Otra de presos del Valle

En ediciones anteriores ya tuvimos la oportunidad de, a modo de adelanto, contar los avances de nuestra investigación sobre la identidad y número total de los tan polémicos presos trabajadores del Valle de los Caídos, esos pobres presos «políticos» que casi esclavizados colaboraron a la construcción del monumento, lo que para algunos representa «el recuerdo más perdurable del franquismo».

Ya comentamos en su día, que la verdad de la historia es diametralmente opuesta a la versión progre que, a modo de leyenda, se ha establecido como veraz, sin apoyo documental alguno: La verdad, además de hacernos libres, está en los archivos, militares en este caso, puesto que es donde se encuentran los procesos judiciales (militares) que se siguió en su día contra los que terminaron siendo con el tiempo presos trabajadores del Valle de los Caídos.

De este modo encontramos que los presos «políticos» no lo eran, me refiero a políticos, porque presos sí fueron y por motivos más que justificados en forma de delitos gravísimos predominando los de sangre.

Ya es conocido que de los 19 años de construcción del conjunto monumental del Valle de los Caídos, tan sólo en siete de ellos hubo presencia de mano de obra reclusa en el Valle. En estos siete años, (en realidad se trata de seis años y diez meses), pasaron por Cuelgamuros un número no superior a los 2.100 presos y trabajando de modo simultáneos, tan sólo 770 correspondiendo al mes de abril de 1947.

Es decir, hubo una alta rotación de presos, entrando y saliendo de las obras del Valle, y no, no era porque se fugasen en masa, que realmente no merecía la pena, si no que, o bien redimían condena en las proporciones que ya conocemos de 6 a 1, (días redimidos por día trabajado), o bien se acogían, esta vez sí en masa, a la ley de indulto de octubre de 1945, ley que concernía a las condenas por delito de rebelión militar durante la guerra, y el 99% de los presos del Valle estaban concernidos por este tipo de delito.

Quien redacta estas líneas ha tenido la oportunidad de acceder a más de 1.000 de esos sumarios, en los que están plasmados unos abominables delitos, torturas y ensañamiento de unos verdaderos miserables, que de políticos tenían poco y de asesinos lo tenían todo.
Valgan unos pocos ejemplos que han sido escogidos (excepto el último) al azar entre el millar de sumarios que obran en nuestro poder.

RECLUSO ADOLFO PIERA FERRER

Condenado a muerte el 27/12/1940. Conmutado a 30 años unos pocos meses después. Consigue la libertad condicional en febrero de 1946. Tiempo real transcurrido en prisión: 6 años y 9 meses. Preso por asesinar a dos vecinos de Benaguacil. Bautista Blasco y Joaquina Soriano.

RECLUSO ADRIÁN GALLEGO DE LA TORRE

Condenado a muerte en 1944 y conmutado 10 días más tarde a 30 años. Libre en 1946. Asesinó a 13 personas en 1936 en Tarancón, (Cuenca), entre ellas a la señora condesa de Retamosa.

RECLUSO AGUSTÍN LÓPEZ LÓPEZ

Condenado a muerte en 1944. Conmutado a 30 años de reclusión semanas más tarde. Obtiene la libertad condicional en 25 de febrero de 1949. En total ha estado en prisión 9 años y 9 meses, menos de un tercio de su condena por el asesinato de 19 personas en la provincia de Cuenca, hechos acaecidos en los primeros meses de la guerra. Una vez libre se quedó trabajando en el Valle y fue uno de los beneficiarios de las viviendas sociales que el Consejo de Obras del Monumento Nacional a los Caídos puso a disposición de los obreros del Valle. Así, el miliciano de los 19 asesinatos se estableció en Madrid una vez finalizaron las obras del Valle de los Caídos.

RECLUSO ANDRÉS CHICANO MEDINA

Condenado a muerte en mayo de 1943. Conmutado a 30 años en octubre del mismo año. Obtiene la libertad condicional en agosto de 1947. Tiempo transcurrido en prisión: 7 años, 3 meses y 30 días. En las testificales del sumario queda claro que este sujeto torturaba brutalmente a todos cuantos se encontraban en el 7º Batallón de Trabajadores de Monterrubio de la Serena, Badajoz. Para sus torturas usaba los mástiles de los picos y de las palas y una fusta que se había fabricado procedente de la goma de un neumático.

RECLUSO FERNANDO FRADE SORONDO

Ya antes de la guerra, en 1934, estuvo condenado por la colocación de una bomba en el café “Acuarium”. Con la llegada del Frente Popular fue amnistiado, igual esto último le resulta familiar al lector. Ya en la guerra estuvo implicado en los luctuosos sucesos de los tristemente famoso trenes de la muerte de Jaén.

Por último…

RECLUSO JUSTO GIL AZAÑA TORRIJOS

Condenado en 1944 a muerte por su participación en 38 asesinatos, queda demostrado que el condenando había sido autor de cuatro de ellos. Conmutado a 30 años en septiembre de 1944. Obtiene la libertad condicional en 1949. Tiempo real en prisión: 10 años y 19 días.

Los cuatro asesinados de los que Justo Gil fue autor material, terminaron siendo trasladados, por petición de sus familias, al Valle de los Caídos. No es éste el único caso en el que podemos ver a los asesinos construyendo la tumba de sus propios asesinados.

Para AFAN


4 respuestas a «Otra de presos del Valle»

  1. Ahora bien es DESPRECIABLE el comportamiento de la Conferencia Episcopal Expañola.
    Y en cuanto al aparato del Estado – Ministerios, Patrimonio Nacional… – parece W E estén esperando que pase una desgracia por un desprendimiento, accidente etc.

  2. 10 años y 19 días por 38 asesinatos «demostrados», que serían más, en medio de aquel caos brutal. Y que serían con toda seguridad desde la impunidad y la cobardía de la detención y el aquí te pillo aquí te mato, típico de la escoria revolucionaria Disraeli Rothschild; desde la indefensión desnuda frente al plomo y por motivos que todos conocemos, tales como ir a misa o similar. Enésimo ejemplo frente a los de las orejeras, a los que tan sólo esgrimen propaganda progre masona tipo ‘Goya’; mentiras espléndidamente financiadas por los amos anglosionistas nazis, promotores protocolarios del NOS/M
    Y de todo esto deducen los de la leyenda negra de turno, que Franco era malísimo, por poner a trabajar allí al criminal para redimir su mal por unos cuantos años, y a sueldo. Hipocresía sin límites.

  3. No es nada fácil contrarrestar los efectos perniciosos sobre las mentes de la mayoría de los españoles por parte de los grandes medios de desinformación, más lo que ya de suyo aporta el pésimo sistema educativo que sufrimos en España; pero, si lo único que se puede hacer es proclamar la verdad a los cuatro vientos, hágase valientemente y sin descanso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad