Psicología de la manipulación: lecciones de un maestro

Edward L. Bernays

Edward L. Bernays fue un consultor empresarial estadounidense ampliamente reconocido  como el padre de las relaciones públicas. Bernays fue uno de los hombres responsables de «vender» la Primera Guerra Mundial al público estadounidense calificándola de guerra necesaria para «hacer del mundo un lugar seguro para la democracia».

Durante la década de 1920, Bernays fue consultor de varias corporaciones importantes, ayudando a impulsar su negocio a través de campañas de marketing diseñadas por expertos destinadas a influir en la opinión pública.

En 1928, Edward Bernays publicó su famoso libro,  Propaganda, en el que describía las teorías detrás de sus exitosos esfuerzos de «relaciones públicas». El libro proporciona información sobre el fenómeno de la psicología de masas y describe métodos efectivos para manipular los hábitos y opiniones de las personas.

Para un libro que tiene casi 100 años,  Propaganda  no podría ser más relevante hoy. De hecho, su relevancia es un testimonio de la naturaleza inmutable de la psicología humana.

Uno de los puntos clave del libro es que el control mental es un aspecto importante de cualquier sociedad democrática. De hecho, Bernays sostiene que sin la “manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas”, la democracia simplemente no “funcionaría”.

Estamos gobernados, nuestras mentes moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran parte por hombres de los que nunca hemos oído hablar. Este es un resultado lógico de la forma en que se organiza nuestra sociedad democrática. Un gran número de seres humanos deben cooperar de esta manera si quieren vivir juntos como una sociedad que funcione sin problemas.

Según Bernays, quienes “gobiernan” constituyen una clase dirigente invisible que  “entiende los procesos mentales y los patrones sociales de las masas”.

En  Propaganda, Bernays se basa en el trabajo de Gustave Le Bon, Wilfred Trotter, Walter Lippmann y Sigmund Freud (¡su tío!), destacando el poder de la psicología de masas y cómo se puede utilizar para manipular la «mente grupal».

Si entendemos el mecanismo y los motivos de la mente grupal, ¿no es posible controlar y regir a las masas de acuerdo con nuestra voluntad sin que ellas lo sepan?

Recientemente exploré este tema en un ensayo sobre cómo  se utilizan los rituales ocultos y la programación predictiva  para manipular la conciencia colectiva, influyendo en los pensamientos, creencias y acciones de grandes grupos de personas, lo que da como resultado la creación de lo que los ocultistas llaman «egregores».

Aquí he extraído algunas ideas clave de Bernays en un intento de mostrar cómo su libro  Propaganda  es, en muchos sentidos, el libro de jugadas utilizado por la criptocracia globalista para procesar la mente grupal de las masas.

SI MANIPULAS AL LÍDER DE UN GRUPO, LA GENTE SEGUIRÁ

Bernays nos dice que una de las formas más fáciles de influir en los pensamientos y acciones de un gran número de personas es influir primero en su líder.

Si puede influir en los líderes, con o sin su cooperación consciente, automáticamente influye en el grupo al que dominan.

De hecho, uno de los principios más firmemente establecidos de la psicología de masas es que la “mente de grupo” no “piensa”, sino que actúa de acuerdo a impulsos, hábitos y emociones. Y al decidir sobre un determinado curso de acción, su primer impulso es seguir el ejemplo de un líder de confianza.

Los seres humanos somos, por naturaleza, una especie grupal. Incluso cuando estamos solos, tenemos un profundo sentido de pertenencia grupal. Ya sea que lo sepan conscientemente o no, gran parte de lo que hace la gente es un esfuerzo por ajustarse a los ideales de su grupo elegido para sentir una sensación de aceptación y pertenencia.

Este método exacto de influir en el líder y observar cómo la gente lo sigue se ha utilizado ampliamente en los últimos años. Un ejemplo notable que me viene a la mente son los  modelos epidemiológicos horrendamente inexactos  creados por Neil Ferguson, que formaron la base de las políticas de cierre del primer ministro Boris Johnson.

Una vez que Johnson se convenció de la necesidad de encerrarse y enmascararse, la gente lo siguió con gusto.

LAS PALABRAS TIENEN PODER: LA CLAVE PARA INFLUIR EN UN GRUPO ES EL USO INTELIGENTE DEL LENGUAJE

Ciertas palabras y frases están asociadas con ciertas emociones, símbolos y reacciones. Bernays nos dice que a través del uso inteligente y cuidadoso del lenguaje, uno puede manipular las emociones de un grupo y, por lo tanto, influir en sus percepciones y acciones.

Jugando con un viejo cliché, o manipulando uno nuevo, el propagandista a veces puede hacer oscilar toda una masa de emociones grupales.

El uso inteligente del lenguaje se ha empleado durante la pandemia de Covid-19 con gran efecto. Un ejemplo obvio de esto fue cuando se cambió la definición de «vacuna» para incluir inyecciones utilizando tecnología de ARNm experimental.

Verá, la palabra «vacuna» está asociada en la mente del público con una determinada imagen: la de una intervención médica segura y comprobada que no solo salva vidas sino que es absolutamente necesaria.

Si los gobiernos le hubieran dicho a la gente que fuera a buscar sus “terapias génicas”, la gran mayoría del público probablemente cuestionaría los motivos detrás de tal campaña; se sentirían extremadamente escépticos porque la frase “terapia génica” no está asociada con las mismas imágenes, emociones y sentimientos que “vacuna”.

Lo mismo ocurre con la palabra “pandemia”, cuya definición también fue modificada. La palabra «pandemia» generalmente se asocia en la conciencia colectiva con el miedo, la muerte, el caos y la emergencia (en gran parte gracias a Hollywood y la miríada de películas sobre virus que ha lanzado a lo largo de los años).

CUALQUIER MEDIO DE COMUNICACIÓN ES TAMBIÉN UN MEDIO DE PROPAGANDA

Cualquier sistema de comunicación, ya sea teléfono, radio, prensa o redes sociales, no es más que un medio para transmitir información. Bernays nos recuerda que cualquier medio de comunicación de este tipo es también un canal de propaganda.

No hay medio de comunicación humana que no pueda ser también un medio de propaganda deliberada.

Bernays continúa enfatizando que un buen propagandista siempre debe estar al tanto de las nuevas formas de comunicación, para que puedan cooptarlas como medios de propaganda deliberada.

De hecho, los sistemas que la mayoría de la gente asociaría con la libertad de expresión y la democracia no son más que medios para hacer circular la propaganda. Los verificadores de datos de Facebook, la censura de Big Tech y los carteles de Covid de YouTube ciertamente entran en esta categoría.

Otros ejemplos de esto incluyen las recientes actualizaciones de algoritmos realizadas por varios motores de búsqueda (incluidos Google y DuckDuckGo) para penalizar a los sitios web rusos. Aunque esto no debería sorprendernos (Google se ha dedicado a este tipo de “propaganda en la sombra” durante muchos años).

REITERAR LA MISMA IDEA UNA Y OTRA VEZ CREA HÁBITOS Y CONVICCIONES

Aunque Bernays llama a esta una técnica utilizada por los “viejos propagandistas”, él, sin embargo, reconoce su utilidad.

Era una de las doctrinas de la psicología de la reacción que cierto estímulo repetido a menudo crearía un hábito, o que la mera reiteración de una idea crearía una convicción.

Repetir la misma idea o el mismo “mantra” una y otra vez es una forma de programación neurolingüística destinada a inculcar ciertos conceptos o emociones en la mente subconsciente. De hecho, a las personas que se sienten tristes o deprimidas a menudo se les aconseja repetirse a sí mismas un dicho o afirmación edificante.

Hay muchos ejemplos de esta técnica simple, pero efectiva, que se está utilizando con gran éxito en los últimos años. Piense en el «confíe en el plan» de Q, el favorito globalista, «reconstruir mejor» o la repetición incesante de esa frase retorcida, «confíe en la ciencia». En esta categoría se incluyen las estadísticas de muertes y números de casos 24 horas al día, 7 días a la semana, con el objetivo de promover la ilusión de una pandemia.

También hay ejemplos más obvios de esto, como presentadores de noticias en diferentes áreas que leen exactamente el mismo guión.

LAS COSAS NO SE DESEAN POR SU VALOR INTRÍNSECO, SINO POR LOS SÍMBOLOS QUE REPRESENTAN

Después de estudiar por qué las personas toman ciertas decisiones de compra, Bernays observó que las personas a menudo no desean algo por su utilidad o valor, sino porque representa algo más que inconscientemente anhelan.

Una cosa puede ser deseada no por su valor intrínseco o utilidad, sino porque inconscientemente ha llegado a ver en ella un símbolo de otra cosa, cuyo deseo se avergüenza de admitir.

Bernays da el ejemplo de un hombre que compra un automóvil. Desde el exterior, puede parecer que el hombre está comprando el automóvil porque necesita un medio de transporte, pero en realidad lo está comprando porque anhela el estatus social elevado que conlleva poseer un vehículo motorizado.

Esta idea también se aplica a los acontecimientos de los últimos años.

Por ejemplo, las máscaras son un símbolo de cumplimiento. Todo el mundo sabe  que no funcionan, pero los usan por su deseo de «encajar» y ser vistos como ciudadanos honrados que siguen las reglas. Las inyecciones de covid-19  también son un símbolo y muchas personas optan por recibirlas porque desean evitar ser llamados «antivaxxer» o «teóricos de la conspiración».

SE PUEDEN MANIPULAR ACCIONES INDIVIDUALES CREANDO CIRCUNSTANCIAS QUE MODIFICAN COSTUMBRES DE GRUPO

Por último, Bernays nos dice que si se desea manipular las acciones de un individuo, la forma más efectiva de hacerlo es crear circunstancias que engendren el comportamiento deseado.

¿Cuáles son las verdaderas razones por las que el comprador planea gastar su dinero en un automóvil nuevo en lugar de en un piano nuevo? […] Se compra un carro, porque en este momento es costumbre del grupo comprar carros. El propagandista moderno, por lo tanto, se pone a trabajar para crear circunstancias que modifiquen esa costumbre.

Por ejemplo, ¿por qué de repente todo el mundo “apoya a Ucrania”? Según Bernays, no es  porque  haya una guerra y personas inocentes necesiten nuestro amor y apoyo, sino porque es la nueva “costumbre grupal” hacerlo.

El proceso de alterar las costumbres del grupo comienza de arriba hacia abajo. En cada nación o camarilla social, hay líderes, figuras públicas e influenciadores. Manipular a aquellos con más influencia finalmente se filtra en la mente del público. Es por eso que cuando una celebridad decide usar algo extravagante en la alfombra roja, puede surgir una nueva tendencia de la noche a la mañana.

Del mismo modo, al comienzo de la saga de Covid y luego de la guerra entre Rusia y Ucrania, los medios se apresuraron a hacer circular historias de celebridades que «contrajeron Covid» e instaron a las personas a quedarse en casa, o figuras públicas que condenaron las acciones rusas y pidieron sanciones más estrictas (que dio la casualidad de que lastimaron a Occidente más de lo que lastimaron a Rusia).

EL LIBRO DE PROPAGANDA

El mundo es un lugar volátil en este momento. Las cosas parecen cambiar rápidamente y nadie sabe qué podría pasar a continuación. Sin embargo, en medio de todo este caos, hay una cosa que no ha cambiado y es poco probable que cambie pronto, y es la psicología humana.

Debido a esto, las tácticas utilizadas para manipular los pensamientos, creencias y acciones de las personas tampoco han cambiado. De hecho, la mayoría de ellos fueron descritos en detalle hace 100 años por Edward Bernays en su libro de 1928,  Propaganda .

Así es, el libro de jugadas del Titiritero no es un secreto. Está justo ahí, disponible gratuitamente para cualquiera que quiera entender cómo los poderes fácticos tratan de influir en ellos a diario.


Una respuesta a «Psicología de la manipulación: lecciones de un maestro»

  1. Excelente artículo para mostrarnos el libro de Bernays y cómo lo utilizan los agentes manipuladores de Gobiernos en estas dos últimas «actuaciones» covid-19 y «Ucrania». Gracias Jacques.
    Todavía en estas dos últimas «actuaciones» del NOM y su farsa continuada, estoy esperando, ingenuamente, LA PRIMERA VERDAD.
    Ahora, los «expertos científicos» vuelven con la matraca para conseguir otra vez más que todo el mundo se «vacune» con estas «falsas vacunas» criminales de Pfizer y Moderna.
    Por favor, QUE NADIE SE INYECTE ESTOS PRODUCTOS GÉNICOS mortales y asesinos.
    En el caso de Francia y Bélgica la idea del PASS Sanitario era y volverá a ser UN CHANTAJE añadido a la manipulación para conseguir sus fines.
    Los datos desvelados a través de una sentencia judicial de un Tribunal de Estados Unidos obligando PARCIALMENTE a la FDA a publicar los Ensayos de Pfizer (cuya publicación durará nada menos que hasta 2076) pone los pelos de punta y desata a la luz de la verdad cómo esta falsamente llamada «farmacéutica» Pfizer es capaz de a sabiendas que su «producto» es MORTAL en grado extremo, se apruebe el engendro corrompiendo a los funcionarios de la FDA acostumbrados desde decenios a ello.
    Los datos del ensayo -parciales – demuestran que sobre 42.000 cobayas humanos, más de 1.200 fallecieron….. Resulta incomprensible que un organismo público con estos datos VERDADEROS pueda aprobar estas falsas vacunas.
    Además de esos datos parciales, ni Pfizer ni la FDA tienen rastro alguno de otros 8.000 cobayas que se encuentran desaparecidos o muertos sin que NADIE haya hecho el menor esfuerzo por encontrarlos y saber qué les ha pasado.
    A la MANIPULACIÓN de masas hay que añadir esa corrupción latente de organismos públicos, JUECES y Mierdas de comunicación que a la limón se conjuran para ocultar la VERDAD en muchos casos y/= MANIPULARLA para conseguir sus objetivos.
    Estoy totalmente de acuerdo con Jacques en que el cambio de nombre de las «falsas vacunas» llamándolas solo «vacunas» añade credibilidad. Pero, pero cada vez menos estoy de acuerdo con que las en teoría «buenas vacunas» TAMPOCO sean medicamentos confiables, ya que cada vez se alzan más voces de verdaderos hombres de ciencia alertando de sus muchos defectos y peligros y que NO APORTAN casi NADA para la prevención de enfermedades.
    En todo medicamento y las vacunas lo son, a parte del «principio activo» y su «adyuvante», llevan excipientes. Lo problemático no son ni el principio activo ni los excipientes sino el ADYUVANTE que en el cien por cien de las vacunas auténticas es el ALUMINIO.
    El efecto del ADYUVANTE y siempre el ALUMINIO es ayudar a que el principio activo incremente su efecto y mejorándolo, provocando una INFLAMACIÓN en el cuerpo humano.
    El problema es que este ALUMINIO no existe en el cuerpo humano en forma natural y NO SE ELIMINA más que en una pequeña parte. Este puto ALUMINIO y perdonen la palabra que no me gusta, se acumula en el CEREBRO…
    El investigador inglés Christopher EXLEY un bioquímico honesto ha demostrado en una veintena de investigaciones científicas publicadas que ese ALUMINIO en el cerebro es el causante de enfermedades como el ELA, el Alzheimer y otras enfermedades autoinmunes.
    La prueba del algodón de que EXLEY demuestra la verdad del ALUMINIO es que la Universidad donde trabaja, la KEELE y recibiendo presiones de las «farmacéuticas» le suspendió la continuación a él y a su equipo de esas investigaciones sobre el ALUMINIO… lo que prueba que es la VERDAD.
    Imagínense que los trabajos de EXLEY permitieran que eliminando el puto ALUMINIO del cerebro se curara el Alzheimer…Los productos contra dicha enfermedad son, después de los ansiolíticos y las vacunas, el tercer producto medicamentoso más vendido…. Las «farmacéuticas» sin esos tres «pilares» de sus actuaciones criminales, quebrarían…
    Al final hace unos pocos meses y por demanda de más de cien científicos de todo el mundo la Universidad de Keele repuso a EXLEY y su equipo.
    Moraleja: NO SE PONGAN NINGUNA VACUNA y si se las ponen a sus hijos o nietos, busquen la fórmula, para al cabo de un mes o dos de habérsela inoculado, para eliminar el ALUMINIO de su cuerpo.
    En Francia está accesible el agua mineral VOLVIC que por su composición permite eliminar poco a poco dicho ALUMINIO… Si usted o alguien de su familia tiene Alzheimer, la VOLVIC NO será suficiente para que el enfermo vuelva a la normalidad, pero si alguien comienza a tener signos de pérdida de memoria, entonces SÍ, la VOLVIC consigue eliminando el ALUMINIO, volver a la normalidad.
    Que conste que NO TENGO acciones ni intereses de ningún tipo en VOLVIC.
    La información procede del mismo EXLEY y está comprobada por mi hija investigadora en Química Analítica en la mejor universidad europea en el campo de la Farmacia.
    Gracias Jacques por contarnos siempre la VERDAD y ayudarnos a combatir a estos criminales miserables.
    Íñigo Caballero
    Donostiarra y carlista desde que nací

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad