Odio a los políticos que…

Odio a los políticos que…

  • Prometen unas cosas durante la campaña electoral y luego hacen las contrarias.
  • Promulgan leyes en las que se elimina la presunción de inocencia y se acaba con la igualdad ante la ley.
  • Legislan a base de reales decretos reduciendo al mínimo los debates y eludiendo los informes preceptivos del Consejo de Estado.
  • Cambian las leyes e indultan a compañeros de partido y aliados condenados por corrupción y otros delitos contra el estado.
  • Promulgan leyes que dejan indefensos a los ciudadanos y las fuerzas del orden frente a la okupación y la delincuencia.
  • Promulgan leyes que, bajo la figura del delito de odio, restringen la libertad de expresión a quienes se oponen a ellos.
  • Promulgan leyes que afectan negativamente a la preservación del medio ambiente, la agricultura y la ganadería.
  • Promulgan leyes que dificultan o impiden el aprovechamiento de los recursos naturales del país y ralentizan la recuperación económica.
  • Promulgan leyes elaboradas por activistas, que ignoran las críticas y adolecen de graves deficiencias.
  • Se resisten a abolir o al menos enmendar esas leyes, sin importarles las consecuencias, por graves que sean.
  • Son capaces de destruir infraestructuras por mero sectarismo ideológico.
  • Se alían con separatistas y amigos de terroristas para mantenerse en el poder, aunque lleven camino de convertir a España en unos nuevos reinos de taifas.
  • Nombran ministros y altos cargos a personas sin cualificación ni experiencia laboral fuera del partido.
  • Asaltan organismos del estado convirtiéndolos en organismos del partido.
  • Asaltan las empresas públicas y hostigan a las privadas, dificultando la creación de riqueza.
  • Atacan a la libertad individual, la familia y la propiedad privada.
  • No respetan la separación de poderes e ignoran las sentencias que no les son favorables.
  • Aumentan la presión fiscal como en ningún otro país europeo.
  • Disparan el gasto público y convierten al estado en un gigantesco devorador de recursos y generador de deuda, pero no de riqueza.
  • Administran con ineficiencia y opacidad los fondos de la Unión Europea, dañando la imagen y la economía de España.
  • No abordan, ni siquiera plantean, reformas que hagan viables a largo plazo el sistema de pensiones y la sanidad pública.
  • No abordan problemas capitales, como la dificultad de los jóvenes para acceder a una vivienda y crear una familia.
  • Incrementan el número de funcionarios y empleados públicos, pero la administración funciona cada vez peor.
  • Financian de forma diferente a las comunidades autónomas, según sean o no afines, y usan los PGE para comprar el apoyo de otros partidos y comunidades.
  • Antes de unas elecciones, utilizan el dinero público a manos llenas para comprar a potenciales votantes.
  • Implementan políticas económicas que llevan a España a los últimos puestos de Europa en recuperación del PIB, paro e inflación.
  • Toman decisiones de estado sin consultar con los partidos de la oposición.
  • Toleran, incluso favorecen, la persecución al idioma oficial, el español, y a quiénes lo hablan.
  • Usan la educación para ocultar y reescribir nuestra historia, imponer su pensamiento único y convertir a niños y jóvenes en ignorantes fácilmente manipulables.
  • Usan la educación en perjuicio de los mejores, favoreciendo la igualdad frente a la igualdad de oportunidades, el trabajo, la capacidad y los méritos.
  • Intentan por sistema censurar y descalificar a quiénes no piensan como ellos, sea en lo político, lo social o lo religioso.
  • Recurren al insulto, en vez de a los argumentos, contra los que discrepan y no aceptan la dictadura de lo políticamente correcto.
  • Fomentan con su sectarismo la división entre los españoles, amenazando los derechos de unos y el respeto a las ideas de otros.
  • Controlan los principales medios, dificultando el libre debate y la difusión de ideas y propuestas alternativas a las suyas
  • Utilizan los medios afines para ocultar sus casos de corrupción y airean los de otros.

¿Sigo?

Resumiendo, soy demócrata y puede que presunto culpable de delito de odio. Como no creo que sea el único… ¡Nos vemos en la cárcel!


13 respuestas a «Odio a los políticos que…»

  1. Le felicito por su voluntarismo… «soy demócrata»… debe ser usted el único de España…
    Si hay otro demócrata -aparte de «Anónimo»-… que dé un paso al frente y se apunte a la lista…
    España por Cristo

  2. Los políticos corruptos son odiosos, pero el hecho de que existan se lo debemos sobre todo al sistema. Si no hay separación de poderes ¿por qué la van a respetar?… la separación de poderes no es un «concepto» moral, sino una realidad impuesta por un sistema de elección y de atribuciones. Si nadie puede controlarte, nunca te vas a controlar a tí mismo contra tu propio interés (ó al interés de todo un partido) por el supuesto bien de la «democracia». Votamos listas de partido cerradas (las abiertas también son un timo) y sólo para las legislativas, porque la presidencia del ejecutivo se «negocia» entre los jefes de partido que han hecho las listas para el congreso. El sistema invita a la corrupción al no haber controles de ningún tipo, ya que los mismos que legislan, gobiernan, y controlan el poder judicial.

    Por todo lo anterior (el sistema electoral en su conjunto), ¿al guardia quién le guarda? … ó sea, ¿quién elige al Tribunal supremo y constitucional? ¿quién vigila y disciplina a los jueces a través del CGPJ? ¿quiénes están exentos de la justicia ordinaria y sólo pasan por el Supremo que ellos mismos eligen?. Los tres poderes están fusionados en los jefes de partido que tienen mayoría en el Congreso (que además es muy difícil entrar porque tienen maquinarias gigantescas financiadas con nuestro dinero en la forma de enchufados, empleados públicos innecesarios en Estado, Autonomías Municipios y Unión Europea, duplicidades múltiples, empresas mixtas, fundaciones de dinero público, subvenciones, ONG´s partitocráticas, etc, etc, etc.). Es una dictadura del Parlamento (ó congreso) que se compone de listas de partido que votan como robots lo que deciden un puñado de jefes de partido, que se reparten el Estado y hacen con España lo que quieren… por supuesto todos masónicos, globalistas y socialdemócratas (con la excepción de Vox, por ahora).

    Mandan los jefes de partido (que no dejan entrar a nadie, aunque el desprestigio fue tan grande que tuvieron que «aparecer» Podemos y VOX como tercer y cuarto «refresco» para optimizar la partitocracia -pepsi, cocacola, fanta de naranja y fanta de limón-, además de los tóxicos bebedizos separatistas. VOX es distinto, pero obviamente puede hacer lo que le permite el sistema partitocrático, que es relativamente poco. Es claramente es el voto útil actualmente, aunque no es la solución definitiva, ya que es «constitucionalista», liberal-conservador y parte del sistema (también por ahora).

    Es la pseudo democracia «que nos dieron», en oscuras reuniones en restaurantes y sin cortes constituyentes, realizando una Constitución atea y antiespañola a escondidas del pueblo y sacándola a «referendum» (sí ó no, son lentejas) cuando ya estaba hecha por todos los jefes de partido que luego tendrían el monopolio del poder (AP, UCD, PSOE, IU, Ciu-Pnv).

    El timo de la estampita, con la CIA y los socialistas alemanes detrás, con una España convulsa, unos Estados Unidos muertos de miedo de que el comunismo se hiciera con el poder, un Almirante Carrero Blanco asesinado en extrañas circunstancias, un pueblo acostumbrado a obedecer y a confiar en sus gobernantes, un Juan Carlos con todo el poder que Franco le trasmitió pero sin un proyecto específico de nada y con mucho miedo a perder la corona y apoyado totalmente en los EEUU y por si fuera poco la crisis post conciliar que no ayudaba precisamente… además del caldo de cultivo de una juventud ya infiltrada por el comunismo y atiborrada de utopías falsas del mayo del 68, que con sólo repetir «libertad», «democracia», «igualdad», etc, ya se quedaba empachada de sí misma (y alimentada con hedonismo, libertinaje, rebeldía, etc).

    Los frutos están a la vista… podríamos estar todavía peor, porque la clase media que dejó Franco y la actitud cómica de cederlo todo a todos han hecho que el barco renqueante no se acabe de hundir… pero encajando todos los golpes, arruinando nuestras maravillosas oportunidades y sin hacer nada por la sociedad ni por el futuro de nuestra Patria, que está al borde del precipicio.

    Sólo nos queda rezar, porque Dios es el Señor de la historia… rezar y poner cada uno nuestro granito de arena (en nuestras vidas, nuestras familias y en nuestra Patria), porque lo invisible es más importante que lo visible, como dijo el apóstol San Pablo.

  3. Excelente artículo, hablando por boca de los españoles decentes y patriotas resumiendo la mafia partitocrática, y excelentes, como siempre también, comentarios.
    «El precio de desentenderse de la Política es ser (des)gobernado por los peores hombres» (Platón).
    Demasiada Nación para tanto borrego.
    ¡Arriba España!

  4. Muy bueno!!!, no te has dejado ni una Anónimo, solo estas: “prometen viviendas sociales para compra o alquiler que nunca construyen” y “como malos gestores que son, y para tapar todas sus miserias, piden préstamos que no van a devolver y que les tocará pagar a los que producen que cada vez son menos en número”

  5. Bravo a todos los «anónimos» que me evitan magistralmente hacer yo la lista de descalabros, manipulaciones y engaños, con los que han copado TODAS las instituciones con el fin de perpetuarse en el poder. Espero que con las urnas no se atrevan a hacer lo mismo.

  6. Para esos políticos que no se merecen nuestro voto, que merecen no ocupar escaño y que deben dejar de chupar del bote existe una herramienta creada por ciudadanos, no políticos, que se llama Escaños en Blanco para dejar Escaños Vacíos.
    Tienen un sólo punto en su programa, dejar vacíos los escaños que consigan, y así no cobran ni sueldos ni subvenciones, y lo cumplen!!!!
    http://www.escanos.org

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad