Pervertidos, degenerados y criminales: «Encuentros sexuales con menores»

Ya se pueden comprar sin problema alguno libros como el que verán a continuación. Seguimos cayendo por el precipicio sin fondo ni remisión.

Poco hay que decir, excepto recordar aquellas palabras terribles de Nuestro Señor, que lo son no sólo para los creyentes, sino también para los incrédulos, pues todos, unos y otros, nos veremos ante su inapelable juicio «El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar.»

A éstos es a los que más les valía colocarse ellos mismos esa rueda de molino:

¿Qué será lo próximo?


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*