Ni lo uno ni lo otro (ni lo tercero)

De la manera que enseguida veremos se manifiesta un forista al que le crispan irremediablemente sus nervios todos los autores que se manifiestan más o menos críticos con el nazismo; palabra, por cierto, que a él no le gusta, pues la considera un invento de la propaganda comunista. El término que él prefiere para referirse a esa ideología es el de nacionalsocialismo.  No hay problema: nacionalsocialismo.

Para este forista, el nacionalsocialismo es una ideología buena; para mí, sin negar que en verdad pueda albergar aspectos buenos, es «en su conjunto» una ideología criminal, deshumanizante, totalitaria, perversa, genocida (al principio no lo fue, pero acabó siéndolo), fomentadora del odio a los judíos, inhumana, incompatible con el ser cristiano… Por lo demás, también atesora aspectos buenos el marxismo, y no digamos el anarquismo, y hasta las superestrellas y galácticos del mundo del fútbol; en definitiva, que no hay corpus doctrinal ni realidad humana, por muy tóxicos o errados que estén, de los que no puedan sacarse aspectos nobles, justos, propositivos.

Creo que el Magisterio de la Iglesia opina lo mismo que yo; perdón por la aparente inmodestia de esta expresión, aunque no es mi intención… Y el testimonio de tantos cristianos que se enfrentaron a la ideología nazi o nacionalsocialista, y que por tal enfrentamiento fueron asesinados, es sobradamente elocuente: algunos son oficialmente santos y beatos de la Iglesia, como el franciscano capuchino Maximiliano Kolbe, el carmelita Tito Brandsma… Testimonios como el de la llamada iglesia confesante (rama o sección de la comunidad protestante en Alemania que se enfrentó a Hitler, y que cuenta con testigos o mártires como Dietrich Bonhöefer, entre no pocos otros), o como los integrantes del grupo de la Rosa Blanca: verdadero semillero de ecumenismo de la sangre al haber sido sus víctimas asesinadas por el régimen nazi o nacionalsocialista un grupo integrado por cristianos reformados, por católicos y hasta por algún ortodoxo, tal el caso del joven Alexander Schmorell (canonizado por la Iglesia Ortodoxa Rusa).

Este forista, del que omitiré el alias con el que concurre a determinados sitios de Internet a depositar sus injuriosas deyecciones (agazapado tras un alias, claro, como los buenos cobardes), ya ha tenido ocasión de meterse conmigo, más concretamente con mis escritos, sobra aclarar que de muy malos e injuriosos modos, que incluyen los insultos y las sumarísimas descalificaciones. Nada que me sorprenda ya, conociendo un poco el pecado, digo el pescado.

Así pues, se expresa como sigue (el texto va tal cual lo expele este individuo, sin corrección alguna):

<<agitprop es un termino puramente comunista, analfabeto integral y sinverguenza. los fascistas no hacen eso. son victimas de ello. borrego. los fascistas siempre han sido las victimas de la propaganda de agitacion y mentiras fabricadas por los comunistas como el holocuento . hijo de puta y sinverguenza.>> <<eres un descerebrado y un comunista. ya salio el imbecil de turno con el insulto facil de los «nazis». os quitan ese insulto y no sabeis decir nada mas. eres un comunista basura. asi sois la mayoria de supuestos «conservadores» unos sionistas. comunismo y fascismo existen. pero eso de «nazis» no es mas que un insulto de comunistas. en este diario de sionistas os quitan este insulto y sois incapaces de decir algo mas. sois una basura unos cobardes y unos sionistas de mierda. la gran mayoria de escritores de este diario cobarde.>>

Sin comentarios. Considero que la ideología comunista es una doctrina completamente errada, mas ello no ha sido óbice para la existencia de personas comunistas que han sido aproximadamente lo que suele entenderse por personas honestas, idealistas, apasionadas por la justicia social; engañadas, ciertamente, por una ideología criminal y fraudulenta como se ha manifestado sobradamente que es el marxismo, solo que esas personas particularmente encarnaron en sus vidas valores humanos. Algunos de tales comunistas fueron hasta poetas de la talla del peruano César Vallejo y el español alicantino Miguel Hernández, por solo citar dos nombres sobradamente conocidos y celebrados de una prolija lista posible en la que asimismo habría que incluir a artistas plásticos, filósofos, cineastas: de entre estos últimos, en Italia los nombres de Luchino Visconti, Michelangelo Antonioni, Pasolini, Ettore Scola, Bertolucci, Nanni Moretti; en España, Juan Antonio Bardem; en la época dorada de Hollywood, el fenómeno del macartismo o caza de brujas decretada contra todos los cineastas sospechosos de comunismo, quienes no debían ser precisamente pocos

Hasta el extremo de que sin la menor duda de ninguna clase, la nómina de autores clásicos del mundo del cine que se dejaron influir por la doctrina marxista alcanzó incomparablemente cotas de mayor calidad artística que las alcanzadas por los cineastas que se dejaron influir por el nacionalsocialismo. Nadie en su sano juicio dudaría de este dato. Vamos, ni punto de comparación; es algo que ofende a la inteligencia humana el solo plantear tal duda. Pero bueno, ante la contundencia de los exabruptos del forista de marras me parece que no habría que llamar al filósofo y especialista en la memoria de las víctimas del Holocausto Reyes Mate, para ampliar los comentarios.

En fin. Asimismo, si no comulgamos con los exabruptos del forista de marras anterior no es menos cierto que también nos sentimos espiritual, ideológica y hasta políticamente distantes de planteamientos como los que siguen y que enseguida veremos. Son los propios de la mentalidad del animalismo, tan de moda en nuestro tiempo histórico que nos toca vivir.

Ahí van (sin corrección alguna tampoco; van como aparecen en el muro de Facebook de una activista animalista, salvo en los pasajes en cursiva: cursiva nuestra):

<< Vamos a tener que darnos una segunda oportunidad sí, humanos, sí, una oportunidad.

No podemos volver a la normalidad porque la normalidad era el problema.

Es nuestro deber y es nuestra responsabilidad:

– Volver con un mayor compromiso social, donde la individualidad y el egocentrismo no tengan cabida, entender que pertenecemos a un todo, a un colectivo.

– Llegó el momento de la revolución de los cuidados: Reconocer, empoderar la función del cuidado del otro, de los animales, de la naturaleza, de otros humanos y de nosotros/as mismas.

– Respetar, construir en defensa de los animales, sí, esos compañeros/as con los que compartimos el planeta, nos han demostrado que pueden vivir sin nosotrosDurante este confinamiento han podido disfrutar un poco más de esa libertad y de la tierra que les hemos arrebatado, no hagamos que todo sea una simple ilusión.

– Cambiar nuestro modelo económico: ya hemos aprendido lo que es importante, lo que es vital ( apostar por economías sociales, apostar por la sanidad, por la educación..), debemos caminar hacia un modelo sostenible, un consumo más local, apostar por energías renovables, reducir nuestra huella destructiva y dañina.

– Y ya es hora de dar el paso hacia el veganismo ( no podemos seguir viviendo del cuerpo de los otros, la ganadería es la segunda causa del cambio climático en el mundo, conlleva pobreza humana, y también la explotación y muerte de animales), es insostenible, insolidario y antiético.

Volveremos a salir a la calle, nuestra especie seguirá, pero si nada cambia, solo significará que no hemos aprendido nada.>>

Desde luego, la excentricidad del movimiento animalista no conoce límites. Ergo, es todo inútil con ellos, o muy bien lo pareciera. La caza es ecológica, ayuda a mantener el equilibrio en muchos ecosistemas, suma antropología, entraña contenido filosófico, se ha vinculado milenariamente al arte, está fecundamente unida a la economía humana, facilita la protección del medio ambiente (ruralidad, tradición…), invita al ejercicio de la libertad del hombre desde la soberanía sobre los animales… La caza y la pesca llevan con el hombre desde la noche de los tiempos… Gracias a la caza (a la ingesta de productos de origen animal) el hombre en su evolución, en su hominización, llegó a ser lo que hoy somos: Homo Sapiens.

Pero es que todo el orden creado por Dios lo pretenden conculcar los animalistas. Por esto hablan de derechos de los animales, en pie de igualdad con los derechos humanos, ¡por favor, Dios santo! Por esto niegan que el hombre tenga derecho a usar de los animales para proporcionarse alimento, protección, guardia, vestidos…

Y es inútil el debate, me temo. Porque es un movimiento totalitario en la agenda de la ingeniería social del Nuevo Orden Mundial. Es un movimiento propio de esta sociedad enferma y falsamente compasiva: llorar por la muerte de las focas en los mares del Norte y no decir ni pío en contra y sí aplaudir y celebrar los miles y miles de abortos que se producen anualmente en España, lo que pone de manifiesto es la profunda injusticia, efecto deshumanizador y sinrazón del animalismo. Estos alucinados, manipulando el lenguaje, claro, hablan de ejecuciones de animales cuando ejecutar, en su acepción principal de matar, debe reservarse a personas, según toda la tradición cultural y jurídica y hasta lingüística de Occidente.

Se empeñan, contra la voz autorizada de aficionados y expertos, en denunciar que los toreros «son unos asesinos, torturadores sádicos y maltratadores que disfrutan haciendo sufrir al toro en la plaza, y que por ende los aficionados a la tauromaquia van a la plaza movidos por el sadismo de ver cómo el toro sufre». Desde luego, hay que decirlo: si algún aficionado a la tauromaquia hay (quien estas líneas escribe no se cuenta entre ellos) que vaya a las plazas con la intención de ver sufrir al toro, mejor que se quede en su casa y que no tenga ni la tentación de encender la tele para ver retransmitida una corrida de toros. Porque ningún torero que se precie habría de disfrutar sádicamente de ver cómo el toro sufre, ni debe haber aficionado a los toros que se precie que disfrute sádicamente presenciando cómo sufre el toro en la lidia. No cabe duda de que todo el dinero que puede ganar un torero influye lo suyo en su decisión de ponerse delante de un toro, pero como que hay Dios: hace falta tanto valor para ponerse delante de una bestia como es el toro de lidia que, el 99,5% de los hombres (y también de las mujeres) no se pondría así como así delante de un bicho astado como es el toro ni por todo el oro del mundo. Ergo, el torero se pone delante del toro porque debe llevar en la sangre la tauromaquia. Y aunque ama el suculento dinero que le pueden dar por torear -como también lo adoran muchos futbolistas de élite, y automovilistas, tenistas, jugadores de golf…-, ama tanto al toro de lidia que se disputa o juega la vida con él cada vez que sale a la plaza vestido de luces. De manera que, animalistas, el torero podrá ser un hombre no muy culto, pongamos, podrá ser hasta machista (es lo que ustedes profieren de ellos para perseverar en su afán abolicionista), ¡pero de ahí a que sea acusado de maltratador, sádico y asesino!, son ganas de joder. Así que por favor, dejen de joder, solo se les pide esto, dejen de joder a tantos colectivos a los que ustedes estigmatizan: toreros, cazadores, carniceros, pescadores, pescaderos, apicultores, domadores de animales, pastores, ganaderos, amaestradores de perros, dueños de zoos, acuarios y tiendas de animales, galleros y aficionados a las riñas de gallos…

El animalismo es fruto de un mundo que ha vuelto la espalda a Dios. Las animalistas, quienes son capaces de llorar a moco tendido ante un camión cargado de corderos rumbo al matadero, pongamos, luego son en el 99% de los casos abortistas radicales, feministas supremacistas, perroflautas, ultralaicistas, negadores de la centralidad para la sociedad del modelo de familia formada por hombre y mujer.

A mí ya es que me indigna tanto el solo escuchar hablar a cualquiera que se reivindique animalista que, desde que los veo venir, simplemente «cambio de canal», me rajo de donde estoy, hago oídos sordos, paso de escucharlos totalmente. Ya no puedo con tanta estupidez integral.

Vamos con un tercer y último escrito que también me rechina. Como en los anteriores reproducidos, en este respetaremos el texto original tal cual, sin corrección alguna. Es este:

<< Vamos a ver Zavala, que no te enteras, Wojtila en realidad fue un agente comunista aunque, tan espabilado como tú y tantos como tú, puede que ni siquiera se enterara.

Y Wojtila fue un papa demoledor para la Iglesia, un gran destructor. Ni siquiera tenía la fe católica, como todo liberal-modernista, por mas que conservador en ciertos temas de moral, pero rabiosamente gnóstico en lo estrictamente religioso. ¿Por qué no haces una investigación SERIA y después una película del descomunal destrozo que este antipapa (en el sentido de mal papa) hizo a la Iglesia?

Y Navascués, mas delito tienes tú, que sabes de qué va la cosa, y encima le das bombo y platillo a la fábula juanpablista.

Que Dios os conceda la gracia del arrepentimiento.>>

¿Cómo se puede escribir esto de un papa como Juan Pablo II? ¿Qué clase de fanático rigorista hay que ser para escribir lo anterior? ¿Cómo se puede afirmar que no fue ni siquiera católico un papa que hizo del seguimiento de Cristo y de su Iglesia todo el eje existencial de su vida? Que pecó, que cometió errores (algunos de bulto, muy desafortunados), ¡sin duda! Durante toda su vida además. Mas ¿quién no los comete? ¿Acaso los integristas, que así fueran el súmmun de las perfecciones en ciencia y virtud?

Desde luego, me parece indignante un texto como el anterior reproducido, no tanto porque yo mismo desconozca que en efecto el hombre llamado en el siglo Karol Wojtyla no pudo ser sino pecador, falible, limitado y, por ende, cometedor de toda clase de desaciertos y hasta imprudencias incluso en su estado como Juan Pablo II. No, nada de esto. Lo indignante es la condena sumarísima, el rigor inmisericorde e implacable, esa especie de celo incontenible en pro de la caza del hereje. Me revientan acusaciones como esta, ¡el acusar al polaco Juan Pablo II nada menos que de «agente comunista»!

El celo del rigorista, sí, desde el cual solo serían herejes despreciables, sin nada bueno que pudieran aportar a la humanidad, hombres de la talla del literato, filósofo y anarquista León Tolstoi, el también anarquista catalán Salvador Seguí, el pastor bautista negro Martin Luther King… Celo del rigorista, sí, desde el cual solo serían despreciables la reina del góspel Mahalia Jackson, la escritora y cineasta francesa Marguerite Duras, el legado de la MPB (música popular brasileña), los cineastas de la nouvelle vague francesa, la canción de autor y el arte todo (pintura, poesía, cortos cinematográficos…) del recientemente fallecido Luis Eduardo Aute, las canciones del comunista Silvio Rodríguez y el izquierdista Joan Manuel Serrat (unánime y oficialmente considerados los dos más grandes cantautores en lengua española del último medio siglo), la canción de autor del exreligioso, exseminarista y finalmente comunista y cantautor chileno Víctor Jara, la obra musical de Pablo Milanés y de Amancio Prada, ¡dos de las voces masculinas más hermosas que siguen siendo de la música popular en español y, desde luego, de las pocas que pueden acercarse en calidad sonora a la incomparable voz del brasileño e izquierdista Milton Nascimento…! ¡Por favor, por Dios!

O lo que es lo mismo: solo un rigorista integrista en la estela del sedevacantismo o el lefebvrismo más radicalizado podría suscribir una afirmación como la que aquí nos ocupa. Así de claro y el chocolate espeso.


2 respuestas a «Ni lo uno ni lo otro (ni lo tercero)»

  1. Personalmente lo que extraigo como consecuencia de este artículo es que hay que ser comunista y cuanto más radical mejor para tener una mínima capacidad artística o cualquier clase de talento, los demás ni siquiera lo han olido.
    ¡Y luego dicen que el comunismo es malo!

  2. Lamento decirlo pero en mi modesta opinión este es un mal artículo, de hecho es lo peor que se ha publicado en esta página. No me gusta entrar en polémicas, más que nada porque sin quererlo puede uno perjudicar a la página, pero al menos hay que decir algo para evitar confusiones.
    Es un mal artículo básicamente por tres razones: porque lo que se dice no es verdad, porque el que lo escribe aparenta un cacao ideológico bastante grande, y porque sirve al discurso ideológico de los enemigos de España y de la Civilización cristiana.

    Yo no tengo ni nunca he tenido facebook pero las disputas generadas en facebook creo que, de solventarse, deben solventarse en ese territorio y no trasponerlas a esta página.
    El personaje de debate que es objeto de crítica, debería ser identificado al menos por el apelativo que se dice utiliza, para que el que tenga facebook lo pueda buscar y ver íntegramente el debate, y para el que no tenga facebook además exponer o facilitar el tener acceso íntegro a todo el «discurso», porque el autor pretende que tomemos partido por él a base de fragmentos de la otra parte. La prueba, para que sea válida, ha de aportarse íntegramente.

    Dicho esto, con el tema del nazismo (o con mayor propiedad, con el tema de la Alemania de Hitler) hay de entrada un error de concepto: ese error es que la «memoria histórica» que Zapatero-Rajoy pretenden imponer en España, todos estamos de acuerdo y advertimos que es falsa y mala pero sin embargo la misma maniobra, con la misma intención y proveniente de los mismos autores ideológicos ya no es una manipulación sino que respecto de Alemania es verdadera y es buena. Y hay que aceptarla por buena a pies juntillas.
    Esta doble medida, para España una cosa para Alemania la contraria, es una estupidez en sí misma, y además es caer en la trampa del enemigo, porque el enemigo de esa Alemania es el mismo que el enemigo de España.
    Se podría hablar largo y tendido del tema, pero ocurre que desde hace años en España hablar de este tema salvo para repetir como papagallos los dogmas oficiales (lo cual es la democracia de tiempos de Nerón porque para alabar a Nerón había mucha libertad,pero no se te ocurriera criticarlo), es delito, y te meten en la cárcel mientras la propaganda roja emite documentales sobre Galileo y su contencioso con la Iglesia para desprestigiarla en su afán de propaganda anticatólica (omitiendo, claro está, el dato más importante: el Papa que amenazaba a Galileo en 1632 era Urbano VIII, el cual estaba en guerra contra España y Alemania, aliado con el Cardenal Richelieu que a su vez era el aliado de los protestantes en la guerra de los Treinta Años, por tanto utilizar a este Papa antiespañol y anticatólico en cuanto aliado de los protestantes en la guerra de religión de los Treinta años para hablar de intolerancia «católica» o intolerancia «española», es de una tremenda hipocresia para lavarle el cerebro a los incautos) , a la gente en España la meten en la cárcel por mucho menos, que es ya el colmo de la hipocresía. Existe una Fiscalía específica para esta persecución, que es la Fiscalía del odio, que no está cuando a Ortega Lara le gritan los de Podemos que ETA lo mate o lo vuelva a meter en el zulo, tampoco está para salir al paso del hastag “Matar a Abascal”, ni para proteger a los cristianos que vinieron a Madrid en la Jornada Mundial de la Juventud JMJ en agosto de 2011 y que fueron agredidos en plena calle por masas de ateos ante la pasividad de la policía, ni está para tantas cosas porque sólo está para esto que es para lo que fue creada, en una auténtica oficina de represión política que nadie se atreve a denunciar. También existe una Fiscalía específica para la violencia de género, que son los delitos que por razones de propaganda machacona es lo único que le interesa a este régimen, pero no existe una Fiscalía específica para luchar contra la usura (al contrario, la Ley de Azcárate o ley contra la usura que permanecía ininterrumpidamente vigente desde el 23 de julio de 1908 fue derogada en la parte sustancial por Aznar). Tampoco existe una Fiscalía específica para proteger de la delincuencia a las personas mayores, que son blanco fácil tanto de la delincuencia por engaño como de la delincuencia por violencia física ejercida sobre ellos, ni una Fiscalía para proteger a los turistas que son robados en el metro y se quedan sin pasaporte y sin dinero en un país extranjero a cientos de miles de kilómetros de su casa como les ha pasado a tantos y tantos turistas japoneses que no cuentan para nadie. Tampoco existe una Fiscalía específica contra un montón de actividades criminales que merecerían una persecución especializada, pero para eso no la hay (porque en España parece que no hay más delitos que los de violencia de género y poco más, y hay muchas actividades ilícitas que campan a sus anchas con toda impunidad). Entonces en un pais donde no hay libertad no ya para opinar si no lo que es todavía peor, para aportar pruebas, porque se ha establecido un dogma oficial que no admite prueba en contrario y que es de obligado cumplimiento creer en él sin poderlo cuestionar, hasta el punto de ser una especie de «religión oficial» de la que nadie puede disentir, lo cual no deja de ser curioso en una sociedad como la española, profundamente atea, donde en todo lo demás es atea y la Religión cada día que pasa está más prohibida y más arrinconada:
    https://www.youtube.com/watch?v=DtOalmuwq-M
    Una cosa es que no se pueda defender la verdad o determinadas cuestiones respecto de Alemania porque la verdad ha sido tipificada como delito, como será tipificada también en España la España de Franco, y otra que caigamos en la trampa de la maniobra. Si no se puede hablar porque en este tema el Gulag no es que sea una amenaza sino que ya ha llegado, entonces para evitar ser víctimas del Gulag no hablemos, pero una cosa es no hablar y otra que nos laven el cerebro.

    En cuanto a que el «nazismo» es una doctrina anticristiana. Esto aunque fuera verdad que no lo es, es en sí mismo una falacia, y lo es porque aunque fuera verdad se dice en fraude de ley, para servir a los intereses de los verdaderos enemigos dela religión cristiana, porque la afirmación encierra la trampa de ir dirigida a pensar que “si aquella Alemania era anticristiana, el cristianismo se defendía en el otro bando», y eso es una falsedad como una catedral, porque es el bando aliado (aliado de Stalin, de los anglicanos y de los EEUU masónicos) el que de verdad representa a la Sinagoga de Satanás. Y esta afirmación no admite discusión por una razón evidente y es que podemos ver a nuestro alrededor, sin necesidad de imagirnarlo sino viéndolo directamente y a tiempo real, a qué ha conducido en Europa, centrándonos en el aspecto exclusivamente religioso, la victoria aliada y la derrota de aquélla Alemania. ¿Es Europa más cristiana ahora que antes? Evidentemente no, una de las consecuencias de la derrota de Alemania (que no fue solo Alemania sino las naciones cristianas de centroeuropa) y de los valores que Alemania defendía, es que con ella cayó el Cristianismo, y se inició un proceso de descomposición espiritual que nos ha llevado a la Europa atea e islamizada que ahora padecemos. Entre otras cosas porque a partir de 1945 hubo un genocidio y una limpieza ideológica, del que no se hacen películas, donde, con el pretexto de colaboracionismo, se exterminaron a cientos de miles de personas sólo por razones ideológicas, entre ellas al poeta francés Robert Brasillach que había publicado en Francia, durante la guerra civil española las imágenes de las iglesias incendias, las obras de arte profanadas etc. etc , de la persecución religiosa, con el efecto que ello tuvo en la opinión pública francesa a favor de la causa de Franco, y también las imágenes de la liberación del Alcázar de Toledo, y cuando llegó 1945 no se lo perdonaron y lo asesinaron. Con lo cual acusar a Alemania de anticristiana no sólo es una falacia, es que es un acto que no soporta el más mínimo análisis simplemente mirando a nuestro alrededor cómo se ha descristianizado Europa. Porque recordemos que la segunda guerra mundial, de algún modo fue una guerra civil europea, y que en el Frente del Este, que es donde se jugaba la parte más ideológica y moral de la guerra, Alemania se enfrentaba a la Rusia atea y anticristiana (y aliada a esta Rusia anticristiana luchaban los EEUU que fueron como el PP cuando apoya permanentemente al PSOE), y Alemania no luchaba sola, sino que luchaba codo con codo con las naciones cristianas de Europa (Rumania, Italia, Hungría, Letonia, Estonia, Croacia, Eslovaquia, etc. etc) entre ellas España, que a decir por el artículo España, la España de Franco también sería anticatólica si caemos en la trampa de la propaganda aliada, y luchaba codo con codo con masas de ciudadanos cristianos que se unían a luchar aunque sus naciones no se unieran como tales naciones, como fue el caso de la División Azul, de los voluntarios franceses contra el bolchevismo o el caso de lo belgas de León Degrelle integrados en la Brigada Wallonie de las SS. Decir que León Degrelle, no era católico, cuando había dedicado su vida al catolicismo, es como decir que Franco era ateo. No me cabe duda que dentro de tres generaciones o menos los libros de texto dirán que era Azaña el que era cristiano y Franco el ateo, y será delito decir que eso no es verdad. De hecho cuando vemos en Francia, Dinamarca, en Holanda o en Bélgica manifestaciones apoyando a Puigdemont y en contra de España se nos olvida que la masa social que en esos paises podrían ser amigos de España y salir a defender a España, fue exterminada a mansalva en 1945-46.
    Ahora va a resultar que de los 4 grandes contendientes que se enfrentan en la segunda guerra mundial en Europa:
    – La Rusia de Stalín abiertamente enemiga de la religión hasta el extremo de perpetrar el exterminio de religiosos en Rusia y en la parte de Europa que quedó dentro del telón de acero, y que fue también responsable del tremendo Holocausto de la persecución religiosa en España durante la mal llamada guerra civil, donde se asesinaron de forma salvaje a 13 obispos , y fueron 13 y no 20 ó 40 porque no pudieron pillar a 20 ó 40,si no, habrían sido 20 o los que hubieran cogido, y a miles de religiosos, y a miles de seglares por delitos tan graves como poseer una crucecita o tener escondida debajo del colchón una estampita de la Virgen.

    – La Norteamerica masónica y materialista de Frankling Delano Roosevelt que ayudó a la República del Frente Popular a manos llenas, directamente y también de forma interpuesta a través de la Rusia de Stalin (que en EEUU Stalin era el «Tío Joe») para no escandalizar al voto católico, y así el buque norteamericano Dakota, lo cedió Roosevelt a Rusia, y adoptó el nombre de Zirianin, con el cual en octubre de 1936 se trasladó al puerto de Barcelona un cargamento enorme de carros de combate T-26, -puede consultarse en las hemerotecas el periódico la Vanguardia de 15 de octubre de 1936 que lo reproduce a toda página- , porque con los carros desembarcados del Zirianin más los carros desembarcados en el puerto de Alicante del barco Komsomol (que la armada aliada hundió poco después para evitar nuevos suministros) Stalin formó la Primera Brigada de acorazada que hubo en España (con más de 500 carros de combate) que se desplegó en el Jarama y Guadalajara, y que comandó el General soviético mandado por Stalin Dimitri Pávlov, conocido en España como General Pablo, y a la que los Españoles se tuvieron que enfrentar sin medios antitanque. La Norteamérica que lanzó las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, elegidas como blanco, según algunos historiadores (si no recuerdo mal entre otros el mejicano Salvador Borrego en su extraordinario libro “Derrota Mundial”, precisamente por ser las ciudades con mayor presencia católica (entre ella el Padre Arrupe).

    – y el Imperio Británico, que desde Enrique VIII e Isabel I provocó un cisma en la Cristiandad, que desplegó una política anticatólica, y de exterminio de católicos (aunque de esto no se hagan películas). Así fue condenada a muerte y asesinada Santa Margarita Clitherow, por dar cobijo en su casa a sacerdotes católicos a los que iban a matar solo por su condición de católicos. La famosa “tolerancia” religiosa delos paises protestantes. Así fue asesinado Felipe Howard, quien estando en prisión en 1589 por su fe católica fue acusado de haber hecho decir una misa por el triunfo de la Armada Invencible que Felipe II envió contra ese Estado de malechores en que se había convertido Inglaterra. Su padre, el Duque de Norfolk, había sido decapitado por católico en 1572, como fueron asesinados por orden real otros muchos católicos ingleses como Tomás Perey, Conde de Northumberrland y su hermano Enrique, Mary Jane Ward, Guillermo Allen, El padre Edmundo Capiano, El padre Guillermo Weston, que si bien no fue asesinado estuvo 17 años preso en la Torre de Londres, o Juan Feltón, condenado a muerte y descuartizado por orden de la reina Isabel por haber tenido el valor de clavar en la puerta del “Obispo” hereje de Londres, el día del Corpus, la bula del Papa Pío V de 25 de febrero de 1569, excomulgando a la reina Isabel como hereje contumaz y fautora de herejes.
    Un imperio el de los ingleses forjado mediante la piratería y el sojuzgamiento y exterminio de los pueblos indígenas, el magnífico trabajo publicado en estas páginas el pasado 20 de abril, titulado «España y la guerra bacteriológica», nos recuerda cómo los ingleses entregaban mantas infectadas a propósito con viruela y otra enfermedades para exterminar a los indios, que éstos en su ingenuidad aceptaban como obsequios sin saber que eran obsequios envenenados, que acto seguido familias enteras enfermaban y morían a miles. Pero de esto nunca se habla y los malos en América para esta propaganda somos nosotros que lo dimos todo, la nacionalidad, las universidades, la infraestrucrtura, la paz social, la Evangelización,la prosperidad,, etc.etc

    Y en cuarto lugar, el cuarto contendiente Alemania, que fue la única nación (junto a sus aliadas naturalmente) que le plantó cara a Stalin (que fue salvado por EEUU provocando el incidente del ataque de Pearl Harbour en diciembre de 1941 para impedir que Japón pudiera unir sus fuerzas a las de Alemania contra la Unión soviética, atacándola por la frontera de China-Mongolia, tal como tenían convenido, lo que habría supuesto el derrumbe definitivo de los soviets que EEUU evitó y vino a salva su «Tío Joe»), una Alemania que a costa de su propia inmolación infligió tales pérdidas al Ejército Rojo que gracias a ello no tuvo capacidad de seguir su avance y pudo salvarse media Europa cristiana, la Europa que quedó fuera del Telón de acero, porque en caso contrario los rusos habrían clavado la cabeza del Papa de Roma en una pica, como hicieron con los obispos que capturaron en España o en la Europa central.
    Y como españoles a esa Alemania le debemos que la Cruzada pudiera ganarse, no tanto por la ayuda alemana, que en parte también, sino sobre todo porque gracias a Alemania, Francia y otros países no se atrevieron a hacer una intervención directa a favor del Frente popular.
    Y ahora resulta que de todas esta naciones, y de todas estas ideologías, la que merece la etiqueta de anticristiana, es precisamente la Alemania nazi, la que se batió en defensa de la Cristiandad contra los anti-Dios.
    Verdaderamente la etiqueta y la conclusión es para nota.

    Otra cuestión es la de ciertos religiosos que se opusieron al régimen de Alemania (también los hubo en mucho más número que lo apoyaron), ¿y?. También Franco tuvo prelados que los estuvo en contra: Tarancón, Subirach y tantísimos otros,y eso no significa que el Régimen de Franco fuera anticristiano.
    ¿A quién le ha dado la Historia (la realidad de los hechos) la razón?
    En el caso de España se ha demostrado que la verdadera Religión la defendía Franco, y los prelados rojos tienen el dudoso honor de ser los responsables de la descristianización de España, que hoy los seminarios sean grandes edificaciones completamente vacías, y que la religión ya no tenga ninguna autoridad en la vida interna de la mayoría de los españoles que en la actualidad no es que no vayan a misa es que ni se molestan en bautizar a sus hijos.
    En el caso de los prelados antialemanes, ellos además de contribuir (las puertas del infierno están empedradas de buenas intenciones) a que ganaran los que al otro día de la victoria iniciaron una persecución religiosa brutal (en Hungría, Polonia, Checoeslovaquia, Letonia, Lituania, Estonia, Ucrania, … también en Italia y en Francia) trabajaron para la descristianización de Europa, y a que ganaran la guerra los que luego llevaron a las celdas de la KGB a los obispos católicos de la Europa sometida a su telón de acero.

    Luego una última cosa, creo que hablar de ideologías y no de personas es un error. Porque una cosa es la teoría y otra la realidad. La Falange tenía unos puntos programáticos, pero lo importante de la Falange no eran los puntos (aunque fueran importantes) sino la personalidad de su Jefe José Antonio Primo de Rivera, (y de otros mandos). Desaparecieron estas personas y la falange ya no fue lo mismo. El programa de VOX no es muy diferente a otros muchos programas que ha habido, lo que marca ahora mismo la diferencia no es el programa (que no vale un duro o que no es gran cosa, sinceramente) sino la personalidad de su líder y su actitud resuelta de defender a España (o al menos dar esa impresión).

    Esto vale para todo, para Fuerza Nueva sin Blas Piñar, Para la España de Franco sin Franco, y también para la Alemania N-S, que como en todo lo demás lo importante no era su ideología teórica sino las personas. Para mí tiene más importancia la labor de forjar hombres de provecho de las Juventudes Hitlerianas, en España del Frente de juventudes, que las cuestiones meramente doctrinales de tal o cual ideólogo. Creo que aquella juventud de personas de provecho, era mejor y le daba cien mil vueltas a la que hay ahora de la litrona, los pendientes, los porros, y la miseria moral.
    El movimiento se demuestra andando y lo que vale es el movimiento porque obras son amores y no buenas razones. El discurso en España de los Ministros del PSOE y de Podemos puede ser el que sea , pero a lo que hay que atender no es al discurso demagógico de estos farsantes, que si por algo se caracterizan es por tenerla cara tan dura como el cemento armado, porque entonces te puedes creer que trabajan para la gente, sino a las colas de gente sin trabajo con carritos para recoger alimentos de Cáritas porque han perdido su trabajo y no tienen nada. Piénsese si la ministra de trabajo en lugar de ser de Podemos fuera Esperanza Aguirre y llevara desde que declaró el Estado de Alarma el 14 de marzo sinhacer nada y la gente casi tres meses sin cobrar los ERE y sin recibir un ingreso para poder comer, la que se orquestaría al respecto, y la cantidad de tontos que picarían en este discurso. Como picaron cuando el ébola con el sacrificio de aquel perro infectado que hubo 24 manifestaciones, y ahora por 30.000 muertos están callados en sus casas sin abrir la boca. Sin embargo como ahora la Ministra de Trabajo es de Podemos, aquí nadie dice nada. Para qué hablar si esto de 30.000 muertos se hubiera producido gobernando el PP la que monta la izquierda. Curiosamente estas colas de gente desesperada para recoger alimentos no se hacen a la puerta de la mansión de Pablo Iglesias o de la Ministra Celá, ni a las puertas de la Moncloa o de la Sede del PSOE, sino que la gente necesitada acude a dónde de verdad encuentra ayuda que es a las parroquias, a los centros de Cáritas, etc.,porque una cosa esla propaganda roja, y otra la realidad de las cosas.

    Hay otras cuestiones que se podrían tratar, (como el tema de Juan Pablo II), pero entonces no terminaríamos.

    Yo creo que hay que leerse el artículo en estas páginas de El Español Digital, sobre el lenguaje como arma en la lucha ideológica, para asumir que hay una permanente lucha subversiva para obtener de esta forma (con el lavado de cerebro ) el control social sin pegar un tiro. España (y Europa ya no digamos) lleva sufriendo la propaganda roja y anticristiana, valga la redundancia, desde hace más de 50 años y en régimen de monopolio. Esta propaganda cae sobre los corazones y las mentes de los españoles como una especie de lluvia ácida que va empapándolo todo, con un efecto de lavado de cerebro. El efecto es imperceptible porque no hay un discurso de contrario, y además, para que no lo pueda haber se tipifican como delito poco a poco cada vez más cuestiones para que nadie pueda luchar y oponerse a este lavado de cerebro y a este discurso ideológico. Y además se hace sin que nadie acuse al sistema de dictadura o de falta de libertades (Libertad de Cátedra, libertad de expresión, libertad ideológica y de pensamiento, etc,), que son libertades que sólo están garantizadas para la izquierda, y a la gente esto le parece normal, como los cambios de calles que sólo puede haber calles al gusto de la extrema izquierda, cuando el Pluralismo Político es un Valor Superior de la Constitución Española (art. 1, 1º CE) y debería haber calles de todos los colores no del color de Podemos y del PSOE únicamente.

    El ejemplo más paradigmático de los efectos de esta lluvia ácida, además del caso de Alemania, es el del término “fascista”, se ha suplantado su verdadero significado y ahora es sinónimo de todo lo malo. Un comunista se comporta como un comunista y no se le llama “comunista” sino que se dice de él que es “fascista”. La ETA es una organización terrorista antifascista marxista-leninista, pero interesadamente cuando cometía un atentado no se hablaba de anteado comunista, porque ello perjudicaba al discurso “lava cerebros” de la izquierda, sino que se calificada de atentado “fascista” para tener a la gente ignorante debidamente intoxicada. Y lo mismo pasa con tantas palabras, como usar el término “castellano” para referirse al idioma Español que es mucho más que el castellano (que solo palabras de origen árabe tiene más de 4000 de uso tan común como alcalde, naranja , limón , sandía, albaricoque, café, azúcar, aceite, algodón, alubias, zanahoria, azotea, alfombra, etc. etc), sólo para quitarle al Español su condición de lengua Nacional(como lo tiene en las naciones de Hispanoamérica) y ponerlo al mismo nivel que las lenguas regionales con fines separatistas. O como pasa con el término “feminazi” para referirse a unas tías anarquistas o marxistas, abortistas y lesbianas, con las axilas sin depilar y que cuando se quedan embarazadas la lista de posibles padres , va por las dos caras de la hoja porque no tienen muy claro quién puede ser el padre, que no se parecen a una muchacha de la BDM (Bunde Deutcher Mädel: Liga de Muchachas Alemanas) ni en el blanco de los ojos, pero que es la estrategia del discurso antifascista para que todo se reconduzca a este discurso, y entonces no se las llama “femirojas” o “femidegeneradas” o “femimarxistas” o incluso “femiorcas”, sino “feminazis”, para hacerle el juego a la izquierda y al discurso antifascista (valga la redundancia), y una conducta que pertenece a la conducta de la izquierda que merece un reproche hacia esa formación acabe siendo imputada a la formación contraria. Eso es tan absurdo como si a los atentados o asesinatos que comete Estado islámico les llamáramos atentados “cristianos”, y al final todo el mundo lo aceptara como normal que un atentado de Estado islámico es un acto “cristiano” porque este término quedara totalmente suplantado interesadamente por la propaganda anticristiana. Esto ya pasa con muchas cosas que se aceptan como verdad.
    Por eso es un error, y un error garrafal, propio de la IMBECILIDAD SOCIAL, hacerle el juego a la propaganda enemiga.
    Hay que evitar el uso de estos significados falsos que lo único que ponen de manifiesto es hasta qué punto llega el poder del monopolio cultural de la izquierda, hasta qué punto está rendida la mal llamada “derecha”, y lo pobre que es la formación doctrinal de la gente, incluso de aquellos que militan en la España anticomunista.
    No hace falta ser fascista para oponerse a la suplantación del verdadero significado de este término, hay que oponerse porque el uso actual es un uso al servicio de la falsificación y de la extrema izquierda, y porque si no se cede esta playa, si no se cede este terreno perdido, podremos darle la vuelta el monopolio cultural de la anti-España. Precisamente por no haber caído en la cuenta y haber caído en la trampa de lo de Alemania, y haber aceptado el discurso antifascista en este tema, hemos dado lugar a que ahora nos toca a nosotros, (¿o qué nos creíamos que luego no vendrían a por nosotros?) y ahora se está haciendo lo mismos con la España de Franco. Si tanto tonto como hay no hubiera cedido en esto, (gente tan preparada y tan buena como Antonio Gibello y tantos otros, para qué hablar de la gente corriente), el enemigo no habría podido llegar ni a plantearse la prohibición del Franquismo.
    Se cometió el error de aceptar por muchos, por casi todos, que lo de Franco era una “Dictadura” y lo de ahora una “democracia”. Y 40 años después estamos viendo que ni lo de Franco era una dictadura (sino una verdadera democracia al servicio del pueblo y del bien común), ni lo de ahora una verdadera democracia sino más bien una verdadera dictadura pero con mejor política de imagen, una política de imagen y de marketing que se consigue a base de 115 millones para las televisiones y tener a todo el mundo comprado.
    No seamos ingenuos, a Franco el sistema no lo ataca por los supuestos crímenes, que no son tales, ni por la falta de democracia cuando había mucha más democracia real entonces que ahora (los partidos políticos no estaban prohibidos por falta de democracia sino para proteger al pueblo del efecto rapiñador y terrible de los partidos políticos, como queda patente en los tiempos que vivimos) , porque si fuera por crímenes habría que ser Franquista con más motivo que antifranquista, los crímenes son sólo un pretexto de la propaganda para confundir a los incautos. Recordemos que mientras en Londres se preparaban los juristas aliados para definir los crímenes contra la Humanidad, en esos mismos días (6 y 9 de agosto de 1945) en que se discutía eso, fueron lanzadas sobre la población civil de Hiroshima y de Nagasaki 2 bombas atómicas, y para la gente esto no tiene ninguna carga emocional, porque ya se ha encargado la propaganda de que no la tenga, lo que da idea de lo que a esta gente le importaban de verdad los crímenes contra la Humanidad.

    Es mi opinión, no pretendo sentar cátedra.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*