No es verdad que el Rey tenga la obligación de firmar la Ley de Amnistía, sino muy al contrario, con la Constitución en la mano el Rey tiene la obligación de no firmarla

Uno de tantos temas donde la propaganda mentirosa campa a sus anchas, prácticamente sin oposición,  es en el debate absurdo de si son galgos o podencos  sobre si el Rey tiene la obligación de firmar (sancionar) la Ley de Amnistía,  o no.

Ya adelanto la respuesta, con la Constitución en la mano (para qué hablar si echáramos mano del deber de todo Rey de defender a su pueblo, de defender a la Patria y de defender su propio trono, o del principio jurídico “salus pública suprema lex est”: la salvación de la patria es la suprema ley), no sólo NO es verdad que el Rey tenga la obligación de firmar la Ley de amnistía, sino que es justo al contrario, es decir que con la Constitución en la mano, la obligación del Rey es negarse a firmar ese fraude de Ley.

Hasta este punto llega la hipocresía de la propaganda mentirosa de hacer creer que el Rey no tiene más remedio que firmar, según esta opinión interesada, no cabe otra decisión constitucional, cuando la realidad es justo la contraria: la Constitución le prohíbe al Rey el poder firmar esa Ley manifiestamente contraria a la Constitución, otra cosa es la hipocresía de los que están interesados en que el Rey les haga el juego e incumpla sus obligaciones constitucionales, y que el propio Rey se pueda prestar a incumplir la Constitución al igual que han hecho ya todos los poderes del Estado., incluido el PP que podía haberse negado a tramitar la Ley en el Senado y no lo ha hecho.

Por tanto es completamente falso que el Rey tenga las manos atadas y no tenga más remedio que sancionar con su firma la Ley de Amnistía.  

La propaganda mentirosa e interesada de los medios de comunicación al servicio del PSOE y la anti-España (valga la redundancia), en su afán de arrebatar al Rey sus competencias, y garantizarse ellos mayores cuotas de poder e impunidad, ha conseguido crear una corriente de opinión falsa de que el Rey no tiene atribuciones, tiene las manos atadas y no puede hacer nada,  que además ha calado entre la mayoría absoluta de tontos que hay en España, que la repiten y la hace suya sin caer en la cuenta que esta corriente es una artimaña más de la propaganda mentirosa como en tantos y tantos temas, también en éste.

Pasa aquí lo mismo que cuando dicen que el Himno de España no tiene letra, y allí que van todos los tontos a tirarse de cabeza y repetir como papagayos que el Himno de España no tiene letra, porque es lo que dicen las televisiones del PSOE, cuando la realidad es que el Himno de España no sólo tiene letra sino que tiene 2 letras oficiales, la de Eduardo Marquina y la de José Mª Pemán. El problema no es que el Himno de España no tenga letra,  sino que la letra que tiene el Himno de España posee unos valores que no les gusta a la anti-España, y quieren arrancarlos del corazón de los españoles. Y allí todos los tontos a hacerles el juego.

ooo

Se podrían citar al respecto muchos principios y preceptos constitucionales: los Valores Superiores de la Constitución, de Libertad, Igualdad, Justicia, (art. 1, 1º CE), el principio de interdicción de la arbitrariedad, (art. 9, 3º CE), el principio de seguridad jurídica, (art. 9, 3º CE), el principio de la unidad indisoluble de España como fundamento de la CE, (art. 2, 1º CE), el principio de obligación de las FFAA de defender a España y a su Ordenamiento constitucional (art. 8 CE), el principio de Igualdad de todos los españoles ante la Ley, (art. 14 CE), el derecho-deber de todos los españoles de defender a España, art. 30, 1º CE, la prohibición expresa de acordar indultos generales, (art. 62, i) CE), etc. etc,

Pero para no aburrir nos limitaremos a citar a este respecto 2 preceptos constitucionales que son básicos para apreciar este tema:

  • El art. 9, 1º CE (Constitución Española)
  • Y el art. 61, 1º CE.

1.- El art. 9, 1º CE, establece que «TODOS, -ciudadanos y poderes públicos-, están sometidos a la Constitución y al resto del Ordenamiento jurídico».

Ese «TODOS» (tanto los ciudadanos como los poderes públicos) quiere decir TODOS, no “todos menos yo”, o “casi todos”, sino que “todos” quiere decir justamente eso, TODOS, y eso incluye al Rey, al Presidente del Gobierno y a todos los demás ciudadanos y Poderes del Estado, porque como dice el art. 5, 1º de la Ley Orgánica del Poder Judicial, “la Constitución es la norma suprema del ordenamiento jurídico”, y nadie puede estar por encima de la CE.

Conclusión: de conformidad con el art. 9, 1º CE , la Constitución vincula tanto al Gobierno como al Rey, como a los diputados, como a todos los ciudadanos y poderes públicos. Es decir vincula a TODOS. Otra cosa es la prostitución de las instituciones y que se tolere su vulneración flagrante.

2.- El art. 61, 1º CE establece de forma expresa que :

El Rey, al ser proclamado ante las Cortes Generales, prestará juramento de:

– desempeñar fielmente sus funciones, (es mentira que la Constitución diga que el Rey no tiene funciones, sí las tiene y así lo reconoce la CE, también en otros preceptos como el 56,, 1º CE)

– GUARDAR (él mismo)

-y HACER GUARDAR la Constitución y las leyes

– y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas.

En el ejercicio de sus funciones el Rey tiene que respetar estos principios de cómo tiene él que desempeñar sus funciones.

Esto implica que el Rey no puede actuar de cualquier manera, sino que ha de actuar FIELMENTE. Lo que significa que cooperar o participar en el complot de la extrema izquierda bolivariana y separatista en vulnerar la CE, y cooperar en la sedición de una parte de España, (o de sus planes de promover el fin de la monarquía y sustituirla por una república de corte stalinista como la 2ª República), no es actuar FIELMENTE sino de una forma infiel a España y a su obligación de ajustarse a la Constitución Española. No bastar con ir jurando la bandera cada dos por tres si este juramento de cara a la galería no se traduce en hechos porque obras son amores y no buenas razones. Todo lo demás, son cuentos.

El Rey en segundo lugar, debe él mismo, -es decir respecto de sí, de su propia conducta-, GUARDAR la Constitución, y no puede decirse que guarde él la Constitución si participa del complot de los enemigos de España y los secesionistas catalanes para vulnerar la Constitución.

El Rey, en tercer lugar, además de guardar él mismo la CE, debe HACER GUARDAR la Constitución y las leyes respecto de terceros.

Esta obligación de “hacer guardar” la Constitución le prohíbe expresamente dejar o facilitar a otros hacer que la infrinjan, y mucho más le prohibiría y le impediría a él participar o colaborar como cooperador necesario con quien pretenda vulnerar la CE, porque su obligación no es cooperar con la destrucción de España, ni expedir el camino a los que declaran que pretenden hacerlo, sino ser fiel a ella y hacer guardar a otros la fidelidad a la Constitución, y este “hacer guardar” le obliga a corregir o afear la conducta de quienes pretendan vulnerar la Constitución, y a no prestarse a los planes de terceras personas en vulnerar la Constitución, por muy Presidentes del Gobierno que sean.

No tiene sentido el juramento de la Princesa Leonor ante las Cortes, o del Rey cuando cumplió los 18 años y cuando sucedió a su padre, si luego incumple la Constitución firmando cualquier ley que le pongan por delante manifiestamente contraria a la Constitución.

Y debe también respetar los Derechos de los ciudadanos y de las CCAA, porque una república catalana haría desaparecer la comunidad autónoma de Cataluña como tal, y entre esos derechos de los ciudadanos que el rey juró respetar está el Derecho Fundamental a la Igualdad ante la ley (art. 14 CE) , el Derecho de los españoles de Cataluña que no son traidores,  a seguir siendo españoles y a no sufrir la indefensión (art. 24 CE) que padecen desde hace más de 30 años a merced de la arbitrariedad de las autoridades separatistas y de los colaboracionistas de éstas, que se les proteja y no se les abandone en una ulterior limpieza “étnica”, etc. etc. La indefensión, dice la Constitución (art. 24 CE) no se puede sufrir “en ningún caso”, tampoco en éste, y la realidad es que la llevan sufriendo décadas, mientras que la Fiscalía y los distintos Gobiernos miran para otro lado.

Las CCAA, tal como están conformadas en la CE, no son para que sus dirigentes sean sediciosos, sino que el presidente de una Comunidad Autónoma es el representante ordinario del propio Estado en dicha comunidad autónoma, (art. 152, 1º CE), lo que pone de manifiesto la dualidad del cargo, primera autoridad regional pero a la vez representante ordinario del propio Estado en dicha Comunidad autónoma. Algo que los presidentes autonómicos catalanes están sistemáticamente incumpliendo ante la dejación de funciones y complicidad del Estado (de las personas que están detrás de la palabra “Estado”).

Si el Rey está sometido a la CE (art. 9, 1º CE) y está obligado a actuar fielmente y guardar él la CE (art. 61, 1º CE) no puede firmar una Ley como la de Amnistía que es manifiestamente anticonstitucional.

Si lo hace el Rey estará incumpliendo de forma grosera la CE, y se unirá al resto de Autoridades y Poderes del Estado que están incumpliendo flagrantemente la CE en este tema y a la vista de todos.

ooo

La primera falsedad es llamar Ley a un fraude de ley como una catedral, que de “ley” sólo tiene el disfraz de ser publicada en el BOE, nada más.

Las verdaderas leyes son normas de carácter general, sin un destinatario concreto, mientras que esta “Ley” es un fraude en estado pudo por dos motivos:

  • porque esta “ley” se ha hecho como un traje a medida, con unos destinatarios no generales sino muy concretos, para beneficiar a unas personas determinadas, se ha hecho a medida de los que se van a beneficiar de la misma, con sus nombres y apellidos.
  • y porque se ha llegado al extremo aberrante de pervertir el Estado de Derecho (lo poco que queda del mismo) hasta tal extremo que ellos mismos han confesado y admitido que la Ley quien la ha redactado es el abogado de Puigdemont, que es la forma más miserable de prostituir un sistema legal (la famosa “legalidad republicana”). El Poder legislativo no es tal, la ley se ha redactado por un particular, esto define el nivel de corrupción de las instituciones más importantes del Estado. Imagínese que cada delincuente tuviera derecho a que su abogado redactara una ley a su medida para eludir la acción de la Justicia. Esto es lo que está pasando en España: las Cortes convertidas en mamporreros de los intereses particulares hasta el extremo que incluso redactan el tenor de las leyes. No hay mayor acto de corrupción política que esta, una Ley que se hace para comprar 7 votos, y la conducta del Rey debe ser ejemplar frente a la corrupción, no formar parte de la misma como un agente cualificado para otorgarle carta de naturaleza al fraude legal y a la prostitución del Estado de Derecho. Los arts. 9, 1º y 61, 1º CE le prohíben al Rey prestarse a este fraude y a este acto de corrupción mayúscula.

ooo

Los que defienden que el Rey “conforme”(?) a la Constitución no pinta nada y que tiene obligación de hacerles el juego, lo dicen no porque se lo crean, -que eso no se lo creen ni ellos-, (es como cuando le hicieron la moción de censura a Rajoy, no era por la corrupción, ellos que son la corrupción personificada, era para ponerse ellos en el Gobierno, y ahora ya la corrupción no le importa a nadie), sino para engañar a los tontos (a los 60 millones de tontos que hay en España, porque aunque sólo hay 49 millones de habitantes, algunos son tan tontos que valen por 2 y por 3, de ahí lo de 60 millones en un país de 49 millones de habitantes),  y conseguir así arrinconar al Rey, que se deja arrinconar, despojándole de sus funciones, y asegurarse que no van a tener ningún obstáculo por parte de la Jefatura del Estado en los planes de destrucción de España.

EL EJEMPLO MÁS CLARO de que no llevan razón, y que sus falsedades no soportan el más mínimo análisis no sólo de constitucionalidad sino de pura racionalidad, es qué pasaría si el Gobierno elaborara una Ley que legalizara la esclavitud, o que estableciera el derecho de pernada en favor de los barones socialistas,  o que impusiera a unas Comunidades Autónomas la entrega anual de un número deterninado de mujeres jóvenes para ser usadas como esclavas sexuales para vascos y catalanes,  o que estableciera que los vascos y catalanes, por su condición de catalanes y vascos tuvieran derecho a pensiones tres ó cuatro veces superiores al resto de españoles, o una Ley que autorizara matar a los mayores de 65 años, o a los que van a misa, o a los que tienen gafas, etc. etc.

¿El Rey tiene obligación de sancionador estas leyes manifiestamente anticonstitucionales?

Resulta una obviedad que esto no es así de ningún modo, y el que sostenga lo contrario actúa con la falsedad y la doblez que ya proclamara Lenin: “contra los cuerpos, la violencia; contra las almas, la mentira”.

Si el Rey firma la Ley de Amnistía infringe la Constitución. Si infringe la Constitución se sitúa al margen de la misma.

ooo

El Rey está rodeado de ineptos, y posiblemente también de masones, y está mal aconsejado. Entre el propio Rey y su séquito están llevando a la monarquía al precipicio, se están desacreditando ellos solitos. La extrema izquierda está encantada, de manejar a una pandilla de peleles y de monigotes.

No podemos perder de vista que los medios de comunicación están al servicio del PSOE y crean corrientes de opinión conforme a los intereses de la extrema izquierda.

ooo

Se están dando los mismos pasos que se dieron en 1929-31 para desacreditar la desacreditada monarquía de Alfonso XIII y proclamar la república. Y el Rey está haciéndole el juego como entonces a los que lo quieren derrocar para proclamar la IIª República.

Parece mentira que el Rey sea tan torpe, y peor aún la gente de su entorno que como los de entonces no pueden ser más nefastos para la monarquía y más ineptos. Nos dejarán de herencia una nueva guerra civil y esta vez no está ni Alemania para sujetar a los enemigos exteriores, ni los Generales de entonces (Franco, Mola, Yague, Muñoz Grandes, Moscardó García Valiño etc. ) para vencer a los enemigos interiores.


10 respuestas a «No es verdad que el Rey tenga la obligación de firmar la Ley de Amnistía, sino muy al contrario, con la Constitución en la mano el Rey tiene la obligación de no firmarla»

  1. Borbones masones, falsos reyes
    Borbones como Fernando VII y Alfonso XII que antes de morir RECHAZARON los Sacramentos… traidores a su Patria como este Felipe al servicio de la GLUE, Gran Logia Unida de Inglaterra (England).
    Todas las Constituciones son liberales, inventadas por los masones desde su obra central,3 Las Constituciones» de Anderson.
    TODAS las Constituciones son luciferinos como este falso rey obedicente a la GLUE.
    La C78 por encima de TODO no fue constituyente porque las Cortes convocadas NO LO ERAN, de manera que los juristas deben de empezar por el principio: ANULARLA;
    Si NO se toma ese camino, TODO y TODAS son elucubraciones sin sentido

  2. Lo que es verdaderamente sorprendente es que todavía existan españoles que desde que él de Anjou asfaltó los caminos de España a los franceses se sorprendan del “amor” que profesan los Borbones a la nación Española.
    Amnesia histórica?
    Síndrome de Estocolmo? o,
    falta de …

  3. su majestad esta pillado por la leti, y la leti es muy amigo de la bego, así que firmara por que se lo pedira la leti, por eso es mejor que su hija siga sus estudios en la Royal Navy como hizo su bisabuelo Juan de Borbon

  4. Por supuesto que el rey (con minúsculas) tiene muchos preceptos legislativos a los que acogerse para no firmar esta basura anticonstitucional, como brillantemente expone el artículo; otra cosa es que lo haga, por los motivos muy bien aducidos por los amigos que han comentado previamente. Lástima de gran Nación infestada e infectada de corruptos y traidores de todo pelaje.

  5. Ya desde la vejez de Franco, media España ha pisoteado en algún momento sus juramentos a la patria, a sus vecinos, a su honor, a su historia; y es que la Orden/ la apisonadora, obliga. Se obedece, y, en secreto; con la seguridad( adiestramiento, ceguera, fanatismo… ), de que tan ‘Venerable’ institución siempre actuará en beneficio de la humanidad y contra la tiranía, etc etc etc.: basura.
    Una transición basura con una constitución basura, sometida a continua manipulación/retorcimiento… y un prostitucional al efecto, para facilitar el engaño hipócrita, protocolario. Un montón de pequeños pufos( en comparación con los actuales ), solo podía ser el anuncio de la consecución de la progresión galopante. Menos mal que los españoles siempre recurrimos al humor en los peores momentos, para ir tragando.

  6. Lo peor y lo más miserable de este acto de alta traición a la nación más antigua de Europa es que no se trata de un hecho motivado por convicción ideológica, que ya de por sí resultaría aberrante, sino otro requiebro sinuoso de esa serpiente que destila el veneno de la ambición y la soberbia, capaz de sacrificarlo todo para eternizarse en el poder. Sólo de pensar en quienes sustenta sus maquinaciones, los más delirantes enemigos de España, encabezados por los testaferros de ETA, a quienes Aznar había abocado a su fin y él ha rescatado hasta depender de ellos en la dirección de un Estado a cuyos representantes han estado asesinando durante décadas, es como para que se encoja el corazón de tristeza y de ira… Sin embargo, se ha atrevido a tanto que sólo es cuestión de tiempo! que se acabe precipitando al abismo. ¡Más dura será la caída!

  7. EL REY INANE Y LA PRESUNTA CORRUPTA.
    ¡Que pareja!
    FELIPE VI besa siempre que puede la Bandera Nacional, pero luego NO HACE NADA POR DEFENDERLA, POR MANTENER LA UNIDAD NACIONAL, etc.
    Es un rey absolutamente prescindible, y siento decirlo, con total claridad, pero asi lo siento y lo veo, en conciencia, y con arreglo a mi leal saber y entender.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad