tras haber sido exorcista muchos años, cómo valora la película Nefarious?

Para mí, es el mejor trabajo que se ha hecho en el cine sobre estos fenómenos preternaturales.

¿Hasta qué punto considera original el profundo diálogo entre un poseído y un psiquiatra ateo?

El guion es lo mejor de la película. Sin moralismos, consigue mantenerte interesadísimo e interpelarte respecto a muchas cuestiones malignas de nuestra sociedad.

Incluso es muy significativa la figura del sacerdote que no cree en el demonio, ni en el infierno…¿Le parece una buena representación del modernismo en la Iglesia?

Así es. Como dijo Benedicto XVI, al explicar por qué publicó “Jesús de Nazaret», el gran problema de la teología en el siglo XX ha sido la negación -por parte de la teología talmúdica judía, de la teología protestante y de parte de la teología católica- de la existencia de lo espiritual y, entre ello, de los diablos. Todo lo reducen a metáforas, a literatura; todo se reduce a psicología.

Aunque la lucidez malévola del propio poseído deja claro al espectador que no es un simple loco, que dice cosas sin sentido…

Y el propio psiquiatra ateo va derrumbándose progresivamente sobre su increencia acerca de los diablos.

¿Considera que es una manera muy inteligente de evangelizar a través de una película intrigante, de misterio, hacer que el espectador se plantee cosas esenciales para nuestro destino eterno?

Así lo entiendo. Pienso que es la traslación al ámbito cinematográfico de las conocidas “Cartas del diablo a su sobrino” del gran Clive Staples Lewis (conocido por el gran público por sus “Crónicas de Narnia»).

Salen a la luz temas candentes como la eutanasia, el aborto, vistos realmente desde el propio demonio, atrocidades que el mundo moderno considera derechos y libertades…

Es demoledora su crítica a quienes los presentan como logros de la modernidad.

Desde el punto de vista teológico, ¿Qué destacaría como especialmente relevante entre las afirmaciones que hace el poseído?

Muchas cosas, entre ellas la visión sobre la creación, sobre la batalla entre el bien y el mal, sobre la grandeza de nuestra libertad, sobre cómo nos ama Dios y cómo nos odian los diablos, sobre el modo de atacarnos éstos, etc. Mis anotaciones en un documento de formato times tamaño 14 ocupan 8 folios. He sido profesor de Antropología teológica muchos años (que es la materia en la que se trata de estos temas), y puedo decir que Nefarious es un gran resumen de esa asignatura.

¿Cómo puede ayudar esta película a creer que el demonio existe y el infierno es eterno?

El que la ve, recibe muchos argumentos para comprenderlo.

¿Por qué recomendaría la película a creyentes y a no creyentes?

Porque está muy bien hecha, acierta en mostrar temas profundos de forma entretenida, no se pasa miedo, la interpretación de los dos actores principales merecen el Óscar y, sobre todo, porque ayuda a despertar el sentido crítico ante tantas realidades a las que hemos podido acostumbrarnos.


4 respuestas a ««Nefarious», por el P. Javier Luzón (ex-exorcista)»

  1. La pelicula de William Friedkin(se documentó muy bien antes de filmarla) » El Exorcista» es digna de análisis,especialmente lo que Max von Sydow dice.
    Curiosamente hay algo que sí frena a los demonios,es la Virgen María.
    Llamamos hoy sicópatas a lo que antaño se llamaba demonios.
    En tiempos de infestación como los que tenemos hoy en día campan a sus anchas porque no tienen depredador.
    Es decir que debe existir la figura de los depredadores de demonios consagrados a San Miguel Arcángel.
    Más aún en España porque estamos siendo invadidos por estos.

    1. No se puede calificar de otro modo -psicópatas, demonios- a gente que se dedica a asesinar en masa a sus congéneres inyectándoles veneno a guisa de vacunas una y otra vez, rociándoles desde el aire todo tipo de metales pesados y sustancias tóxicas de manera alevosa, reiterada e indiscriminada, saqueándolos a impuestos, asfixiándolos con restricciones de todo tipo, envenenando el agua y los alimentos,.. Es desolador, pero más aún lo es la inacción, el borreguismo, el cretinismo de la turba que se niega de manera contumaz y aberrante a aceptar y afrontar la realidad. Si existe el Mal, si existen los demonios, que está claro que existen porque ya se han desenmascarado, también tiene que existir el Bien, con mayúsculas, y un Dios que luche por él y que vele, defienda y proteja a los buenos, pero para merecer la protección divina es imprescindible que los buenos planten cara y no cesen un instante en la batalla contra el Mal. Esto no ha hecho más que empezar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad