Pedro Sánchez quiere dar un golpe de estado contra la Constitución. (Con el apoyo del PP, partido para ayudar al PSOE)

La Constitución del 78, como no podía ser menos, regula en su Título X, y último, la Reforma Constitucional.

Fue obra de juristas sobresalientes, cada uno de su padre y de su madre, pero que sabían lo que se traían entre manos, a diferencia de los actuales “legisladores”, cuyas legislaciones más parecen deposiciones, que otra cosa…

El artículo 167 establece que “Los proyectos de reforma constitucional deberán ser aprobados por una mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras”, es decir, Congreso y Senado.

En el caso del Congreso, con 350 escaños, supondría obtener un quórum de 210 diputados, y en el Senado, siendo variable el número de senadores, habría que conseguir idéntica proporción, con lo que, al menos en teoría, se aseguraría representar a la mayoría de la sociedad española…

Aunque, en la práctica, todos sabemos que los diputados y senadores son meros correveidiles de los partidos –más bien partidas-, correspondientes.

Asimismo, una décima parte de los miembros e cualquiera de las Cámaras, es decir, solo 35 diputados, por ejemplo, puede exigir que sea “sometida a referéndum” nacional, para que el pueblo pueda pronunciarse al respecto.

El artículo 168 indica que “Cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial”, que afecte a lo que podríamos llamar el núcleo duro de los derechos y libertades fundamentales, “se procederá a la aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes”.

Es decir, los diputados y senadores se harían el  harakiri político, pues ninguna sabe si volvería a ser elegido, etc.

El apartado 3 del artículo, establece que: “Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación”

Y, por último, pero no menos importante, el artículo 169 dice que: “No podrá iniciarse la reforma constitucional en tiempo de guerra o de vigencia de alguno de los estados previstos en el artículo 116”, y que son los estados de alarma, excepción y sitio.

(Les recuerdo a ustedes que Pedro Sánchez nos ha tenido sometidos durante mucho tiempo a un falso estado de alarma, que en realidad era de excepción, como ya denuncié en varios artículos, y el Tribunal Constitucional ha venido a darnos la razón en dos sentencias, quedando todavía algún proceso en curso…, supongo que a la espera del nuevo Tribunal Constitucional, totalmente maleable, por y para el PSOE).

Los cerebros jurídicos del PSOE, han descubierto la cuadratura del círculo, cambiando la Constitución…, sin seguir los pasos previstos y regulados constitucionalmente para ello.

Con el apoyo del PP, que todo hay que decirlo, y sirva este modesto artículo de aviso para tontos útiles y personas bien intencionadas, en general.

El artículo 122 de la Carta Magna es claro y rotundo, y no admite interpretaciones, por lo menos en buena hermenéutica jurídica:

“3. El Consejo General del Poder Judicial estará integrado por el Presidente del Tribunal Supremo, que lo presidirá y por veinte miembros nombrados por el Rey por un período de cinco años. De éstos, doce entre Jueces y Magistrados de todas las categorías judiciales…, cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados y cuatro a propuesta del Senado, elegidos en ambos casos por mayoría de tres quintos de sus miembros, entre abogados y otros juristas, todos ellos de reconocida competencia y con más de quince años de ejercicio en su profesión”.

Es decir, un sesenta por ciento nombrados por los propios jueces, con lo cual se asegura una “cierta” independencia judicial.

Pero como todos sabemos, las personas somos débiles, sensibles a los halagos, sinecuras, e incluso chantajes y los partidos políticos mayoritarios, PSOE y PP, quieren nombrar a dedo a los doce miembros en representación judicial, de forma que el cien  por cien del CGPJ sería de clara extracción y composición política.

Y el CGPJ es quien nombra a la cúpula del Poder Judicial, presidentes y magistrados del Tribunal Supremo, Audiencia Nacional, Tribunales Superiores de Justicia y Audiencias Provinciales, etc.

Asimismo a los nuevos Magistrados del Tribunal Constitucional, que tienen que renovarse ahora, por haber “caducado” sus nombramientos por nueve años, según el artículo 159 de la Constitución, y cuya renovación se efectúa por terceras partes cada tres años.

Ergo, se quiere reformar la Constitución por la gatera.

Como dice Charles Evans Hughes, el célebre estudioso y magistrado americano: “La Constitución es tal y como los Jueces dicen que es”…

Y los españoles estamos asistiendo, impávidos, y pasado de todo, en general, a este golpe de estado constitucional, promovido por el partido sanchista, con el acompañamiento coreográfico, en el papel de tontos útiles, partido para ayudar a los partidos de izquierdas…, del PP.

https://www.graueditores.com


13 respuestas a «Pedro Sánchez quiere dar un golpe de estado contra la Constitución. (Con el apoyo del PP, partido para ayudar al PSOE)»

  1. Me atrevería a decir que ya está todo pactado entre la PSOE y el PP, el partido para ayudar…a los partidos de izquierdas.
    Todo lo que dicen, oposición a la reforma del delito de sedición, etc., ES PURA PANTOMINA, para hacer creer al ingenuo votando de «derechas» -que el PP ha conseguido algo por su apoyo al Golpe de Estado AntiConstitucional de «Narciso» SÁNCHEZ, y su partida…

  2. Magnífico artículo al que no obstante quiero hacer una observación.
    El “golpe de estado institucional” con el que se quiere “cambiar la Constitución por la gatera” está calcado del que se diseñó para abolir la Constitución de 1966 y permitir la de 1978 en claro fraude de la “Ley para la Reforma Política” que excluía un proceso constituyente.
    Este “golpe de estado institucional” fue diseñado por Torcuato Fernández Miranda y ha servido de “escuela” para el que ahora se está fraguando.
    En ambos casos obra de “trileros de la política”
    Los “padres” de la Constitución de 1978 tuvieron mucho cuidado de sentar las bases para hacer difícil, casi imposible, el cambio de “su” Constitución, pero resulta evidente que no contaban con la posibilidad de que pudiera hacerse mediante las mismas triquiñuelas que ellos habían utilizado.
    Hará falta luego un referéndum para aprobar la sustancial reforma -que puede incluir incluso el cambio de la Jefatura del Estado- pero para ello también tienen el procedimiento.
    Si en la “Transacción” se bajó de 21 a 18 años la edad para votar, ahora sería hacerlo a los 16. Y en vez del “habla pueblo habla” se utilizaría la promesa de partidas presupuestarias para comprar la voluntad de los adolescentes.
    Y si se reduce la edad del voto para la reforma constitucional a los 14 o 12 años y se promete “gominolas” gratis para todos, puede que se consiga que España se transforme en una URSI… Unión de Repúblicas Socialistas Ibéricas.
    Y es que “hecha la ley, hecha la trampa”
    Algo que ha tomado carta de naturaleza en España, desde que en 1975 los solemnes juramentos no sirven para nada.
    Como dijera el gran Rafael García Serrano en su libro “Las Autonosuyas”
    Y de aquellos polvos, estos lodos.

    1. Perdón, solo una matización, la novela LAS AUTONOSUYAS, totalmente realista, es de don Fernando Vizcaino Casas, que en paz descanse.
      Muy silenciado en los medios progres -y en los «otros», también-, precisamente por ser de derechas.
      Este libro debería ser de lectur abligatoria en las escuelas.
      Por lo demás, totalmente de acuerdo con su agudo comentario.
      Gracias, mi Coronel.

      1. Muchas gracias por la rectificación Ramiro.
        Efectivamente, y todavía no me explico como he podido tener ese “lapsus”
        Espero que no sea cosa de la edad.
        Un abrazo y gracias.
        También por la opinión sobre el comentario.

  3. Es la » constitución » la que vértebra la impunidad y corrupción. EN la pasada epidemia, se la han saltado, dicho por ellos mismos, y no tiene efectos .
    Un saludo de paz.

  4. Hace decenios que los legisladores sancionaron, entre otras cosas, el asesinato de los niños en el vientre de las madres y la ley fue firmada por el rey sacrílego. ¿De qué dictadura se habla aquí entonces? ¡Hace muchos años que vivimos en un régimen de muerte y terror!

  5. El régimen del 78 obedece al lobby globalista y van a seguir con la agenda y si es necesario pactarán una guerra entre Monarquía española y de Marruecos, evidentemente dirigido por los Rothschild. Escuchen y lean con atención a la diputada europea que afirma este genocidio. Como vengo comentando, solo hay una manera de enfrentarlo, reconquistar las soberanías desde el pueblo y no desde la partitocracia al servicio del lobby. La convocatoria de manifestación tiene que ser conjunta y organizada en mítines en las calles, para decir la verdad a los ciudadanos, los medios de comunicación están secuestrados. Esta iniciativa tiene que ser con las fuerzas del estado en rebeldía y defensa de su pueblo y si la monarquía que tenemos sobra, se nombra sucesor de sangre pura que defienda a su pueblo, seguro que hay algún militar que da de sobrada la talla.

    https://euskalnews.tv/video/el-ultimo-bombasu-de-la-eurodiputada-christine-anderson/

    Saludos cordiales

      1. El «pueblo» no se ha unido para salvar a los niños ni para salvar a los ancianos; mucho menos se unirá para salvar a las personas que puedan defenderse. El pueblo es una masa ciega y necia, fácilmente manipulable, corruptible y corrompida. Esperar algo de semejante rebaño es ilusorio.

    1. Para su tranquilidad, le diré que soy abstemio.
      Gracias por su «interés».
      Y, de cualquier forma, si esta en su forma de «argumentar», muy propia de los «jodemitas», que se dedican a insultar, sería preferible que estuviera callado…
      ¡Hasta podría pasar por inteligente!
      Saludos cordiales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad