Normas secretas de la Masonería para España. Años 1940-1945

El documento que se ofrece a continuación se halla en la “Causa General”, en una sección sobre el asesinato de Calvo Sotelo y los antecedentes masónicos (Archivo Histórico Nacional, FC-CAUSA_GENERAL, 1500, Exp.2.)

La denominada “Causa General para averiguar los hechos delictivos cometidos en todo el territorio nacional durante la dominación roja”, como dice la página oficial del Ministerio de Cultura (1) , se creó por Decreto de 26 de abril de 1940, concediendo amplias facultades al Fiscal del Tribunal Supremo para que instruirla. Por Decreto de 19 de junio de 1943 se designó un Fiscal Jefe de la misma, el cual, bajo la exclusiva y directa dependencia del Ministro de Justicia, asumió las facultades que hasta entonces tenía asignadas el Fiscal del Tribunal Supremo. Posteriormente, por Decreto de 25 de abril de 1958, la Causa quedó de nuevo bajo la dependencia del Fiscal del Tribunal Supremo. La documentación reunida permaneció en la Fiscalía del Tribunal Supremo, con las mayores garantías de seguridad y conservación, hasta que se transfirió al Archivo Histórico Nacional el 30 de julio de 1980.

José Piñeiro Maceiras

El expediente en cuestión se unió a la Causa General por Diligencia del Fiscal Secretario de la misma el 23 de enero de 1970, adjuntándose el documento “Máximas e instrucciones políticas para el Gran Oriente español y logias de la Masonería egipciana, que a continuación se trascribe, al Ramo de “Antecedentes Masónicos”, folios 51/1-58/5. Procedía del Tribunal Supremo. Fue descubierto por el investigador D. José Piñeiro Maceiras. Guarda cierta similitud con las Máximas de la Masonería Egipciana 1823 (resumidas en el folleto Españoles: Unión y Alerta) (2) .

Guiseppe Mazzini

La Masonería Egipciana era la más esotérica y gnóstica rama de la secta, siendo lo esotérico lo oculto para las personas no iniciadas y el gnosticismo el conocimiento espiritual por encima de las enseñanzas y tradiciones ortodoxas cristianas. Guiseppe Mazzini (1805- 1872) era uno de los dos jefes de los movimientos revolucionarios italianos y, desde 1834, siendo ya Hierofante de la Masonería Egipciana, fue el sustituto de Adam Weishaupt al frente de la secta de los Iluminados de Baviera, uniéndose desde entonces las dos ramas, la ‘materialista’ y la ‘mística’, del Iluminismo Masónico. Mazzini fundaría la logia “P 1” (Propaganda 1) y con su impulso “contra el Trono y el Altar” se lograría la unidad italiana, la lucha contra los Borbones del Reino de las Dos Sicilias (Nápoles y Sicilia, tan ligadas a España) y la práctica desaparición de los Estados Pontificios. También s puso al frente del movimiento carbonario.

Los Carbonarios fueron una sociedad secreta de raigambre masónica, basada en grupos de delincuentes surgidos en Francia y Alemania en el siglo XV. En Italia posteriormente se solaparon con la masonería, creando la Logia Vendita a comienzos del s. XIX. Los carbonarios centraron su actuación en la conspiración política mediante atentados y manifestaciones violentas. Tenían ritos iniciáticos con muchos componentes satánicos, se daban el nombre de “Buenos Primos”, o simplemente ‘primos’, en lugar del ‘hermanos’ de la masonería. Tenían solo dos grados: aprendices y maestros. Se organizaban en secciones divididas en ‘Barracas’, ‘Ventas’, ‘Ventas matrices’ y ‘Altas Ventas’. Realizaban su juramento, cuyo quebrantamiento se penaba con la muerte, con el puño cerrado y en alto, gesto heredado por el social-comunismo. El Teniente Coronel Rafael del Riego y Flórez, detonador de la Revolución de Riego en 1820, que puso definitivamente los Virreinatos Americanos en manos de Inglaterra y trajo el “Trienio Liberal”, era carbonario.

En 1870 Vicente de la Fuente dedicó un capítulo a los carbonarios en su Historia de las sociedades secretas antiguas y modernas en España y especialmente de la Franc-Masonería (capítulo XXXVII, páginas. 327 y ss.). Hace un año el diario ABC (17-01-22) nos ha deleitado con un titular que demuestra que no son cosa del pasado: “José Manuel Albares y Juan Fernández Trigo, los Carbonarios del Ministerio de Exteriores” (AQUÍ)

(PINCHAR EN LAS IMAGENES DE ABAJO PARA AMPLIARLAS)

(1) Ministerio de Cultura y Deportes, Portal de Archivos Españoles (PARES) (AQUÍ)
(2) Máximas de la Masonería Egipciana de 1823-1824, original en el Archivo del Ministerio de Justicia -legajos 3505/6 y 3510-; tomado de Guillermo Buhigas: Sionismo, Iluminados y Masonería, Pag. 259 y ss., Editorial Sekotia, Madrid, 2011.

1/11

2 / 11

3/11

4/11

5/11

6/11

7/11

8/11

9/11

10/11

11/11

Fuente: Causa General del A.H.N. Subdirección General de los Archivos Estatales. Ministerio de Cultura. España


10 respuestas a «Normas secretas de la Masonería para España. Años 1940-1945»

  1. Agradecer a D. José M. Manrique por su trabajo y al investigador D. José Pineiro por descubrir el documento anexado que, es preciso leer en su totalidad porque demuestra las perversas intenciones de estos degenerados corruptos y pedófilos MASONES.
    ¿Sería posible que se consiguiera la fecha del documento citado y el nombre del «importante masón» donde se encontró?
    Otro detalle, la mención de la Cruz Roja como institución masónica la conocía hace bastante tiempo por infinitos detalles.
    Es preciso boicotear a esta institución CANALLA y si escribo BOICOTEAR es preciso hacerlo con todas las consecuencias, incluso la «donación de sangre». Nada a estos masones de la Cruz Roja, NI AGUA.
    Hace un par de años la Cruz Roja de Bélgica propuso… QUITAR LA CRUZ…; el colmo. La Cruz Roja de Lieja se negó de manera que NO pudieron quitar la Cruz, aunque viéndolo desde nuestro punto de vista – y el de ellos- mejor sería que pusieran un triángulo y ese ojo que lo ve todo….
    Gracias mil.
    DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

  2. Un detalle olvidado en mi anterior comentario es referente al punto 69) del documento mencionado donde se escribe textualmente “… se esparcirán de nuevo ideas análogas al restablecimiento de las Cámaras y de la restauración monárquica y esto será la etapa precursora del logro de la realización de nuestros fines, ideas y planes para conseguir la libertad del mundo”
    El párrafo es la enésima prueba de que TODOS los príncipes, princesas, reyes, reinas o la mierda que sean, son TODOS sin excepción alguna, MASONES.
    Y no solo hoy sino desde hace mas de un siglo, TODAS las “casas reales” son siervas voluntariamente de la masonería.
    Y entre las peores, nuestros queridos Borbones – todos, sin excepción – la casa de Orange, los falsos Windsor – los mas satánicos, homosexuales y pedófilos de todos -.
    Los mejores y mayores aliados de la Masoneria son las casas reales europeas por este motivo, seguiremos disfrutando de esta mierda de Monarquia. Nunca ni nadie los pondran en la p. calle (y no pido perdon por la p.)
    Un recado a algunos ingenuos e inocentes: la confluencia de la “masonicidad” de la rama de los Borbones y de la rama de Orange, produce, SIEMPRE masones. NO HAY EXCEPCION guste o no guste.
    Y, en el caso de los Orange, las pruebas son concluyentes.
    Y se puede consultar la “lista” de los 300 Illuminatis… donde aparece.
    DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

  3. También en esto se incumple la Constitución, porque el art. 22, 5º CE es muy claro:
    5. Se prohíben las asociaciones secretas y las de carácter paramilitar.
    Y la Masonería es el prototipo de la sociedad secreta, y por tanto está prohibida por la CE, otra cosa es que en otro golpe de Estado jueces muy posiblemente masones o chantajeados por la masonería declararon que la masonería era constitucional cuando resulta obvio que no lo es porque la CE es inequívoca en lo que dice y no cabe hacer interpretaciones en fraude para engañar a los idiotas.

    Algo hemos sacado en claro: la independencia de las posesiones españoles en América fue obra de la masonería.
    En la comida del otro día en Canarias entre la cúpula del PSOE y el consulado de Marruecos, está también la Masonería por medio?
    Queda en España alguien de los que ocupan cargos públicos que no sea traidor a España o no esté vendido a
    Marruecos?, ¿Queda alguno?, aunque solo sea uno.

  4. Quiero traer aquí, ya que he mencionado a Adam Weishaupt y los Iluminados de Baviera, lo que ha escrito recientemente aquí nuestro contertulio Jesús (24 de abril de 2023), porque me parece un clarísimo, magnífico y muy poco corriente resumen:
    «A estos sembradores del mal, cuando eran mucho menos poderosos no pudo pararles nadie, cuando los disolvían, como un muelle, volvían a resurgir, pues quedaban a la espera en la sombra a la espera de la inagotable financiación exterior. Hoy son simplemente una apisonadora. Su padre es el padre de la mentira, el príncipe de este mundo como dijo Aquel. Su adulteración es global, pero España siempre les hizo frente en sus creencias, y eso la ha condenado a sufrirlos como objetivo prioritario. Como dijo el rabino Monteira, España ha de ser destruida.
    Acostumbran a adulterar las ideas, las palabras, a las personas, a las instituciones… Infiltraron a los jesuitas. Según sus propias palabras, los jesuitas fueron su mayor adversario; hoy forman parte de su ejercito en la sombra, tras destruir a los verdaderos, y la mejor muestra de ello es el propio Bergoglio.
    Un botón de muestra, yendo al origen en uno de los casos más representativos, el padre de Weishaupt (masón fundador iluminista) fue un rabino convertido falsamente (marrano), siguiendo las indicaciones del Príncipe de Constantinopla para ser catedrático en la Universidad Católica de Ingolstadt, o sea, para conspirar. Ickstadt, tío de Weishaupt, otro marrano, tras ser director de una escuela jesuita, accedió a la dirección de esa importante universidad austriaca, expulsó a los profesores jesuitas y colocó en las cátedras a sus obedientes marionetas. De esta siembra, entre muchas otras, brotó el satanista masón Benjamín Franklin, padre fundador USA, y Cagliostro, implicado en la Revolución Francesa, iniciador en la orden de Napoleón. Así se siembra el mal desde la penumbra de la lechuza. Weishaupt accedió como decano sin ningún merito a sus espaldas salvo la infiltración de sus familiares marranos. En los sucesivos años capitaneo los sucesivos movimientos masónico revolucionarios en Europa y América, bien patrocinado por la banca (la City y demás) siempre con el Rothschild de turno a la cabeza. En fin, etc etc etc
    Infiltraron mediante soborno y crimen la propia masonería gremial cristiana, mediante los falsos masones simbólicos, so pretexto de enriquecer las tenidas, testaferros bien financiados. Y conseguida la cáscara, pusieron un filtro, las Constituciones de Anderson para prevenir contramedidas.
    Infiltraron y deshicieron la Inquisición que también les persiguió (a los marranos pre sionistas de turno), antes por su traición social y económica que por las razones falsas o secundarias que la historia financiada vende sin pausa.
    Por supuesto infiltraron las monarquías, la nobleza, cosa fácil, e hicieron lo mismo con todos los sistemas políticos que inventaron tras su Revolución.
    Infiltraron la Iglesia, y se reinventó varias veces, porque aparentemente no se podía apretar ni romper lo que no es material. Con un poder total, lo han vuelto a hacer, y por desgracia esta vez, por culpa de los medios de masas han infiltrado las almas de casi todos; si se podía, parece con tiempo y medios. Sabemos como acaba la cosa, porque la luz vino al mundo y este eligió las tinieblas (las de la lechuza, de minerva, de la mentira gnóstica, de la serpiente. Daniel dijo que tras el asesinato del Hijo, este dejaría tras de sí a muchos convertidos a la Verdad. Y como él, anunció que la cosa iría a peor después de aquel cenit. Está anunciado. Dudo mucho que esté lejos de ser lo que vemos».
    Con mi agradecimiento y reconocimiento.

  5. Respecto a mi primer comentario, reitero mi pregunta:
    ¿Sería posible que se consiguiera la fecha del documento citado y el nombre del «importante masón» donde se encontró?
    Respecto a la reproducción del comentario de «Jesús» republicado por D; José María Manrique, INSISTO en que se vea, por lo menos, el primer video de las declaraciones de «SVALI» una Illuminati arrepentida que produjo el video del siguiente enlace, en enero de 2006 y que fue asesinada…
    https://www.dailymotion.com/video/xxa1qs
    SVALI era miembro de una familia alemana de Illuminatis que, como todos los hijos de estos pervertidos, mentirosos y criminales, se educó en los procedimientos y programaciones Illuminatis basados en la ideología de la traición, de la perversión, de la mentira y del asesinato.
    Solo la descripción de Svali sobre la crueldad y la perversidad con la que educan a sus pobres hijos, demuestra lo que pueden ser capaces de hacer – y lo hacen – a los católicos y a las naciones a las que odian.
    El video del enlace dura 56 minutos y es un podcast de una entrevista en inglés con subtítulos en francés.
    Creo que es IMPRESCINDIBLE que el editor del EED lo edite con subtítulos en español.
    Este video hay que difundirlo por todos los medios.
    Entiendo que los videos son más pesados y aburridos que un texto o escrito en forma de articulo, pero y reitero, que es IMPRESCINDIBLE su visionado.
    DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO
    Nota: en la lista de Illuminatis – los 300 – figura el falso rey Juan Carlos, su «santa» esposa la falsa reina Sofia junto a media docena de Rothschild y Rockefeller. las familias «reales» Windsor, Orange y el resto de Borbones entre ellos el «santo y católico», Duque de Anjou (Luis Alfonso de Borbón), aparte de Clinton, Blair, Sarkozy, Fillon – otro santo-…

    1. Perdón por el retraso en responder, Sr. Caballero.
      Además de obligaciones familiares en fin de semana, he esperado contestación del Sr. Piñeiro en relación a sus dos primeras preguntas. Respecto a ellas, desgraciadamente, no conocemos ni la fecha ni el nombre del «importante masón», al menos de momento. Lo cual es una gran desgracia.

      Veré el vídeo y trataré de hacer el resumen escrito de las contestaciones en francés (traducidas)
      Muchísimas y sentidas gracias

  6. Gracias a J. M. Manrique y a José Piñero y perdón por mi insistencia en las dos preguntas.
    Deseo fervientemente que encuentren las respuestas.
    Por mi parte, además del video-podcast de SVALI hay un «libro» de esta ex-Illuminati en inglés que estoy traduciendo con mis limitaciones lingüísticas y que enviaré al EED para que se publique si lo estiman conveniente.
    Este “libro” va en el mismo sentido que el “podcast” de Daily Motion y SVALI escribe como las familias de Illuminati educan a sus propios hijos desde que esta rama de la masonería fue fundada por Weishaupt y Rothschild.
    Un horror perverso donde demuestran lo que son capaces de hacer a sus niños… y lo que pretenden para nosotros.
    España por Cristo

  7. TEXTO SACADO DE UNA DISERTACiÓN ANTIGUA DANDO LUZ PARA COMPRENDER EL HOY:

    Al considerar la historia de las Sociedades Secretas, suele hacerse una distinción entre Sociedades Secretas Iniciáticas y Sociedades Secretas Políticas, atendiendo al carácter trascendental o temporal de las mismas. Se tomarían en cuenta, para esta clasificación, “los fines” de la Sociedad Secreta, entendiendo que la búsqueda de un objetivo puramente temporal como “la toma del poder” o el triunfo de una ideología “subversiva” o la administración de justicia “por propia mano” en épocas de crisis, etc., corresponden a una Sociedad Secreta Política.

    La Historia registra numerosas Sociedades Secretas Políticas que vendrían a conformar ejemplos clá- sicos: La SANTA VEHME en Alemania, siglos XIV a XIX; los ILUMINADOS DE BAVIERA, siglos XVIII a XIX; los CARBONARIOS en Italia y Francia, siglo XIX; los IRLANDESES UNIDOS, el SINFEIN y el IRA, en Irlanda, siglos XVII a XIX; el KU-KLUX-KLAN en Estados Unidos, siglos XIX a XX; y la MAFIA (Sociedad Secreta Criminal pero también “Política”) en Sicilia, EE.UU. y casi todo el mundo occidental, siglos XVIII a XX; etc. También pertenecerían a la rama política multitud de Escuadrones de la Muerte y organizaciones paramilitares semejantes, y hasta organizaciones marxistas o TROTZKISTAS que se mueven en la clandestinidad.

    Se afirma, al establecer la distinción mencionada, que el triunfo o consecución de los objetivos decla- rados, extingue automáticamente a la Sociedad Secreta Política: una organización clandestina, cuyo único fin sea favorecer la toma del poder de un grupo de conspiradores, pierde su razón de ser al triunfar la revolución. La desaparición en la Historia de muchas Sociedades Secretas (algunas de las nombradas y otras) parecería dar la razón a este criterio que, según afirmaba Konrad Heine, es completamente erróneo.

    Hay, sí, Sociedades Secretas con objetivos estrictamente políticos, pero su número es mínimo y su existencia efímera. En cambio, muchas de las Sociedades Secretas Políticas clásicas, cuya actividad se extiende por siglos, o bien esconden su carácter iniciático, o se encuentran vinculadas a una Sociedad Secreta Iniciática. Éste es el verdadero pulmón oculto que insufla la energía vital de alguna “mística”, pues la fe en algo trascendente es el único “secreto” para perdurar por siglos. “No hay reivindicación social o política que no sea puramente secular, pues todo reclamo justiciero desaparece con la generación que lo planteó.”

    DEBE CONSIDERARSE ENTONCES QUE TODA SOCIEDAD SECRETA POLÍTICA OBEDECE EN UNA U OTRA FORMA A UNA SOCIEDAD SECRETA INICIÁTICA, Y –salvo la AUREA CATENA que veremos luego- TODAS LAS SOCIEDADES SECRETAS INICIÁTICAS, AL MENOS EN EL SIGLO XX, CONSTITUYEN LA SINARQUÍA INTERNACIONAL, SON SUS DESPLIEGUES TÁCTICOS.

    Hemos visto que la distinción entre Sociedad Secreta Inciática y Sociedad Secreta Política es errónea, o cuando menos insuficiente. Pero ¿qué es una Sociedad Secreta Iniciática, de quien decimos que las Socie- dades Secretas Políticas le obedecen y a quien atribuimos el conformar la estructura táctica para la acción estratégica de la Sinarquía?
    Veamos la cuestión debidamente desarrollada por partes.

    Una SOCIEDAD es un grupo humano reunido para cumplir un objetivo común. Una SOCIEDAD es SECRETA si el objetivo (FIN) buscado o los MEDIOS necesarios para ello deben escapar a la atención pública (el FIN puede no justificar “moralmente” los medios). Pero una Sociedad Secreta puede ser, tam- bién, oficial o clandestina, atendiendo a la siguiente ley que se deduce del hecho de que, entre la “espiritualidad” de una organización y el Poder oficial existe una relación directamente proporcional: “Cuanto más cerca del Poder está una Sociedad Secreta, tanto más exotérica (menos esotérica) se tornará su doctrina interna”.

    Esta ley indica que, a los efectos de conservar cierto patrimonio espiritual, es siempre conveniente la clandestinidad y da la pauta de que una auténtica “Escuela Esotérica”, si la hubiera, debería ser casi inacce- sible al profano.
    Una Sociedad Secreta es INICIÁTICA cuando se sabe portadora de un Misterio y regula el acceso a éste mediante una ceremonia ritual que transforme al “profano” en “iniciado”.

    Se comprende que el título de Sociedad Secreta Iniciática sólo se da a aquéllas cuyo saber “secreto” es esotérico y espiritual. Debemos entonces, analizar primero qué se entiende por “iniciado” y por “esotérico” antes de encarar una definición para las Sociedades Secretas Iniciáticas.

    La palabra “iniciación” (INITIUM) deriva de dos palabras latinas: IN = en; IRE = ir; o sea: comienzo. El iniciado, en general, es el que comienza algo y en el particular caso esotérico “es el que comienza una nueva vida”.
    La iniciación implica, entonces, un cambio radical en la vida del iniciado. Esto siempre ha sido así y podemos comprobarlo analizando el hecho de la INICIACIÓN RITUAL a través de la Historia. La inicia- ción ritual es una institución de larga data en las sociedades humanas, pudiéndose detectar casi sin excep- ción su presencia en todos los pueblos históricos. En sociedades primitivas aun en nuestros días, es posible observar ritos de iniciación, llamados “de paso”, para fijar el paso del niño al hombre, a su participación en la vida adulta. También se suele iniciar a los cónyuges y a los futuro cazadores. Particular atención merece para nosotros el ritual de iniciación guerrera que practicaban los pueblos indogermanos desde épocas inmemoriales.

    La iniciación es entonces el initium, el comienzo a una nueva vida, sea como adulto, cónyuge, cazador o guerrero. Pero el tema es de los más sugestivos y conviene analizarlo con mayor profundidad. Todos estos ejemplos muestran que la iniciación es una experiencia de carácter eminentemente social, pues la iniciación sólo puede ser administrada exteriormente, a partir del prójimo, con participación colectiva. Para que exista el fenómeno de la iniciación debe darse simultáneamente la operación de una comunidad iniciática, pues la iniciación -EXPERIENCIA INDIVIDUAL- requiere un ritual iniciático —EXPERIENCIA COLECTIVA.

    Comprobamos también que, desde sus orígenes remotos, la iniciación es una práctica COMPROME- TIDA con la sociedad en cuestión, la cual ha favorecido el paso de profano a iniciado justamente porque cuenta con la participación de éste en responsabilidades que le serán reveladas oportunamente.

    Por otra parte, si ser iniciado es comenzar a transitar un sendero nuevo, este cambio no es de ninguna manera fácil o agradable, originándose en el olvido de antiguas prácticas iniciáticas, no pocos de los proble- mas de alienación y neurosis que soporta actualmente la raza blanca. En efecto, el paso del “niño” a “adulto” se realizaba mediante una ceremonia ritual que preparaba al hombre para varios cambios que acompañan la entrada en la nueva vida, entre los que, de no poca importancia, se cuentan: el abandono de la madre, la responsabilidad de aportar a la alimentación común, la perspectiva cierta de la muerte, etc. (cuando se es niño, una “próxima etapa” es la de adulto; cuando se es adulto, una “próxima etapa” es la vejez; y cuando se es viejo el próximo paso es la muerte. Verosímilmente, el “paso” de niño a adulto plantea entre otros “cam- bios” el de la muerte). La iniciación tiene la virtud, en este caso, de evitar secuelas traumáticas al “estable- cer” con fuerza de ley social que el iniciado está tácitamente preparado para “comenzar a transitar el nuevo sendero” lo que evidentemente apuntala moralmente al candidato.

    Entre nosotros, el paso a la vida adulta se efectúa gradualmente, por la falta del límite preciso e inexo- rable que sería una ceremonia de iniciación; y supone experiencias dolorosas y a menudo traumáticas. Existen quienes nunca logran “abandonar” efectivamente a la «madre», sufriendo una suerte de perpetua dominación externa y la consiguiente inseguridad interna por la dependencia psicológica creada.

    Cuando se dice “abandonar a la madre” hacemos referencia al “arquetipo materno” y no fomentamos, de ningún modo, una situación de exilio de nuestros seres queridos. La cercanía o lejanía de la madre carnal en nada altera este complejo que genera la “blandura de carácter” y el “sentimentalismo”, por lo que es necesario asumir con plenitud toda la potencialidad psíquica con que el hombre cuenta; éste será el primer paso en la búsqueda de la individuación.

    Hay así hombres que nunca dejan de ser niños, y hombres que nunca llegan a ser adultos, por la gradualidad del “paso”, al faltar el límite fijado por la iniciación. Esta situación tiende a corregirse en la raza blanca desde hace unos siglos con la aparición natural de una NUEVA EDAD entre la niñez y la adultez llamada ADOLESCENCIA, lo que es un eufemismo para denominar al estado de TOTAL IDIOTEZ en que cae el joven, durante un tiempo más o menos largo, pero que felizmente tiene el benéfico efecto de atenuar el impacto de los cambios exteriores al producirse el “paso”.
    Ya hemos puesto en claro qué es la iniciación en su acepción general. Veamos ahora su significado
    esotérico.

    Por esotérico entendemos, como lo indica la palabra griega EISOTHEO, un “hacer entrar” en el mis-
    terio. Por ello, al hablar de “iniciación esotérica” queremos significar un “comienzo” (initium) por un lado, y un “hacer entrar” (EISOTHEO) por otro. Sabido es que, desde Aristóteles, lo esotérico se opone a lo exotérico o profano en el campo del conocimiento. Pero este conocimiento a que alude lo esotérico no es precisamente un “saber oculto” por su carácter secreto, sino por su calidad de “saber privilegiado”,es decir categóricamente jerárquico.

    El esoterismo abre una puerta “para pasar” (EISOTHEO) desde un mundo profano, asentado gnoseológicamente en categorías falsas producto de una errónea percepción de lo real, que es a su vez ilusorio en su materialidad concreta, a otro mundo espiritual de puras percepciones metafísicas, considera- do, paradójicamente, como verdaderamente real.
    Sin embargo, la puerta que el esoterismo abre, no puede ser traspuesta por cualquiera; no todos los profanos están calificados para acceder a tal saber “superior”. El “saber esotérico” supone el “privilegio” de su conocimiento y requiere, por lo tanto, de un “control” en esa puerta que abre para “hacer entrar”, EISOTHEO.
    Este control es precisamente la “iniciación esotérica” de los profanos capacitados para ello, es decir, de aquellos hombres que son “iniciables”.

    Hemos hablado ya de la iniciación ritual y nos extendimos en ejemplos sobre los “ritos de paso”, comprobando que la iniciación, initium, supone un cambio permanente en el iniciado quien comienza, a partir del rito iniciador, “una nueva vida”. En la iniciación esotérica esta condición es llevada a su última consecuencia de modo tal que el iniciado debe experimentar, como rito de paso a la nueva vida, una AU- TÉNTICA MUERTE Y RESURRECCIÓN. La iniciación esotérica es considerada unánimemente una ex- periencia irreversible de modo que si el iniciado no demuestra, a los ojos de sus iniciadores, una auténtica transmutación, “difícilmente pueda sobrevivir para contarlo”.

    Para comprender esta terrible afirmación debemos considerar el hecho de que la iniciación esotérica es una práctica antiquísima y universal, registrada históricamente en todas las culturas conocidas, motivo éste por el cual contamos con abundante información, especialmente de las grandes civilizaciones antiguas don- de la iniciación esotérica experimentó periodos de auténtico esplendor.

    Pero en la Antigüedad, la iniciación esotérica era administrada por castas sacerdotales que respondían a los cultos oficiales de los distintos pueblos, y las deidades involucradas en los ritos de los Misterios eran siempre dioses de raza. Así conocemos “Escuelas de Misterios” o “Cultos” típicamente iniciáticos poseedo- res de una religión o mito particular, muchas veces análogos en su simbología, para cada pueblo o raza antigua. Entre los más conocidos podemos mencionar en Egipto: Misterios de Osiris e Isis; en Grecia: Misterios de Dionisio, Misterios de Eleusis, Misterios de Orfeo, la Orden de Pitágoras, etc.; en el Irán: Culto de Mitra, Mazdeísmo, Maniqueísmo, etc.; de la India y Tibet: Hinduísmo, Budismo, Shao-Lin, etc.; del Japón: Shintoísmo, Budismo Zen, etc.; del Islam: secta Sufi1, secta Asesina, secta Drusa, secta Ansarieh, etc.

    En todos estos antiguos Misterios, y muchos otros, la iniciación esotérica adquiría formas análogas en lo referente al ingreso del neófito y a su posterior iniciación. Se parte de un concepto universal de que la iniciación esotérica “ES UN PROCESO DESTINADO A REALIZAR PSICOLÓGICAMENTE EN EL INDIVIDUO EL PASO DE UN ESTADO REPUTADO COMO INFERIOR DEL SER A UN ESTADO SUPERIOR: LA TRANSFORMACIÓN DEL PROFANO EN INICIADO. MEDIANTE UNA SERIE DE ACTOS SIMBÓLICOS, DE PRUEBAS MORALES Y FÍSICAS, SE TRATA DE DAR AL INDIVIDUO LA SENSACIÓN DE QUE ‘MUERE’ PARA ‘RENACER’ EN UNA VIDA NUEVA”.

    En esta figura general sobre la iniciación esotérica conviene detenerse en las últimas comillas y repa- rar también en las “pruebas morales y físicas” y los actos “simbólicos”. Las pruebas físicas a que eran sometidos los audaces neófitos, considerados “iniciables” luego de padecer largos y vejatorios noviciados, generalmente acababan con su vida. No nos extenderemos en ejemplos, pero valga la referencia elemental de que tales pruebas físicas consistían en el enfrentamiento, desarmado o cuando no drogados, con animales “sagrados” de mayor o menor ferocidad, como ser leones, cocodrilos, serpientes venenosas, etc.

    Los neófitos sobrevivientes enfrentaban luego “pruebas morales” que solían consistir en padecer humillaciones de distinta índole “para demostrar humildad”; resistir el asalto de fogosas y bellas sacerdotisas, muchas veces luego de haber ingerido afrodisíacos bajo engaño, “para demostrar castidad”; realizar ciertas proezas físicas como ser resistencia al dolor o al miedo “para demostrar dominio orgánico”; etc. El fracaso en estas pruebas morales no significaba necesariamente la muerte pero sí la inmediata expulsión del infor- tunado aspirante. De todos modos, ésta es una apreciación general; pues como en muchos Misterios se impartían –simultáneamente con el noviciado- ciertas enseñanzas secretas que no debían ser profanadas, los sacerdotes procedían en esos particulares cultos a ejecutar al fracasado.

    Por último, los “actos simbólicos” se refieren al ritual iniciático propiamente dicho, el cual, como es lógico, variaba de un Misterio a otro; pero que en todos los casos tenía por fin producir un desdoblamiento psíquico en el neófito tal que le permitiese realizar el VIAJE trascendente. Este “viaje”, experiencia impres- cindible para obtener la iniciación, consistía, según todas las referencias, en el tránsito del “yo” desdoblado por un sendero del “otro mundo”. Tal “sendero”, que en su fantástica ruta hacia excelsas deidades atravesa- ba, sin embargo, abismos infernales plagados de terrores indecibles, era en todo semejante a aquél que pisamos en nuestro “último viaje”, el que todos realizamos a la hora de la muerte.
    El “retorno” a la vida, luego del viaje iniciador, era el auténtico triunfo del neófito, ahora iniciado, y se interpretaba como un verdadero “segundo nacimiento”.

    Del neófito, de su mente profana, nada había sobrevivido tras la muerte iniciadora; el iniciado resurrecto, en cambio, era considerado un nuevo ser, poseedor de un saber obtenido MÁS ALLÁ DE LA MUERTE.
    Como epílogo a este comentario sobre la iniciación esotérica, debemos considerar la influencia que sobre esta experiencia trascendente ha ejercido el paso del tiempo, desde la Antigüedad hasta nuestros días. Esta evaluación la haremos empleando un criterio que en aquellos días me repetía constantemente Konrad Heine: La Historia, tal como la entendemos en su sentido documental, o sea que “comienza para nosotros con testimonios escritos descifrables y comprensibles, que en los distintos países corresponden a épocas completamente dispares”, no es más que una parte de la Era Oscura llamada por los pueblos indoarios Kaly Yuga, Edad de Hierro o Era de las Tinieblas.

    Luego nos extenderemos sobre este concepto de la Historia. Por ahora debemos considerar que esas “tinieblas”, que avanzan junto con la Historia, son negruras intelectuales que envuelven a los espíritus privándolos paulatinamente de toda luz trascendente. Esta opacidad espiritual, que implica la “pérdida” de facultades metafísicas antaño comunes en los viryas, ha sido sindicada como responsable de la tendencia materialista que han seguido las civilizaciones. Ella ha significado también la ruina de las civilizaciones históricas incluida nuestra actual civilización occidental, ya envuelta en una crisis de descomposición y decadencia cultural.

    En esta pendiente negativa de la Historia, la iniciación esotérica ha corrido la peor suerte. Surgida de un contexto que llamamos Sabiduría Antigua, fue durante miles de años una práctica efectiva en la función sacerdotal de todas las civilizaciones. Pero la decadencia general que en distintas épocas envolvió a los pueblos, acabó con el “contenido gnóstico” de los Misterios. Por supuesto que esto se debió a la decadencia humana más que a otra cosa, pues cuando el ojo se endurece y el alma mora entre tinieblas, los Misterios, que no son más (ni menos) que símbolos, pierden su capacidad operativa, no «revelan» su secreto a los sacerdotes, y todos sucumben en la superstición y el mito.

    Así, en una lenta degradación, comienzan a perderse los “contenidos” metafísicos y su “continente”, la FORMA RITUAL, es exaltada hasta la desesperación (o el fanatismo) en una vana pretensión de forzar la emergencia del “contenido” metafísico. Pero es inútil; el Misterio vivo se ha transformado en mito; el ritual es una cáscara vacía de “contenido”; la iniciación es una representación teatral, tanto más envuelta en “misterio” como hueca de realizaciones espirituales.
    Es el Kaly Yuga. La iniciación ya no será “esotérica” pues no habrá “puerta para abrir” ni Misterio por conocer; sino “exotérica”, profana, porque profanada fue la función sacerdotal, sin excepción, en los últi- mos milenios.

    Sin embargo hoy día oímos hablar de “iniciación masónica”, “iniciación rosacruz”, “iniciación teosófica”, etc., o de Misterios y Doctrinas Secretas, que poseerían ciertas “escuelas” modernas. ¿Qué ha pasado? ¿Estamos ante una restauración de los antiguos Misterios, de la iniciación esotérica que transfor- maba al iniciado, renacido dos veces, dotándolo de la capacidad de dialogar con Dios? ¿Ha concluido el Kaly Yuga, habida cuenta de la avalancha de sectas “misteriosas” e “iniciáticas” que viene de Oriente?

    Nada de eso. Desde el comienzo del Kaly Yuga han ido aflorando, paralelamente con la decadencia espiritual y el avance del materialismo, unas “potencias” tenebrosas cuyo “asiento” es un “centro oculto” de la Tierra desde el cual se canaliza la voluntad de Jehová-Satanás. Estas “potencias” diabólicas son las que contribuyen de modo decisivo a la falsificación en que caen todas las religiones, cultos y escuelas de Miste- rios de la Antigüedad, y son las que en el último siglo -¡recién!- hemos podido distinguir claramente bajo la denominación de Sinarquía Internacional.

    Ellas impulsaron durante siglos a las Sociedades Secretas Iniciáticas a reemplazar los Antiguos Miste- rios o a infiltrarse y controlar a las grandes religiones. Pero la iniciación, bajo la influencia de las “potencias diabólicas”, se ha tornado pura fórmula. De los Misterios Vivos y del esoterismo inicial, sólo queda un sincretismo “simbólico” y “especulativo”.El “viaje iniciático” realizado en un desdoblamiento psíquico por el “otro mundo” será ahora un paseo realizado físicamente, “simbólicamente” dicen los sinarcas masones, por los patios de las logias.

    Es así como se arriba a los últimos siglos de nuestra época con una marcada acentuación de las tenden- cias decadentes del Kaly Yuga y, por consiguiente, con un aumento en EL NÚMERO de las Sociedades Secretas Iniciáticas. Estas últimas son las responsables de esa “avalancha de sectas misteriosas e iniciáticas que viene de Oriente” de que hablábamos antes.
    Las “tendencias” del Kaly Yuga se acercan al zenith y por ello es que las “potencias diabólicas” se manifiestan ahora universalmente a través de la Sinarquía Internacional; y por ello es también que podemos distinguir claramente su accionar y comprender sus siniestros planes.

    Volviendo al tema de la iniciación esotérica, podemos afirmar que la misma ha desaparecido totalmen- te de occidente durante los dos últimos milenios. Las Sociedades Secretas de la Sinarquía han empleado sin embargo tal calificativo para una “iniciación exotérica” que tiene el principal objetivo de nutrir sus filas con adeptos, juramentados de muerte, al solo efecto de cumplir sus planes de dominación mundial.

    Nada hay en ellas que favorezca la superación espiritual del adepto, es decir el desprendimiento de los lazos que encadenan al hombre con la materia y su liberación definitiva de la miserable condición a que lo tiene sometido el “orden” material de Jehová-Satanás. Pueden haber promesas en ese sentido que sólo responden a la necesidad de engañar momentáneamente a aquéllos de quienes se espera obtener algún beneficio.

    Pero la negra realidad es que nadie puede pretender “servirse” de una Sociedad Secreta de la Sinarquía, ingenuidad que se paga cara; sino que la Sinarquía utilizará como mejor le plazca a los incautos o cómplices que pueblan sus filas y si a unos los beneficiará con riquezas y poder mientras sean útiles, a otros los destruirá cuando no cumplan fielmente sus designios.
    En los antiguos Misterios, la iniciación la administraban sacerdotes, maestros o gurúes, quienes vela- ban por la correcta consumación del ritual. Los iniciados, renacidos y sabios, pasaban con el tiempo a reemplazar a sus antiguos iniciadores.
    En las Sociedades Secretas actuales, la iniciación consiste simplemente en un juramento de complici- dad, semejante al que existe en los códigos del hampa, prestado por el “aprendiz” o “compañero” o “herma- no” cuando, luego de un ritual simbólico, se le revela el “misterio de la Orden” y lo que se espera de él. Este “misterio” no es otro que “conocer la misión que tiene la Orden en la sociedad”, o sea su contribución al plan sinárquico mundial. Una vez que el neófito ha sido “iniciado”, o sea que está en el secreto de la Sinarquía, debe prestar un juramento que le impedirá abandonar jamás la Orden so pena de “muerte ritual”. El iniciado exotérico está, entonces, irremediablemente perdido; pues si defecciona de su logia será rápida- mente ejecutado; y si continúa en ella “progresando en los grados” y “cumpliendo las tareas”, su única recompensa será el triunfo material ya que, en su íntimo ser, el espíritu huirá de quien se hunde en el satanismo sinárquico.

    Saludos cordiales

  8. Los Illuminati de Baviera siguen presentes HOy en todos los paises.
    El video en el enlace anterior, de SVALI habla lo mismo que el texto de ODAL sobre la Iniciacion y todos los procesos de «educacion» desde que los bebés se encuentran en el seno materno.
    Los Illuminati se transmiten de padres a hijos y su programacion consigue que la secta se perpetur en «familia’.
    ODAL véase el vide de SCALI, es imprescindible.
    Espana por Cristo

  9. Forma parte de la estrategia la ideación, siembra y cultivo de las infinitas máscaras/mascaradas del gnosticismo, con su montaña de nombres y siglas, la ceremonia de la confusión «que se pretende». Da igual como se llamen y a quien digan servir, o con que rituales se singularicen, todos van guiados por los mismos amos, los labradores arrendatarios asesinos.

    Así, el rosacruz Elías Ashmole (1617-1692) de entre otros rosacruces, fue promotor principal de la nueva masonería de «infiltrados especulativos» aceptados por los operativos medievales (gracias al chantaje, el soborno y la amenaza que consigue siempre «el talonario» lleno respaldado por la City); a los que echaron a patadas para no volver. Roban así, adulteran la masonería auténtica, con permiso real de reunión secreta, para preservar los adelantos científico técnicos que «esa» ciudad, con su esfuerzo y sacrificio consigue por su fe, para dedicarse a conspirar precisamente contra esa fe. Así son los marranos y sus excrecencias.
    Todos con la causa de siempre, lo anticristiano (anticatólico para los que entran en su enésimo timo de nomenclaturas, pues católico y cristiano es lo mismo, y quienes se dicen cristianos y no católicos solo marranean, hoy con Bergoglio habrá que inventarse otro término), que entones suponía ir directamente contra el Imperio Español. Ashmole, el «católico»… perteneciente a la secta de la Cábala Moderna de la Cinta Verde (alusión al marranísmo conspirativo), verde como la capa del marrano Zeví.
    El rosacruz Ashmole, un marrano cabalista que se decía cristiano (promotor del alfabeto enoquiano, patraña empleada en ritos satánicos e inventada por el marrano John Dee, confidente de Enrique VIII, como no, de manos del Arcángel Gabriel, como suele suceder desde Mahoma). Ashmole fue uno de esos aceptados especulativos, era el comienzo de la farsa masónica que nos ha traído hasta el presente genocidio novus ordo. La mayor burrada de la historia de la humanidad.

    Las máximas de todas estas sectas vienen a ser las mismas desde Weishaupt a las Egipcianas, particularizando en algunos casos en relación al momento y lugar. Diferenciándose en rituales y parafernalia, en «maquillaje y decoración», por mucho que se escandalicen y protesten, eso forma parte del paripé.

    Mazzini sembró de logias Europa. Cuando se habla de jovenes tal o de jovenes cual… son los fundamentos de su telaraña conspirativa. Mazzini fundó la mafia y su homólogo americano Pike, el ku-klux-klan, en su mutua correspondencia se alude a muchas de las cosas que han ido pasando y están por venir, simplemente porque están proyectadas.
    Resumiendo, todo este circo es para hacerse con el poder quitando a quienes, con mejor o peor criterio, lo detentaban. Una vez conseguido, se trata de convencer a la población de que les conviene ser guiados por «otros», para lo cual, es preciso embrutecerla, por ejemplo con la estrategia islamizadora Kalergi (sumisión), de forma que delegue el esfuerzo de pensar en lo que le conviene, sobre todo si va aparejado de un castigo. Así, el iluminado Marx adelantó que serían las clases dominantes las que impondrían sus ideas. O sea, gente como su financiador Rothschild.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad