Nuevo fiasco de Margarita Robles: ahora la AME

Lo de Margarita «mofletes» va para traca. Vaya juez que debió ser. Hay que revisar urgentemente todas sus sentencias porque seguro que aparecen cadáveres de inocentes hasta debajo de las papeleras. Un nuevo fiasco para esta pobre feminista que, por ello, de femenina no tiene nada; y que por mucho que le guste vestirse de rojo pasión, sigue siendo la vacuna contra la lujuria y el mejor banderín de enganche de los cartujos.

Ángel Olivares
Esperanza Castelerio

Lo dicho, un nuevo fiasco, una nueva piedra en el zapato de la ministro más inepta y sectaria que ha pisado las alfombras del Ministerio de Defensa. Bueno, y también nueva leche que se pegan sus adláteres: Olivares, su Secretario de Estado, todo un rufián barriobajero; la penosa Esperanza Casteleiro, su jefa de Gabinete, siempre queriendo aparentar lo que nunca será, y el Tte. Gral. Villarroya Vilalta, jefe de su Gabinete Técnico, todo un experto en meter la pata hasta el corvejón, junto con su comandante de confianza, verde de tanto ciscarla.

Tte. Gral. Villarroya

Actuando con el sectarismo, histeria, mala leche, totalitarismo y falta de humanidad que la caracteriza, Margarita «mofletes» ha pretendido esta vez expulsar del pequeño local que ocupan en la calle San Nicolás, en un edificio de vieja raigambre militar, a la Asociación de Militares Españoles (AME), a la que la buena señora ha pretendido descalificar tachándola de «asociación de militares franquistas» a través del aparato de agit-prop marxista-stalinista que encabeza el «pravda» español, léase El País; sí, el mismo que chupa de toda teta que se le pone cerca, incluidas las de Sáenz de Santamaría, que para salir del pozo negro en el que se encuentra todo vale, incluso el vil metal pepero.

Pues bien, nuevo tiro por la culata de todos estos listos, que a ineptos, onagros y tarambainas, nadie les gana.

De entrada, y aunque no haría falta, porque lo de «franquista» ya hiede a insulto frentepopulista más que manido y gastado, es que la AME de franquista no tiene nada; que su actual presidente, el dignísimo Col. Muñoz, retirado, en el ejercicio de sus derechos civiles plenamente recuperados, fuera uno de los mil firmantes de la Declaración en favor de la figura militar de Franco –toda una encuesta fidedigna de opinión del sentir de las FFAA–, no tiene nada de «franquista», sino de español y militar de pro, a no ser en el cerebrito cacahuetero de la «mofletes» y los suyos; así les va.

La AME ocupa desde hace tiempo unos despachitos en tal edificio con su debido contrato cuya «autorización demanial» terminaba en 2015, habiéndose renovado por dos años, lo que llevaba su nueva caducidad a Septiembre de 2017, tras de lo cual la cosa quedó en el limbo al no piarla debidamente el ínclito ministerio; si es que se planteó alguna vez echarles de allí gobernando el PP. Y como no lo hizo cuando debía, pues… lógicamente ancha es Castilla legalmente a favor de la AME.

Pero hétenos aquí que llega en Junio Sánchez cual elefante en cacharrería, y con él  Margarita «mofletes», cual orco desorejado, y ocurre en Agosto lo de la Declaración en favor de la figura militar de Franco y, al comprobar los nombres de los firmantes, buscando a quien dar el «paseo», descubren al Col. Muñoz y… comienza a funcionar la maquinaria chequista, largando a la AME una orden de expulsión inmediata aduciendo que su prorroga está caducada y que los meses de salvaguarda terminaban en Septiembre de 2018, por lo que les exige salir pitando en Diciembre de tal año.

Pero, claro, como en el ministerio, ya en manos de «mofletes», cunde la metástasis de la ineptitud y la mala sangre, cóctel explosivo y pernicioso donde los haya, la AME contrata a un experto abogado que hasta el momento y desde hace años le viene ganando a Defensa todos los pleitos, y el letrado endosa el oportuno contencioso-administrativo –una vez agotados los recursos previos de rigor de la AME–, aduciendo, entre otra coas, y de forma resumida, lo que es evidente:

* Que al no haberse ejercido por Defensa en tiempo y forma su opción sobre el local, se da por autorizada tácitamente la renovación automática.

* Que el ministerio actúa por presunto «odio ideológico» de la mano de los filoetarras de Bildu que son los que sacaron el asunto a la palestra y los que acusaron de «franquismo» (¿?) a la AME, lo que el ministerio, sumiso a toda clase de secesionista anti-españoles como sabemos y hay pruebas, asume como propio.

* Que el ministerio incurre en presunta discrecionalidad administrativa.

* Que vulnera el art. 14 de la Constitución que consagra la igualdad y no discriminación por causa alguna de todos los españoles, también de las personas jurídicas como es la AME.

*  Así mismo, vulnera el art. 20 de la misma carta magna en lo referente al derecho de libre expresión, porque el Col. Muñoz tiene todo lo necesario, además de criadillas, para firmar la Declaración de marras, y la AME no tiene nada que ver en ello.

* Que en ese mismo local radican otras asociaciones que, como la de Antiguos Nómadas, ocupa muchos más metros con muchos menos afiliados y actividades que la AME.

En fin, que el Ministerio de Defensa, Margarita «mofletes», su equipo de mendrugos y membrillos pasados de fecha de caducidad y el «pravda» español, o sea, El País –éste con esa verborrea ajada, vetusta, con ese mensaje carca que huele a alcanfor, nostálgico de tiempos pasados y de su ideología siempre fracasada entre crímenes y miserias–, la han ciscado de nuevo y de tal forma que el juez ha decretado «medidas cautelarísimas» bloqueando ipso facto el pretendido desalojo. Primera victoria de la AME y su flamante abogado, y primera derrota del ministerio en este asunto; aunque la batalla legal sigue enconada, dura y peluda.

Así que, Margarita, ajo y agua, guapa… bueno, lo último es un decir, claro, que mentir es pecado. Por cierto ¿cuántos tropezones jurídicos lleva ya quien alardea de haber sido juez de altura? ¿qué pasa en ese ministerio? ¿qué desmadre hay? ¿por qué los que la rodean, y nos referimos a los militares, no se hacen con un poquito de ese valor que se les supone y paran tanta tropelía y barbarie?

Por último, sólo preguntamos, que conste: ¿puede ser que en ese mismo edificio radique el despacho de un empresario civil desde el que se hacen negocios particulares? De ser así ¿podría el Ministerio informarnos haciendo bueno lo que dice de trasnparencia sobre con qué base legal? ¿con qué contrato o autorización? Vamos a intentar contestar a tan importantes preguntas no sea que el mal olor que emite Defensa desde hace siete meses provenga también en parte de algún otro lugar además de su sede en Castellana.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*