Plan para destruir la Iglesia

Charla a principios de 2000 del P. Moisés Larraga (Rip en 2008).

La transcripción completa del documento del que habla AQUÍ.

Para Ave María Purísima


Una respuesta a «Plan para destruir la Iglesia»

  1. Mientras dos se reúnan en su nombre, él estará entre ellos y habrá iglesia. El Evangelio estará con nosotros hasta el fin, lo dijo El (Padre); y ahí está todo lo necesario (Eucaristía incluida) para salvarse y vivir (o morir) en la Verdad «absoluta», una vez que terminen de adulterar lo hecho (el Odre Nuevo, la Nueva Alianza).
    Se está perdiendo el respeto del todo al Padre, que está en el Hijo. Se incumplen los 2 primeros mandamientos, los más importantes, por costumbre, pues incumplir el segundo implica incumplir el primero. Si alguien banaliza al Padre a nuestro lado, ni nos damos por enterados; eso si no lo hacemos nosotros mismos sin darnos ni cuenta.
    Y, en efecto, se comulga como si de un ritual vacío se tratara. Sin respeto, como en un trámite social; cuando se supone que estás recordando el sacrificio supremo del más inocente, que hicieron por ti. Y que fue, en realidad, el único rito que nos pidió que recordáramos no para su mayor gloria, que también, sino como símbolo de unión fraternal. Esta si, la de Verdad, no la relativa del soberbio ateo masón o del rebelde gnóstico en general.
    La iglesia cristiana no es de ladrillos ni piedras, ni de libros ni de ritos; es de almas. Quizás, cuando ya ni queden diez justos … aún falta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad