Perdona por ayudar a tus asesinos

Fallecen unas 400 personas al día de exceso de mortalidad en el Reino (datos oficiales del MoMo) y dicen que no saben porqué.

Jóvenes, deportistas, boomers sanos, mueren nadando (ahogamiento dicen), mueren conduciendo (accidente de tráfico aseguran), recidivas de tumores viejos (ya tenía cáncer, explican), tumores nuevos (mala suerte, dicen), neumonías por inmunosupresión (Covid, dictaminan), neurodegeración (suicidio por pandemia, añaden), muerte súbita (golpe de calor, murmuran), cambioclimatitis, exceso de carbono, agujero de ozono, todo, todo mata menos las inyecciones génicas voluntarias experimentales sin aprobar de ARN mensajero sintético.
400 españoles al día que deberían seguir vivos. Más de 12.000 personas al mes por encima de lo habitual antes de que la gente se inoculara.

La causa más evidente, plausible, lógica y epidemiológicamente creíble son las falsas vacunas.

Miles de médicos lo están viendo en sus especialidades, y callan; las cifras son espeluznantes, y callan. No solo muertes, cegueras, paraplejias, cardiodebilidad de por vida, lesiones invalidantes, migrañas intensas, oídos, ojos, palpitaciones, esterilidad, problemas menstruales… ¡y todos los médicos en activo son conscientes de ello, cada día, cada semana, les mienten, les mandan pruebas “no sé de qué es”, “estas cosas pasan”. ¡OLÉ VUESTRA CAPACIDAD DE TRAGAR, DEFRAUDAR Y OCULTAR!

400 personas al día con padres, hijos, hermanos, parejas, amigos… ¡que también callan ocultándose tras su dolor!
Tabú, no se puede hablar de ello aunque todos lo piensan, funerales oscuros, culpabilidad, silencio… ¡yo lo convencí, no quería!

400 personas cada día en el Reino de España están muriendo por haberse pinchado sustancias experimentales contra una enfermedad creada que ni siquiera previenen, y lo hicieron de forma voluntaria.
¿A quiénes les tocará mañana?

¿Quizá a alguien que usted conoce?

¿Es usted “vacunado”? ¿Lo son sus seres queridos? ¿Piensa usted seguir sin decir nada para no ser señalado?

Robert F. Kennedy Jr

Mañana 400 más, pasado mañana otros 400, y al día siguiente 400 nuevos… siga usted esperando a que todo pase por sí mismo; pero cuando el sorteo de 400 ataúdes diarios le caiga cerca y vaya a un funeral, tenga usted las santas narices de decirles “lo siento” a los familiares y de rezarle al finado, quizá debiera decirle “perdona por proteger a tus asesinos con mi silencio, no quiero que me tachen de negacionista”.

La sentencia del Tribunal Supremo de los EE.UU por la que Robert F. Kennedy Jr. ha ganado el caso contra todos los lobbies farmacéuticos, es un hito para la justicia, los condenados quieran o no irán pagando las consecuencias.

El más alto tribunal establece que: Las vacunas Covid no son vacunas. Además en la sentencia, el Tribunal Supremo confirma que los daños causados por las terapias génicas de ARNm de Covid son irreparables.

Como el Tribunal Supremo es el más alto tribunal de los Estados Unidos, no hay más recursos y las apelaciones se han agotado.

Robert F. Kennedy destacó en una primera declaración que se trataba de un éxito que solo fue posible gracias a la cooperación internacional de un gran número de abogados y científicos.

Por supuesto, esta sentencia abre el caso a nivel internacional, especialmente en Suiza, esta sentencia también establece jurisprudencia en este país, porque Suiza tiene una posición especial aquí con su constitución federal.

Por un lado, el Codex de Nuremberg en la constitución, con el artículo 118b, y el mal uso de la ingeniería genética en los seres humanos, está prohibido en Suiza, de acuerdo con el artículo 119 de la Constitución Federal. Esto se complementa con el artículo 230bis del Código Penal, … Así, los autores se arriesgan a hasta 10 años de prisión.

Pero esta sentencia también provocará que el resto del mundo se pare a tomar nota, porque el Código de Nuremberg tiene validez internacional y también está incluido en el artículo 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. En el caso de las acusaciones penales, la declaración incluye una referencia al escándalo conteniendo un peso especial por la importancia de esta acusación probada en esta sentencia.


7 respuestas a «Perdona por ayudar a tus asesinos»

    1. Tu duda («O eso es lo que parece») apunta a la respuesta correcta. Si crees con fe religiosa que sólo un pecado horrendo es imperdonable, también crees que el resto de pecados puede perdonarse. Ahora bien, si el resto de pecados puede perdonarse, no se cometen con plena conciencia del mal. Luego, no es que existan tantos implicados con conciencias tranquilas sino una masa enorme, estúpida y violenta, manipulada por los planificadores, los verdaderos malos del demonio. Esos sí saben lo que hacen y, aunque intenten nublarse la conciencia con los placeres, es imposible que ignoren las consecuencias porque ya las sufren. Ya subren la falta de bien, de amor, de verdadera felicidad… y es sólo un pequeño aperitivo para el asado de Satanás que les espera.

  1. El número de muertos en exceso es muy superior al admitido, ya que:

    1) El total de fallecidos en una determinada época se conoce meses después de dicha fecha, ya que existen contabilizaciones no tenidas en cuenta; esto es lo que el mismo sistema argumentó cuando no aparecía demasía de muertos en la «pandemia» y tuvieron que salir con esta justificación, por lo que igualmente es válida ahora.

    2) Las actuales «muertes esperadas» ya tienen en cuenta las habidas en los dos últimos años de teórica demasía, por lo que su total ya se ha incrementado; en definitiva si se tienen en cuenta las medias teóricas «pre-pandemia» el total de fallecidos actuales seria estremecedor, dato estadístico que ocultan cuidadosamente.

    3) Hay que tener en cuenta que la mayoría o totalidad de personas suficiente famosas no han sido inoculadas o, para la vista pública, lo han sido con placebos, ya que sería difícil hacer tragar al público que habrían fallecido, por ejemplo, tres de las diez personas más conocidas del mundo. Eso no se lo pueden permitir; los grandes deportistas (NBA, grandes ligas, etc.) sometidos a esfuerzos físicos extremos, habrían caído como moscas.

    4) El problema real no van a ser las muertes sino la futura esterilidad de la población, objetivo real del experimento, por ello la «urgencia y necesidad» de inocular a la población desde prácticamente recién nacidos. NO harán falta más muertes, simplemente no nacerán.

    Sobre las culpas, que decir; hace falta ser muy ignorante, prácticamente retrasado mental, para inocularse algo de lo que nadie se hace responsable y que los gobiernos han dictaminado la exención de toda responsabilidad tanto a ellos como a las empresas farmacéuticas productoras.

    No es justificación «yo no lo sabía» pues la información era pública, incluso las compañías hicieron público que se trataba de algo experimental ARNm, era algo voluntario y esencialmente el engaño estaba en nuestra cabeza y nula dignidad y moralidad. Todas las leyes mundiales que prohibían este experimento también son públicas y defensa inexpugnable si se las quiere utilizar.

    Que dejen de ver solo la televisión y que hagan algo productivo en su vida, además de fumar, beber, «ir de vacaciones», ver futbol y ¡que piense y actúe otro! La indignidad e inmoralidad absoluta y total, esencialmente la anti-civilización.

    Ahora a reclamar al maestro armero.

  2. Gracias por publicar lo que nos ocultan sobre estas “vacunas”.
    Nos han utilizado como cobayas para eliminar o mejor dicho matar el máximo de población que sobramos para esos Megapoderosos en la sombra.
    Todo está planificado con mucha antelación para que no falle.
    Solo hace falta que la gente despierte y no siga aborregada.

  3. Me remito al comentario que hice en el video de Alba Lobera: Planeando al milímetro: cómo se destruirá el sector primario.
    El artículo de Fernando y mi comentario, debe ser suficiente para discernir el gran engaño y plan diabólico de reducción de población, apoderarse de todos los recursos con su genocidio de 7500 millones de personas, para cosechar una civilización más y transhumana. No podrá procrear por sí misma, al ser estéril, nacerán en el laboratorio y chipeados a la IA, el gran reinicio que tanto se alardea en el Foro de Davos.

    Este gobierno mundial, que se autodenomina élites y que muchos se creen que están dentro de este club, han sido engañados, solo los están utilizando y cuando no sean servibles, pasarán por lo mismo que los demás. Hay mucho desconocimiento en metafísica y qué jerarquía tiene, con dominio del plano de significación en el que nos manifestamos. Para discernir el estado de existencia de cada individuo, antes hay que conocerse a sí mismo y despertar su espíritu, para poder observar desde fuera del cuadro y poder discernir su existencia. Esta cárcel material, muchos se han acostumbrado y ya la ven como su hogar y se vienen acomodando en él. Ojos que no ven, corazón que no siente y cuando el verdugo le arrebata la vida, se queda sin oportunidad de conocerse a sí mismo y por esta desgracia muere idiota, a repetir lo mismo una y otra vez, que es lo que quieren estos depredadores para seguir nutriéndose de esta energía.

    Saludos cordiales

  4. El adjetivo “negacionista”, claramente peyorativo, fue acuñado para silenciar a quienes negaban cierta “verdad oficial” que sin embargo no resistía un análisis serio, basado en pruebas, no en propaganda.
    El anatema ¡¡¡es negacionista!! ¿que más pruebas necesitamos para condenarlo? ha sido, y es, el más eficaz instrumento para extender la mentira….y que nadie se atreva a proclamar la verdad.
    Pues bien; yo me declaro “negacionista” por partida doble.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad