No os doy la paz como la da el mundo

«La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo» (Jn. 14, 27). 

La paz de Cristo.

Nada mejor para entender qué es la paz que nos da Nuestro Señor que atender a sus propias palabras: No penséis que he venido a traer la paz a la tierra. No he venido a traer la paz sino la espada – non veni pacem míttere sed gladium – (Mt. 10, 34).

La paz de Cristo es la “puerta estrecha”: quien ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y quien ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. Quien no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí (Mt. 10. 37-38). Las palabras del Señor indican el orden que ha de guardarse en el cumplimiento serio de los mandamientos. El cumplimiento cuesta, por esta razón añade: quien no toma su cruz… El camino de la santidad no es un camino cómodo, pero no por las exigencias de Jesús, sino por las limitaciones humanas, por el desorden de los afectos humanos.

La paz de Cristo es la “puerta estrecha” del mandato, del mandamiento, de lo prohibido y de lo permitido, del camino de la cruz, de la oración, sacrificio y penitencia. La paz de Cristo se manifiesta  de la Iglesia que enseña, amonesta, corrige, permite o prohíbe a sus hijos para enseñarles el verdadero camino de la salvación del alma.

La paz de Cristo es la Iglesia abierta al mundo para transformarlo según la ley de Dios Creador, pues el mundo no fue creado tal como lo conocemos. Es la Iglesia que señala lo pecaminoso para corregirlo, para sanarlo; es la Iglesia que preocupada por la salvación de las almas, advierte al mundo que ha de cambiar para orientar su vida hacia la Cruz salvadora, la Cruz de donde viene la salvación al mundo.

Cristo es nuestra paz (Ef. 2, 14).

La paz del mundo.

En la perspectiva de la realidad  actual nada mejor para entender  la paz del mundo como el sometimiento de la Ley de Dios a la autoridad humana. La paz se entiende como el consenso  donde todo puede permitirse a excepción de  la Ley de Dios.

La paz del mundo es sin lugar a dudas la “puerta ancha” donde sin ningún tipo de limitaciones, ni prohibiciones, el hombre da rienda libre a sus propios deseos, pues la paz del mundo se sustenta  en la libertad entendida como  libertad de la carne.

La exaltación del homosexualismo y lesbianismo, el fácil acceso al sexo, el aborto prácticamente libre, los medios anticonceptivos, etc., se entienden como avances en la libertad del hombre y por consiguiente un afianzamiento de la paz en la sociedad. “Prohibido prohibir” podría considerarse el lema característico del mundo actual, de esta falsa paz del mundo. Nada más contrario a esta libertad que la exaltación de la castidad, el pudor, la virginidad.

La Iglesia que camina hacia el Sínodo.

Qué ha ocurrido para que se esté planteando modificar la clara doctrina en temas de moral sexual y del sacramento del matrimonio. Para que, de forma continua y constante, se profane el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor en la Sagrada Comunión sin que se alcen voces para acabar con esta profanación. Para que sea ya irreconocible el Santo Sacrificio en su forma ordinaria, negando abiertamente el carácter sacrificial de la Santa Misa, negando la presencia real del Cuerpo de Cristo, sin que haya autoridad alguna que alce la voz. Sólo encontramos una respuesta: la Iglesia ha optado por la “paz del mundo”,  por la “puerta ancha”.

Nos encontramos ante un Iglesia que como Madre dice: “hijos ya sois mayores, entrad en mi seno con todo lo que tenéis. El mundo es bueno, no pienso cambiarlo, entrad con él. Nadie os prohibirá nada. También yo asumo vuestro lema: prohibido prohibir”.

La Iglesia misericordiosa acoge al hombre y a su pecado, al hombre con su realidad, ya no le exige que renuncie al pecado; pues “exigir” es contrario a los presupuestos del mundo que la Iglesia hace suyos.

Hay que acoger al homosexual y a la sodomía, al adultero y al adulterio, al promiscuo sexual y la libertad sexual.

¿Hacia dónde vamos?

¿Qué queda de la paz de Cristo? ¿Dónde está la cruz que hemos de cargar para ser dignos de Él? ¿Dónde están los mandamientos, lo permitido y lo prohibido? ¿Qué hemos hecho de la puerta estrecha?

Ni siquiera la misma liturgia está sometida a normas. Si bien teóricamente existen, de hecho las normas no están acordes con la “puerta ancha” que exalta la creatividad del hombre por encima de aquellas.

Al tiempo que se profana el Santísimo Cuerpo de Cristo, al mismo tiempo se exalta la concupiscencia de la carne.

¡Dios mío y Señor mío”!

La realidad es que la “puerta ancha” ha distorsionado, ofuscado, desviado y falseado la verdad de la fe católica, en vías de ser totalmente irreconocible.

¿Hacia dónde vamos? No por el camino salvador y redentor de la Cruz de Cristo. No hacia la “puerta estrecha” de la salvación del alma, no ha transformar el mundo según la Ley de Dios. No en la dirección correcta de la salvación de las almas.

El Señor ha hablado. Su Palabra es eterna. No cambia. La Tradición nos lo confirma. El depósito de la fe es la fidelidad a la Palabra de Dios.

Ave María Purísima.


4 respuestas a «No os doy la paz como la da el mundo»

  1. Decir y recordar especialmente a todos los del Clero que:
    Un HEREJE está fuera de la Iglesia y por tanto NO puede ser electo para ningún oficio eclesiástico, evidentemente Papado incluido.
    De esto se clarifica providencialmente que tanto Angelo Roncalli (hereje modernista y pro masón manifiesto) electo como Juan XXIII, y sus cinco sucesores, iniciaron la dinastía de antipapas que pretende destruir a la Iglesia Católica entregándola aceleradamente a sus enemigos, tal y como lo planearon desde la famosa instrucción masónica permanente de la Alta Vendita, delatada por órdenes del Papa Pío IX en 1859, justo 300 años después de la promulgación de la Cum ex apostolatus officio.

    Con la simple lectura y estudio de la Bula de Pablo IV y San Pío V, es suficiente para entender los hechos que esclarecen la realidad de la Nueva Iglesia Conciliar, como la anti Iglesia Católica:

    Se advierte de la enseñanza de falsos pastores que con sus errores socavarán los cimientos de la Roma Católica.
    Recuerda que el profeta Daniel advirtió que el error se encumbraría hasta lo más alto de la Iglesia Militante con la usurpación del Papado.
    Define que la enseñanza de previsiones contra esos falsos pastores es de Derecho Divino y nadie la puede alterar, a perpetuidad.
    Establece que dichas previsiones y sentencias alcanzan a todos los herejes, sin importar que alguno de ellos haya incluso sido electo al papado, lo cual en cualquier caso resultaría absolutamente inválido.
    Sentencia con la excomunión latae sententiae (ipso facto y que no hace falta notificación) a cualquier católico que incurra en herejía pertinaz o cisma, incluso y especialmente a eclesiásticos y príncipes seglares. Sean cardenales o de la dignidad que sean. Y también a quienes favorezcan a esos herejes o cismáticos.
    La Bula y sus sentencias no dejan duda de que cualquier dignatario del clero queda privado de cualquier oficio eclesiástico por herejía o cisma, aunque sea en secreto y que ninguno de sus nombramientos o asignaciones adquieren validez, bajo absolutamente ninguna circunstancia, negando así la errónea hipótesis de que un hereje puede ser papa de facto.
    Ordena igualmente que los fieles católicos deben rechazar y alejarse de la obediencia formal o informal de tales ministros herejes, apóstatas y cismáticos.

    1. Recordaros que FERNANDO PRESENCIA lleva 7 meses en prisión. Como españoles y cristianos es nuestro deber ayudar a personas como FERNANDO PRESENCIA y demás colaboradores afectados por denunciar especialmente lo que se conoce como EXPEDIENTE ROYUELA.
      Tal como indiqué en anteriores recordatorios os dejo la forma de ayudar económicamente a FERNANDO PRESENCIA:
      – Bizum: 613035429
      – Bizum: 686659291
      – IBAN: ES96 0081 2803 1000 0307 6911 corresponde al Banco Sabadell
      No olvidarse poner como concepto del ingreso: TAMARA (la mujer de Fernando Presencia)
      Antes de ingresar dinero alguno, hacer la comprobación de dichos datos bancarios en diversos portales de Telegram: Miguel Rix, Denunciantes de corrupción, etc. (afines a los arriba mencionados)
      Es nuestro deber ayudarles. Estamos en unos momentos difíciles y ahora, más que nunca, es necesario esforzarnos.
      Si alguien quiere sugerir alguna otra idea, que la comente.
      Saludos.

  2. La corrupción de la verdadera iglesia de Pedro comenzó desde el minuto cero. Y la significativa, siempre vino de los mismos labradores arrendatarios asesinos de turno; los mismos de la Antigua Alianza.

    Carta/contestación del Príncipe marrano de Constantinopla:
    » Decís que el Rey de Francia quiere que seáis cristianos, ya que otra cosa no podéis…, pero guardad siempre la Ley.
    Decís que os van a quitar vuestros bienes; haced a vuestros hijos comerciantes, y por medio de la usura apoderaros poco a poco de sus bienes.
    Os quejáis de que se atenta contra vuestras vidas; haced a vuestros hijos médicos y farmacéuticos que les quiten la vida sin despertar sospechas.
    Respecto a las grandes vejaciones que soportáis; haced a vuestros hijos abogados, notarios y administradores de sus negocios, y les dominaréis; ganaréis sus propiedades y os vengaréis.
    En cuanto a o que decís que destruirán vuestras sinagogas; haced a vuestros hijos canónigos y curas cristianos que destruyan su iglesia.
    No os apartéis un punto de ese camino que os trazamos y veréis por experiencia que tanto más lograréis encumbraros, cuanto más os abajéis «.

    Aquellos que más avergüenzan a la Iglesia, no son de la Iglesia. Son de la misma raíz que sus denunciantes, a los que sirven.

    Castellani( Cristo y los fariseos ):
    » El mayor mal que corroe y amenaza a la( verdadera )religión hoy día es la exterioridad( el materialismo ); el mismo mal al que sucumbió la sinagoga. Fue el punto de disensión entre el Catolicismo y el Protestantismo «.

    Sólo fue el enésimo pretexto del gnosticismo de turno, ideado y fomentado por los marranos anticristianos. Como sucede siempre, el remedio que presenta el Malo desde la cúspide de la pirámide para remediar el mal, cuando enfrenta a sus antítesis, es siempre a peor; y ese es el motivo de las disensiones; avanzar siempre en el mismo sentido.
    La diferencia respecto a la situación actual, es que hasta Bergoglio, la adulteración de la Iglesia iba paso a paso; y hoy es potro desbocado. Los propios labradores asesinos han dado un salto al vacío del que ni su dilatada experiencia tiene precedente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad