Para este nuevo año, por lo que más quieran…

Sabemos que tenemos que ser santos y que debemos aspirar a la santidad y…

Vale, pero, mientras eso intentamos conseguir, creo que para este año que entra mejor empezar por prometernos y prometerle algo más fácil, más a mano, no sea que, mirando a objetivo tan alto, no logremos siquiera los más a nuestro alcance.

De entrada, tengan en cuenta que no es un año más el que se ha ido, sino uno menos que nos queda para presentarnos ante Él; como los cumpleaños, que no son tampoco un año más, sino uno menos. ¿Captan la diferencia?

Para este año nuevo les propongo que se prometan y Le prometan no faltar ni una sola vez a lo siguiente:

  • Alguna oración por la mañana al despertarnos. Por ejemplo, al Ángel de la Guarda. Sí, esa que nos enseñaron de niños pero que sigue vigente de adultos puesto que dicho ángel sigue con nosotros. Pobrecito, vaya la que le cayó encima aquel día cuando le destinaron a nosotros… ¿verdad?
  • El Ángelus a Nuestra Señora sobre media mañana.
  • El Rosario en familia o solos si fuera el caso. Un Rosario son unos 15 a 20 minutos… y no me digan que no tienen tiempo. Por lo que más quieran que el Rosario vuelva a ser imprescindible en sus vidas. Les va en ello… la vida eterna.
  • Tres Avemarías al acostarse.
  • Y vuelvan a la costumbre de bendecir la mesa al menos al almorzar. También cuando estén fuera de casa, en el trabajo o un restaurante, que lo vean los demás. Que miran… pues mejor, que ya está bien de escondernos, leche.
  • No faltar a Misa ningún Domingo ni fiesta de guardar… ni en verano, porque allí donde vayamos –extranjero incluido– seguro que hay una iglesia, así es que cuando planeen su viaje busquen también dónde y a qué horas se dice Misa y planeen los Domingos con esa tan importante «parada» en su ruta. Aunque sea en otro idioma, que para seguirla nos basta reconocer sus partes y movimientos. Faltar a ella es pecado mortal.
  • Y una confesión al mes; aunque no tengamos pecados mortales, que la Gracia que se recibe de la Confesión es desbordante.

No, por favor, no me digan que no tienen tiempo. No mientan que es pecado. Pueden rezar viva voz o mentalmente, según las circunstancias. ¿A que no es para tanto? ¿A que no hay excusa posible? Pues eso.

Nada más. Háganme caso. No lo he puesto difícil, ¿verdad? Piensen lo que nos dijo San Juan Crisóstomo: «Quien reza se salva; quien no reza se condena». Más aún: si Nuestro Señor, siendo Quien era, se retiraba a rezar muchas veces, cuánto más deberemos hacerlo nosotros. Recordemos Su consejo, que en realidad es mandato imperativo: «Rezad para no caer en tentación».

Pues eso. Comencemos este nuevo año con lo dicho que es bien poco y… ya verán como cogen hábito y ya no pueden dejar de rezar cuando menos lo propuesto. Y verán, verán como poco a poco van cambiando… a mejor, claro. Háganme caso.

Ah, y feliz año nuevo 2024.


3 respuestas a «Para este nuevo año, por lo que más quieran…»

  1. Todos los 7 puntos propuestos por Juan Cruz deberían ser rutinarios para cualquier cristiano de hoy y de los siglos futuros. Sin embargo hay algún que otro punto de no tan fácil acceso según se esté; por ejemplo, ir a Misa y comulgar ¿Dónde ir a una Misa legítima? En la gran mayoría, por no decir casi todas, las Iglesias están en manos de herejes; me explico: ya, mismo en la entrada, casi todas no disponen de AGUA BENDITA y la razón es por evitación de un posible “contagio”, con lo cual se desconfía de las “cualidades” de esa agua BENDITA. Podemos seguir con las peticiones en las Preces en que de forma machacona se pide por la “unión” de todos los cristianos, omitiendo las instrucciones de N.S. JESUCRISTO de “convertir” a los alejados de la Iglesia. No se puede considerar como cristianos verdaderos a ortodoxos, protestantes, anglicanos,… como tales, son sencillamente herejes. Tampoco es “explicable” el silencio cómplice, de las aberraciones satánicas realizadas desde el propio Vaticano, como puede ser la celebración satánica Pachamama, llamar caridad al acto de un pinchazo génico, etc. etc. El colmo de los colmos es la reciente Fiducia Supplicans. Ya no entro en temas más especiales como lo es en sí mismo el “Novus Ordo Missae”. Y todo ello aderezado con la matraca de “pedir por las intenciones del Papa”.
    ¿Es todo lo anterior la celebración de una SANTA MISA? He asistido a alguna Santa Misa en condiciones, pero hay que rebuscar y no siempre está a mano.
    Empecemos bien el año sabiendo diferenciar el BIEN del MAL, lo que junto con los 7 puntos arriba propuestos sería lo más adecuado para un alma deseosa de agradar a DIOS.

    1. Cierto, yo estuve yendo a varias, y siempre terminaba por escuchar algo progre o peor, y cuando se repetía o era por demás evidente, cambiaba… en una llegue a ver algo que me pareció de la pachamama en el mismo Madrid: el cura se va por el pasillo, Cáliz en mano, hacia una mujer, creo recordar que sudamericana y embarazada y empieza a hacer ahí un ritual que no había visto en mi vida. Me salí y no volví, de eso hace tiempo ya. En otra parecía una sesión de cine, literal, en plan espectáculo sensacionalista, estaba llena, no volví. Etc.
      Hay que pensar que la esencia de la Misa, su razón de ser, es la Eucaristía; rememorando, como el Hijo nos pidió, la Ultima Cena/Nueva Alianza con el nuevo pueblo elegido, el de los caminos, de todas las naciones; por incomparecencia de los invitados al convite; despreciando así al PROPIETARIO. La Iglesia de verdad la componen los verdaderos fieles que concurren a ese acto simbólico de buena fe. Sabemos que donde haya dos, estará el Hijo, y con él el Padre, entre ellos. Y el resto, serán como estatuas de piedra, hereje incluido.

      1. Tal vez vaya siendo hora, por parte de sacerdotes decentes, realicen y publiquen un directorio de Iglesias donde celebrar la Santa Misa tradicional y que sean conscientes de la “realidad” a la que nos enfrentamos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad