Política (mente incorrecto) y juventud: la solución como problema

La putrefacción social se habría ocupado de amparar la crucifixión de la verdad. La organización de las altas esferas habría promovido un bienestar elitista degustado por un porcentaje social ínfimo. Y las guerras más dolorosas dejaron de librarse con armas físicas hace años; día tras día son cada vez más personas que sufren desde el cuadro psicológico debido a los numerosos factores que se encargan de amedrentarnos, de confundirnos y de hacernos olvidar que la fuerza siempre ha residido en nosotros.

¿Esto es lo que vamos a dejar a nuestros hijos? Es cierto que las adversidades hacen más fuerte al guerrero, pero ¿están ellos preparados? ¿Y nosotros? ¿Sabremos guiarles sabiamente?


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad