No puede entenderse el Novus Ordo

Es mucha pretensión querer comprender la reforma litúrgica a vista de la realidad, que se impone con la contundente evidencia de un caos en continua espiral desintegrante, deformante e irracional. El hundimiento de la liturgia es de tal evidencia que estamos atónitos al ver cómo no hay notas indicadoras de su enderezamiento por parte de la Jerarquía eclesiástica. La más absoluta desidia litúrgica sigue su curso errático, destruyendo la fe, profanando lo sagrado y ridiculizando lo santo.

Estamos ante una liturgia “revolucionaria”, cuyas notas son: la innovación  constante, la desvergüenza pertinaz, la obscenidad repugnante, la osadía cobarde, la burla de los ignorantes, el sacrilegio de los inmorales, la constante profanación de lo sagrado, la rebelión de los soberbios. Notas que forman parte del “paisaje” de la vida litúrgica, y que son una constante de la vida de la Iglesia.

Lo más esperpéntico es recibido con aceptación. Lo más obsceno se tolera. Lo más vulgar no se reconoce, al desconocer lo santo. Todo depende de las circunstancias, del momento, de los asistentes, del clérigo que celebra. La santa Misa va a depender de una serie de parámetros que irán marcando lo que contendrá en cada celebración. Ha desaparecido la “autoridad” de la Misal de Pablo VI. Dicho Misal aparece en el altar como un verdadero “convidado de piedra”.

Es el “tiempo” histórico lo que determina la liturgia; por tanto lo que conviene “hacer” en cada momento y en cada situación y según quienes  sean los participantes. Estamos ante  una  Misa cuyo Misal que no tiene en sí autoridad, ni un conjunto de normas preceptivas. Aunque teóricamente existen algunas normas en el Misal de Pablo VI, el celebrante no las percibe como obligatorias, sino que las percibe como meras sugerencias u orientaciones. Se podría decir que el Misal de Pablo VI ha quedado rehén del mismo celebrante, e incluso de los fieles; algo así como si el propio Misal aceptara el “desprecio”, “olvido” y “humillación” de no ser considerado, ni tenido en cuenta. Hasta las celebraciones más “dignas” y “serias”, son más bien fruto de la originalidad y gusto del oficiante que la de obediencia a las normas del  Misal.

La santa Misa que el Concilio Vaticano II recibió, y que luego con la elaboración de una nueva liturgia  apartó, es la liturgia que expresaba la fe de la Iglesia, y esa fe era, y es, porque no puede cambiar, una fe dogmática. Este calificativo es esencial para entender, no la reforma de la Misa porque no se dio tal reforma, sino la construcción de una nueva Misa, donde no se reconocía, ni se reconoce, la fe católica y dogmática; una nueva Misa cuyo desarrollo se distanciara sensiblemente de los rasgos católicos.

Era esencial para el nuevo “rumbo” de la Iglesia, que saldría del Concilio, desterrar de su conciencia el dogmatismo, absolutamente contrario al fin conciliar del “diálogo”, donde la Iglesia se abaja al nivel de  una institución “dialogante” más, y del “democratismo”, al que la Iglesia va a apoyar y promocionar, cambiando su doctrina secular sobre la forma de gobierno de los Estados. Era esencial desterrar del  seno de la Iglesia la conciencia de institución monárquica y jerárquica, en espera del momento oportuno para introducir la mentalidad democrática.   Esta es la razón fundamental para construir una nueva Misa, un “Novus Ordo”, pues si se hubiera llevado a cabo la “reforma” de la Misa tradicional, tal reforma hubiera conservado ineludiblemente el dogmatismo que se quería desterrar. Había que hacer algo totalmente nuevo.

La nueva Misa no ha de tener la nota dogmática. Los fieles que asistan y los clérigos que la oficien no han de percibir en modo alguno una concepción dogmática de la fe. ¿Cómo puede ser que no se perciba una fe dogmática? La respuesta ya la hemos indicado anteriormente:  fundamentando la nueva Misa no en la autoridad de la Iglesia, que determina y fija cuanto se ha de hacer, sino en sugerencias. De alguna manera, suplantando la autoridad que debería tener la Iglesia, por la iniciativa de clérigos y laicos.

La experiencia, maestra incontestable de la realidad, muestra, para quien quiera verlo y reconocerlo, la realidad de la liturgia  posconciliar. Hoy, la Iglesia tiene un Misal llamado de Pablo VI sin autoridad, vacío de contenido, objeto de burla, de falta de respeto, y objeto de desprecio; un Misal al que no se le considera, al que no se le tiene presente. En definitiva, un Misal ante el cual nadie se siente obligado a seguir y a obedecer; entre otras cosas porque tampoco el Misal de Pablo VI se hace obedecer, ni quiere ser obedecido, al sugerir de forma constaste en lugar de ordenar con autoridad.

Sustraer el santo Sacrificio de la Misa de la autoridad de la Iglesia ha tenido las consecuencias que estamos continuamente contemplando y sufriendo desde hace decenios. Consecuencias devastadoras para la santidad de la Misa, para la fe, y…, para el sentir del ser de la propia Iglesia. Del caos del “Novus Ordo”, al caos doctrinal de la Iglesia. De la desfiguración del “Novus Ordo”, a la desfiguración de la Iglesia. De la arbitrariedad del “Novus Ordo”, a la arbitrariedad de las enseñanzas de la Iglesia.

Del arrinconamiento de Jesucristo en el “Novus Ordo”, al arrinconamiento de Jesucristo en Su Iglesia.

Ave María Purisima.


7 respuestas a «No puede entenderse el Novus Ordo»

  1. dejaros de gaitas …la religión está muerta R.I.P ….nunca debió de existir ninguna ,los pobladores del Orbe de aquellas hubieran vivido igual o mejor …..un invento humano

    a lo largo de los tiempos las distintas religiones han causado millones y millones de muertos ,aún hoy tenemos ,la musulmana con sus facciones ,la judia con sus variables y la cristiana que pueden llevar al mundo a una guerra total

    …como UN TAL LUCAS personajillo el cual considera que lo aportado por el es mejor que lo de los demás ……

    es el caso de los moros exterminar al infiel ,o que se conviertan ,la católica es más sutil ,disfraza sus profundas intenciones con las buenas obras en un «» hermanos hacer lo que yo os diga ,pero no hagáis lo que yo hago «»…verdad ?¿?

    de hecho basta ver la gente joven que asiste a actos religiosos y muchos van por imposición de los centros educativos a los cuales asisten o de la familia ,en cuanto vuelan por sus cuenta ADIÓS …..

    AHORA BIEN ….respeto por las creencias de los demás mienras no disparen o me quieran imponer un credo ……entonces tocará combatir y mal por mal prefiero la católica ,es que tener que dejar barba ,,,mal rollo

    1. Mis abuelos y sus hermanos, que combatieron en el Requeté con HONOR hicieron posible que puedas opinar en el EED y, por supuesto, NO te impusieron ninguna creencia.
      Es posible y entro en el campo nebuloso de las suposiciones que si te hubieran impuesto nuestra FE en Cristo, es posible que no habriamos llegado a todo esto…
      Aunque no pienses como yo – FE en Cristo y fidelidad a la PATRIA – no tienes otro remedio para que NOS salvemos todos de alistarte en el Requeté que, con todas nuestras fuerzas nos oponemos y nos opondremos hasta la muerte a todos los que pretenden la dictadura universal.
      Y mis parientes que combatieron en el Requeté eran ingenieros, abogados, un notario -Javier Aurrecoechea -… alguno profesor de la Universidad de Heidelberg en Alemania…. como ves, unos idiotas….
      Saludos cordiales
      I.C
      Es Ingeniero Industrial Superior, Matematico y Estadistico
      DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

    2. Viendo tal como se encuentra el mundo y tal como está el Cristianismo «oficial» es fácilmente entendible se diga que la religión está muerta, pero solamente para aquellos que no profundizan en los hechos y que, además, su corazón es más de piedra que de sangre. La Iglesia Católica está pasando un periodo muy precario (ya los tuvo con anterioridad en algún momento puntual) pero no está muerta, N.S. JESUCRISTO tampoco. Aquí los únicos muertos son la mayoría de los que creen que están vivos y se desentienden de todo lo que pasa alrededor. Tanto egoísmo, tanta majadería, tanto depravado y tanto listillo abusando de forma criminal y riéndose del resto hace que la percepción de la sociedad tenga aspecto a ruina.
      No podemos considerar como cristianos, e incluso como personas sensatas, a estos católicos seguidores del Novus Ordo, no se puede considerar al bufón y embustero de Bergoglio como cabeza visible o representante de JESUCRISTO. Bergoglio es aquel que se inclina -literalmente- ante los sionistas, ante el exterminio por medio de las inoculaciones mortales, ante el satanismo. Bergoglio y sus seguidores, esos sí, son los que están muertos. Realmente lo siento por ellos, incluidos los que piensan que JESUCRISTO y su Santa Iglesia está muerta.

  2. Aquí está el quid del asunto:

    «… no la reforma de la Misa porque no se dio tal reforma, sino la construcción de una nueva Misa, donde no se reconocía, ni se reconoce, la fe católica …»

    La «misa novus ordo» es una FALSA MISA, consiguientemente, NO CATÓLICA. Dicho constructo litúrgico estaba destinado a ser el centro de una nueva Iglesia que, obviamente, tampoco sería católica.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad