Paracuellos, paradigma de la «justicia democrática» del Frente Popular

Cada Noviembre conviene recordar para no olvidar, como pretende la ley de «mentira histérica», lo sucedido en dicho mes y a partir de él del año 1936. Cuando hoy, tras cuatro décadas…

Cuando hoy, tras cuatro décadas a repetir hasta la saciedad las mismas mentiras, de forma que conforme a la técnica marxista se hace que parezca verdad, aunque no lo sea, viene siempre más que bien acordarse de lo que supuso el régimen tiránico que impusieron en media España partidos que hoy no sólo son legales, sino que ostentan grandes cotas de poder y, a demás, van de demócratas, de adalides de la libertad, de civilizados y de otras muchas cosas más, cuando en realidad, debido a sus antecedentes criminales nunca se les debió dejar renacer de sus cenizas; vemos, asimismo, que sus militantes y simpatizantes de hoy son dignos sucesores de los de entonces.

Para no olvidar, y para poner las cosas en su sitio dentro de lo posible  –bien poco porque hasta el PP lleva cuarenta años implicado en sostener tamañas mentiras–  reproducimos una interesantísima entrevista a José Manuel Ezpeleta, que ha sido durante muchos años presidente de la Hermandad de Mártires de Paracuellos; por cierto, campo santo que recomendamos vivamente que no dejen de visitar y al que deben llevar a sus hijos, para poder comprobar in situ lo que fue aquella muestra de lo mucho que ocurrió a lo largo de la geografía española que tuvo la desgracia de caer bajo la férula marxista y separatista.

Cuadro que recrea con exactitud cómo se asesinó en Paracuellos

José Manuel Ezpeleta es la máxima autoridad en la matanza de la que fueron responsables Carrillo, Azaña y Largo Caballero. Lleva 18 años investigado y tiene 2.000 folios escritos. En esta entrevista habla del horror de aquellos crímenes que incluían mujeres y niños, pero también de la capacidad de perdonar de cientos de viudas.

Todo comenzó por un asunto personal. El ex piloto de Iberia José Manuel Ezpeleta puso rumbo a 1936, para conocer más cosas sobre la muerte de su abuelo, coronel retirado, en Paracuellos del Jarama. Y se encontró con un océano de documentos.

Dieciocho años después lleva transcritos 2.000 folios, y afirma que podrían salir hasta diez tomos con todo lo que ha investigado. De momento, ha logrado fijar la cifra de muertos, unos 4.000 en números redondos, y deshacer muchos tópicos sobre lo que considera un verdadero genocidio.

Cuando se cumplen 84 años de Paracuellos (7 de noviembre de 1936) hablamos con Ezpeleta sobre aquella página negra. El investigador subraya el componente religioso que tuvo, ya que buen número de los ejecutados fueron mártires de la fe. Hace cuatro años se beatificaron nueve más, con lo que el número de elevados a los altares asciende a los 143.

Ceremonia del entierro simbólico que se realizó en Paracueloos tras la contienda.

Paracuellos es para usted un asunto personal ¿cómo y por qué fue ejecutado su abuelo?

Familiar más que personal, la investigación que he hecho es algo que debía a mi familia. Y a la memoria de mi abuelo.

¿Cuál fue su delito? ¿Ser militar?

Era teniente coronel de Caballería, pero retirado, porque se negó a firmar la adhesión a la República y el Gobierno lo aparcó del Ejército, mediante la ley Azaña.

¿Y sólo por eso…?

Lo metieron en la cárcel Modelo en octubre de 1936, y el 7 de noviembre fue fusilado en Paracuellos.

¿Con qué cargos?

No había cargos, él era un preso preventivo.

Pero era de derechas.

Fue amigo de José Antonio –aunque no militó en Falange-, y pertenecía a Renovación Española, el partido de José Calvo Sotelo.

O sea la II República lo ejecuta sin juicio…

Y como a él a otros muchos.

Sólo en Paracuellos fueron eliminados ¿cuántos? ¿4.000?

En cifras redondas se han podido identificar a unos 4.000. Pero no han podido ser exhumados, ni localizados mediante identificación forense. Se ha tenido que recurrir a documentos, listas y también testimonios de testigos presenciales.

Familiares de víctimas de Paracuellos rezando junto a las fosas comunes tras la contienda.

¿Usted lo ha hecho?

Llevo más de 18 años haciéndolo, por mi cuenta y riesgo. He consultado archivos, visto documentos, recopilado cartas, comprobado testimonios. Y llevo transcritos 2.000 folios.

¿Qué le contaron en casa?

Nunca me contaron demasiado, sólo que el abuelo había sido asesinado. No me inculcaron odio, ni revanchismo, sino que era preciso perdonar.

“La izquierda, en general, es menos religiosa que la derecha y no tiene el freno moral del perdón”.

Por razones religiosas.

Por supuesto, sin la fe no se entiende el perdón. Digamos que la izquierda, en términos generales, es menos religiosa que la derecha –también en términos generales- y, por lo tanto, no tiene ese freno moral del revanchismo que es el perdón.

¿Les mataban por ser falangistas o por ir a misa?

Además de esas razones, también por ajustes de cuentas personales y por echar tierra sobre robos.

¿Robos?

En los primeros meses de guerra, después del 18 de julio, a mucha gente de derechas en Madrid les saquearon las casas o los negocios. Y a otros muchos que fueron encarcelados en la Modelo, les robaron y se quedaron con joyas, relojes etc.

¿Las autoridades permitían eso?

Al principio no, pero luego el Gobierno de la República cedió ante comités de milicianos o de comunistas, anarquistas, y éstos saqueaban, violaban y mataban.

“Entre las víctimas, hay contabilizados cerca de 800 menores, algunos de 12 o 13 años”.

¿Mataron también a niños?

Hay contabilizados cerca de 800 menores de 21 años. Alguno de 12 o 13 años.

¿Cómo podían justificar el fusilamiento de chavales?

En muchos casos eran los hijos de… se cargaba al cabeza de familia, y con él o después de él a sus hijos, aunque fueran adolescentes.

Recopilación de restos humanos en Paracuellos tras la contienda para darles ordenada y cristiana sepultura.

Algunas de las víctimas de Paracuellos han sido beatificados ¿por qué?

Porque dieron testimonio de su fe. No murieron simplemente por defender unos valores políticos, sino en concreto por  hacer ese testimonio, fueron verdaderos mártires.

El próximo 11 de noviembre, por ejemplo, se beatifican 9 (de la congregación de San Vicente de Paúl), los que sumados a los beatificados en años anteriores, suman un total de 143. Fundamentalmente sacerdotes y religiosos, pero también hay muchos seglares.

¿Beatificar a los de Paracuellos no es mezclar religión con política?

En absoluto, porque se trató de una persecución religiosa dentro de una Guerra Civil. Hay que distinguir ambas cosas. No murieron por estar en un bando determinado, sino por defender o manifestar la fe, por negarse a apostatar etc.

“La Iglesia investiga y si la motivación de quienes fueron ejecutado no es estrictamente religiosa, no hay beatificación”.

Eso es hilar muy fino…

Por eso en los procesos que hace la Iglesia investiga a fondo y si existe la menor duda interrumpe la causa de beatificación. Si la motivación no es estrictamente religiosa, no hay beatificación. Sólo cuando está meridianamente claro se sigue con ella.

La prueba es que hay causas que se han interrumpido, como la del padre Huidobro, capellán de la Legión, que murió por un disparo de obús en la Cuesta de las Perdices.

Santiago Carrillo en 1936

El gran responsable es Carrillo…

Pero no único. Yo diría que el gran responsable político es Azaña, presidente de la República; y después Largo Caballero, jefe de Gobierno; el general Miaja, jefe de la Junta de Defensa y finalmente Santiago Carrillo que era el consejero de Orden Público. Y los subordinados que éste nombró.

Margarita Nelken

Y también la socialista Margarita Nelken, responsable de las sacas.

Carrillo negó reiteradamente su responsabilidad en Paracuellos.

Quería hacer carrera política en la España de la democracia.

¿No cree que el papel que jugó en la Transición le dio inmunidad?

En parte sí. Pero no hacía falta, porque Franco sacó un decreto en 1969, publicado en el BOE que declaraba prescritos todos los delitos cometidos con anterioridad al 1 de abril de 1939.

Pero para la Historia no han prescrito.

Y lo que no se sabe. De hecho, hay mucha documentación sobre Carrillo que aún no ha salido. Documentos de subordinados suyos en la Consejería de Orden Público y que algún día saldrán a la luz.

“Garzón se negó a que se investigara Paracuellos: eso demuestra lo ‘independiente’ que era”.

El exjuez Garzón acusó al franquismo de genocidio, pero archivó las querellas para investigar Paracuellos ¿por qué?

Eso demuestro lo ‘independiente’ que era. Conozco bien el tema porque participé con otras tres personas en las querellas contra Carillo; y Garzón las  desestimo dos veces.

La Memoria Histórica quita calles a Millán Astray y deja a Carrillo y Pasionaria ¿Cómo lo ve?

Es revisionismo sesgado de la izquierda… La ley de Memoria Histórica se ha convertido en una máquina que da mucho dinero a ‘oenegés’ amigas que nada tiene que ver con el núcleo de la Memoria Histórica.

¿Por qué ese repentino interés  por remover un pasado que creíamos olvidado?

Porque los españoles llevamos el revanchismo en el ADN. Y sobre todo lo lleva la izquierda.

¿Qué tendríamos que hacer en España para superar el duelo a garrotazos de Goya?

Superar uno de los pecados capitales más típicos del español: la envidia. Y superar la incultura histórica que nos hace caer en errores y brutalidades.

No es fácil…

No, porque es una tentación constante del español. Yo recomendaría a los más jóvenes conocer mejor la Historia para estar en guardia frente a quienes quieren manipularla.

Se refiere a la izquierda.

Claro, ahí tenemos a Podemos.

¿Y no aprendemos de los errores del pasado?

Y los repetimos. Fíjese lo que pasó en la primera mitad el siglo XX: laicismo, persecución, odio… como ahora. Y también unos Gobiernos corruptos. Sólo que ahora no se llega a aquellos extremos de violencia porque la gente no pasa hambre.

Pero la izquierda y el independentismo resurgen…

Porque la sociedad está adormecida frente a la agitación y propaganda de la izquierda, o la actuación de la masonería.

“Es difícil demostrar el papel que juega ahora la masonería pero es cuestión de aplicar la lógica a los acontecimientos”.

¿La masonería? pero si está legalizada.

La masonería estuvo muy activa y violenta durante la República. Ahora no está violenta, pero sigue activa y tiene más poder.

Perdone, pero suena a conspiranoico… ¿cómo demostrarlo?

Es difícil de demostrar, pero es cuestión de aplicar la lógica a los acontecimientos.

Una de las primeras cruces colocadas sobre las fosas comunes en Paracuellos tras la contienda.

Por cierto Rajoy no tocó la Ley de Memoria Histórica de Zapatero.

Piense en la masonería.

También se cometieron atrocidades en el bando franquista.

En la guerra civil hubo más barbaridades en el bando republicano. En el franquista hubo ejecuciones sumarísimas, pero no hubo checas, ni sacas, ni paseos, ni se torturó a los presos (cortándoles los genitales o las orejas por ejemplo), ni se persiguió a los religiosos.

Pero al final de la guerra, sí que hubo duras represalias.

Hubo consejos de guerra, pero siempre con garantías jurídicas, y los fusilamientos eran por delitos de sangre. Y a diferencia de la República, la mayor parte de los fusilados eran dirigentes no subordinados.

Indultos pocos…

Lo que hubo fue muchas viudas o parientes de ejecutados por el bando republicano que, al terminar la guerra, no acusaron a los asesinos. De esto se habla poco, pero da idea de la capacidad increíble de perdonar de cientos de españoles.

O sea que no declaraban contra ellos.

En muchos casos no. Se los ponían delante en una rueda de reconocimiento y esas viudas, que tenían perfectamente identificado al asesino de su marido, decían que no le conocían…

A eso se llama reconciliación.

A eso se llama perdonar en caliente.

Para Actuall


8 respuestas a «Paracuellos, paradigma de la «justicia democrática» del Frente Popular»

  1. Muy bueno y oportuno este aterrador testimonio-estudio.
    Respecto a las fotos, la de Carrillo me recuerda otras abrazado por el Rey, Suárez, etc, incluso (casi) por obispos y cardenales. Todo un símbolo esas imágenes, como lo fue el quitar la estatua de Franco de Nuevos Ministerios un día de su cumpleaños (Gallardón se llama esa figura).

  2. Lo que sehizo con el tal Carrillo y La Pasionaria en la democracia fue una barbaridad. Con haberles dejado entrar, solamente, ya fué una mamarrachada, pero se les dejó y ya está, pero todo lo que se hizo después sobraba.

  3. Algunas reflexiones al hilo de este artículo:

    la primera, que hasta donde yo he leído, hablar de 4000 victimas en Paracuellos, es rebajar a 1/3 la cifra real, que no baja de los 12.000 asesinados.

    En segundo lugar, la hipocresía del Juez Baltasar Garzón de archivar la denuncia contra Carrillo hay que valorarla desde el hecho probado de que este juez era un juez prevaricador que ha sido expulsado de la carrera judicial. La catadura moral de este individuo se pone de manifiesto también que perdido su empleo, no se ha puesto a hacer seguros, o a trabajar de cualquier otra cosa honradamente, (como hizo por ejemplo el Comandante Pardo Zancada cuando lo expulsaron del Ejército al quedar probado su sentido del honor militar), sino que se ha erigido como abogado defensor nada menos que potentados relacionados con los grandes narcotraficantes sudamericanos, lo cual da idea del concepto de lucha contra la criminalidad que tiene este sujeto. Este giro copernicano de pasar de magistrado juez de la Audiencia Nacional creada para la lucha contra grandes delitos entre ellos el narcotráfico, a defender a narcotraficantes, es lo suficientemente esclarecedor de la clase de personaje ante el que nos encontramos, porque ningún juez en su sano juicio por mucho que lo echen por sinverguenza es capaz de pasar la línea roja de aceptar esta clase de clientes. Hay que tener muy pocos escrúpulos y estar también muy relacionado con el hampa internacional para tener estos contactos, y para que esta gente cuente con este personaje como defensor de sus fechorías. De modo que la actuación judicial de Garzón en el tema de Paracuellos evidencia que si en España hubiera habido Justicia hubiera sido inhabilitado ya por aquella actuación judicial de grosera ilegalidad.

    En tercer lugar la Justicia, como ideal y como actividad del Estado, es una asignatura pendiente en España permanentemente, por lo que se ve.
    Siendo un Valor Supremo de toda nación que aspire a la grandeza moral y jurídica, no se entiende el maltrato a este ideal ético y jurídico. Lo digo por la actitud de las viudas de «perdonar en caliente».
    Yo no soy una persona vengativa, sino todo lo contrario, pero uno no puede disponer sobre aquello que trasciende la esfera de lo propio, ni perdonar deudas de otros. Yo puedo perdonar una deuda en la que yo sea acreedor, y la condone, pero no puedo condonar lo que no me corresponde, las deudas de otros, del mismo modo que puedo invitar a mi casa a quien sea, pero no puedo disponer de una casa que no es mí sobre la que no tengo ningún derecho. Una viuda podrá perdonar, en la parte que le toca el asesinato de su marido y de sus hijos, pero sólo en la parte que le toca. No tiene ningún derecho con su falso testimonio de decir que no reconoce a los asesinos cuando los ve que los tiene delante y lo sabe perfectamente, a poner en riesgo a la sociedad de que esos elementos anden sueltos e impunidad sobre sus crímenes, porque está mancillando la memoria de las víctimas, que sobre la indefensión de verse asesinadas en tales circunstancias de crueldad e injusticia en aquel trance, se suma la indefensión de dejar impunes a sus asesinos al negarse a identificarlos, y porque esta viuda está condenando a otras futuras víctimas a lo que estos canallas, una vez sueltos y envalentonados por la impunidad, puedan cometer también el el futuro.
    Ella será esposa de su marido y madre de sus hijos asesinados pero eso no la convierte a ella en dueña de esas vidas sesgadas por el odio porque esas vidas no son de ella, ella tiene la suya, la de su marido y sus hijos, le pertenecen a ellos mismos y a Dios, y ella está disponiendo sobre lo que no es suyo. Es la Justicia del Estado la que legítimamente asume la defensa de esas vidas, y se ve en la alta misión de castigar a los culpables de haberlas truncado de forma tan cruel y tan injusta. La viuda no tiene derecho a boicotear esta alta misión del Estado Nacional sin incurrir ella misma en responsabilidad, y una responsabilidad nada baladí, como es la colaboración con agentes criminales con el resultado de asegurar la impunidad para los criminales y negar la Justicia que las víctimas legítimamente merecen y a las que objetivamente tienen derecho, un derecho que se les niega con esta actitud encubridora. Eso por no entrar en que esos maridos y esos hijos también tienen padres y abuelos, y hermanos si han sobrevivido al genocidio y entiendo que éstos también tienen derecho a que se les tenga en cuenta.
    Si esta era la actitud «de mierda» (perdóneseme la expresión pero es que es la que conceptualmente describe con exactitud lo que denunciamos) recién terminada la guerra y con los cuerpos de las víctimas asesinadas todavía calientes, se entiende el mamoneo 40 años después que todo estaba mucho más relajado, de la justicia durante la Transición cuando mataban cobardemente a un policía armada o a un militar y a nadie le importaba, y siendo él y su familia de Murcia, Almería o Segovia, le daban una misa en euskera a las tres de la mañana, y lo sacaban por la puerta de detrás para no molestar a los asesinos y sus cómplices, que no eran pocos en aquella época como no son pocos ahora. Y ahora vamos y le ponemos al aeropuerto de Barajas Aeropuerto Adolfo Suárez, como si el fantoche este fueran un gran personaje.
    Así no es de extrañar que en muchos pueblos en los años 50, 60 y 70 muchos apodados «el mata curas» vivieran tan ricamente. Todo lo cual demuestra que si poca gente de valía había antes de la guerra como para que, por culpa de los más, fuera necesaria ésta a costa del sacrificio y martirio de aquéllos, menos aún había cuando ésta terminó y muchas parcelas del poder y de la autoridad quedaron en manos de gente sin la suficiente talla como para tolerar una impunidad tan descarada como la que aquí se cuenta como si fuera digna de alabanza, cuando es digna del mayor de los reproches, porque la Religión no ampara ni ha amparado nunca la impunidad para los asesinos, mucho menos la Justicia de «dar a cada uno lo suyo».

    En cuarto lugar, todos los 27 de enero el Senado acoge un acto institucional solemne en memoria de las victimas del Holocausto judío y también de propaganda «antifascista», es decir, de propaganda comunista. Mi pregunta es, ¿cuántos actos como este pero en memoria de otras víctimas que no sean las suyas celebra el parlamento israelí?,
    ¿Y entonces, si ellos no celebran ninguna por nadie por qué el Senado de España sí la celebra por ellos y no por las víctimas de Paracuellos de las que son responsables al menos ideológicos muchos de los que se sientan en esos actos?.
    Es decir las víctimas del holocausto tienen a su Senado y al de los demás paises del mundo, las victimas de Paracuellos no tienen a nadie ni siquiera al Senado de España, y muy pronto por no tener no tendrán ni la libertad para un acto de homenaje particular de sus familiares, (si es que queda algún cura que esté dispuesto, que esa es otra) porque este mismo Senado que se viste de gala para unos, aprobará en breve una Ley de «Memoria Democrática», tan «democrática» como la República «Democrática» Alemana, para que que estas víctimas de Paracuellos sean olvidadas por mandato de la Ley (y de los que están detrás de los hacen la ley), con penas económicas altísimas, y de prisión, y con amenaza a los funcionarios de echarlos si no se someten al dictado.
    La Pregunta es, ¿a quién representan estos políticos y este Senado?,
    ¿A qué intereses extranjeros o ideológicos sirve un Senado donde las víctimas de Paracuellos no solo no tienen cabida sino que en breve estarán prohibidas y proscritas por la ley?
    Lo dejo como reflexión para las noches de insomnio, así como el «voto útil» del PP, muy útil para el comunismo y la masonería. Ni Napoleón pudo soñar con tanto.
    https://www.youtube.com/watch?v=o5PzUUJW6ME
    https://www.youtube.com/watch?v=oq0WZ9ayV0g&t=3659s

    Por último hay una cuestión con la que no estoy nada de acuerdo con el artículo, es la relativa a los robos que sufrieron las víctimas.
    El artículo dice:
    ¿Las autoridades permitían eso? (se refiere a los robos y al saqueo de domicilios)

    Al principio no, pero luego el Gobierno de la República cedió ante comités de milicianos o de comunistas, anarquistas, y éstos saqueaban, violaban y mataban.»

    ¿Al principio no? , ¿después cedió? ni lo uno porque se robó desde el primer instante, y no se cedió como si es que ellos no lo quisieran sino que el propio gobierno fue el organizador de los robos, de todos ellos desde los de pequeña escala a los grandes robos en los bancos, los museos (se fundían las monedas antiguas de oro y plata con el daño irreparable que ello significó para el patrimonio cultural de España) y hasta el oro del Banco de España.
    Desde el principio fue una constante de los rojos la actividad criminal incluido el robo, y esto no cambió en toda la guerra, decir lo contrario es desconocer una cuestión básica de la actuación del Frente Popular, sus autoridades, muchos de ellos delincuentes, como el propio Ministro de Justicia Juan García Oliver, terrorista anarquista y atracador de bancos de la banda «los solidarios» primero y la de la CNT/FAI después.
    No sólo las víctimas sino todos los españoles bajo el poder del Frente popular fueron robados porque mediante los Decretos de 6 y 18 de agosto de 1937, las autoridades del Frente Popular obligaron, bajo amenaza de muerte, a los españoles a depositar en los bancos las joyas y piedras preciosas que hasta entonces hubieran logrado conservar en sus domicilios (las piezas de contenido religioso como medallas o crucifijos de oro o plata ya habían obligado a entregarlos en los primeros meses de la guerra).
    La finalidad de dicha medida no era otra que la de robar y despojar sin obstáculo a todos los españoles, forzándoles a desprenderse de estos bienes, fácilmente convertibles en cualquier país, para hacerse con ellos y ponerse en su momento a salvo en el extranjero, como de hecho así ocurrió al final de la guerra.
    Para la conversión de lo robado en divisas convertibles se creó la “Comisión Especial de Hacienda”, con sede en París, a cuyo frente se puso al socialista (“100 años de honradez”) Marcelino Pascua.

    Decir que se robaba pero no por el gobierno rojo, es desconocer este y otros muchos datos.

    En segundo lugar, respecto del robo no a todos los españoles sino en concreto a las víctimas de la persecución política y religiosa, entre ellas las de Paracuellos, no pude decirse que no fuera un robo institucionalizado. Basta leer el libro de Joaquin Borras «6000 mujeres» sobre el heroísmo de las mujeres españolas que se jugaban la vida en el Madrid rojo, para llevar la Comunión a un condenado a muerte o para llevar comida a un perseguido acogido en algún domicilio con riesgo cierto para toda la familia, que la Pasionaria había montado toda una fundición para dar salida a las joyas y alhajas de los robos que los chekistas cometían en los domicilios donde iban a cazar «fascistas» o «beatos». La “cheka Fundición La Pasionaria”, se ubicaba en el edificio de la Ronda de Atocha nº 21-23 de Madrid, donde se fundía el oro robado a las víctimas de las chekas comunistas, oro que luego se llevaba semanalmente Dolores Ibarriri la Pasionaria, porque la persecución religiosa y política era también, para los líderes del Frente Popular, un lucrante negocio.
    Quizás la más importante cheka comunistas era la cheka de San Bernardo, por ubicarse en el edificio de los números 72 y 74 de dicha calle de Madrid, dirigida por el criminal de guerra Agapito Escanilla de Simón, camarada y amigo personal de Santiago Carrillo que actuaba siguiendo órdenes de éste, de los agentes soviéticos (el “estado mayor amigo”) y sobre todo de Dolores Ibarruri “La Pasionaria”, verdadera jefa de todo este entramado criminal. La checa de San Bernardo tenía delegaciones en el nº 7 de esta misma calle, en la calle Princesa nº 27 y en un edificio de la Ronda de Atocha denominado o conocido como “cheka Fundición La Pasonaria”, porque a ella se llevaban y en ella se fundían los objetos de oro de los que se desposeía a las víctimas de las chekas comunistas antes de ser asesinados, así como de los obtenidos en sus domicilios al ser éstos registrados y saqueados, y en los robos y saqueos de edificios religiosos, joyerías, museos y demás establecimientos públicos y privados. Una o varias veces por semana Dolores Ibarruri “La Pasionaria” se pasaba por este edificio para recoger el botín de oro fundido, amasando en los 3 años de guerra una verdadera fortuna, que repartía con Alexander Orlov. Cuando el Jefe del POUM Andreu Nin (que se jactaba de haber “solucionado” el problema religioso en Cataluña asesinando a los sacerdotes, quemando las iglesias y prohibiendo el culto) fue secuestrado por los agentes de Orlov, antes de llevarlo a Alcalá de Henares donde fue desollado vivo por Orlov, Andreu Nin fue conducido a este edificio de la Fundición donde estuvo detenido y fue torturado, lo que da idea de la profunda complicidad que La Pasionaria tenía en las actividades de los agentes soviéticos al máximo nivel, y de la confianza que ellos y el propio Stalin depositaban en ella. Cuando huyó de España lo hará con éstos en el mismo avión ruso.

    Tampoco se puede dar por válida la creencia de que los asesinatos y robos se hacían por incontrolados al margen del gobierno. Existe abundante material fotográfico de las autoridades rojas fotografiándose con los chekistas e incluso condecorándolos por sus crímenes. Es el caso del Director General de Seguridad rojo Manuel Muñoz Martínez condecorando, en presencia del Comandante de la Guardia civil rojo Ricardo Burillo Sthole (uno de los máximos asesinos de Calvo Sotelo y Jefe del cuartel de Poncebos de donde salieron los autores materiales, subordinados suyos), a los chekistas Pablo Sarroca Tomás y su putita Julia Sanz, caracterizados ambos por su crueldad sádica en la tortura, interrogatorio y asesinato de sus víctimas en las checas madrileñas. El caso de Margarita Nelken abogando abiertamente por el asesinato, o del General Miaja con el chekista Arturo García de la Rosa, jefe del grupo criminal «Los 5 Diablos», entre infinidad de material probatorio.

    También hay que recordar que el bando rojo era el bando de los delincuentes, y la actividad de los delincuentes es el robo principalmente y el asesinato.
    Hay que recordar que:
    1.- Por Decreto de 19 de diciembre de 1936 (publicado en la Gaceta de Madrid, de 22 de diciembre) firmado por Azaña y por el Ministro de “Justicia” Juan García Oliver, se cancelan todos los antecedentes penales relativos a delitos comunes cometidos con anterioridad al 15 de julio de 1936, según dispone su artículo Primero. El motivo de tal decisión, según el preámbulo del propio decreto es “que se han rehabilitado ante la sociedad por los servicios que con las armas vienen prestando a la causa antifascista”. Tales servicios, obviamente, son el asesinato a sangre fría de personas decentes, la profanación religiosa etc. etc..
    Previamente a la publicación de este decreto, el atracador Juan García Oliver, elevado por el Frente Popular al rango de Ministro de Justicia –a pesar de que era medio analfabeto- ordenó la destrucción de los Archivos del Registro Central de Penados y Rebeldes, privando así a la sociedad española –cualquiera que pudiera ser su régimen político- de un indispensable medio de defensa y de previsión frente a los delincuentes comunes, reincidentes y habituales del crimen. Recordemos que el Ministro de Justicia del primer gobierno de Felipe González, el masón, -según él mismo se ha confesado-, Fernando Ledesma hizo lo propio con los archivos relativos a los homosexuales y la masonería.

    2.- Mediante Decreto-Ley de 22 de enero de 1937 (publicado en la Gaceta de Madrid de 25 de enero) el Gobierno de la IIª República decretó una amnistía –no un indulto sino que se amnistía, medida aplicada hasta entonces en España y en el mundo entero civilizado, únicamente a los delitos puramente políticos- a los asesinos y ladrones y a toda clase de maleantes, porque como expresa y reconoce dicha disposición legal “en considerable número forman parte del Ejército del pueblo”.
    Es decir está reconociendo que el bando de la República es el bando de los delincuentes, “que en considerable número” lo integran.

  4. Palabras del Consul de Noruega, Felix Schlayer , in situ (Paracuellos del Jarama) :
    «Tal como pude sonsacarle al miliciano … los autobuses, de dos pisos de la empresa Municipal de Madrid, que llegaban, se estacionaban arriba en la pradera.
    Cada diez hombres, mujeres y niños, atados entre sí, de dos en dos (con alambre de bramante), eran desnudados, es decir, les robaban sus pertenencias, y enseguida les hacían bajar a la fosa, donde caían tan pronto como recibían los disparos efectuados con ametralladoras enfiladas a la fosa, después de lo cual tenían que bajar los otras diez siguientes víctimas, mientras unos milicianos echaban tierra a los anteriores.
    No cabe duda alguna de que, con este bestial procedimiento asesino, quedaron sepultados gran número de heridos graves, que aún no estaban muertos …»
    … cuando caían todos dentro de la fosa, los milicianos volvían a Madrid con los autobuses para volver a realizar la misma «operación asesina».
    Los del pueblo de Paracuellos, encargados de las zanjas, como oían quejidos, no se acercaban hasta que esos quejidos desaparecían, rellenaban las zanjas y esperaban los siguientes autobuses de dos pisos …
    Y sobre el comunista Carrillo:
    …uno de los primeros promotores del pánico era el joven dirigente comunista Santiago Carrillo, ausente del combate en Cataluña y en todas las demás grandes batallas de la guerra, que ahora se dedicaba a sembrar entre las masas el terror a las «crueldades del enemigo» por lo que se convirtió en uno de los peores responsables del éxodo que ya llenaba los caminos hacia la frontera, en medio de privaciones y sufrimientos indecibles…

    «Memoria Democrática para todos los españoles de uno y otro bando»

  5. Paracuellos fue un ensayo, al estilo soviético, de lo que habría sucedido por muchos otros lugares de España si a los ASESINOS Y LADRONES -tan «demócratas»- del Frente Popular les hubiese ido favorablemente la guerra.

    Solo hubo un Paracuellos porque la contienda comenzó a irles mal desde muy pronto, y se tuvieron que «contener» por temor a las posibles represalias futuras. Aún así, los rojos cometieron muchos otros crímenes multitudinarios, pero ya no alcanzaron la magnitud que se vio en Paracuellos del Jarama.

  6. A los torturados y después asesinados por el frente popular en Paracuellos así como en toda España durante la Guerra Civil, solo les ha quedado la Justicia Divina que Dios ha ido impartiendo sentencia a cada uno de los criminales según iban muriendo, a sus almas Dios las ha juzgado, y para Dios no vale el arrepentimiento y el perdón en el último momento, si antes no has reparado el daño causado .Estos criminales con su cuerpo y su alma estregada al demonio nunca se arrepintieron de sus crímenes y la justicia terrenal, imperfecta, tampoco ha dado ninguna respuesta a tantas víctimas inocentes olvidadas y solo existen y están presentes en el recuerdo de los familiares y amigos que de verdad los querían. Las personas que buscamos la Fé en Dios nos acogemos a su Divina Justicia y es la que esperamos obtener si nos encontráramos en el futuro como los asesinados de Paracuellos, porque en este mundo a millones de víctimas nunca se les hizo justicia y sus verdugos quedaron impunes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*