Por fin un gesto legionario y… Margarita Robles no cabe en sí de… cabreo

Las Legión, que viene comportándose de manera infame desde hace tiempo sobre todo en relación con la sañuda persecución que los de siempre llevan a cabo contra sus creadores, Millán Astray y Franco, a los cuales, y en contra de su credo, han abandonado, sobre todo por mor de la cobardía de sus mandos superiores, empezando por el patético legionario de pacotilla, el Gral. Llago Navarro, ha llevado a cabo, en Ronda, un gesto de valor legionario a destacar; y es que por desgracia, y dado cómo estamos, el simple hecho de haber sacado  a pasear su Cristo en Semana Santa es hoy en día un gesto de valor… legionario.

Igual que venimos criticando con la amargura de los que queremos a la Legión de verdad… y más a la verdadera Legión, hoy aplaudimos con satisfacción y entusiasmo este gesto legionario. (Al final pueden ver el vídeo del hecho).

Y lo aplaudimos aún más porque dicho gesto legionario ha causado un ataque de histeria más, de los ya habituales, a la ministro de Defensa, la ya de por sí inestable Margarita Robles (a) «mofletes», esa penosa fémina, que de femenina no tiene nada, que detenta dicho ministerio por mor del capricho del tirano Sánchez.

A Margarita Robles el hecho le ha sentado como una patada en los mismísimos, como un puntapié en su orondo trasero, como una puñalada en los riñones y como una cucharada de aceite de ricino. Bufa por los pasillos la infame ministro hasta incluso pedir que rueden cabezas a destajo, o sea arrestos a patadas. Y es que esta demócrata de toda la vida no sabe hacer otra cosa que berrear, perrear y patalear. Adicta a cesar cargos y expulsar de las FAS a todo aquel que cumple con su deber y, por ello, se le enfrenta cuando ella no cumple con el suyo, lo que es la norma de su conducta, de nuevo, en su inquina, se ha tropezado con la legalidad que en este caso está clara hasta para el más ignorante: no se puede castigar a un grupo, no existen arrestos colectivos, no se puede encerrar en el calabozo a toda una Bandera. Así, este nuevo tiro le ha salido por la culata.

Pero claro, qué se puede esperar de una pretendida magistrado, para más inri, cuyo pasado jurídico –o será judicial–, es de los más oscuros que existen, como el de su alter ego Marlaska. Qué se puede esperar de los conocimientos jurídicos y legales de una individua a la que la Justicia de verdad le ha hecho envainarse cada cese y expulsión que ha dictado. Ahí están las hemerotecas donde pueden ustedes consultar la cantidad de patinazos legales que ha dado esta «mujer de rojo» en el vestir y en el cerebro, que no da para más. Sectaria, histérica, acomplejada, sufre de entorno abstracto e incomunicación esférica, patologías de difícil solución porque afectan a la psique más profunda y tienen su origen en oscuros condicionantes educativos y psicológicos. Incluso con el tiempo pueden degenerar en franca locura.

Por último: si los mandos superiores de la Legión y de las FAS de los últimos cuarenta años se hubieran comportado con el valor legionario y militar de verdad que hoy han demostrado los «legias» de Ronda cada vez que algún patán marxista-leninista tipo Margarita Robles –o su segunda, la infame Esperanza Casteleiro, la del barquito de su cuñññaaaaoooo– humilló y desvirtuó a la Legión y a las F AS, otro gallo cantaría hoy para ambas y, por ende, para España. No era ni es tan difícil. Y si no se hizo ni se hace fue y es sólo por cobardía o interés o ambos a la vez.


3 respuestas a «Por fin un gesto legionario y… Margarita Robles no cabe en sí de… cabreo»

  1. Esta «señora» es la viva estampa de la frustración y amargura consiguiente:
    * ha fracasado como mujer, pues no ha conseguido un hombre que llevarse a la boca,
    * tener hijos, y realizarse como madre, etc.
    Habrá podido triunfar profesionalmente, sabe Dios como, pero COMO PERSONA Y MUJER ES UN FRACASO CON PIERNAS.
    * Le espera, y pronto, una residencia de ancianos, pero eso sí, DE LUJO, PUES ELLA SE LO PODRÁ PAGAR.
    * Al fin y al cabo, NO HAY NADIE QUE LA QUIERA, Y ESTÉ DISPUESTO A AGUANTARLA…

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad