Política y corrupción

La política exterior estadounidense es una estafa basada en la corrupción

La política exterior estadounidense parece completamente irracional. Estados Unidos entra en una guerra desastrosa tras otra: Afganistán, Irak, Siria, Libia, Ucrania y Gaza. En los últimos días, EE.UU. se ha aislado mundialmente al apoyar las acciones genocidas de Israel contra los palestinos, votando en contra de una resolución de la Asamblea General de la ONU para un alto el fuego en Gaza apoyada por 153 países con el 89% de la población mundial, y a la que sólo se oponen EE.UU. y 9 pequeños países con menos del 1% de la población mundial.

En los últimos 20 años, todos los grandes objetivos de la política exterior estadounidense han fracasado. Los talibanes volvieron al poder tras 20 años de ocupación estadounidense de Afganistán. El Irak posterior a Sadam se ha vuelto dependiente de Irán. El presidente sirio Bashar al Assad se mantuvo en el poder a pesar de los esfuerzos de la CIA por derrocarlo. Libia cayó en una larga guerra civil después de que una misión de la OTAN liderada por Estados Unidos derrocara a Muamar Gadafi. Ucrania fue apaleada en el campo de batalla por Rusia en 2023, después de que Estados Unidos cancelara en secreto un acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania en 2022.

A pesar de estas notables y costosas debacles, una tras otra, el mismo elenco de personajes permaneció al timón de la política exterior estadounidense durante décadas, entre ellos Joe Biden, Victoria Nuland, Jake Sullivan, Chuck Schumer, Mitch McConnell y Hillary Clinton.

¿Qué es lo que pasa?

El enigma se resuelve reconociendo que la política exterior estadounidense no tiene nada que ver con los intereses del pueblo estadounidense. Por el contrario, se trata de los intereses de los iniciados en Washington, que persiguen contribuciones a sus campañas y puestos de trabajo lucrativos para sí mismos, su personal y sus familiares. En resumen, la política exterior estadounidense está siendo violada por el gran capital.

Como resultado, el pueblo estadounidense está perdiendo mucho. Las guerras fracasadas desde 2000 han costado unos 5 billones de dólares en gastos directos, o unos 40.000 dólares por familia. En las próximas décadas se gastarán otros 2 billones de dólares aproximadamente en atención a los veteranos. Más allá de los costes en los que incurren directamente los estadounidenses, también debemos reconocer los costes terriblemente elevados en los que se incurre en el extranjero, en millones de vidas perdidas y billones de dólares de destrucción de la propiedad y la naturaleza en las zonas de guerra.

Los costes siguen aumentando. En 2024, los gastos militares estadounidenses ascenderán a cerca de 1,5 billones de dólares, o unos 12.000 dólares por familia, si se suman los gastos directos del Pentágono, los presupuestos de la CIA y otras agencias de inteligencia, el presupuesto de la Administración de Veteranos, el programa de armas nucleares del Departamento de Energía, la «ayuda exterior» militar del Departamento de Estado (como a Israel) y otras partidas presupuestarias relacionadas con la seguridad. Cientos de miles de millones de dólares son dinero tirado por el desagüe, despilfarrado en guerras innecesarias, bases militares en el extranjero y un armamentismo completamente innecesario que acerca al mundo a la Tercera Guerra Mundial.

Sin embargo, describir estos enormes costes también significa explicar la retorcida «racionalidad» de la política exterior estadounidense. El gasto militar de 1,5 billones de dólares es la estafa que sigue nutriendo al complejo militar-industrial y a los iniciados en Washington, incluso mientras empobrece y pone en peligro a Estados Unidos y al mundo.

Para entender la estafa de la política exterior, piénsese en el gobierno federal actual como un tinglado de múltiples divisiones controladas por los mejores postores. La división de Wall Street está dirigida por el Tesoro. La división de la Industria Sanitaria está dirigida por el Departamento de Salud y Servicios Humanos. La división de Grandes Petroleras y Carbón está dirigida por los Departamentos de Energía e Interior. La división de Política Exterior está dirigida por la Casa Blanca, el Pentágono y la CIA.

Cada división utiliza el poder público para obtener ventajas privadas mediante el uso de información privilegiada, combinada con contribuciones corporativas a las campañas y gastos de los grupos de presión. Curiosamente, la división de la industria sanitaria rivaliza con la división de política exterior como una notable estafa financiera. En 2022, el gasto sanitario estadounidense alcanzó la increíble cifra de 4,5 billones de dólares, o unos 36.000 dólares por familia, con diferencia el mayor gasto sanitario del mundo, mientras que Estados Unidos ocupaba el puesto 40 entre las naciones en esperanza de vida. Una política sanitaria fracasada se traduce en enormes beneficios para la industria sanitaria, al igual que una política exterior fracasada se traduce en mega-ingresos para el complejo militar-industrial.

La División de Política Exterior está dirigida por un círculo reducido, secreto y muy unido que incluye a los altos mandos de la Casa Blanca, la CIA, el Departamento de Estado, el Pentágono, los Comités de Servicios Armados de la Cámara de Representantes y el Senado, y las principales empresas militares, como Boeing, Lockheed Martin, General Dynamics, Northrop Grumman y Raytheon. Hay quizás un millar de personas clave implicadas en la elaboración de políticas. El interés público desempeña un papel secundario.

Los máximos responsables de la política exterior gestionan las operaciones de 800 bases militares estadounidenses en el extranjero, cientos de miles de millones de dólares en contratos militares y las operaciones bélicas en las que se despliegan los equipos. Más guerras, por supuesto, significa más negocio. La privatización de la política exterior se ha visto amplificada en gran medida por la privatización del negocio de la guerra en sí, ya que cada vez más funciones militares «básicas» han pasado a manos de fabricantes de armas y contratistas como Haliburton, Booz Allen Hamilton y CACI.

Además de los cientos de miles de millones de dólares en contratos militares, existen importantes beneficios comerciales derivados de las operaciones militares y de la CIA. Con bases militares en 80 países de todo el mundo y operaciones de la CIA en muchos más, Estados Unidos desempeña un papel importante, aunque mayoritariamente encubierto, a la hora de determinar quién gobierna en esos países y, por tanto, en las políticas que dan forma a lucrativos acuerdos comerciales relacionados con minerales, hidrocarburos, oleoductos y tierras agrícolas y forestales. Desde 1947, Estados Unidos ha intentado derrocar al menos a 80 gobiernos, mediante la instigación dirigida por la CIA de golpes de Estado, asesinatos, insurrecciones, disturbios civiles, manipulación electoral, sanciones económicas y guerras abiertas. (Para un magnífico estudio de las operaciones estadounidenses de cambio de régimen desde 1947 hasta 1989, véase Covert Regime Change, de Lindsey O’Rourke, 2018).

Además de los intereses comerciales, hay por supuesto ideólogos que creen de verdad en el derecho de Estados Unidos a gobernar el mundo. El caso más famoso es el de la familia Kagan, cada vez más tibiamente implicados, aunque sus intereses financieros estén profundamente entrelazados con la industria bélica. La cuestión sobre la ideología es ésta. Los ideólogos se han equivocado en casi todas las ocasiones y hace tiempo que habrían perdido sus púlpitos en Washington, si no fuera por su utilidad como belicistas. Les guste o no, sirven como artistas a sueldo para el complejo militar-industrial.

Hay un inconveniente persistente en esta estafa comercial en curso. En teoría, la política exterior se lleva a cabo en interés del pueblo estadounidense, aunque en realidad sea todo lo contrario. (Una contradicción similar se aplica naturalmente a la asistencia sanitaria sobrevalorada, los rescates gubernamentales de Wall Street, las prebendas de la industria petrolera y otras estafas). El pueblo estadounidense rara vez apoya las maquinaciones de la política exterior estadounidense cuando de vez en cuando oye la verdad. Las guerras de Estados Unidos no se llevan a cabo por demanda popular, sino por decisiones tomadas desde arriba. Se necesitan medidas especiales para mantener al pueblo al margen del proceso de toma de decisiones.

La primera de estas medidas es la propaganda incesante. George Orwell lo clavó en 1984 cuando «el Partido» cambió repentinamente el enemigo extranjero de Eurasia a Eastasia sin una palabra de explicación. Estados Unidos hace esencialmente lo mismo. ¿Quién es el mayor enemigo de Estados Unidos? Elijan, según la época del año. Saddam Hussein, los talibanes, Hugo Chávez, Bashar al-Assad, ISIS, Al-Qaeda, Gadafi, Vladimir Putin, Hamás, todos han desempeñado el papel de «Hitler» en la propaganda estadounidense. El portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, hace la propaganda con una sonrisa en la cara, dando a entender que incluso él sabe que lo que dice es ridículo, aunque ligeramente divertido.

La propaganda es amplificada por los think tanks de Washington que viven de las donaciones de contratistas militares y, ocasionalmente, de gobiernos extranjeros que forman parte de las operaciones de estafa de Estados Unidos. Basta pensar en el Atlantic Council, el CSIS y, por supuesto, el siempre presente Instituto para el Estudio de la Guerra, abastecido por los principales contratistas militares.

La segunda es ocultar los costes de las operaciones de política exterior. En la década de 1960, el gobierno de Estados Unidos cometió el error de obligar al pueblo estadounidense a sufragar los costes del complejo militar-industrial reclutando a jóvenes para luchar en Vietnam y subiendo los impuestos para pagar la guerra. La opinión pública se opuso.

Desde la década de 1970, el gobierno ha sido mucho más astuto. El gobierno puso fin a la conscripción e hizo del servicio militar un trabajo remunerado en lugar de un servicio público, apoyado por el gasto del Pentágono para reclutar soldados de los estratos económicos más bajos. También ha abandonado la pintoresca idea de que el gasto público debe financiarse con impuestos, y en su lugar ha desplazado el presupuesto militar hacia un gasto deficitario que lo protege de la oposición popular que se desataría si se financiara con impuestos.

También ha convencido a Estados clientes como Ucrania para que libren guerras estadounidenses sobre el terreno, de modo que ninguna bolsa de cadáveres estadounidenses pueda estropear la maquinaria propagandística estadounidense. Huelga decir que los maestros de guerra estadounidenses como Sullivan, Blinken, Nuland, Schumer y McConnell permanecen a miles de kilómetros de los frentes. La muerte está reservada para los ucranianos. El senador Richard Blumenthal (demócrata de Connecticut) ha defendido la ayuda militar estadounidense a Ucrania como dinero bien gastado porque «sin una sola mujer o un solo militar estadounidense herido o perdido», sin que al buen senador se le ocurra perdonar la vida a los ucranianos, que han muerto por centenares de miles en una guerra provocada por Estados Unidos para la ampliación de la OTAN.

Este sistema se sustenta en la total subordinación del Congreso estadounidense al negocio de la guerra, para evitar cualquier cuestionamiento de los presupuestos desproporcionados del Pentágono y de las guerras instigadas por el poder ejecutivo. La subordinación del Congreso funciona de la siguiente manera. En primer lugar, la supervisión de la guerra y la paz por parte del Congreso se asigna en gran medida a los

Comités de Servicios Armados de la Cámara de Representantes y el Senado, que establecen en gran medida la política general del Congreso (y el presupuesto del Pentágono). En segundo lugar, la industria militar (Boeing, Raytheon y otras) financia las campañas electorales de los miembros del Comité de Servicios Armados de ambos partidos. Las industrias militares también gastan grandes sumas en grupos de presión para garantizar lucrativos salarios a los miembros retirados del Congreso, su personal y sus familias, ya sea directamente en empresas militares o en empresas de presión en Washington.

El pirateo de la política exterior del Congreso no es sólo obra del complejo militar-industrial estadounidense. El lobby israelí dominó hace tiempo el arte de comprar al Congreso. La complicidad de Estados Unidos con el Estado de apartheid israelí y los crímenes de guerra en Gaza no tienen sentido para la seguridad nacional y la diplomacia estadounidenses, y mucho menos para la decencia humana. Son el fruto de las inversiones del lobby israelí, que alcanzó los 30 millones de dólares en contribuciones de campaña en 2022 y los superará con creces en 2024.

Cuando el Congreso vuelva a reunirse en enero, Biden, Kirby, Sullivan, Blinken, Nuland, Schumer, McConnell, Blumenthal y los de su calaña nos dirán que es absolutamente necesario financiar la guerra perdedora, cruel y engañosa en Ucrania y la masacre y limpieza étnica en curso en Gaza, no sea que nosotros, Europa y el mundo libre, y tal vez el propio sistema solar, sucumbamos ante el oso ruso, los mulás iraníes y el Partido Comunista Chino. Los promotores de los desastres de la política exterior no son irracionales en esta propaganda del miedo. Son engañosos y extraordinariamente codiciosos, persiguen intereses estrechos a expensas de los del pueblo estadounidense.

Es el deber urgente del pueblo estadounidense revisar una política exterior tan quebrada, corrupta y engañosa que está enterrando al gobierno en deudas y acercando al mundo al Armagedón nuclear. Esta revisión debería comenzar en 2024, rechazando cualquier financiación adicional para la desastrosa guerra de Ucrania y los crímenes de guerra de Israel en Gaza. La pacificación y la diplomacia, no el gasto militar, es el camino hacia una política exterior estadounidense de interés público.

Para ACrO-Pólis


2 respuestas a «Política y corrupción»

  1. Claro y contundente.

    El imperio tiene parasitada totalmente a la república estadounidense, con el consiguiente peligro para el mundo entero (incluídos ellos mismos).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad